BMW X6

Podría decirse que es una variante deportiva del X5, ya que comparte la mayoría de los elementos mecánicos con este modelo, pero el X6, además, ofrece una carrocería estilizada con forma de coupé, motores potentes y eficientes en gasolina y Diesel y un sofisticado sistema de transmisión que favorece el comportamiento dinámico.
-
BMW X6
BMW X6

Imponente en sus formas, el X6 muestra unas dimensiones poco habituales para tratarse de un todoterreno con aspecto coupé (4,88 m de longitud, 1,98 de anchura, 1,69 de altura y una batalla de nada menos que 2,93 metros). No se trata del sustituto del X5 sino una propuesta más deportiva y exclusiva, una especie de SUV de diseño capaz de circular por carretera como un verdadero deportivo y con suficientes capacidades para circular fuera del asfalto con facilidad, siempre que las condiciones no sean muy adversas. BMW lo ha denominado SAC –Sport Activity Coupe-.

Las nuevas tendencias en diseño han dado lugar a creaciones muy particulares como el SsangYong Actyon, una variante del Kyron que sólo cambia en las formas, no en el fondo, pero que también pretende atraer a un público que busca alternativas diferentes.

BMW propone una solución mucho más ambiciosa con el X6. Aunque el nuevo modelo toma la base del X5, recurre a soluciones innovadoras en mecánica y diseño, con una carrocería unos 50 kg más ligera y estilizada en la que se han cambiado muchos elementos estilísticos. El frontal parece idéntico, pero si observamos los dos modelos con detenimiento podemos apreciar cómo cambian las formas de los faros, mas rasgados y puntiagudos en los extremos, paragolpes pintados en el mismo color de la carrocería, pasos de rueda con aletines diferenciados, entradas de aire de mayores dimensiones en la parte inferior de la carrocería e, incluso, la inclinación de la luna delantera, aunque elementos tan distintivos como los riñones de la parrilla delantera o el capó delantero no cambian sus formas.

El primer tercio de la carrocería no cambia demasiado, pero, a partir de las plazas delanteras –donde el techo toma su máxima altura-, la línea desciende pronunciadamente con una luna trasera muy tendida hasta el vértice del portón posterior, que confluye con la altura de cintura de la carrocería y da lugar a un maletero muy alto con el plano de carga elevado e incómodo para cargar bultos pesados.

La particular forma de la carrocería, además de favorecer el coeficiente de resistencia aerodinámica respecto al X5 en dos décimas (Cx=0,33 frente a 0,35) no resta demasiada capacidad de maletero, que cubica 570 litros distribuidos en dos zonas: una principal de un metro de profundidad, 110 cm de anchura y 42 de altura, más un hueco adicional bajo el piso del maletero de unos 100 litros de capacidad proporcionado por la ausencia de rueda de repuesto, ya que de serie monta neumáticos Runflat en medida 255/50 R19 y que, en opción, pueden llegar a 315/35 R20(está disponible una rueda de repuesto de uso eventual, muy recomendable, por 171 euros adicionales). Por supuesto, no faltan huecos para depositar objetos, anillas de anclaje en las esquinas o tomas de corriente para alimentar dispositivos eléctricos.

Dadas las dimensiones del portón y para evitar el posible impacto con el techo de garajes bajos, dispone de un amortiguador con regulación en dos alturas y, bajo pedido, puede incorporar sistema de apertura y cierre con sistema eléctrico automático.

El interior del X6 refleja también el espíritu lujoso y deportivo del modelo. El puesto de conducción no presenta grandes diferencias respecto al del X5, con los clásicos mandos e instrumentos habituales en diversos modelos de la marca, a excepción de unos soportes almohadillados en las puertas y en el centro de la consola para favorecer el apoyo de las rodillas en las curvas. También son nuevas las levas del cambio Steptronic –de serie en todas las versiones del X6-, que se encuentran tras el volante- y que resultan cómodas para reducir de marcha (presionando sobre ellas), pero quedan algo lejos del aro del volante para subir de marcha.

El ambiente delantero se repite en las plazas traseras, que han sido configuradas en dos asientos individuales que sujetan muy bien el cuerpo y que gozan de suficiente espacio para acoger a ocupantes de gran talla. Además, un rebaje practicado en el guarnecido del techo permite una altura de 92 cm en las plazas traseras, de forma que, ocupantes de 1,90 m de estatura, viajarán con suficiente comodidad en ellas. Nada que objetar sobre la cota de anchura que, con 144,5 cm a la altura de los hombros resulta un auténtico lujo para repartir entre sólo dos pasajeros.

