Publicidad

El coche autónomo de la NASA, que tiemblen Google y Apple

La NASA desarrolla un vehículo autónomo que se presenta como un duro rival de los proyectos de Google y Apple.
Alejandra Otero -
El coche autónomo de la NASA, que tiemblen Google y Apple

Mientras Google y Apple andan a la ‘gresca’ con sus apuestas de automóvil autónomo, se suma a la fiesta el desarrollado por la NASA. Y las armas con las que une a la batalla bien podrían superar a la de sus dos rivales. Aunque hay que decir que juegan que cierta ventaja, llevar años desarrollando los rover de Marte es lo que tiene.

Bautizado como MRV, nombre que responde a las siglas de Modular Robotic Vehicle o, lo que es lo mismo, Vehículo Modular Robotizado, este singular coche autónomo se descubre ante el mundo gracias a un vídeo que ha subido la agencia aeroespacial estadounidense. Lo cierto es que recuerda a una especie de ‘buggy’, siendo biplaza y completamente descubierto. Su principal bondad es el sistema ‘fly by wire’, que se caracteriza por cuatro ruedas independientes capaces de girar 90 grados. De esta manera, este MRV podría aparcar en paralelo sin realizar una mísera maniobra.

Impulsado por cuatro motores eléctricos, que están asociados a cada una de sus ruedas, se maneja con un volante convencional, aunque cuenta también con un joystick para maniobras más complejas. Y entonces, ¿dónde queda su capacidad de conducir sin conductor? Pues al igual que ocurre con los rover lunares y los de marte, el MRV opera con un sistema informático y sensores, siendo por tanto susceptible de interpretar y recordar acciones del conductor.

Si bien el MRV sirve de base para seguir desarrollando los rover que están explorando el planeta rojo, desde la NASA apuntan que como vehículo autónomo estaría pensado también para grandes ciudades que sufren el mal de los atascos. Pero además, la avanzada tecnología ‘fly by wire’ lo convierte en un vehículo con diversión asegurada: ‘Es como conducir con hielo, pero manteniendo completamente el control de coche. Pasear con él es una maravilla, pero es que además de cómodo, es también divertido’, explica Mason Markee, miembro del Johnson Space Center, departamento donde se ha desarrollado el MRV.

Sus prestaciones, eso sí, no le hacen candidato para batir récord alguno. Puede alcanzar una velocidad máxima de 65 km/h, aunque está limitada, por evidentes razones de seguridad, a los 24 km/h. 

También te puede interesar

- Las cosas que no puede hacer el coche autónomo de Google

Coche autónomo de Delphi: San Francisco-Nueva York sin conductor

- Los secretos del coche autónomo de Audi

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.