Audi Q5

Audi inscribe su Q5 en un nuevo segmento de mercado para la marca, frente a modelos como el BMW X3 o el inminente Volvo XC60. El nuevo SUV, que se pondrá a la venta en noviembre, inicialmente con dos motores Diesel y un gasolina -asociados a la tracción quattro-, ofrece el dinamismo de una berlina con un interior versátil y funcional. Su precio, a partir de 41.000 euros.
-
Audi Q5
Audi Q5

La categoría de los SUV sigue tomando fuerza en el mercado. Tras la comercialización del espectacular Audi Q7, los responsables de la marca alemana han decidido fijar la vista en uno de los segmentos del mercado con mayor potencial de crecimiento, el de los SUV premium del segmento medio y más concretamente en el principal competidor, el BMW X3, un modelo de espectacular éxito en los principales mercados mundiales. Con la ayuda del Q5, la marca quiere alcanzar el umbral del millón de unidades vendidas en 2008.

Audi ha partido de una base sólida y de unos motores muy eficientes para el desarrollo del nuevo Q5. Sus dimensiones son impactantes, mide 4,63 metros de longitud, 1,88 de anchura y sólo 1,65 de altura, con una distancia entre ejes de 2,81 metros, lo que otorga unas proporciones deportivas y un aspecto muy musculoso y potente. La línea de techo descendente, estilo coupé y sus bajos carenados han permitido que logre un coeficiente de resistencia muy bajo (Cx= 0,33) para tratarse de un SUV de estas dimensiones.

El Q5 llegará al mercado en noviembre con un precio base de 41.000 euros.

Como todos los modelos de la marca, el diseño es muy llamativo, con formas limpias, elegantes y seductoras. Su frontal está presidido por la característica parrilla Singleframe de la marca de los cuatro aros y por unos faros muy peculiares que pueden incluir en opción luces de xenón plus con luz de marcha diurna de tipo LED, en cuyo caso los pilotos traseros también disponen de esta tecnología.

El lateral viene marcado por grandes pasos de rueda que albergan neumáticos de 17 y 18 pulgadas (dependiendo de la mecánica), que en opción podrán llegar hasta las 20 pulgadas. La trasera también es muy “Audi”, simbiosis de un familiar con un SUV y con un portón de maletero envolvente que, al igual que el capó delantero, se ha fabricado en aluminio. Los elementos exteriores se ofrecen en negro (de serie), en color contrastado o en color de la carrocería. También se ofrecen dos paquetes distintivos para la carrocería: el S line propone una imagen deportiva, mientras que el paquete Offroad Style, con protector de bajos delantero y trasero, y llantas de 19 pulgadas, ofrece una imagen más campera.

Uno de los aspectos por los que siempre se ha distinguido la marca alemana es, precisamente, por el diseño de sus interiores. En este caso, el Q5 muestra una enorme similitud con el interior del Audi A4, modelo del que ha tomado multitud de elementos. El puesto de conducción se encuentra orientado hacia el conductor, con los clásicos mandos Audi de manejo intuitivo y buenos acabados en aluminio, madera, cromo, cuero y Alcantara, que le hacen aún más elegante. Es fácil encontrar una correcta postura al volante, gracias a la regulación de asientos (longitudinal y altura) y volante (en altura y profundidad) con respaldos que sujetan bien el cuerpo hasta la altura de los hombros.

De serie anuncia un equipamiento bastante completo en el que se incluye freno de estacionamiento electromecánico, climatizador automático, llave de arranque inteligente, y display multifunción. El 2.0 TDI con cambio manual incluye sistema de recomendación de marcha para una conducción más eficiente, dispositivo que puede reducir hasta un 20 por ciento el consumo de combustible.

La lista de opciones es casi interminable e incluye multitud de elementos funcionales y de confort, como faros de xenón, llantas de diversos estilos, diferentes tapicerías, techo panorámico de grandes dimensiones, hueco específico para enfriar o calentar bebidas, asientos posteriores deslizantes en 100 mm, respaldo delantero abatible, suspensión y dirección adaptativa, sistema de mantenimiento de carril, de vigilancia de carril, de iluminación adaptativa, de control de velocidad adaptativo, equipo de sonido de alta fidelidad, etc. También es nuevo el sistema de navegación MMI plus, que permite un manejo más sencillo desde el túnel de la transmisión e incluye un disco duro de 40 Gb para cartografía y música, con lector de discos en mp3, lector de tarjetas SD y entrada auxiliar para iPod o similar. Ahora, el nuevo interfaz permite ver en la pantalla la representación de las funciones seleccionadas en una parte de ella, sin que se pierdan las indicaciones previamente establecidas.