Imponente en sus formas, el X6 muestra unas dimensiones poco habituales para tratarse de un todoterreno con aspecto coupé (4,88 m de longitud, 1,98 de anchura, 1,69 de altura y una batalla de nada menos que 2,93 metros). No se trata del sustituto del X5 sino una propuesta más deportiva y exclusiva, una especie de SUV de diseño capaz de circular por carretera como un verdadero deportivo y con suficientes capacidades para circular fuera del asfalto con facilidad, siempre que las condiciones no sean muy adversas. BMW lo ha denominado SAC –Sport Activity Coupe-.

Las nuevas tendencias en diseño han dado lugar a creaciones muy particulares como el SsangYong Actyon, una variante del Kyron que sólo cambia en las formas, no en el fondo, pero que también pretende atraer a un público que busca alternativas diferentes.

BMW propone una solución mucho más ambiciosa con el X6. Aunque el nuevo modelo toma la base del X5, recurre a soluciones innovadoras en mecánica y diseño, con una carrocería unos 50 kg más ligera y estilizada en la que se han cambiado muchos elementos estilísticos. El frontal parece idéntico, pero si observamos los dos modelos con detenimiento podemos apreciar cómo cambian las formas de los faros, mas rasgados y puntiagudos en los extremos, paragolpes pintados en el mismo color de la carrocería, pasos de rueda con aletines diferenciados, entradas de aire de mayores dimensiones en la parte inferior de la carrocería e, incluso, la inclinación de la luna delantera, aunque elementos tan distintivos como los riñones de la parrilla delantera o el capó delantero no cambian sus formas.

El primer tercio de la carrocería no cambia demasiado, pero, a partir de las plazas delanteras –donde el techo toma su máxima altura-, la línea desciende pronunciadamente con una luna trasera muy tendida hasta el vértice del portón posterior, que confluye con la altura de cintura de la carrocería y da lugar a un maletero muy alto con el plano de carga elevado e incómodo para cargar bultos pesados.

La particular forma de la carrocería, además de favorecer el coeficiente de resistencia aerodinámica respecto al X5 en dos décimas (Cx=0,33 frente a 0,35) no resta demasiada capacidad de maletero, que cubica 570 litros distribuidos en dos zonas: una principal de un metro de profundidad, 110 cm de anchura y 42 de altura, más un hueco adicional bajo el piso del maletero de unos 100 litros de capacidad proporcionado por la ausencia de rueda de repuesto, ya que de serie monta neumáticos Runflat en medida 255/50 R19 y que, en opción, pueden llegar a 315/35 R20(está disponible una rueda de repuesto de uso eventual, muy recomendable, por 171 euros adicionales). Por supuesto, no faltan huecos para depositar objetos, anillas de anclaje en las esquinas o tomas de corriente para alimentar dispositivos eléctricos.

Dadas las dimensiones del portón y para evitar el posible impacto con el techo de garajes bajos, dispone de un amortiguador con regulación en dos alturas y, bajo pedido, puede incorporar sistema de apertura y cierre con sistema eléctrico automático.

El interior del X6 refleja también el espíritu lujoso y deportivo del modelo. El puesto de conducción no presenta grandes diferencias respecto al del X5, con los clásicos mandos e instrumentos habituales en diversos modelos de la marca, a excepción de unos soportes almohadillados en las puertas y en el centro de la consola para favorecer el apoyo de las rodillas en las curvas. También son nuevas las levas del cambio Steptronic –de serie en todas las versiones del X6-, que se encuentran tras el volante- y que resultan cómodas para reducir de marcha (presionando sobre ellas), pero quedan algo lejos del aro del volante para subir de marcha.

El ambiente delantero se repite en las plazas traseras, que han sido configuradas en dos asientos individuales que sujetan muy bien el cuerpo y que gozan de suficiente espacio para acoger a ocupantes de gran talla. Además, un rebaje practicado en el guarnecido del techo permite una altura de 92 cm en las plazas traseras, de forma que, ocupantes de 1,90 m de estatura, viajarán con suficiente comodidad en ellas. Nada que objetar sobre la cota de anchura que, con 144,5 cm a la altura de los hombros resulta un auténtico lujo para repartir entre sólo dos pasajeros.

Imponente en sus formas, el X6 muestra unas dimensiones poco habituales para tratarse de un todoterreno con aspecto coupé (4,88 m de longitud, 1,98 de anchura, 1,69 de altura y una batalla de nada menos que 2,93 metros). No se trata del sustituto del X5 sino una propuesta más deportiva y exclusiva, una especie de SUV de diseño capaz de circular por carretera como un verdadero deportivo y con suficientes capacidades para circular fuera del asfalto con facilidad, siempre que las condiciones no sean muy adversas. BMW lo ha denominado SAC –Sport Activity Coupe-.

Las nuevas tendencias en diseño han dado lugar a creaciones muy particulares como el SsangYong Actyon, una variante del Kyron que sólo cambia en las formas, no en el fondo, pero que también pretende atraer a un público que busca alternativas diferentes.

