Publicidad

Peugeot Instinct Concept: nos subimos al coche autónomo del futuro

Toda una revolución tecnológica promete el Peugeot Instinct Concept, el futuro coche autónomo del futuro. Las claves: el Responsive i-Cockpit y Samsung Artik Cloud.
Teresa de Haro.

Twitter: @TeresaAutopista/Foto: Corbis -

Peugeot Instinct Concept: nos subimos al coche autónomo del futuro

Su estreno iba a coincidir con una de las citas automovilísticas más importantes del año, el Salón del automóvil de Ginebra 2017, sin embargo, antes de llegar a la ciudad suiza, nuestro protagonista ha hecho escala en Barcelona. El Mobile World Congress que se celebra estos días en la Ciudad Condal era el escenario ideal para presentar este prototipo tan especial. Porque en esta feria se reúne lo más granado de la industria tecnológica a nivel mundial y el Peugeot Instinct Concept anda sobrado en este aspecto.

Si su puesta en escena es espectacular y llamativa, su interior nos abre las puertas a una auténtica revolución en lo que a tecnología y conectividad a bordo se refiere. Lo queramos o no la conducción autónoma está llamando a las puertas y va a suponer todo un reto para las marcas que van a tener que reinventarse a todos los niveles para marcar la diferencia. Peugeot ha dado un paso adelante y nos muestra su visión del coche autónomo con este Peugeot Instinct Concept.

Samsung Artik Cloud

La clave para Peugeot no está en que el coche te conduzca, sino más bien en que el conductor tenga libertad para elegir cuándo quiere que el coche le lleve y cuándo quiere disfrutar del placer de conducir. Y el centro de esta idea se concentra en una nueva plataforma del internet de las cosas pero aplicada al automóvil. Se llama Samsung Artik Cloud y con ella el coche pasa a ser un objeto conectado más del conductor. Junto con el reloj inteligente, el smartphone, o incluso el hogar, el coche es una fuente de información más y aprende de nuestras rutinas y preferencias para adelantarse a los deseos y necesidades del conductor.

Sin embargo, sigue siendo el conductor el que puede elegir entre conducción autónoma o manual. El Peugeot Instinct Concept incluye cuatro modos de desplazamiento: dos de conducción —Drive Boost y Drive Relax— y dos autónomos —Autonomous Sharp y Autonomous Soft—. El primero de todos, Drive Boost, se basa en la conducción dinámica, mientras que en el segundo, Drive Relax, el conductor sigue teniendo el control pero entran en juego los sistemas de asistencia como la conmutación automática de los faros o del regulador de velocidad activo. Ya en modo autónomo, Autonomous Soft favorece el confort, sobre todo en viajes largos, para que el conductor pueda ver una película, leer un libro o descansar. El modo Autonomous Sharp optimiza los tiempos de viaje y apuesta por un comportamiento más preciso y eficaz en carretera.

Nuevo Responsive i-Cockpit

La relación entre la máquina, en este caso el coche, y el conductor da lugar a una nueva evolución del ya conocido y premiado i-Cockpit de Peugeot. La arquitectura interior ahora gira en torno al Responsive i-Cockpit. Al activar cualquiera de los dos modos autónomos, el volante se oculta en el salpicadero y el pedal del acelerador queda difuminado en el bastidor. Aún con todo, el conductor sigue teniendo el control y, además de contar con una pantalla de 9,7 pulgadas en la consola central, el llamado i-Device, situado entre el conductor y el acompañante, permite, con sencillos gestos, adelantar al vehículo de delante, cambiar de modo de conducción… Los pasajeros también pueden comunicarse con el coche a través de un chatbot, un asistente personal por control de voz.

Peugeot Instinct Concept

El cuadro de instrumentos, con tecnología holográfica, proporciona información como la velocidad del coche o el nivel de carga de la batería, mientras que en el modo autónomo estos datos se centran más en la hora, el tiempo que falta para llegar o el avance en el recorrido. Además de la información, el cambio en el modo de conducción implica un ambiente diferente en cuanto a iluminación, sistema de sonido y posición del asiento —acostado para descansar, reclinado para conducir o en posición intermedia para ver una película o para trabajar—.

También son innovadores los materiales. En el suelo, una fina capa de hormigón de tacto suave invita a quitarse los zapatos; mientras una malla 3D envuelve el habitáculo y cubre los paneles laterales de la consola central y de la contrapuerta, de la base y del respaldo de los asientos. Para el confort de la nuca, el reposacabezas está forrado con piel y una malla 3D flexible.

La revolución interior va acompañada de un diseño exterior sorprendente. Delante, cada faro led incorpora la lente de una cámara en su centro que permite controlar todo el entorno del coche. Cuando se activa el modo autónomo, la base de la calandra se ilumina en blanco. Las dos guías de luz están unidas por una placa en su parte inferior que, al alcanzar los 90 km/h se despliega para aportar un mayor apoyo al tren delantero. Las llantas, de cinco brazos y fabricadas en aluminio, están repletas de finas hendiduras para aligerarlas aún más. Y toda la parte superior está acristalada.

También te puede interesar

La DGT y los fabricantes, juntos para regular el coche autónomo

Uno de cada tres españoles, dispuesto a usar un coche autónomo… ¿y tú?

Opel avanza hacia la conducción autónoma con OnStar

 

Te recomendamos

Al más alto nivel podrás disfrutar con el VW Multivan de un fin de semana en la playa...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

No te quedes sin votar. Participa en nuestro estudio Best Cars 2018 y dinos qué opina...

Hemos reunido, al menos como espectadores, al Mitsubishi ASX con sus "hermanos" de ra...

Viajar a ciudades como Madrid o Barcelona y encontrar aparcamiento fácil y barato ya ...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.