Publicidad

Seguridad infantil: 10 soluciones prácticas

Desde el momento de elegir la silla de seguridad apropiada hasta conseguir que los niños vayan correctamente en el coche, pasando por el momento de instalarla todo son problemas. Aquí te ofrecemos 10 soluciones concretas a tus problemas más habituales para que tus hijos vayan seguros en el coche.
-
Seguridad infantil: 10 soluciones prácticas

¿Sabías que durante 2010 se produjeron en España 49 muertes en carretera entre menores de 14 años? ¿Y que esto supone un incremento respecto al año anterior del 48 por ciento? Un poco por imprudencia otro poco por desconocimiento muchos padres siguen sin llevar a los niños correctamente en su sillita.

De hecho el 37 por ciento de los encuestados en un reciente estudio del RACE reconocía haber llevado a un niño sin la obligatoria silla de seguridad, sobre todo en desplazamientos cortos -fiestas, cumpleaños…- y en algún trayecto al colegio. Otro estudio reciente, este de Mapfre, pone de manifiesto que cuatro de cada diez niños que resultaron fallecidos entre 2005 y 2009 no utilizaron ningún sistema de protección: cinturón, sistema de retención infantil. Cerca de 4 de cada 10 se produjo en desplazamientos locales -viajes de menos de 50 km, con lo que la excusa de "vamos aquí al lado" puede ser muy peligrosa-.

Pero aparte de la concienciación son muchos los problemas con los que se encuentra una madre o un padre para llevar a su hijo seguro en el coche. ¿Que si es mejor cuco o silla de tipo capazo? ¿Cuándo lo cambio a una silla superior? ¿cómo evitar que el niño saque los brazos?... Todo un via crucis para algunos padres. Por eso aquí te ofrecemos 10 soluciones reales a tus problemas reales. 

Se trata del problema más habitual al que se enfrentan los padres, el niño saca los brazos de los tirantes (arnés), algo que podría tener consecuencias nefastas en caso de frenazo brusco o impacto. Y el problema se agrava porque la holgura de los arneses fluctúa en función de si el niño va con más o menos ropa.

Para estos casos hay dos posibles soluciones. Nos cuenta Antonio Lucas, del RACE, que una opción es optar por una solución "de andar por casa" como una pequeña tira, similar a las que tienen las mochilas para unir los dos tirantes. De esta forma, tengan la holgura que tengan los arneses el niño no puede sacar los brazos.

Pero si estás a tiempo y todavía no has comprado la siguiente silla, o dispones de ella pero estás desesperado porque no tiene forma de evitar que su hijo saque los brazos, te interesa saber que existen en el mercado sillas con cojín como las de Cybex. No dispone de tirantes, es el cojín retiene al niño en caso de impacto. 

Este crash test muestra las consecuencias de no llevar los arneses en un choque a 64 km/h y lo compara con otro a la misma velocidad pero con una silla con cojín, una de las soluciones a este problema.

Son muchos los correos que recibimos en la redacción en referencia a este tema. Las dimensiones de las sillas infantiles hace que no muchas banquetas traseras sean suficientemente anchas como para colocar tres sillas. Algo que a muchos padres les hace cambiar de coche cuando se les crea la situación.

No te queda otra que medir las sillas y a buscar. Una precisión, los modelos con tercera fila de asientos no suelen tener Isofix en ésta última.  En todo caso, si tienes que viajar con 3 niños en el coche puntualmente, para llevarlos al colegio o similar, sepa que puede colocar a uno en la plaza del acompañante con su silla reglamentaria.

Casi la mitad de los conductores encuestados por el RACE disponía de este sistema, pero casi dos de cada diez desconocía si el vehículo contaba con anclajes Isofix. Y es que este sistema es un misterio para muchos conductores que les resultaría muy útil.

En primer lugar, saber si tu vehículo dispone de Isofix es tan sencillo como ver si dispone de una etiqueta en el asiento que así lo indique. Generalmente en las plazas traseras laterales pero no en la central. Pero, ¿qué es Isofix? El sistema ISOFIX es un sistema de anclaje de la silla al vehículo, compuesto por tres puntos de sujeción o apoyo: dos situados en el respaldo del asiento trasero, abajo entre la banqueta y el respaldo y un tercer punto de anclaje bien en el respaldo arriba (llamado Top Tether) como ocurre en los Volvo o mediante una pata de apoyo que va de la silla al suelo del vehículo.  

De esta forma la silla va unida al chasis del vehículo y no exclusivamente a los cinturones, al tiempo que reduce los riesgos de error en el uso.

¿Qué sillas van sujetas con Isofix? Para las sillas del grupo 1 es universal. Es decir cualquier coche con Isofix puede ser anclado con sillas con Isofix. En el caso de las sillas para el grupo 0+ no, es semiuniversal, pero en la mayoría de los casos podremos sujetarlo.

Las sillas de los grupos 2 y 3 no disponen de Isofix, van sujetas al igual que el niño al cinturón, acompañando al niño en caso de impacto. Hay fabricantes que ofrecen un sistema fix, que protege al niño en caso de choque lateral.

Las diferencias entre el recorrido del cinturón de unos coches y otros varía. Por eso a la hora de instalar una silla del grupo 0+ en sentido contrario a la marcha nos podemos encontrar con que el cinturón no es suficientemente largo para abarcar la silla con la banda ventral (la de arriba) y sujetarla por el otro lado por la abdominal (la de abajo). De forma que no podremos instalarla correctamente.

Esta situación puede darse más en el asiento delantero, que si bien no es la plaza ideal para el niño, sí que lo es en cuanto a tranquilidad del conductor y eso también es seguridad (siempre desconectando el airbag frontal). Por eso prueba a ubicar al niño en las plazas traseras. Lo normal es que el recorrido del cinturón sea más largo. La plaza trasera central, que es, en principio, la más indicada para colocar el niño, en los modelos cuyo cinturón está situado en la parte superior del techo puede que no dé el recorrido. Otra opción es colocar la silla en la plaza delantera si lo deseamos e instalar un pie de apoyo, de forma que en caso de impacto la silla estuviera bien sujeta al asiento por el cinturón y por el pie.

Problema 5. Las sillas son muy caras.

Es cierto que la compra de una silla supone un desembolso importante. Entre 150 y 300 euros de media para ser utilizada durante un corto espacio de tiempo. Ahora bien si pensamos que la vida de nuestro hijo depende en parte de la silla que compremos a lo mejor todo el dinero que empleemos nos supone poco.

En todo caso, debemos saber que en el mercado hay sillas que son válidas para más de un grupo de edades. Por lo general, los capazos del Grupo 0 o 0+, válidos para los pequeños de hasta 13 kg, los que van en sentido contrario a la marcha, suelen adquirirse con la silla de paseo.

Para los siguientes grupos hay un amplio abanico. Existen sillas que abarcan varios grupos I, II y III, a través de distintos elementos de quita y pon la silla se adapta a las necesidades del niño.  No descartes la posibilidad de comprar un conche con silla incorporada. El precio no se incrementa mucho seevitará problemas de instalación y en caso de no usarlo será como un asiento normal. 

La silla adecuada

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.