BMW propone una solución mucho más ambiciosa con el X6. Aunque el nuevo modelo toma la base del X5, recurre a soluciones innovadoras en mecánica y diseño, con una carrocería unos 50 kg más ligera y estilizada en la que se han cambiado muchos elementos estilísticos. El frontal parece idéntico, pero si observamos los dos modelos con detenimiento podemos apreciar cómo cambian las formas de los faros, mas rasgados y puntiagudos en los extremos, paragolpes pintados en el mismo color de la carrocería, pasos de rueda con aletines diferenciados, entradas de aire de mayores dimensiones en la parte inferior de la carrocería e, incluso, la inclinación de la luna delantera, aunque elementos tan distintivos como los riñones de la parrilla delantera o el capó delantero no cambian sus formas.

El primer tercio de la carrocería no cambia demasiado, pero, a partir de las plazas delanteras –donde el techo toma su máxima altura-, la línea desciende pronunciadamente con una luna trasera muy tendida hasta el vértice del portón posterior, que confluye con la altura de cintura de la carrocería y da lugar a un maletero muy alto con el plano de carga elevado e incómodo para cargar bultos pesados.

La particular forma de la carrocería, además de favorecer el coeficiente de resistencia aerodinámica respecto al X5 en dos décimas (Cx=0,33 frente a 0,35) no resta demasiada capacidad de maletero, que cubica 570 litros distribuidos en dos zonas: una principal de un metro de profundidad, 110 cm de anchura y 42 de altura, más un hueco adicional bajo el piso del maletero de unos 100 litros de capacidad proporcionado por la ausencia de rueda de repuesto, ya que de serie monta neumáticos Runflat en medida 255/50 R19 y que, en opción, pueden llegar a 315/35 R20(está disponible una rueda de repuesto de uso eventual, muy recomendable, por 171 euros adicionales). Por supuesto, no faltan huecos para depositar objetos, anillas de anclaje en las esquinas o tomas de corriente para alimentar dispositivos eléctricos.

Dadas las dimensiones del portón y para evitar el posible impacto con el techo de garajes bajos, dispone de un amortiguador con regulación en dos alturas y, bajo pedido, puede incorporar sistema de apertura y cierre con sistema eléctrico automático.

El interior del X6 refleja también el espíritu lujoso y deportivo del modelo. El puesto de conducción no presenta grandes diferencias respecto al del X5, con los clásicos mandos e instrumentos habituales en diversos modelos de la marca, a excepción de unos soportes almohadillados en las puertas y en el centro de la consola para favorecer el apoyo de las rodillas en las curvas. También son nuevas las levas del cambio Steptronic –de serie en todas las versiones del X6-, que se encuentran tras el volante- y que resultan cómodas para reducir de marcha (presionando sobre ellas), pero quedan algo lejos del aro del volante para subir de marcha.

El ambiente delantero se repite en las plazas traseras, que han sido configuradas en dos asientos individuales que sujetan muy bien el cuerpo y que gozan de suficiente espacio para acoger a ocupantes de gran talla. Además, un rebaje practicado en el guarnecido del techo permite una altura de 92 cm en las plazas traseras, de forma que, ocupantes de 1,90 m de estatura, viajarán con suficiente comodidad en ellas. Nada que objetar sobre la cota de anchura que, con 144,5 cm a la altura de los hombros resulta un auténtico lujo para repartir entre sólo dos pasajeros.

Imponente en sus formas, el X6 muestra unas dimensiones poco habituales para tratarse de un todoterreno con aspecto coupé (4,88 m de longitud, 1,98 de anchura, 1,69 de altura y una batalla de nada menos que 2,93 metros). No se trata del sustituto del X5 sino una propuesta más deportiva y exclusiva, una especie de SUV de diseño capaz de circular por carretera como un verdadero deportivo y con suficientes capacidades para circular fuera del asfalto con facilidad, siempre que las condiciones no sean muy adversas. BMW lo ha denominado SAC –Sport Activity Coupe-.

Las nuevas tendencias en diseño han dado lugar a creaciones muy particulares como el SsangYong Actyon, una variante del Kyron que sólo cambia en las formas, no en el fondo, pero que también pretende atraer a un público que busca alternativas diferentes.

BMW propone una solución mucho más ambiciosa con el X6. Aunque el nuevo modelo toma la base del X5, recurre a soluciones innovadoras en mecánica y diseño, con una carrocería unos 50 kg más ligera y estilizada en la que se han cambiado muchos elementos estilísticos. El frontal parece idéntico, pero si observamos los dos modelos con detenimiento podemos apreciar cómo cambian las formas de los faros, mas rasgados y puntiagudos en los extremos, paragolpes pintados en el mismo color de la carrocería, pasos de rueda con aletines diferenciados, entradas de aire de mayores dimensiones en la parte inferior de la carrocería e, incluso, la inclinación de la luna delantera, aunque elementos tan distintivos como los riñones de la parrilla delantera o el capó delantero no cambian sus formas.

