Publicidad

Diez consejos para hacer la mudanza con una furgoneta de alquiler

Te cambias de hogar y te enfrentas a una dura tarea: tener que trasladar todas tus pertenencias de una casa a otra. Si optas por la opción de alquilar una furgoneta hay varios aspectos que debes tener en cuenta para hacerlo sin imprevistos y de forma segura. Aquí te dejamos diez consejos.
Alejandra Otero -
Diez consejos para hacer la mudanza con una furgoneta de alquiler

A la hora de hacer una mudanza puedes optar por varias opciones, desde contratar los servicios de profesionales de transporte, hasta realizarlo con tu propio vehículo. No obstante, un mudanza requiere un espacio que no siempre un turismo puede ofrecer, por lo que hay muchos españoles que escogen la opción de alquilar una furgoneta para hacerlo. Según datos de la empresa de alquiler Enterprise Rent-A-Car, ha sido la opción preferida de aquellos que se han mudado a principios de este 2015. No obstante, si optas por esta opción, debes tener muchas variables en cuenta para hacerlo de forma cómoda y segura. Siguiendo este decálogo de consejos evitarás problemas e imprevistos.

 

1. El tamaño, importa

Lo primero que has de tener en cuenta es cuánto espacio necesitas, tanto para la carga (muebles, objetos personales), como para las personas. Por ello, los factores que debes valorar del vehículo que escojas son carga y número de ocupantes. Cuanto más espacio, mejor, pero no olvides que cuanto más grande es la furgoneta, más exigencia implica al volante, así como de espacio a la hora de estacionarla. Valora tus prioridades.

 

2. Recuerda que...

Para conducir una furgoneta en España debes contar con una antigüedad de al menos dos años en el carné de conducir, siendo además la edad mínima de 23 años para hacerlo. Asimismo, es importante que recuerdes que con el permiso B, sólo podrás conducir vehículos de un máximo de 3,5 toneladas de peso.

 

3. Siempre seguro

Las empresas de alquiler suelen incluir siempre un seguro a todo riesgo en todos sus vehículos. No obstante, al tratarse de una tarea tan específica, a lo mejor demandas otras coberturas. Amplía pues las mismas en función de tus necesidades: recuerda que una inversión a priori mayor puede ahorrarte mucho en sustos y ganar en tranquilidad.

 

4. ¿Cómo debo colocar la carga?

La colocación de la carga es esencial para hacer una mudanza de forma segura, al igual que ocurre cuando cargamos el coche para unas largas vacaciones. Y ahí es donde entra el trabajo previo: lo ideal es que embales todos tus objetos personales en cajas, evitando llevar nada suelto. Recuerda que cualquier objeto que no se encuentre bien colocado y atado puede hacer las veces de proyectil en caso de un frenazo fuerte. Si tu mudanza implica algún mueble, colócalo siempre bien atado, ya sea con cuerdas u otros dispositivos de sujeción.

 

5. Todo en su sitio

Lo suyo es que identifiques las cajas con los objetos que contienen. De esta manera, al organizar la carga en el vehículo te será más sencillo y evitarás roturas no deseadas al disponer los objetos más frágiles en las partes superiores. Además, si tus cajas van etiquetadas, te librarás así de extravíos y pérdidas.

 

6. Nada de pasarte con el acelerador...

No ir con prisas es esencial. Organiza bien el tiempo o penalizarás allí donde no debes: en la carretera. Recuerda que llevas un vehículo de carga al que posiblemente no estés acostumbrado y que puede exigir una velocidad máxima distinta a la de un turismo. Independientemente de que sea así o no, debes ir con más cuidado y a una velocidad moderada, siempre. Extrema las precauciones en este punto. Si te encuentras con un atasco, paciencia, despacio y buena letra: evita maniobras bruscas que luego puedes lamentar.

 

7. Descansa

El día de la mudanza siempre es un día duro, después de cargar y descargar durante todo el día estarás agotado. Si ese es el caso, lo ideal es que, antes de volver a ponerte al volante de la furgoneta para devolverla, descanses lo suficiente para recobrar fuerzas.

 

8. ¿Y dónde aparco?

Al hecho de que debes aparcar lo más cerca posible del domicilio a fin de descargar o cargar lo más cómodamente posible, se une que te hace falta un hueco de estacionamiento bastante grande por las características del vehículo. ¿Lo ideal? Si conoces con antelación cuándo vas a realizar el traslado, puedes pedir un permiso especial al ayuntamiento y así quitarte de problemas en el momento de estacionar.

 

9. ¡Ojo a los robos!

En el momento de cargar y descargar, has de evitar dejar sin vigilancia la furgoneta. Por ello, lo ideal es que hagas la mudanza con, al menos, tres personas: dos para cargar y una para que vigile mientras vais colocando tus pertenencias.

 

10. El tiempo no ayuda...

Si vas a mudarte en pleno invierno, las condiciones climatológicas no siempre van a ser buenas compañeras. Infórmate de qué tiempo va a hacer el día de tu mudanza y toma precauciones en función del mismo. En esta época del año, el hielo es muy común, así que has de circular con precaución y siguiendo los consejos de la Dirección General de Tráfico.  

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.