Publicidad

Trucos y consejos para evitar que tu coche se incendie

Al margen de los incendios provocados, las actitudes negligentes o descuidadas pueden provocar que arda el coche. Te contamos cómo evitarlo.
Sylvia Longás.

Twitter: @SylviaLongas -

Trucos y consejos para evitar que tu coche se incendie

Se calcula que cada año arden en España unos 600 coches, la mayoría en las grandes ciudades, como Madrid y Barcelona. ¿Por qué se puede incendiar el coche? Cualquier vehículo convencional lleva un motor térmico que debe disponer, claro está, de combustible líquido para que produzca energía, nos explican desde Cesvimap, el Centro de Experimentación y Seguridad Vial de Mapfre. Pero, además del combustible del motor, existen muchos materiales combustibles cuya participación, en combinación con una fuente de calor, pueden resultar fundamentales en el origen del incendio y su posterior evolución.

Gasolina, Diesel, aceite de motor y del cambio, líquido de frenos, etc, son algunos de los combustibles líquidos existentes en casi la totalidad de los vehículos. La ignición de combustibles sólidos, como los protectores exteriores plásticos de los cables, en muchas ocasiones tiene lugar como consecuencia de sobrecargas o mal funcionamiento eléctrico. Asimismo, otros elementos sólidos, como recubrimientos plásticos y tapicerías, también pueden arder fácilmente  combinados con una fuente de calor.

Para que se produzca un incendio es imprescindible, además del combustible, que exista una fuente de calor capaz que lo desencadene. Las fuentes de calor en un coche son muy variadas, aunque la principal es el motor térmico, el encargado de generar la energía para que el coche se mueva. Pero este calor no solo es importante desde el punto de vista de la producción de un incendio, también existe calor en aquellos sistemas en los que hay fricción entre elementos.

Conductas que pueden generar el incendio del coche

Algunas acciones que pueden desembocar en un incendio se producen por causa directa del conductor del vehículo. Normalmente son las más fáciles de evitar, si tomamos precauciones. La caída de un cigarrillo puede generar un incendio, así como la caída accidental de un mechero o una cerilla encendida en el interior del coche sobre algunos materiales combustibles del habitáculo: tela, molduras, guarnecidos, recubrimientos plásticos, etc.

En ocasiones pueden conectarse accesorios eléctricos, que debido a un mal estado o a una conexión incorrecta pueden provocar un puente eléctrico que ocasionará chispas que pueden producir un incendio, ya que actuarán como fuente de calor.

Un mechero mal encajado, un cargador mal conectado o cualquier otro accesorio cuya base pueda estar deteriorada podrán producir el calor necesario para provocar un incendio en el interior del coche.

Cuidado al transportar materiales peligrosos

No solo en vehículos industriales para el transporte de mercancías, sino también en vehículos particulares, en ocasiones se transportan materiales peligrosos, por su inflamación y explosividad. Estos materiales pueden generar concentraciones muy elevadas de vapores inflamables, que provienen de recipientes mal aislados y cerrados de pinturas, disolventes, etc.

También en vehículos destinados al transporte de personas y/o mercancías de pequeña capacidad,  depositan en su parte trasera máquinas, equipos y materiales para realizar trabajos. Taladradoras, cortadoras, sierras, radiales… pueden generar un incendio si se depositan en el vehículo sin que se hayan enfriado totalmente tras el trabajo, en contacto con algún material combustible sólido o vaporizado. Cualquier máquina o equipo debe de estar completamente frío y depositado correctamente en el compartimento para el transporte de mercancías, no sobre los asientos de los pasajeros.

La batería también provoca incendios

La batería del vehículo, como elemento electroquímico acumulador, resulta una fuente potencial de calor. La deficiente manipulación y/o estado de sus bornes de conexión puede ocasionar chispas por mal contacto eléctrico, o incluso usar cables auxiliares de arranque pueden producir chispas en sus conexiones o el sobrecalentamiento del propio cable auxiliar. Estas circunstancias, unidas a que las baterías emanan hidrógeno a la atmósfera, pueden generar un cóctel altamente explosivo, si se acumulan concentraciones elevadas de hidrógeno y se generan chispas.

Por tanto, tanto el estado de la batería como sus bornes de conexión han de ser adecuados y, sobre todo, hay que tener mucha precaución al manipularla.

Lo mejor contra incendios: un buen mantenimiento

El buen mantenimiento de los coches, además de propiciar el correcto funcionamiento de todos los elementos electromecánicos, también asegura que las instalaciones se encuentren en buen estado, sin roturas, fisuras ni deterioros que comprometan su adecuado funcionamiento.

Un mantenimiento inadecuado o que no se ha hecho supone que algunas instalaciones, sobre todo las eléctricas –por roce con superficies metálicas, algunas de ellas cortantes-  se desgasten o se fisuren sus protecciones plásticas hasta generar un arco eléctrico entre el cable y la carrocería. Este puente eléctrico, contacto defectuoso o cortocircuito puede generar el calor suficiente para ocasionar la combustión de todos aquellos materiales que se encuentren cerca del punto de contacto.

¿Qué hacer si ves que tu coche se incendia?

1-Lo primero, estaciona el coche en un lugar seguro y apaga el motor ante la más mínima sospecha. Algunas veces podrás ver humo y fuego, pero otras tan sólo olerás a quemado o advertirás anomalías en el sistema eléctrico del coche.

2-Si puedes, estaciona en un lugar en el que la calzada esté limpia, sin hojarasca, papeles, aceite u otros materiales que ardan fácilmente.

3-Sal del coche y ayuda a evacuar a los ocupantes ordenadamente. Condúcelos lejos del vehículo, al menos a 50 metros de distancia, con el fin de que no inhalen gases tóxicos, estén resguardados de las llamas y, además, queden libres del peligro de atropello por la falta de visibilidad provocada por el humo.

4-Llama al servicio de emergencias e indica con calma y claridad en qué punto kilométrico os encontráis.

5-Una vez cumplidos estos pasos, acércate al vehículo a una distancia prudencial y observa de dónde procede el humo. Una vez que lleguen los servicios de emergencias, oriéntales sobre el foco del incendio.

6-No intentes apagar el fuego a no ser que cuentes con medios para ello (un extintor). Recuerda que te encuentras ante un incendio extremadamente peligroso y que lo fundamental no es el coche, sino tu vida y la de todos los ocupantes.

También te puede interesar

Buen mantenimiento del coche

Claves para que la batería de tu coche funcione bien

Quién es quién debajo del capó de tu coche

Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.