El primer tercio de la carrocería no cambia demasiado, pero, a partir de las plazas delanteras –donde el techo toma su máxima altura-, la línea desciende pronunciadamente con una luna trasera muy tendida hasta el vértice del portón posterior, que confluye con la altura de cintura de la carrocería y da lugar a un maletero muy alto con el plano de carga elevado e incómodo para cargar bultos pesados.

La particular forma de la carrocería, además de favorecer el coeficiente de resistencia aerodinámica respecto al X5 en dos décimas (Cx=0,33 frente a 0,35) no resta demasiada capacidad de maletero, que cubica 570 litros distribuidos en dos zonas: una principal de un metro de profundidad, 110 cm de anchura y 42 de altura, más un hueco adicional bajo el piso del maletero de unos 100 litros de capacidad proporcionado por la ausencia de rueda de repuesto, ya que de serie monta neumáticos Runflat en medida 255/50 R19 y que, en opción, pueden llegar a 315/35 R20(está disponible una rueda de repuesto de uso eventual, muy recomendable, por 171 euros adicionales). Por supuesto, no faltan huecos para depositar objetos, anillas de anclaje en las esquinas o tomas de corriente para alimentar dispositivos eléctricos.

Dadas las dimensiones del portón y para evitar el posible impacto con el techo de garajes bajos, dispone de un amortiguador con regulación en dos alturas y, bajo pedido, puede incorporar sistema de apertura y cierre con sistema eléctrico automático.

El interior del X6 refleja también el espíritu lujoso y deportivo del modelo. El puesto de conducción no presenta grandes diferencias respecto al del X5, con los clásicos mandos e instrumentos habituales en diversos modelos de la marca, a excepción de unos soportes almohadillados en las puertas y en el centro de la consola para favorecer el apoyo de las rodillas en las curvas. También son nuevas las levas del cambio Steptronic –de serie en todas las versiones del X6-, que se encuentran tras el volante- y que resultan cómodas para reducir de marcha (presionando sobre ellas), pero quedan algo lejos del aro del volante para subir de marcha.

El ambiente delantero se repite en las plazas traseras, que han sido configuradas en dos asientos individuales que sujetan muy bien el cuerpo y que gozan de suficiente espacio para acoger a ocupantes de gran talla. Además, un rebaje practicado en el guarnecido del techo permite una altura de 92 cm en las plazas traseras, de forma que, ocupantes de 1,90 m de estatura, viajarán con suficiente comodidad en ellas. Nada que objetar sobre la cota de anchura que, con 144,5 cm a la altura de los hombros resulta un auténtico lujo para repartir entre sólo dos pasajeros.

Imponente en sus formas, el X6 muestra unas dimensiones poco habituales para tratarse de un todoterreno con aspecto coupé (4,88 m de longitud, 1,98 de anchura, 1,69 de altura y una batalla de nada menos que 2,93 metros). No se trata del sustituto del X5 sino una propuesta más deportiva y exclusiva, una especie de SUV de diseño capaz de circular por carretera como un verdadero deportivo y con suficientes capacidades para circular fuera del asfalto con facilidad, siempre que las condiciones no sean muy adversas. BMW lo ha denominado SAC –Sport Activity Coupe-.

Las nuevas tendencias en diseño han dado lugar a creaciones muy particulares como el SsangYong Actyon, una variante del Kyron que sólo cambia en las formas, no en el fondo, pero que también pretende atraer a un público que busca alternativas diferentes.

BMW propone una solución mucho más ambiciosa con el X6. Aunque el nuevo modelo toma la base del X5, recurre a soluciones innovadoras en mecánica y diseño, con una carrocería unos 50 kg más ligera y estilizada en la que se han cambiado muchos elementos estilísticos. El frontal parece idéntico, pero si observamos los dos modelos con detenimiento podemos apreciar cómo cambian las formas de los faros, mas rasgados y puntiagudos en los extremos, paragolpes pintados en el mismo color de la carrocería, pasos de rueda con aletines diferenciados, entradas de aire de mayores dimensiones en la parte inferior de la carrocería e, incluso, la inclinación de la luna delantera, aunque elementos tan distintivos como los riñones de la parrilla delantera o el capó delantero no cambian sus formas.

El primer tercio de la carrocería no cambia demasiado, pero, a partir de las plazas delanteras –donde el techo toma su máxima altura-, la línea desciende pronunciadamente con una luna trasera muy tendida hasta el vértice del portón posterior, que confluye con la altura de cintura de la carrocería y da lugar a un maletero muy alto con el plano de carga elevado e incómodo para cargar bultos pesados.

