Publicidad

Qué afecta para un positivo en un test de alcoholemia: ¿bastan un par de copas? (Vídeo)

Da igual la cantidad de alcohol: si has bebido, no debes conducir. Hay mucha leyenda urbana sobre cómo salir airoso en un control de alcoholemia. Atento a las insensateces.
Sonia Recio.

Twitter: @autopista_es -

Qué afecta para un positivo en un test de alcoholemia: ¿bastan un par de copas? (Vídeo)

En Autopista abogamos por la tasa cero de alcohol siempre que se vaya a coger el coche. No hay discusión posible, por mucho que consideres que controlas y no estás poniendo en peligro ni tu integridad física ni la del resto de los conductores.

Según el reglamento general de circulación, la tasa máxima permitida de alcohol es de 0,25 miligramos por litro de aire expirado: superarla está penado con 500 euros de multa y la pérdida de 4 puntos del carné. Esa cantidad se alcanza tomando menos alcohol del que piensas; para un hombre de unos 70 kg de peso bastan dos copas de vino o dos cervezas, mientras que para una mujer de 60 kg de peso la cantidad de alcohol se reduce a casi la mitad.

Qué hace subir la tasa de alcoholemia

Obviamente, no todas las personas “toleran” igual el alcohol. Cuando hablamos de tolerar estamos hablando de tener la sensación de estar bebido, no que el alcohol desaparezca del organismo según se ingiere o unos minutos después.

El tipo de bebida, destilada o fermentada, afecta a la tasa de alcohol. También el no haber ingerido alimentos antes de beber –la absorción del alcohol es más lenta -  y la velocidad a la que se toman las copas –cuanto más rápido, más alcohol en la sangre-. El sexo influye: con la misma cantidad de alcohol, las mujeres tienen una tasa más alta; esto está relacionado con el peso corporal ya que, cuanto menor es mayor es la absorción de alcohol. Además, otras situaciones del individuo, como el estrés o la fatiga, afectan a que suba la tasa.

Falsos mitos para no dar positivo

Muchos de los remedios caseros que leerás a continuación te parecerán salidos de un libro de chistes malos. Sin embargo, uno de cada tres conductores piensan que algunos de estos trucos para evitar dar positivo en un control de alcoholemia funcionan.

 1. Esperar de una a dos horas para coger el coche. O tres, o cuatro… ¿Nuestro consejo? Vete a casa a dormir y ya irás al día siguiente a por el coche.

 2. Soplar despacio por el alcoholímetro. Lo único que vas a conseguir es que el Guardia Civil se mosquee y te repita la prueba.

 3. Correr y hacer sentadillas. “Mens sana in corpore sano”: qué bonita filosofía de vida, desgraciadamente incompatible con los bares, empinar el codo y librarse del control de alcoholemia.

4. Chupar un caramelo de menta. Acabará con tu mal aliento, pero bajar tu tasa de alcohol mucho nos tememos que no.

5. Beber o chupar granos de café. Lo primero puede ayudar a despejarte –lo que no se traduce en que el alcohol desaparezca de tu cuerpo- mientras que lo segundo no vale absolutamente para nada.

 6. Beber aceite. Quizá consigas vomitar y aceleres la resaca un par de horas.

 7. Comer pasta de dientes. Sinceramente, no sabemos quién puede pensar que zamparse un tubo de dentífrico vale para algo.

 8. Beber agua. El agua es buenísima, pero no diluye el alcohol hasta el punto de hacer que desaparezca.

 9. Chupar baterías de litio o monedas de cobre. ¡Madre del amor hermoso! Obviamos el comentario.

 10. Comer césped. O un rosal, si hace falta. Tampoco funciona, olvídate. 

Vídeo: ¿dan positivo un par de copas?

También te puede interesar:

¡Recuerda! Todas las multas y sanciones por positivo en alcohol y drogas

Los anuncios de coches más impactantes de alcohol y conducción

Las aplicaciones para el móvil que te controlan la tasa de alcohol

Según el reglamento general de circulación, la tasa máxima permitida de alcohol es de 0,25 miligramos por litro de aire expirado: superarla está penado con 500 euros de multa y la pérdida de 4 puntos del carné. Esa cantidad se alcanza tomando menos alcohol del que piensas; para un hombre de unos 70 kg de peso bastan dos copas de vino o dos cervezas, mientras que para una mujer de 60 kg de peso la cantidad de alcohol se reduce a casi la mitad.

Qué hace subir la tasa de alcoholemia

Obviamente, no todas las personas “toleran” igual el alcohol. Cuando hablamos de tolerar estamos hablando de tener la sensación de estar bebido, no que el alcohol desaparezca del organismo según se ingiere o unos minutos después.

El tipo de bebida, destilada o fermentada, afecta a la tasa de alcohol. También el no haber ingerido alimentos antes de beber –la absorción del alcohol es más lenta -  y la velocidad a la que se toman las copas –cuanto más rápido, más alcohol en la sangre-. El sexo influye: con la misma cantidad de alcohol, las mujeres tienen una tasa más alta; esto está relacionado con el peso corporal ya que, cuanto menor es mayor es la absorción de alcohol. Además, otras situaciones del individuo, como el estrés o la fatiga, afectan a que suba la tasa.

Falsos mitos para no dar positivo

Muchos de los remedios caseros que leerás a continuación te parecerán salidos de un libro de chistes malos. Sin embargo, uno de cada tres conductores piensan que algunos de estos trucos para evitar dar positivo en un control de alcoholemia funcionan.

 1. Esperar de una a dos horas para coger el coche. O tres, o cuatro… ¿Nuestro consejo? Vete a casa a dormir y ya irás al día siguiente a por el coche.

Publicidad

 2. Soplar despacio por el alcoholímetro. Lo único que vas a conseguir es que el Guardia Civil se mosquee y te repita la prueba.

 3. Correr y hacer sentadillas. “Mens sana in corpore sano”: qué bonita filosofía de vida, desgraciadamente incompatible con los bares, empinar el codo y librarse del control de alcoholemia.

4. Chupar un caramelo de menta. Acabará con tu mal aliento, pero bajar tu tasa de alcohol mucho nos tememos que no.

5. Beber o chupar granos de café. Lo primero puede ayudar a despejarte –lo que no se traduce en que el alcohol desaparezca de tu cuerpo- mientras que lo segundo no vale absolutamente para nada.

 6. Beber aceite. Quizá consigas vomitar y aceleres la resaca un par de horas.

 7. Comer pasta de dientes. Sinceramente, no sabemos quién puede pensar que zamparse un tubo de dentífrico vale para algo.

 8. Beber agua. El agua es buenísima, pero no diluye el alcohol hasta el punto de hacer que desaparezca.

 9. Chupar baterías de litio o monedas de cobre. ¡Madre del amor hermoso! Obviamos el comentario.

Publicidad

 10. Comer césped. O un rosal, si hace falta. Tampoco funciona, olvídate. 

Vídeo: ¿dan positivo un par de copas?

También te puede interesar:

¡Recuerda! Todas las multas y sanciones por positivo en alcohol y drogas

Los anuncios de coches más impactantes de alcohol y conducción

Las aplicaciones para el móvil que te controlan la tasa de alcohol

Publicidad
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.