Cómo quitar la carbonilla del motor diésel: trucos y consejos

El comportamiento de un motor, especialmente diésel, va a depender mucho de la cantidad de hollín o carbonilla que se queden depositados en él. ¿Cómo puedes evitarlo? Ahí van unos consejos.
Adrián Lois.

Twitter: loisSr_motor -

Cómo quitar la carbonilla del motor diésel: trucos y consejos
Cómo quitar la carbonilla del motor diésel: trucos y consejos

Como siempre decimos, un mantenimiento rutinario y al día de nuestro vehículo es el mejor truco para que este respire de la forma más saludable y así prevenir posibles y costosas averías indeseadas... o simplemente para impedir que la ITV eche atrás a nuestro coche.

Publicidad

¿Qué es el hollín o la carbonilla que se acumula en el motor?

En el caso especial de las mecánicas diésel, el propio proceso de combustión necesario para poder mover el coche genera un tipo de suciedad que, de acumularse en grandes cantidades, puede acabar afectando al comportamiento del vehículo, aumentar el consumo y la contaminación que se genera por el tubo de escape, así como provocar averías.

En la cámara de combustión de un motor diésel y gasolina no todo el combustible se termina quemando. Los restos que quedan sin eliminar y que se acumulan son lo que comúnmente conocemos como hollín o carbonilla. Son residuos que se quedan adheridos a todo tipo de superficies en los canales internos del motor y que son muy difíciles de quitar y/o quemar.

Un motor diésel, por ejemplo, cuenta con avanzados sistemas que intentan reducir todo lo posible la cantidad de suciedad que produce la combustión antes de que salga por el tubo de escape: el filtro de partículas retiene las partículas de carbono, la válvula EGR recircula los gases de escape que no se han quemado lo suficiente en la combustión y el catalizador SCR emplea un aditivo compuesto por urea (AdBlue) para reducir las emisiones contaminantes y nocivas para la salud, en este caso los óxidos de nitrógeno NOx.

A pesar de todo este “laboratorio” sobre ruedas, hay que estar atentos y prevenidos ante la posible acumulación de carbonilla en el motor de tu coche. ¿Cómo se puede producir?

Cómo quitar la carbonilla del motor diésel: trucos y consejos

Aparición de carbonilla: posibles causas

La conducción que practicamos a diario con nuestro coche puede estar detrás de este problema: y es que una de las causas que originan la aparición del hollín es, sobre todo en los coches diésel, una conducción demasiado “tranquila”, a bajas revoluciones.

Publicidad

Un problema mecánico podría estar también detrás de la creación excesiva de hollín, causando que la mezcla de aire y combustible en el proceso de combustión esté descompensada. Fallos o suciedad excesiva en el filtro de aire, en la válvula EGR, en el caudalímetro (que se encarga de medir la cantidad de aire que entra en el motor), en los inyectores, en la bomba de combustible… pueden derivar en un exceso de carbonilla en la mecánica de tu coche.

¿Cómo quitar, o reducir, la carbonilla del motor?

Primero debes detectar cuándo es posible que el motor sufra este problema. Lo notarás cuando el coche sufra pérdidas de potencia y aceleración, debido a que los residuos se quedan depositados sin quemar en la cámara de combustión y en otras piezas, obstruyendo los conductos; algo así como el colesterol en nuestro cuerpo… Si el consumo de combustible sube sin motivo aparente, o si ves que sale demasiado humo negro y de forma constante por el tubo de escape al acelerar, empieza a sospechar.

El remedio más rápido y seguro es el de llevar tu coche a un taller, y que allí realicen una descarbonización del motor. Con una máquina especial y un gas oxihidrógeno, se encargarán de limpiar la cámara de combustión y otras piezas que intervienen en el proceso. El precio oscila entre los 50 y los 100 euros, en función del taller y de si esta descarbonización se realiza sobre un motor de gasolina o diésel.

Si quieres adelantarte a una posible aparición del hollín, puedes llevar a cabo por ti mismo una serie de cuidados preventivos y hábitos. Lo más habitual y recomendable es este, que se aconseja realizar una vez al mes: tras circular durante unos kilómetros para alcanzar una temperatura óptima en el motor, lleva el cuentavueltas a altas revoluciones durante un intervalo de tiempo de al menos 3 minutos por autovía. Así, el motor recibirá la cantidad de aire necesaria para refrigerarse durante ese momento de trabajo extra y los gases de escape podrán salir con la suficiente fuerza y temperatura para limpiar los conductos de carbonilla.

Utilizar combustibles y aditivos de calidad, así como productos de limpieza del motor, ayudará en la causa. También lo hará si evitas realizar una circulación meramente urbana, haciendo trabajar el motor en exceso a bajas revoluciones: sobre todo, si tienes un coche diésel, trata de sacar el vehículo con frecuencia a una vía rápida para que el vehículo coja una temperatura necesaria para limpiar los residuos de la combustión y, como te recomendábamos, para que puedas realizar la mencionada práctica de revolucionar el motor durante unos minutos.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Universitaria, soltero, familias, viajeros, ejecutiva… Sea cual sea tu perfil de vida...

Con las últimas novedades en su gama, el Ford EcoSport se muestra como una de las opc...

La tecnología de vanguardia y el toque magistral de los expertos “takumi” dan como re...

Tres personas y un destino: el mar. ¿Cuál es el medio más barato de viajar? Nos ponem...

El Lexus ES 300h llegó a Europa con ganas de triunfar. La nueva berlina híbrida de la...

Seat pone en marcha, a través de XMOBA, un elevado número de iniciativas adelantándos...