El maletero es amplio, pero no establece un récord en su categoría, con capacidad variable entre 540 y 1.560 litros, si se abaten los respaldos posteriores. Para realizar esta operación basta con accionar los tiradores de desbloqueo situados en el maletero y se abaten automáticamente sobre las banquetas posteriores. Las suspensión trasera se come gran parte de la anchura del maletero, aunque no está mal de profundidad ni de altura. Si se necesita espacio adicional, bajo su suelo de carga se dispone de un segundo hueco. Opcionalmente está disponible un kit de fijación para el equipaje con anclajes móviles, una cubeta para guardar herramientas y un dispositivo de accionamiento eléctrico para el portón trasero.

Motores y comportamiento

La categoría de los SUV sigue tomando fuerza en el mercado. Tras la comercialización del espectacular Audi Q7, los responsables de la marca alemana han decidido fijar la vista en uno de los segmentos del mercado con mayor potencial de crecimiento, el de los SUV premium del segmento medio y más concretamente en el principal competidor, el BMW X3, un modelo de espectacular éxito en los principales mercados mundiales. Con la ayuda del Q5, la marca quiere alcanzar el umbral del millón de unidades vendidas en 2008.

Audi ha partido de una base sólida y de unos motores muy eficientes para el desarrollo del nuevo Q5. Sus dimensiones son impactantes, mide 4,63 metros de longitud, 1,88 de anchura y sólo 1,65 de altura, con una distancia entre ejes de 2,81 metros, lo que otorga unas proporciones deportivas y un aspecto muy musculoso y potente. La línea de techo descendente, estilo coupé y sus bajos carenados han permitido que logre un coeficiente de resistencia muy bajo (Cx= 0,33) para tratarse de un SUV de estas dimensiones.

El Q5 llegará al mercado en noviembre con un precio base de 41.000 euros.

Como todos los modelos de la marca, el diseño es muy llamativo, con formas limpias, elegantes y seductoras. Su frontal está presidido por la característica parrilla Singleframe de la marca de los cuatro aros y por unos faros muy peculiares que pueden incluir en opción luces de xenón plus con luz de marcha diurna de tipo LED, en cuyo caso los pilotos traseros también disponen de esta tecnología.

El lateral viene marcado por grandes pasos de rueda que albergan neumáticos de 17 y 18 pulgadas (dependiendo de la mecánica), que en opción podrán llegar hasta las 20 pulgadas. La trasera también es muy “Audi”, simbiosis de un familiar con un SUV y con un portón de maletero envolvente que, al igual que el capó delantero, se ha fabricado en aluminio. Los elementos exteriores se ofrecen en negro (de serie), en color contrastado o en color de la carrocería. También se ofrecen dos paquetes distintivos para la carrocería: el S line propone una imagen deportiva, mientras que el paquete Offroad Style, con protector de bajos delantero y trasero, y llantas de 19 pulgadas, ofrece una imagen más campera.

Uno de los aspectos por los que siempre se ha distinguido la marca alemana es, precisamente, por el diseño de sus interiores. En este caso, el Q5 muestra una enorme similitud con el interior del Audi A4, modelo del que ha tomado multitud de elementos. El puesto de conducción se encuentra orientado hacia el conductor, con los clásicos mandos Audi de manejo intuitivo y buenos acabados en aluminio, madera, cromo, cuero y Alcantara, que le hacen aún más elegante. Es fácil encontrar una correcta postura al volante, gracias a la regulación de asientos (longitudinal y altura) y volante (en altura y profundidad) con respaldos que sujetan bien el cuerpo hasta la altura de los hombros.

De serie anuncia un equipamiento bastante completo en el que se incluye freno de estacionamiento electromecánico, climatizador automático, llave de arranque inteligente, y display multifunción. El 2.0 TDI con cambio manual incluye sistema de recomendación de marcha para una conducción más eficiente, dispositivo que puede reducir hasta un 20 por ciento el consumo de combustible.