La particular forma de la carrocería, además de favorecer el coeficiente de resistencia aerodinámica respecto al X5 en dos décimas (Cx=0,33 frente a 0,35) no resta demasiada capacidad de maletero, que cubica 570 litros distribuidos en dos zonas: una principal de un metro de profundidad, 110 cm de anchura y 42 de altura, más un hueco adicional bajo el piso del maletero de unos 100 litros de capacidad proporcionado por la ausencia de rueda de repuesto, ya que de serie monta neumáticos Runflat en medida 255/50 R19 y que, en opción, pueden llegar a 315/35 R20(está disponible una rueda de repuesto de uso eventual, muy recomendable, por 171 euros adicionales). Por supuesto, no faltan huecos para depositar objetos, anillas de anclaje en las esquinas o tomas de corriente para alimentar dispositivos eléctricos.

Dadas las dimensiones del portón y para evitar el posible impacto con el techo de garajes bajos, dispone de un amortiguador con regulación en dos alturas y, bajo pedido, puede incorporar sistema de apertura y cierre con sistema eléctrico automático.

El interior del X6 refleja también el espíritu lujoso y deportivo del modelo. El puesto de conducción no presenta grandes diferencias respecto al del X5, con los clásicos mandos e instrumentos habituales en diversos modelos de la marca, a excepción de unos soportes almohadillados en las puertas y en el centro de la consola para favorecer el apoyo de las rodillas en las curvas. También son nuevas las levas del cambio Steptronic –de serie en todas las versiones del X6-, que se encuentran tras el volante- y que resultan cómodas para reducir de marcha (presionando sobre ellas), pero quedan algo lejos del aro del volante para subir de marcha.

El ambiente delantero se repite en las plazas traseras, que han sido configuradas en dos asientos individuales que sujetan muy bien el cuerpo y que gozan de suficiente espacio para acoger a ocupantes de gran talla. Además, un rebaje practicado en el guarnecido del techo permite una altura de 92 cm en las plazas traseras, de forma que, ocupantes de 1,90 m de estatura, viajarán con suficiente comodidad en ellas. Nada que objetar sobre la cota de anchura que, con 144,5 cm a la altura de los hombros resulta un auténtico lujo para repartir entre sólo dos pasajeros.

Imponente en sus formas, el X6 muestra unas dimensiones poco habituales para tratarse de un todoterreno con aspecto coupé (4,88 m de longitud, 1,98 de anchura, 1,69 de altura y una batalla de nada menos que 2,93 metros). No se trata del sustituto del X5 sino una propuesta más deportiva y exclusiva, una especie de SUV de diseño capaz de circular por carretera como un verdadero deportivo y con suficientes capacidades para circular fuera del asfalto con facilidad, siempre que las condiciones no sean muy adversas. BMW lo ha denominado SAC –Sport Activity Coupe-.

Las nuevas tendencias en diseño han dado lugar a creaciones muy particulares como el SsangYong Actyon, una variante del Kyron que sólo cambia en las formas, no en el fondo, pero que también pretende atraer a un público que busca alternativas diferentes.

BMW propone una solución mucho más ambiciosa con el X6. Aunque el nuevo modelo toma la base del X5, recurre a soluciones innovadoras en mecánica y diseño, con una carrocería unos 50 kg más ligera y estilizada en la que se han cambiado muchos elementos estilísticos. El frontal parece idéntico, pero si observamos los dos modelos con detenimiento podemos apreciar cómo cambian las formas de los faros, mas rasgados y puntiagudos en los extremos, paragolpes pintados en el mismo color de la carrocería, pasos de rueda con aletines diferenciados, entradas de aire de mayores dimensiones en la parte inferior de la carrocería e, incluso, la inclinación de la luna delantera, aunque elementos tan distintivos como los riñones de la parrilla delantera o el capó delantero no cambian sus formas.

El primer tercio de la carrocería no cambia demasiado, pero, a partir de las plazas delanteras –donde el techo toma su máxima altura-, la línea desciende pronunciadamente con una luna trasera muy tendida hasta el vértice del portón posterior, que confluye con la altura de cintura de la carrocería y da lugar a un maletero muy alto con el plano de carga elevado e incómodo para cargar bultos pesados.

La particular forma de la carrocería, además de favorecer el coeficiente de resistencia aerodinámica respecto al X5 en dos décimas (Cx=0,33 frente a 0,35) no resta demasiada capacidad de maletero, que cubica 570 litros distribuidos en dos zonas: una principal de un metro de profundidad, 110 cm de anchura y 42 de altura, más un hueco adicional bajo el piso del maletero de unos 100 litros de capacidad proporcionado por la ausencia de rueda de repuesto, ya que de serie monta neumáticos Runflat en medida 255/50 R19 y que, en opción, pueden llegar a 315/35 R20(está disponible una rueda de repuesto de uso eventual, muy recomendable, por 171 euros adicionales). Por supuesto, no faltan huecos para depositar objetos, anillas de anclaje en las esquinas o tomas de corriente para alimentar dispositivos eléctricos.

