Publicidad

Cien mil millones de dólares esperan al coche conectado

Un comunicado de Samsung cifra en cien mil millones de dólares el negocio del coche conectado en 2025: así explica los ocho mil millones pagados por Harman.
Miguel García Puente.

Twitter: @Miguelgpuente -

Cien mil millones de dólares esperan al coche conectado

Cuando uno empieza gastando un ocho por ciento de todo el posible negocio es que espera hacerse con una parte mayoritaria del pastel. Es lo que ha hecho Samsung al adquirir Harman, empresa americana conocida por sus equipos de música Harman-Kardon, empleados por ejemplo por BMW, pero cuyos "talentos ocultos" se refieren a servicios conectados, la nube, internet de las cosas, juegos en línea... y el coche conectado.

En su página web señalan que sus sistemas ya se pueden encontrar en 30 millones de vehículos y, a la vista de las cotizaciones en bolsa, ya llegas tarde si no los conocías... Nunca antes una empresa coreana había pagado tanto por adquirir una empresa extranjera. Seguro que AKG o JBL -reconocidas marcas de audio de Harman- rendirán beneficios, pero según las declaraciones de Samsung, su intención es acelerar su presencia en el coche conectado.

Haman tiene una fuerte implantación y conocimiento en los objetos conectados y el internet de las cosas

En el Mobile World Congress 2016 revelaban un equipo para conectar cada coche a internet, el Samsung Connect Auto, una solución que se antojaba algo escasa para un gigante como Samsung y de interés bastante escaso para el usuario, que paga por el aparato, por la línea telefónica y por la transmisión de datos. Con este movimiento, Samsung, socia de Renault, fabricante de coches llegados a Europa como el Renault Koleos, pone las bases para ser referente en el coche conectado.

Intel "sólo apuesta" 250 millones

Frente a Samsung, los fabricantes del hardware parecería que creer menos en el coche conectado, al menos, si tenemos en cuenta la cifra que Intel ha anunciado que destinarán en los próximos dos años para el I+D de coche autónomo y coche conectado. No hay que equivocarse, ya tienen mucho terreno avanzado, Intel está profundamente imbricado en el automóvil. El objetivo de Intel ahora es invertir en "start-up" para garantizar la seguridad de esa ingente cantidad de datos que implica el coche conectado.

En un genial símil, el presidente de Intel, Brian Krzanich, definió los datos como el aceite del futuro: da igual lo potente y capaz que sea un coche, sin aceite no funcionará, y el coche autónomo no se moverá y el coche comunicante... lo hará "ciego" (¿acaso no eres tú ya adicto a google maps o a tomtom traffic para evitar atascos en tu ruta diaria?). Un solo coche autonómo en 2020 (sí, Intel sí trabaja con ese marco temporal, mientras que los fabricantes de coches alemanes son más conservadores y señalan 2025, Ford avanzó que tendría el suyo en 2021 sin pedales, ni volante) dice Intel que producirá tantos datos al día como 3.000 personas.

Negocio a la vista para las telecos, pero también un nuevo ecosistema, que permitirá a las marcas de coches hacer de cada vehículo un sensor móvil, con un alcance de los datos recogidos aún difícil de asimilar por su amplitud. Como todos en este reposicionamiento general de la movilidad, saben que ningún actor tiene todas las cartas de la baraja y que la colaboración es imprescindible.

Google Raisr

El panorama en torno al automóvil sigue una carrera vertiginosa. Las fusiones, adquisiciones o colaboraciones aireadas al público no cesan. Por supuesto, las silenciosas tienen que existir, lo mismo que una reorientación de los planes. Y si ya se sabe que Apple no querrá hacer coches, sino "vender su saber" para el coche sin conductor, Google sigue soltando "píldoras" de sus avances.

Google Raisr mejora la resolución de cualquier imagen en tiempo real

No aparentan directamente relacionadas con el automóvil, pero ¿qué pensar de Google RAISR ("Rapid and Accurate Image Super Resolution"), capaz de emplear un algoritmo de inteligencia artificial (concretamente, de aprendizaje automático) para pasar imágenes de baja resolución a alta resolución? Al inferir de qué trata cada imagen y detallarla, a esas velocidades a las que nos tiene acostumbrados el navegador de Google, solo puedes imaginar lo muchísimo que podrán abaratarse los sistemas de visión para el coche autónomo.

Los proveedores de internet tampoco se van a dejar ganar terreno y el gigante AT&T acaba de desvelar un proyecto que denomina AirGig, para comprobar en 2017 la viabilidad de ofrecer internet mediante ondas milimétricas (con frecuencias comprendidas entre 30 GHz y 300 GHz, por encima de la banda K de los radares de tráfico). Rápidas como la futura telefonía 5G y de un alcance en torno a un kilómetro, estas conexiones podrían aprovecharse de los postes de la luz y colocar en cada uno de ellos una antena: allí por donde discurran cables eléctricos, podría conectarse un coche con un router wifi. Su problema es que emisor y receptor deben de estar "a vista", sin nada que se interponga, pero casi a la vez, el MIT ha desvelado una tecnología (denominada MoVR) para evitar este inconveniente de las ondas milimétricas... ¡con vistas a los videojuegos de realidad virtual! ¿Alguien duda de que con tantos intereses confluyendo coche conectado y coche autónomo avanzan a gran velocidad? 

También te puede interesar:

Futuro Ford EcoSport 2018 estrenará equipo de audio Harman

Todo lo que debes saber sobre el coche conectado

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.