La lista de opciones es casi interminable e incluye multitud de elementos funcionales y de confort, como faros de xenón, llantas de diversos estilos, diferentes tapicerías, techo panorámico de grandes dimensiones, hueco específico para enfriar o calentar bebidas, asientos posteriores deslizantes en 100 mm, respaldo delantero abatible, suspensión y dirección adaptativa, sistema de mantenimiento de carril, de vigilancia de carril, de iluminación adaptativa, de control de velocidad adaptativo, equipo de sonido de alta fidelidad, etc. También es nuevo el sistema de navegación MMI plus, que permite un manejo más sencillo desde el túnel de la transmisión e incluye un disco duro de 40 Gb para cartografía y música, con lector de discos en mp3, lector de tarjetas SD y entrada auxiliar para iPod o similar. Ahora, el nuevo interfaz permite ver en la pantalla la representación de las funciones seleccionadas en una parte de ella, sin que se pierdan las indicaciones previamente establecidas.

El maletero es amplio, pero no establece un récord en su categoría, con capacidad variable entre 540 y 1.560 litros, si se abaten los respaldos posteriores. Para realizar esta operación basta con accionar los tiradores de desbloqueo situados en el maletero y se abaten automáticamente sobre las banquetas posteriores. Las suspensión trasera se come gran parte de la anchura del maletero, aunque no está mal de profundidad ni de altura. Si se necesita espacio adicional, bajo su suelo de carga se dispone de un segundo hueco. Opcionalmente está disponible un kit de fijación para el equipaje con anclajes móviles, una cubeta para guardar herramientas y un dispositivo de accionamiento eléctrico para el portón trasero.

Motores y comportamiento

La categoría de los SUV sigue tomando fuerza en el mercado. Tras la comercialización del espectacular Audi Q7, los responsables de la marca alemana han decidido fijar la vista en uno de los segmentos del mercado con mayor potencial de crecimiento, el de los SUV premium del segmento medio y más concretamente en el principal competidor, el BMW X3, un modelo de espectacular éxito en los principales mercados mundiales. Con la ayuda del Q5, la marca quiere alcanzar el umbral del millón de unidades vendidas en 2008.

Audi ha partido de una base sólida y de unos motores muy eficientes para el desarrollo del nuevo Q5. Sus dimensiones son impactantes, mide 4,63 metros de longitud, 1,88 de anchura y sólo 1,65 de altura, con una distancia entre ejes de 2,81 metros, lo que otorga unas proporciones deportivas y un aspecto muy musculoso y potente. La línea de techo descendente, estilo coupé y sus bajos carenados han permitido que logre un coeficiente de resistencia muy bajo (Cx= 0,33) para tratarse de un SUV de estas dimensiones.

El Q5 llegará al mercado en noviembre con un precio base de 41.000 euros.

Como todos los modelos de la marca, el diseño es muy llamativo, con formas limpias, elegantes y seductoras. Su frontal está presidido por la característica parrilla Singleframe de la marca de los cuatro aros y por unos faros muy peculiares que pueden incluir en opción luces de xenón plus con luz de marcha diurna de tipo LED, en cuyo caso los pilotos traseros también disponen de esta tecnología.

El lateral viene marcado por grandes pasos de rueda que albergan neumáticos de 17 y 18 pulgadas (dependiendo de la mecánica), que en opción podrán llegar hasta las 20 pulgadas. La trasera también es muy “Audi”, simbiosis de un familiar con un SUV y con un portón de maletero envolvente que, al igual que el capó delantero, se ha fabricado en aluminio. Los elementos exteriores se ofrecen en negro (de serie), en color contrastado o en color de la carrocería. También se ofrecen dos paquetes distintivos para la carrocería: el S line propone una imagen deportiva, mientras que el paquete Offroad Style, con protector de bajos delantero y trasero, y llantas de 19 pulgadas, ofrece una imagen más campera.

Uno de los aspectos por los que siempre se ha distinguido la marca alemana es, precisamente, por el diseño de sus interiores. En este caso, el Q5 muestra una enorme similitud con el interior del Audi A4, modelo del que ha tomado multitud de elementos. El puesto de conducción se encuentra orientado hacia el conductor, con los clásicos mandos Audi de manejo intuitivo y buenos acabados en aluminio, madera, cromo, cuero y Alcantara, que le hacen aún más elegante. Es fácil encontrar una correcta postura al volante, gracias a la regulación de asientos (longitudinal y altura) y volante (en altura y profundidad) con respaldos que sujetan bien el cuerpo hasta la altura de los hombros.