Dadas las dimensiones del portón y para evitar el posible impacto con el techo de garajes bajos, dispone de un amortiguador con regulación en dos alturas y, bajo pedido, puede incorporar sistema de apertura y cierre con sistema eléctrico automático.

El interior del X6 refleja también el espíritu lujoso y deportivo del modelo. El puesto de conducción no presenta grandes diferencias respecto al del X5, con los clásicos mandos e instrumentos habituales en diversos modelos de la marca, a excepción de unos soportes almohadillados en las puertas y en el centro de la consola para favorecer el apoyo de las rodillas en las curvas. También son nuevas las levas del cambio Steptronic –de serie en todas las versiones del X6-, que se encuentran tras el volante- y que resultan cómodas para reducir de marcha (presionando sobre ellas), pero quedan algo lejos del aro del volante para subir de marcha.

El ambiente delantero se repite en las plazas traseras, que han sido configuradas en dos asientos individuales que sujetan muy bien el cuerpo y que gozan de suficiente espacio para acoger a ocupantes de gran talla. Además, un rebaje practicado en el guarnecido del techo permite una altura de 92 cm en las plazas traseras, de forma que, ocupantes de 1,90 m de estatura, viajarán con suficiente comodidad en ellas. Nada que objetar sobre la cota de anchura que, con 144,5 cm a la altura de los hombros resulta un auténtico lujo para repartir entre sólo dos pasajeros.

Imponente en sus formas, el X6 muestra unas dimensiones poco habituales para tratarse de un todoterreno con aspecto coupé (4,88 m de longitud, 1,98 de anchura, 1,69 de altura y una batalla de nada menos que 2,93 metros). No se trata del sustituto del X5 sino una propuesta más deportiva y exclusiva, una especie de SUV de diseño capaz de circular por carretera como un verdadero deportivo y con suficientes capacidades para circular fuera del asfalto con facilidad, siempre que las condiciones no sean muy adversas. BMW lo ha denominado SAC –Sport Activity Coupe-.

Las nuevas tendencias en diseño han dado lugar a creaciones muy particulares como el SsangYong Actyon, una variante del Kyron que sólo cambia en las formas, no en el fondo, pero que también pretende atraer a un público que busca alternativas diferentes.

BMW propone una solución mucho más ambiciosa con el X6. Aunque el nuevo modelo toma la base del X5, recurre a soluciones innovadoras en mecánica y diseño, con una carrocería unos 50 kg más ligera y estilizada en la que se han cambiado muchos elementos estilísticos. El frontal parece idéntico, pero si observamos los dos modelos con detenimiento podemos apreciar cómo cambian las formas de los faros, mas rasgados y puntiagudos en los extremos, paragolpes pintados en el mismo color de la carrocería, pasos de rueda con aletines diferenciados, entradas de aire de mayores dimensiones en la parte inferior de la carrocería e, incluso, la inclinación de la luna delantera, aunque elementos tan distintivos como los riñones de la parrilla delantera o el capó delantero no cambian sus formas.

El primer tercio de la carrocería no cambia demasiado, pero, a partir de las plazas delanteras –donde el techo toma su máxima altura-, la línea desciende pronunciadamente con una luna trasera muy tendida hasta el vértice del portón posterior, que confluye con la altura de cintura de la carrocería y da lugar a un maletero muy alto con el plano de carga elevado e incómodo para cargar bultos pesados.

La particular forma de la carrocería, además de favorecer el coeficiente de resistencia aerodinámica respecto al X5 en dos décimas (Cx=0,33 frente a 0,35) no resta demasiada capacidad de maletero, que cubica 570 litros distribuidos en dos zonas: una principal de un metro de profundidad, 110 cm de anchura y 42 de altura, más un hueco adicional bajo el piso del maletero de unos 100 litros de capacidad proporcionado por la ausencia de rueda de repuesto, ya que de serie monta neumáticos Runflat en medida 255/50 R19 y que, en opción, pueden llegar a 315/35 R20(está disponible una rueda de repuesto de uso eventual, muy recomendable, por 171 euros adicionales). Por supuesto, no faltan huecos para depositar objetos, anillas de anclaje en las esquinas o tomas de corriente para alimentar dispositivos eléctricos.

Dadas las dimensiones del portón y para evitar el posible impacto con el techo de garajes bajos, dispone de un amortiguador con regulación en dos alturas y, bajo pedido, puede incorporar sistema de apertura y cierre con sistema eléctrico automático.

