Publicidad

El Toyota Auris Hybrid en las carreras

Si el mítico Herbie podía ponerse un número en las puertas y ganar carreras de cine, ¿qué nos impide poner en pista al Toyota Auris Hybrid?
M.G.Puente -
El Toyota Auris Hybrid en las carreras

La idea me la dio un amigo, que durante varios años nos acompañó en un blog de Autopista, "¿Dónde está el depósito?". Venía a decir que había leído mi primer post, en el que contaba que íbamos a tener un mes el Toyota Auris Hybrid y que vaya casualidad, que era el mismo coche, con la misma matrícula, con el que él participó en la última edición de las 24 Horas Híbridas Toyota.

Así que, buscando entre las fotos del evento, allí estaba él, nuestro Auris híbrido. Por eso el marcador ya señalaba más de 10.000 km. Ya bregado en las carreras, nos pareció una excusa estupenda para hacer participar a nuestros expertos del Centro Técnico en este #EnRodaje de un Toyota Auris Hybrid en un uso variado y del día a día. Por su puesto, el día a día del Centro Técnico es precisamente éste, su campo de juego, la pista del INTA y con su equipos de medición a cuestas.

Nuestro Toyota Auris Hybrid en las 24 Horas Híbridas

Se lo pusimos fácil, una rayas blancas autoadhesivas para sacarle el orgullo deportivo al Auris y, a la pista. No se trataba de una competición entre ellos -que, aunque lo nieguen, la hubo- sino de ir incrementando el ritmo durante vueltas y vueltas al circuito. Así, ir desde una conducción parsimoniosa, propia de alguien que no conociera la pista, hasta una conducción al ataque total. ¿Y para qué queremos hacer esto? Pues para constatar lo que cuesta al bolsillo bajar segundo a segundo.

Esto es más fácil de decir que de hacer. Ir muy deprisa y repetir las vueltas es fácil (con sus más y sus menos, pero al alcance de muchos). Con hacerlo siempre igual, poniendo toda la carne en el asador, siempre estás cerca de tu límite o del límite del coche. Hacerlo muy despacio y siempre igual de despacio, no tanto, no es fácil. Ir aumentando el ritmo, tampoco. Aparecen distancias de segundos cuando vas dosificándote. Lo bueno del coche híbrido es que se encarga de "aplanar" los desniveles y, si te desmandas un poco en la subida, puede corregir los consumos ligeramente en la bajada. Así que, con estas premisas, hemos conseguido elaborar el gráfico que ponemos a continuación, con los consumos de un Toyota Auris Hybrid en una conducción absolutamente Eco y los consumos yendo rapidito.

Variación de consumo del Toyota Auris Hybrid en circuito

No, no intentes establecer, como yo pretendía al principio de la mañana, cuánto significa en litros cada segundo que bajas. En algún caso yendo algo más despacio hemos gastado más... y eso que el Auris Hybrid no tiene marchas. Sorpresas de la vida.

Lo más importante es detectar que se puede rodar muy fluido y ágil consumiendo muy poco. Lo segundo más importante son las barras azules del consumo del Auris Híbrido "al ataque". El salto en consumo es pura actitud, no se trataba de ir deprisa, sino de ir todo lo deprisa posible... Simplemente intentar ir deprisa olvidándose del consumo, ya dispara los consumos. Ahí los pedales prácticamente son a fondo todo el rato. Nada de la técnica del "planeo y dejar ir" que explicaba hace unos días para consumir poco conduciendo un Toyota híbrido.

En un híbrido el estado de la batería importa

Varios aspectos salieron a relucir en esta atípica situación, como el par que maneja el Auris Híbrido, como demuestra a la salida de las curvas lentas: obliga al conductor deportivo a mimar el acelerador si no se quiere que el control de tracción electrónico tenga que intervenir.

Buscando las conducciones más extremas con el Toyota Auris Hybrid

El segundo punto que destacaron nuestros expertos fue la contribución de la batería tanto en el consumo como en los tiempos. Cuando se iba realmente más rápido era cuando la batería empezaba la vuelta con mucha carga -qué, ¿no te suena a cuando los Fórmula Uno preparan la vuelta rápida cargándose de electricidad- y si empezabas con mucha carga, se podían conseguir unos consumos muy destacables. ¿Quién nos hubiese dicho antes de empezar que se podía hacer una vuelta al circuito, con sus fuertes subidas y bajadas, con unos escuetos 3,3 l/100km? Venga, Auris-San, que te esperamos el lunes en las carreras... del día a día.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.