De serie anuncia un equipamiento bastante completo en el que se incluye freno de estacionamiento electromecánico, climatizador automático, llave de arranque inteligente, y display multifunción. El 2.0 TDI con cambio manual incluye sistema de recomendación de marcha para una conducción más eficiente, dispositivo que puede reducir hasta un 20 por ciento el consumo de combustible.

La lista de opciones es casi interminable e incluye multitud de elementos funcionales y de confort, como faros de xenón, llantas de diversos estilos, diferentes tapicerías, techo panorámico de grandes dimensiones, hueco específico para enfriar o calentar bebidas, asientos posteriores deslizantes en 100 mm, respaldo delantero abatible, suspensión y dirección adaptativa, sistema de mantenimiento de carril, de vigilancia de carril, de iluminación adaptativa, de control de velocidad adaptativo, equipo de sonido de alta fidelidad, etc. También es nuevo el sistema de navegación MMI plus, que permite un manejo más sencillo desde el túnel de la transmisión e incluye un disco duro de 40 Gb para cartografía y música, con lector de discos en mp3, lector de tarjetas SD y entrada auxiliar para iPod o similar. Ahora, el nuevo interfaz permite ver en la pantalla la representación de las funciones seleccionadas en una parte de ella, sin que se pierdan las indicaciones previamente establecidas.

El maletero es amplio, pero no establece un récord en su categoría, con capacidad variable entre 540 y 1.560 litros, si se abaten los respaldos posteriores. Para realizar esta operación basta con accionar los tiradores de desbloqueo situados en el maletero y se abaten automáticamente sobre las banquetas posteriores. Las suspensión trasera se come gran parte de la anchura del maletero, aunque no está mal de profundidad ni de altura. Si se necesita espacio adicional, bajo su suelo de carga se dispone de un segundo hueco. Opcionalmente está disponible un kit de fijación para el equipaje con anclajes móviles, una cubeta para guardar herramientas y un dispositivo de accionamiento eléctrico para el portón trasero.

Motores y comportamiento

La categoría de los SUV sigue tomando fuerza en el mercado. Tras la comercialización del espectacular Audi Q7, los responsables de la marca alemana han decidido fijar la vista en uno de los segmentos del mercado con mayor potencial de crecimiento, el de los SUV premium del segmento medio y más concretamente en el principal competidor, el BMW X3, un modelo de espectacular éxito en los principales mercados mundiales. Con la ayuda del Q5, la marca quiere alcanzar el umbral del millón de unidades vendidas en 2008.

Audi ha partido de una base sólida y de unos motores muy eficientes para el desarrollo del nuevo Q5. Sus dimensiones son impactantes, mide 4,63 metros de longitud, 1,88 de anchura y sólo 1,65 de altura, con una distancia entre ejes de 2,81 metros, lo que otorga unas proporciones deportivas y un aspecto muy musculoso y potente. La línea de techo descendente, estilo coupé y sus bajos carenados han permitido que logre un coeficiente de resistencia muy bajo (Cx= 0,33) para tratarse de un SUV de estas dimensiones.

El Q5 llegará al mercado en noviembre con un precio base de 41.000 euros.

Como todos los modelos de la marca, el diseño es muy llamativo, con formas limpias, elegantes y seductoras. Su frontal está presidido por la característica parrilla Singleframe de la marca de los cuatro aros y por unos faros muy peculiares que pueden incluir en opción luces de xenón plus con luz de marcha diurna de tipo LED, en cuyo caso los pilotos traseros también disponen de esta tecnología.

El lateral viene marcado por grandes pasos de rueda que albergan neumáticos de 17 y 18 pulgadas (dependiendo de la mecánica), que en opción podrán llegar hasta las 20 pulgadas. La trasera también es muy “Audi”, simbiosis de un familiar con un SUV y con un portón de maletero envolvente que, al igual que el capó delantero, se ha fabricado en aluminio. Los elementos exteriores se ofrecen en negro (de serie), en color contrastado o en color de la carrocería. También se ofrecen dos paquetes distintivos para la carrocería: el S line propone una imagen deportiva, mientras que el paquete Offroad Style, con protector de bajos delantero y trasero, y llantas de 19 pulgadas, ofrece una imagen más campera.

