Publicidad

Conducción en carretera

La conducción de un todo-terreno tiene la doble faceta de actividad de ocio y de necesidad de transporte, lo que le convierte en un vehículo peculiar cuyo manejo difiere en cada caso. Te damos unas pequeñas recomendaciones para que disfrutes de él tanto en campo como en carretera.
-
Conducción en carretera
Conducción en carretera

Aunque las mayores satisfacciones que proporcionan los todo-terreno suelen ser en el campo, también la conducción por carretera puede ser placentera, si se realiza con las debidas precauciones. Siempre se debe tener en cuenta que los todo-terreno son vehículos más pesados y menos ágiles que los turismos convencionales.

Además, su centro de gravedad se encuentra más elevado y, normalmente, los neumáticos, menos aptos para su uso por carretera, suelen presentar un elevado perfil que favorece la deriva en curvas.

La carrocería de los todo-terreno suele ser más voluminosa y cúbica que la de los turismos, por lo que la sensibilidad al viento lateral también es mayor.

Hoy en día las tendencias están cambiando y se está procurando disminuir el peso de los modelos de nueva generación. Muchos ya cuentan con carrocerías autoportantes más ligeras y resistentes, pero, aun así, el peso del conjunto resulta bastante elevado. De ahí que haya que prestar bastante atención al apartado de los frenos, pues, en la mayoría de los casos, la conjunción del peso con el tipo de neumáticos y el centro de gravedad hace que el paso por curva no sea muy elevado. Muchas veces, al haber circulado con anterioridad por zonas embarradas en campo, los dispositivos de frenado, suspensiones y neumáticos pueden haber quedado cubiertos de barro, situación que no favorece en absoluto al comportamiento. Por ello, es muy importante limpiar bien los bajos del vehículo después de cada salida por campo.