Publicidad

Esguince cervical: ¿cómo conseguir ser indemnizado?

Si sufres un esquince cervical por un accidente de tráfico tendrás que lidiar con la aseguradora para ser indemnizado. Los abogados de Legacar nos cuentan cómo lograrlo con éxito.
Sonia Recio.

Twitter: @autopista_es -

Esguince cervical: ¿cómo conseguir ser indemnizado?

El esguince cervical es, quizá, la lesión más frecuente que se sufre tras un accidente de tráfico. Se produce por la hiperextensión del cuello al recibir un impacto trasero en el vehículo. Hay tres tipos de esguince cervical: el más grave, calificado como tipo 3, conlleva periodos de hasta seis meses de recuperación completa, aunque muchas veces este tiempo se alarga.

Además de ser la lesión más frecuente, el esguince cervical es también de las más fáciles de fingir: por ello, y aprovechando la reforma de la ley que establecía el sistema de valoración de los daños causados por accidentes de tráfico, en 2016 se modificaron los requerimientos para que las aseguradoras indemnizasen un esquince cervical. Esta nueva situación se ha traducido en una rebaja considerable de los casos en los que el conductor ha obtenido una cantidad económica por esta lesión: se ha pasado del 70% de las primas concedidas en 2014 a tan solo un 27% en 2017.

Con este panorama, es lógico pensar que, ante un accidente de tráfico en el que se ha sufrido un esguince cervical, obtener una indemnización por parte de la aseguradora va a ser, cuanto menos, muy difícil. Para facilitarte los trámites y actuar adecuadamente, Jorge Jabalquinto, Director General de Legalcar, nos indica tres aspectos clave que debes tener en cuenta:

Cumplir el criterio cronológico

La Ley dice que debe existir un nexo cronológico entre el accidente y la lesión. Ese nexo empieza obligando a la víctima a recibir una primera asistencia facultativa dentro de las primeras 72 horas después del accidente. Para la futura reclamación, es de vital importancia que dentro de este periodo se justifiquen los síntomas a través de los servicios sanitarios, ya sean de urgencias o de medicina general.

Además, ese criterio cronológico sigue imperando durante la curación de la víctima: no pueden haber largos periodos de tiempo sin ningún tipo de “actividad médica”, es decir, la víctima debe tener proactividad a la hora de curarse y tratar por todos los medios de atender su lesión como médicamente necesita.

Documentación médica

Ir al médico sin poder después justificarlo por escrito no sirve de nada. Si se ha sufrido una lesión cervical y se ha estado 60 días de curación pero no se puede justificar documentalmente todos los síntomas que se han padecido o no se tiene copia de las pruebas diagnósticas que se han realizado, la compañía de seguros no está obligada a indemnizar a la víctima, ya que no tiene justificación documental que acredite sus lesiones.

Nuestro consejo es siempre documentar todo por escrito: toda consulta, toda prueba diagnóstica, toda sesión de rehabilitación debe quedar recogida y explicada en papel. Es fundamental también contar con un certificado de antecedentes patológicos en la zona afectada, para descartar que las lesiones derivadas del accidente de tráfico han venido a agravar una patología previa.

Objetivar las lesiones

Significa justificar lo más objetivamente posible la existencia de una lesión. Para los casos de lesiones graves de columna, como las fracturas fisuras de vértebras, las hernias y protrusiones discales y los desplazamientos, una radiografía o una resonancia magnética serán suficientes para justificar objetivamente la existencia de esa lesión.

Pero, ¿y si la lesión es muscular? También se puede justificar. Una contractura cervical es palpable por un forense, traumatólogo,  rehabilitador y perito médico. Si se documenta la conclusión médica de que se tiene esa contractura por parte de uno de estos profesionales, se entenderá objetivada la lesión. Lesiones como rotura de fibras, contracturas y todas aquellas que afecten a la musculatura pueden objetivarse a través de la resonancia magnética. 

También te puede interesar:

Fin al engaño del esguince cervical en accidentes, pero… ¿y si es verdad?

Esguince cervical tras un accidente de tráfico: ya no se podrá engañar

¿Qué hacer si sufres un esguince cervical? Lo mejor: volver cuanto antes al trabajo

Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.