Uno de los aspectos por los que siempre se ha distinguido la marca alemana es, precisamente, por el diseño de sus interiores. En este caso, el Q5 muestra una enorme similitud con el interior del Audi A4, modelo del que ha tomado multitud de elementos. El puesto de conducción se encuentra orientado hacia el conductor, con los clásicos mandos Audi de manejo intuitivo y buenos acabados en aluminio, madera, cromo, cuero y Alcantara, que le hacen aún más elegante. Es fácil encontrar una correcta postura al volante, gracias a la regulación de asientos (longitudinal y altura) y volante (en altura y profundidad) con respaldos que sujetan bien el cuerpo hasta la altura de los hombros.

De serie anuncia un equipamiento bastante completo en el que se incluye freno de estacionamiento electromecánico, climatizador automático, llave de arranque inteligente, y display multifunción. El 2.0 TDI con cambio manual incluye sistema de recomendación de marcha para una conducción más eficiente, dispositivo que puede reducir hasta un 20 por ciento el consumo de combustible.

La lista de opciones es casi interminable e incluye multitud de elementos funcionales y de confort, como faros de xenón, llantas de diversos estilos, diferentes tapicerías, techo panorámico de grandes dimensiones, hueco específico para enfriar o calentar bebidas, asientos posteriores deslizantes en 100 mm, respaldo delantero abatible, suspensión y dirección adaptativa, sistema de mantenimiento de carril, de vigilancia de carril, de iluminación adaptativa, de control de velocidad adaptativo, equipo de sonido de alta fidelidad, etc. También es nuevo el sistema de navegación MMI plus, que permite un manejo más sencillo desde el túnel de la transmisión e incluye un disco duro de 40 Gb para cartografía y música, con lector de discos en mp3, lector de tarjetas SD y entrada auxiliar para iPod o similar. Ahora, el nuevo interfaz permite ver en la pantalla la representación de las funciones seleccionadas en una parte de ella, sin que se pierdan las indicaciones previamente establecidas.

El maletero es amplio, pero no establece un récord en su categoría, con capacidad variable entre 540 y 1.560 litros, si se abaten los respaldos posteriores. Para realizar esta operación basta con accionar los tiradores de desbloqueo situados en el maletero y se abaten automáticamente sobre las banquetas posteriores. Las suspensión trasera se come gran parte de la anchura del maletero, aunque no está mal de profundidad ni de altura. Si se necesita espacio adicional, bajo su suelo de carga se dispone de un segundo hueco. Opcionalmente está disponible un kit de fijación para el equipaje con anclajes móviles, una cubeta para guardar herramientas y un dispositivo de accionamiento eléctrico para el portón trasero.

Motores y comportamiento

La categoría de los SUV sigue tomando fuerza en el mercado. Tras la comercialización del espectacular Audi Q7, los responsables de la marca alemana han decidido fijar la vista en uno de los segmentos del mercado con mayor potencial de crecimiento, el de los SUV premium del segmento medio y más concretamente en el principal competidor, el BMW X3, un modelo de espectacular éxito en los principales mercados mundiales. Con la ayuda del Q5, la marca quiere alcanzar el umbral del millón de unidades vendidas en 2008.

Audi ha partido de una base sólida y de unos motores muy eficientes para el desarrollo del nuevo Q5. Sus dimensiones son impactantes, mide 4,63 metros de longitud, 1,88 de anchura y sólo 1,65 de altura, con una distancia entre ejes de 2,81 metros, lo que otorga unas proporciones deportivas y un aspecto muy musculoso y potente. La línea de techo descendente, estilo coupé y sus bajos carenados han permitido que logre un coeficiente de resistencia muy bajo (Cx= 0,33) para tratarse de un SUV de estas dimensiones.

El Q5 llegará al mercado en noviembre con un precio base de 41.000 euros.