El interior del X6 refleja también el espíritu lujoso y deportivo del modelo. El puesto de conducción no presenta grandes diferencias respecto al del X5, con los clásicos mandos e instrumentos habituales en diversos modelos de la marca, a excepción de unos soportes almohadillados en las puertas y en el centro de la consola para favorecer el apoyo de las rodillas en las curvas. También son nuevas las levas del cambio Steptronic –de serie en todas las versiones del X6-, que se encuentran tras el volante- y que resultan cómodas para reducir de marcha (presionando sobre ellas), pero quedan algo lejos del aro del volante para subir de marcha.

El ambiente delantero se repite en las plazas traseras, que han sido configuradas en dos asientos individuales que sujetan muy bien el cuerpo y que gozan de suficiente espacio para acoger a ocupantes de gran talla. Además, un rebaje practicado en el guarnecido del techo permite una altura de 92 cm en las plazas traseras, de forma que, ocupantes de 1,90 m de estatura, viajarán con suficiente comodidad en ellas. Nada que objetar sobre la cota de anchura que, con 144,5 cm a la altura de los hombros resulta un auténtico lujo para repartir entre sólo dos pasajeros.

Imponente en sus formas, el X6 muestra unas dimensiones poco habituales para tratarse de un todoterreno con aspecto coupé (4,88 m de longitud, 1,98 de anchura, 1,69 de altura y una batalla de nada menos que 2,93 metros). No se trata del sustituto del X5 sino una propuesta más deportiva y exclusiva, una especie de SUV de diseño capaz de circular por carretera como un verdadero deportivo y con suficientes capacidades para circular fuera del asfalto con facilidad, siempre que las condiciones no sean muy adversas. BMW lo ha denominado SAC –Sport Activity Coupe-.

Las nuevas tendencias en diseño han dado lugar a creaciones muy particulares como el SsangYong Actyon, una variante del Kyron que sólo cambia en las formas, no en el fondo, pero que también pretende atraer a un público que busca alternativas diferentes.

BMW propone una solución mucho más ambiciosa con el X6. Aunque el nuevo modelo toma la base del X5, recurre a soluciones innovadoras en mecánica y diseño, con una carrocería unos 50 kg más ligera y estilizada en la que se han cambiado muchos elementos estilísticos. El frontal parece idéntico, pero si observamos los dos modelos con detenimiento podemos apreciar cómo cambian las formas de los faros, mas rasgados y puntiagudos en los extremos, paragolpes pintados en el mismo color de la carrocería, pasos de rueda con aletines diferenciados, entradas de aire de mayores dimensiones en la parte inferior de la carrocería e, incluso, la inclinación de la luna delantera, aunque elementos tan distintivos como los riñones de la parrilla delantera o el capó delantero no cambian sus formas.

El primer tercio de la carrocería no cambia demasiado, pero, a partir de las plazas delanteras –donde el techo toma su máxima altura-, la línea desciende pronunciadamente con una luna trasera muy tendida hasta el vértice del portón posterior, que confluye con la altura de cintura de la carrocería y da lugar a un maletero muy alto con el plano de carga elevado e incómodo para cargar bultos pesados.

La particular forma de la carrocería, además de favorecer el coeficiente de resistencia aerodinámica respecto al X5 en dos décimas (Cx=0,33 frente a 0,35) no resta demasiada capacidad de maletero, que cubica 570 litros distribuidos en dos zonas: una principal de un metro de profundidad, 110 cm de anchura y 42 de altura, más un hueco adicional bajo el piso del maletero de unos 100 litros de capacidad proporcionado por la ausencia de rueda de repuesto, ya que de serie monta neumáticos Runflat en medida 255/50 R19 y que, en opción, pueden llegar a 315/35 R20(está disponible una rueda de repuesto de uso eventual, muy recomendable, por 171 euros adicionales). Por supuesto, no faltan huecos para depositar objetos, anillas de anclaje en las esquinas o tomas de corriente para alimentar dispositivos eléctricos.

Dadas las dimensiones del portón y para evitar el posible impacto con el techo de garajes bajos, dispone de un amortiguador con regulación en dos alturas y, bajo pedido, puede incorporar sistema de apertura y cierre con sistema eléctrico automático.

El interior del X6 refleja también el espíritu lujoso y deportivo del modelo. El puesto de conducción no presenta grandes diferencias respecto al del X5, con los clásicos mandos e instrumentos habituales en diversos modelos de la marca, a excepción de unos soportes almohadillados en las puertas y en el centro de la consola para favorecer el apoyo de las rodillas en las curvas. También son nuevas las levas del cambio Steptronic –de serie en todas las versiones del X6-, que se encuentran tras el volante- y que resultan cómodas para reducir de marcha (presionando sobre ellas), pero quedan algo lejos del aro del volante para subir de marcha.

