Publicidad

Toyota Safety Sense, la seguridad del futuro: no se le escapa ni uno

A partir de 2015, Toyota irá incorporando avanzados sistemas y asistentes de seguridad en su gama de automóviles. Dispositivos como el sistema pre-colisión PCS con detección de vehículos, objetos y peatones y nuevas luces Led más eficientes y con mayor rango de iluminación se harán cada vez más populares.
Jorge Serrano.

Twitter: @JorgeMotor1 -

Toyota Safety Sense, la seguridad del futuro: no se le escapa ni uno

Toyota quiere democratizar sus más avanzados sistemas de seguridad con la implantación a partir de 2015 de sus últimos avances en este terreno. Las nuevas tecnologías en materia de seguridad activa y pasiva estarán disponibles en primer lugar en Japón, para extenderse hasta 2017 en Norteamérica y Europa.

Bajo el paraguas tecnológico Toyota Safety Sense se integran las últimas novedades en términos de seguridad y asistentes de la conducción de la marca nipona. Se ofrecerá en dos packs: el Safety Sense C para coches compactos y el Safety Sense P para vehículos de tamaño medio y alta gama.

Toyota Safety Sense C

El pack Toyota Safety Sense C incluye varias de las tecnologías de seguridad como el sistema pre-colisión ‘Pre-Collision System (PCS), el aviso de cambio involuntario de carril Lane Departure Alert’ (LDA) y el sistema de iluminación Automatic High Beam (AHB).

El sistema pre-colisión Pre-Collision System (PCS) emplea una cámara y un radar láser para detectar objetos por delante del vehículo, y cuando existe posibilidad de colisión, le pide al conductor que frene, con un aviso sonoro y otro visual. Cuando el conductor se percata del peligro y frena, el sistema aporta una fuerza de frenado adicional. Si el conductor no frena a tiempo, el sistema activa automáticamente los frenos y reduce la velocidad en unos 30 km/h, lo que permite mitigar o reducir los daños tras la colisión.

Por su parte, el aviso de cambio involuntario de carril ‘Lane Departure Alert’ (LDA) utiliza una cámara para detectar marcas blancas o amarillas en el carril. Si el vehículo empieza a desviarse del carril, el sistema avisa al conductor con una alerta sonora y visual. El sistema de iluminación Automatic High Beam (AHB) utiliza una cámara para detectar los faros delanteros de los vehículos que se acercan en sentido contrario y las luces de posición de los que circulan por delante, y luego cambia automáticamente entre luces largas y cortas para no deslumbrar.

Sistema de detección de peatones de ToyotaToyota Safety Sense P

El Toyota Safety Sense P incluye las tres tecnologías mencionadas en el Safety Sense C más la función de detección de peatones en el sistema pre-colisión Pre-Collision System (PCS), además de ofrecer un Control de crucero asistido por radar.

En esta función de detección de peatones, la activación automática de los frenos funciona entre 10 y 80 km/h, mientras que en el caso de frenado automático para evitar o mitigar daños por colisión frente a otros vehículos, el rango de velocidad de funcionamiento parte desde los 10 km/h y hasta la velocidad punta del coche (según Toyota, con la aplicación intensa del frenado automático se reduce la velocidad de impacto en hasta 40 km/h).

El Control de crucero emplea un radar de ondas milimétricas y una cámara delantera para detectar los vehículos que circulan por delante y saber en todo momento la velocidad a la que circulan. Después, se ajusta la velocidad del coche en el que estamos viajando para asegurar la distancia de seguridad.

Faros de tipo LED de nueva generación

A partir también de 2015, Toyota estrenará un nuevo sistema de luces de carretera adaptables con tecnología de tipo Led con control independiente. Este sistema recibe el nombre LED Array Adaptive High-Beam System y emplea múltiples Led controlados por separado y dispuestos en una única hilera, para ofrecer una mayor amplitud de iluminación que los sistemas anteriores sin deslumbrar a los conductores de los vehículos que circulan por delante y en sentido contrario.

Este sistema de iluminación LED Array Adaptative High-Beam System también se adapta al entorno en el que está circulando el vehículo. Por ejemplo, en ciudad se iluminará una mayor anchura de la calzada, mientras que en carreteras interurbanas lo que primará será una mayor longitud en la iluminación. El sistema también ajustará el haz de luz en función de los movimientos del volante.

Coches conectados a las infraestructuras

Desde 2015, algunos de los nuevos coches de Toyota serán compatibles con sistemas avanzados de cooperación vehículo-infraestructura. Éstos usarán una frecuencia específica de los ITS (Intelligent Transport Systems) de 760 MHz, para la comunicación entre la vía y el vehículo y entre automóviles entre sí. De esta forma, las cámaras de tráfico y los sensores colocados en una intersección recopilarán información para posteriormente transmitirla a los vehículos que se acercan a esta intersección.

También te puede interesar

- La tecnología del futuro de Toyota y Lexus

- Toyota evitará que te choques al aparcar

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.