Como todos los modelos de la marca, el diseño es muy llamativo, con formas limpias, elegantes y seductoras. Su frontal está presidido por la característica parrilla Singleframe de la marca de los cuatro aros y por unos faros muy peculiares que pueden incluir en opción luces de xenón plus con luz de marcha diurna de tipo LED, en cuyo caso los pilotos traseros también disponen de esta tecnología.

El lateral viene marcado por grandes pasos de rueda que albergan neumáticos de 17 y 18 pulgadas (dependiendo de la mecánica), que en opción podrán llegar hasta las 20 pulgadas. La trasera también es muy “Audi”, simbiosis de un familiar con un SUV y con un portón de maletero envolvente que, al igual que el capó delantero, se ha fabricado en aluminio. Los elementos exteriores se ofrecen en negro (de serie), en color contrastado o en color de la carrocería. También se ofrecen dos paquetes distintivos para la carrocería: el S line propone una imagen deportiva, mientras que el paquete Offroad Style, con protector de bajos delantero y trasero, y llantas de 19 pulgadas, ofrece una imagen más campera.

Uno de los aspectos por los que siempre se ha distinguido la marca alemana es, precisamente, por el diseño de sus interiores. En este caso, el Q5 muestra una enorme similitud con el interior del Audi A4, modelo del que ha tomado multitud de elementos. El puesto de conducción se encuentra orientado hacia el conductor, con los clásicos mandos Audi de manejo intuitivo y buenos acabados en aluminio, madera, cromo, cuero y Alcantara, que le hacen aún más elegante. Es fácil encontrar una correcta postura al volante, gracias a la regulación de asientos (longitudinal y altura) y volante (en altura y profundidad) con respaldos que sujetan bien el cuerpo hasta la altura de los hombros.

De serie anuncia un equipamiento bastante completo en el que se incluye freno de estacionamiento electromecánico, climatizador automático, llave de arranque inteligente, y display multifunción. El 2.0 TDI con cambio manual incluye sistema de recomendación de marcha para una conducción más eficiente, dispositivo que puede reducir hasta un 20 por ciento el consumo de combustible.

La lista de opciones es casi interminable e incluye multitud de elementos funcionales y de confort, como faros de xenón, llantas de diversos estilos, diferentes tapicerías, techo panorámico de grandes dimensiones, hueco específico para enfriar o calentar bebidas, asientos posteriores deslizantes en 100 mm, respaldo delantero abatible, suspensión y dirección adaptativa, sistema de mantenimiento de carril, de vigilancia de carril, de iluminación adaptativa, de control de velocidad adaptativo, equipo de sonido de alta fidelidad, etc. También es nuevo el sistema de navegación MMI plus, que permite un manejo más sencillo desde el túnel de la transmisión e incluye un disco duro de 40 Gb para cartografía y música, con lector de discos en mp3, lector de tarjetas SD y entrada auxiliar para iPod o similar. Ahora, el nuevo interfaz permite ver en la pantalla la representación de las funciones seleccionadas en una parte de ella, sin que se pierdan las indicaciones previamente establecidas.

El maletero es amplio, pero no establece un récord en su categoría, con capacidad variable entre 540 y 1.560 litros, si se abaten los respaldos posteriores. Para realizar esta operación basta con accionar los tiradores de desbloqueo situados en el maletero y se abaten automáticamente sobre las banquetas posteriores. Las suspensión trasera se come gran parte de la anchura del maletero, aunque no está mal de profundidad ni de altura. Si se necesita espacio adicional, bajo su suelo de carga se dispone de un segundo hueco. Opcionalmente está disponible un kit de fijación para el equipaje con anclajes móviles, una cubeta para guardar herramientas y un dispositivo de accionamiento eléctrico para el portón trasero.

Motores y comportamiento

La categoría de los SUV sigue tomando fuerza en el mercado. Tras la comercialización del espectacular Audi Q7, los responsables de la marca alemana han decidido fijar la vista en uno de los segmentos del mercado con mayor potencial de crecimiento, el de los SUV premium del segmento medio y más concretamente en el principal competidor, el BMW X3, un modelo de espectacular éxito en los principales mercados mundiales. Con la ayuda del Q5, la marca quiere alcanzar el umbral del millón de unidades vendidas en 2008.