El ambiente delantero se repite en las plazas traseras, que han sido configuradas en dos asientos individuales que sujetan muy bien el cuerpo y que gozan de suficiente espacio para acoger a ocupantes de gran talla. Además, un rebaje practicado en el guarnecido del techo permite una altura de 92 cm en las plazas traseras, de forma que, ocupantes de 1,90 m de estatura, viajarán con suficiente comodidad en ellas. Nada que objetar sobre la cota de anchura que, con 144,5 cm a la altura de los hombros resulta un auténtico lujo para repartir entre sólo dos pasajeros.

Imponente en sus formas, el X6 muestra unas dimensiones poco habituales para tratarse de un todoterreno con aspecto coupé (4,88 m de longitud, 1,98 de anchura, 1,69 de altura y una batalla de nada menos que 2,93 metros). No se trata del sustituto del X5 sino una propuesta más deportiva y exclusiva, una especie de SUV de diseño capaz de circular por carretera como un verdadero deportivo y con suficientes capacidades para circular fuera del asfalto con facilidad, siempre que las condiciones no sean muy adversas. BMW lo ha denominado SAC –Sport Activity Coupe-.

Las nuevas tendencias en diseño han dado lugar a creaciones muy particulares como el SsangYong Actyon, una variante del Kyron que sólo cambia en las formas, no en el fondo, pero que también pretende atraer a un público que busca alternativas diferentes.

BMW propone una solución mucho más ambiciosa con el X6. Aunque el nuevo modelo toma la base del X5, recurre a soluciones innovadoras en mecánica y diseño, con una carrocería unos 50 kg más ligera y estilizada en la que se han cambiado muchos elementos estilísticos. El frontal parece idéntico, pero si observamos los dos modelos con detenimiento podemos apreciar cómo cambian las formas de los faros, mas rasgados y puntiagudos en los extremos, paragolpes pintados en el mismo color de la carrocería, pasos de rueda con aletines diferenciados, entradas de aire de mayores dimensiones en la parte inferior de la carrocería e, incluso, la inclinación de la luna delantera, aunque elementos tan distintivos como los riñones de la parrilla delantera o el capó delantero no cambian sus formas.

El primer tercio de la carrocería no cambia demasiado, pero, a partir de las plazas delanteras –donde el techo toma su máxima altura-, la línea desciende pronunciadamente con una luna trasera muy tendida hasta el vértice del portón posterior, que confluye con la altura de cintura de la carrocería y da lugar a un maletero muy alto con el plano de carga elevado e incómodo para cargar bultos pesados.

La particular forma de la carrocería, además de favorecer el coeficiente de resistencia aerodinámica respecto al X5 en dos décimas (Cx=0,33 frente a 0,35) no resta demasiada capacidad de maletero, que cubica 570 litros distribuidos en dos zonas: una principal de un metro de profundidad, 110 cm de anchura y 42 de altura, más un hueco adicional bajo el piso del maletero de unos 100 litros de capacidad proporcionado por la ausencia de rueda de repuesto, ya que de serie monta neumáticos Runflat en medida 255/50 R19 y que, en opción, pueden llegar a 315/35 R20(está disponible una rueda de repuesto de uso eventual, muy recomendable, por 171 euros adicionales). Por supuesto, no faltan huecos para depositar objetos, anillas de anclaje en las esquinas o tomas de corriente para alimentar dispositivos eléctricos.

Dadas las dimensiones del portón y para evitar el posible impacto con el techo de garajes bajos, dispone de un amortiguador con regulación en dos alturas y, bajo pedido, puede incorporar sistema de apertura y cierre con sistema eléctrico automático.

El interior del X6 refleja también el espíritu lujoso y deportivo del modelo. El puesto de conducción no presenta grandes diferencias respecto al del X5, con los clásicos mandos e instrumentos habituales en diversos modelos de la marca, a excepción de unos soportes almohadillados en las puertas y en el centro de la consola para favorecer el apoyo de las rodillas en las curvas. También son nuevas las levas del cambio Steptronic –de serie en todas las versiones del X6-, que se encuentran tras el volante- y que resultan cómodas para reducir de marcha (presionando sobre ellas), pero quedan algo lejos del aro del volante para subir de marcha.

El ambiente delantero se repite en las plazas traseras, que han sido configuradas en dos asientos individuales que sujetan muy bien el cuerpo y que gozan de suficiente espacio para acoger a ocupantes de gran talla. Además, un rebaje practicado en el guarnecido del techo permite una altura de 92 cm en las plazas traseras, de forma que, ocupantes de 1,90 m de estatura, viajarán con suficiente comodidad en ellas. Nada que objetar sobre la cota de anchura que, con 144,5 cm a la altura de los hombros resulta un auténtico lujo para repartir entre sólo dos pasajeros.

Galería relacionada

Detalles de BMW X6

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...