Publicidad

Un Toyota Auris Híbrido vale para mucho

Nace una disciplina deportiva complementaria al triatlón, consistente en cargar todo el equipo a casa a bordo del Toyota Auris Hybrid: prueba superada.
Oscar Díaz -
Un Toyota Auris Híbrido vale para mucho

Había visto durante varios días el Toyota Auris Hybrid por Motorpress, cada vez con un compañero al volante, de los que me cruzo a diario en los edificios de la empresa. pero no tenía muy claro como se estaba llevando a cabo esta vivencia #EnRodaje. Hasta hoy, que me ha tocado a mí compartir con todos vosotros mi experiencia con el Toyota Auris híbrido. La propuesta me la hizo Miguel García Puente y llevarme el coche para usarlo "como un día cualquiera" suponía todo un reto, porque justo me había traído todo el material que se usa para preparar un triatlón y habría que meterlo en el Auris Hybrid. Suelo ir acompañado de todo tipo de material deportivo, pero en esta ocasión además era para llevar a cabo una sesión de fotos para ilustrar el blog de inminente aparición que haré en la web www.triatlonweb.es, de nuestra revista hermana del área de deportes. (¿Puedo hacer publicidad?, se llamará "almadeglobero", por si puedo entretener con esto del deporte a alguien). A lo que iba, que alguien se lo había chivado, porque ya sabes lo que significa el triatlón: meter bicicleta de carretera, más dos mochilas en las que se apelmazaban casco, zapatillas de bici, culotte de invierno y de verano, otros tantos maillots, mallas, zapatillas de correr, gafas, aletas, tubo... ¿es necesario que siga enumerando cachivaches? A ver cómo lo llevo.

La hora de la versatilidad en el Toyota Auris Hybrid

Pues bien. Como tenía prisa a la hora de la salida, no me quise complicar y opté por aprovecharme de la versatilidad que como compacto tiene el Toyota Auris. Aunque reconozco que la carrocería Touring Sports se amolda más a mis preferencias, un compacto de cinco puertas ya satisface de largo las necesidades de muchas familias y para nada me importaría que mi coche de hoy fuera mi coche de todos los días. Bastó abatir los respaldos traseros y retirar la bandeja, una operación en la que apenas se invierten 30 segundos, desmontar la rueda delantera e introducir toda la impedimenta como si estuviese cayendo en un pozo sin fondo. Bueno. También aproveché los anclajes de los asientos para sujetar todo con cinchas para evitar posibles desplazamientos por aquello de la seguridad. Lo que ellos pensaban que sería para mi una nueva modalidad, un "cuadratlón", se quedó en un puro trámite.

Cargado el Toyota Auris Hybrid con todo el material de triatlón

Extra: la conducción del Toyota Auris híbrido

Una vez superada ¡y con nota! la prueba del espacio, quería aprovechar para dejar constancia de la conducción de camino de casa disfrutando de la suavidad de pedales, del volante y de la que te sugiere el funcionamiento del cambio. Para conseguir disfrutar y aprovecharlo de la mejor manera debes utilizarlo como si fuese un interruptor: o circular a punta de gas, gastando poco, con menos ruido y aislado del entorno que te rodea, en este caso un fenomenal atasco de vuelta a casa, o con el pedal derecho hundido a fondo para conseguir la máxima aceleración posible, que con el funcionamiento conjunto de ambos motores es más de lo que las frías cifras pueden hacer imaginar.

Sin embargo, si somos medianamente cuidadosos con el acelerador podemos estar en unas cifras realmente bajas. Como nota ilustrativa, en apenas 30 km el consumo medio de 4,6 se ha quedado en 4,4... y sin los traqueteos de los turbodiésel ni sus posibles problemas de fiabilidad a medio plazo.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.