Publicidad

Informe RACE: 'Más de la mitad de los conductores circula inseguro por la noche'

A pesar de que durante la noche se producen menos accidentes que durante el día, los datos de RACE demuestran que el porcentaje de fallecidos es más elevado cuando la luminosidad es baja y los efectos del sueño empiezan a hacer mella en el conductor. El 40 por ciento del total de víctimas mortales tiene lugar en horarios de poca luz y una circulación poco fluida.
Rubén Leal -
Informe RACE: 'Más de la mitad de los conductores circula inseguro por la noche'

Según el informe “Conducción y visión nocturna” elaborado por RACE y la Fundación Alain Afflelou, al 73 por ciento de los conductores no les resulta seguro conducir por la noche. Y es que, mientras que por el día se registraron en años anteriores 2,5 muertes por cada 100 accidentes, durante la noche la cifra asciende a 3,8 fallecidos.

Los factores que agravan una conducción en horario nocturno son principalmente los relacionados con la pérdida de agudeza visual –por la falta de luz natural- y con las enfermedades de la vista –como miopía nocturna-. Estas últimas, se pueden corregir con lentes de contacto, pero es el propio conductor el que debe notar los síntomas antes de que su integridad pueda verse en peligro. Es más, muchos conductores a los que se les ha detectado miopía nocturna, conservan una visión diurna buena sin el uso de ningún tipo de lentes.

Además, un 10 por ciento de los encuestados –unos 2,5 millones de personas- afirman haber sido víctimas de situaciones de riesgo mientras conducían de noche, siendo conscientes de que el problema estaba relacionado con su visión.

Consejos para conducir de noche
Aunque la conducción con poca luz representa en sí misma un riesgo, se pueden tomar una serie de medidas para mitigar algunos de los problemas que podemos encontrarnos:

1. En cuanto a salud visual, conviene hacerse una revisión una vez al año, además de acudir al oftalmólogo cuando notemos algún tipo de alteración visual o pérdida de visión.

2. Si hablamos de conducción, lo mejor es moderar la velocidad y adecuar la distancia de seguridad a las condiciones de la vía –visibilidad, tipo de suelo o climatología, entre otros-. Hacer un uso adecuado del alumbrado y reglar los espejos para evitar reflejos molestos, nos ahorrará el sufrir algunas de las molestias derivadas de la conducción nocturna.

3. Mantener el vehículo con los cristales limpios y un reglaje de las ópticas óptimo, mejorará la visión en este horario, que ya de por sí limita la visibilidad al conductor.

Desde el RACE y desde la Fundación Alain Afflelou, lo que se pretende es concienciar al conductor del grave riesgo de conducir de noche y trasmitir que existen soluciones como revisiones en el oftalmólogo o unas gafas antirreflejantes, pudiendo disminuir la probabilidades de sufrir un accidente –y con ello más muertes-.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.