Publicidad

Toyota estrena nuevos motores turbodiésel TSWIN 2.4 GD y 2.8 GD

Toyota ya ofrece sus dos nuevos motores TWSIN 2.4 GD y 2.8 GD con un avanzado sistema de aislamiento térmico que mejora el rendimiento y la eficiencia.
Jorge Serrano.

Twitter: @JorgeMotor1 -

Toyota estrena nuevos motores turbodiésel TSWIN 2.4 GD y 2.8 GD

Toyota ha avanzado más detalles de la nueva familia de motores Diesel con tecnología Thermo Swing Insulation Technology (TSWIN en sus siglas en inglés), que mejoran la eficiencia en torno a un 15 por ciento, además de incrementar el par motor en un 25 por ciento.

Estos nuevos motores turbodiésel TSWIN de Toyota también cuentan con el sistema Selective Catalytic Reduction (SCR) con aditivo especial AdBlue, una tecnología que permite reducir los niveles de NOx (óxidos de nitrógeno) hasta un 99 por ciento.

Los nuevos motores turbodiésel de inyección directa TSWIN de Toyota son el 2.8 1GD-FTV y el 2.4 2GD-FTV. En el caso del 2.8, éste logra una eficiencia térmica máxima del 44 por ciento, ofrece un rendimiento de 177 CV y un par máximo de 45,9 mkg entre 1.600 y 2.400 rpm (un 25 por ciento más), mientras que en términos de gasto de combustible éste se reduce en un 15 por ciento.

En el caso del nuevo motor turbodiésel 2.4 TSWIN de Toyota, éste desarrolla una potencia de 150 CV y un par máximo de 40,8 mkg entre 1.600 y 2.000 rpm.

El motor 2.8 TSWIN de Toyota ya se encuentra disponible en los nuevos Hilux (presentado en Thailandia en mayo de este año) Land Cruiser Prado (lanzado recientemente en Japón).

En las entrañas técnicas del sistema TSWIN de los motores turbodiésel de Toyota destaca el uso de aluminio anodizado y poroso reforzado con sílice (SiRPA, en sus siglas en inglés) en los pistones, que permiten reducir la pérdida de enfriamiento durante la combustión aproximadamente un 30 por ciento. Este material compuesto SiRPA ofrece un alto aislamiento tanto para enfriarse excesivamente como para calentarse excesivamente (proporciona, por tanto, la temperatura óptima de funcionamiento).

Por su parte, el turbocompresor de geometría variable de ambos motores 2.4 y 2.8 es hasta un 30 por ciento más pequeño que el empleado en motores similares anteriores. La turbina también es de nuevo desarrollo y se produce una respuesta de aceleración más rápida e instantánea, además de permitir que el par máximo esté disponible en un mayor rango de revoluciones.

Según las primeras estimaciones, Toyota fabricará en 2016 unas 700.000 unidades de estos nuevos motores turbodiésel 2.4 GD y 2.8 GD de la familia TSWIN. Aproximadamente en 2020, estos propulsores estarán disponibles en unos 150 países.

Hay que recordar que en Europa, Toyota tiene previsto ir incorporando los nuevos motores 1.6 D-4D y 2.0 D-4D de origen BMW en su gama de automóviles (el Verso y el Avensis, por ejemplo, ya cuentan con alguno de estos motores).

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.