Audi ha partido de una base sólida y de unos motores muy eficientes para el desarrollo del nuevo Q5. Sus dimensiones son impactantes, mide 4,63 metros de longitud, 1,88 de anchura y sólo 1,65 de altura, con una distancia entre ejes de 2,81 metros, lo que otorga unas proporciones deportivas y un aspecto muy musculoso y potente. La línea de techo descendente, estilo coupé y sus bajos carenados han permitido que logre un coeficiente de resistencia muy bajo (Cx= 0,33) para tratarse de un SUV de estas dimensiones.

El Q5 llegará al mercado en noviembre con un precio base de 41.000 euros.

Como todos los modelos de la marca, el diseño es muy llamativo, con formas limpias, elegantes y seductoras. Su frontal está presidido por la característica parrilla Singleframe de la marca de los cuatro aros y por unos faros muy peculiares que pueden incluir en opción luces de xenón plus con luz de marcha diurna de tipo LED, en cuyo caso los pilotos traseros también disponen de esta tecnología.

El lateral viene marcado por grandes pasos de rueda que albergan neumáticos de 17 y 18 pulgadas (dependiendo de la mecánica), que en opción podrán llegar hasta las 20 pulgadas. La trasera también es muy “Audi”, simbiosis de un familiar con un SUV y con un portón de maletero envolvente que, al igual que el capó delantero, se ha fabricado en aluminio. Los elementos exteriores se ofrecen en negro (de serie), en color contrastado o en color de la carrocería. También se ofrecen dos paquetes distintivos para la carrocería: el S line propone una imagen deportiva, mientras que el paquete Offroad Style, con protector de bajos delantero y trasero, y llantas de 19 pulgadas, ofrece una imagen más campera.

Uno de los aspectos por los que siempre se ha distinguido la marca alemana es, precisamente, por el diseño de sus interiores. En este caso, el Q5 muestra una enorme similitud con el interior del Audi A4, modelo del que ha tomado multitud de elementos. El puesto de conducción se encuentra orientado hacia el conductor, con los clásicos mandos Audi de manejo intuitivo y buenos acabados en aluminio, madera, cromo, cuero y Alcantara, que le hacen aún más elegante. Es fácil encontrar una correcta postura al volante, gracias a la regulación de asientos (longitudinal y altura) y volante (en altura y profundidad) con respaldos que sujetan bien el cuerpo hasta la altura de los hombros.

De serie anuncia un equipamiento bastante completo en el que se incluye freno de estacionamiento electromecánico, climatizador automático, llave de arranque inteligente, y display multifunción. El 2.0 TDI con cambio manual incluye sistema de recomendación de marcha para una conducción más eficiente, dispositivo que puede reducir hasta un 20 por ciento el consumo de combustible.

La lista de opciones es casi interminable e incluye multitud de elementos funcionales y de confort, como faros de xenón, llantas de diversos estilos, diferentes tapicerías, techo panorámico de grandes dimensiones, hueco específico para enfriar o calentar bebidas, asientos posteriores deslizantes en 100 mm, respaldo delantero abatible, suspensión y dirección adaptativa, sistema de mantenimiento de carril, de vigilancia de carril, de iluminación adaptativa, de control de velocidad adaptativo, equipo de sonido de alta fidelidad, etc. También es nuevo el sistema de navegación MMI plus, que permite un manejo más sencillo desde el túnel de la transmisión e incluye un disco duro de 40 Gb para cartografía y música, con lector de discos en mp3, lector de tarjetas SD y entrada auxiliar para iPod o similar. Ahora, el nuevo interfaz permite ver en la pantalla la representación de las funciones seleccionadas en una parte de ella, sin que se pierdan las indicaciones previamente establecidas.

El maletero es amplio, pero no establece un récord en su categoría, con capacidad variable entre 540 y 1.560 litros, si se abaten los respaldos posteriores. Para realizar esta operación basta con accionar los tiradores de desbloqueo situados en el maletero y se abaten automáticamente sobre las banquetas posteriores. Las suspensión trasera se come gran parte de la anchura del maletero, aunque no está mal de profundidad ni de altura. Si se necesita espacio adicional, bajo su suelo de carga se dispone de un segundo hueco. Opcionalmente está disponible un kit de fijación para el equipaje con anclajes móviles, una cubeta para guardar herramientas y un dispositivo de accionamiento eléctrico para el portón trasero.

Motores y comportamiento

Galería relacionada

Al volante del Audi Q5

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...