Publicidad

Así serán las carreteras del futuro: con energía solar, con carga inalámbrica…

Las carreteras del futuro dejarán de ser un objeto gris de uso diario. Serán multifuncionales y servirán para el intercambio de energía con los vehículos.
Teresa de Haro.

Twitter: @TeresaAutopista -

Así serán las carreteras del futuro: con energía solar, con carga inalámbrica…

Es el concepto de moda. El futuro de las “smart cities” es de los coches conectados, de las tecnologías de comunicación (el internet de las cosas), de los sistemas inteligentes de transporte, pero también de unas infraestructuras capaces de generar energía. De ahí que las carreteras sean una pieza importante de la movilidad actual, pero también de la movilidad futura. Porque donde muchos solo vemos un tramo por el que circular con nuestro vehículo, otros ven una fuente de energía para el coche eléctrico o un lugar donde “dibujar” alertas para el conductor.

Los próximos años serán toda una sucesión de innovaciones tecnológicas en las que las energías limpias y respetuosas con el medioambiente serán las protagonistas. Y, en este sentido, las calzadas son un elemento perfecto para implementar soluciones inteligentes que contribuyan a una ciudad más sostenible y eficiente. No en vano, muchas de ellas suman millones de metros cuadrados de superficie.

La vuelta del trolebús

Trolebús

¿Os acordáis de los trolebuses? ¿Por qué no hacer lo mismo con los camiones? Esto permitiría que recorrieran distancias más largas por autopista, de manera silenciosa y con cero emisiones. Pues dicho y hecho. El proyecto se denomina eHighway y ya existe una ruta real, de momento de dos kilómetros, sometida a pruebas. Se encuentra en Suecia, al norte de Estocolmo, y lleva en marcha desde junio de 2016. En una zona de la autopista, camiones de Scania pueden circular en modo completamente eléctrico. Detrás de este proyecto se encuentran el fabricante sueco de camiones y Siemens, y calculan que podrían reducir las emisiones entre un 80 y un 90 por ciento.

Cuando el vehículo entra en la carretera electrificada puede desplegar su pantógrafo, que al elevarse hace contacto con el cable que porta la electricidad. A partir de aquí el camión en este caso puede circular con la energía eléctrica que recibe. Aunque no parece la mejor solución para un turismo, sí lo es para vehículos de gran envergadura y con altura, como camiones o autobuses.

Y de Suecia a España, porque precisamente en nuestro país, más concretamente en Barcelona, Endesa puso en marcha a finales de 2016 una iniciativa muy similar a la de las eHighway. La línea H16 de la Ciudad Condal cuenta con el primer punto de carga ultrarrápida por pantógrafo de España para autobuses eléctricos. Son necesarios dos elementos, por un lado el cargador, un pilar de cinco metros de altura aproximadamente, y por otro el pantógrafo, similar a un brazo mecánico y que está ubicado en el techo del autobús.

Carga inalámbrica de energía eléctrica al circular

Carga inalámbrica del coche

Algún día podrás recargar tu coche eléctrico simplemente mientras circulas por un tramo de carretera capaz de transmitir electricidad al vehículo. Versalles, en París, fue el escenario hace unos meses de la primera demostración de esta tecnología de carga dinámica. En el proyecto, denominado Fabric, trabajan conjuntamente Renault y las compañías tecnológicas Qualcomm Technologies y Vedecom. Las dos primeras se han encargado de instalar en la pista los primeros elementos del sistema de carga. Por su parte, Renault, también con la ayuda de Vedecom, ha realizado la parte de la instalación que va en el automóvil, concretamente en dos Renault Kangoo Z.E.

Fabric es un proyecto de 9 millones de euros que está siendo financiado en parte por la Unión Europea. Lleva en marcha desde principios de 2014 y se mantendrá en funcionamiento hasta diciembre de este año. Se centra en la sostenibilidad socio-ambiental y la viabilidad tecnológica y económica de la carga inalámbrica de vehículos eléctricos.

Ilumíname el camino

Ilumíname el camino

En Noruega han incluido en un tramo de nueve kilómetros de carretera un sistema que consigue disminuir el gasto energético y económico sin comprometer la seguridad de los conductores. Y los resultados no han tardado en llegar porque sólo en una semana consiguieron ahorrar 2.100 kilowatios/hora.

Con esta tecnología, en condiciones normales, las farolas de la carretera funcionan solamente a un 20 por ciento de su capacidad máxima. Sin embargo, y por medio de radares, el sistema implantado es capaz de detectar el movimiento de coches y peatones, elevando al máximo la potencia de las farolas que preceden al vehículo para así iluminar mejor la zona de la carretera que tiene por delante. Una vez ha pasado el vehículo, las farolas vuelven a su posición normal de ahorro de energía.

El único inconveniente de este invento es la cantidad de radares que tienen que ser instalados. En total, en nueve kilómetros, han sido necesarios 220 para hacer funcionar 115 farolas. Sus responsables, sin embargo, aseguran que en cuatro años y medio el sistema estará amortizado.

Con pintura térmica

Pinturas térmicas

La carretera N329 en Oss, Holanda, es la primera en el mundo con señales viales que brillan en la oscuridad. Esta rutilante idea es de la firma de diseño Studio Roosegaarde, del diseñador Daan Roosegaarde. Este holandés ha creado un tipo de pintura capaz de retener la luz solar durante el día y utilizar esta energía solar almacenada para brillar o iluminar un tramo de carretera durante toda la noche. De tal forma que, por ejemplo, con temperaturas muy bajas, podría “dibujar” en el asfalto cristales de hielo azules para advertir a los conductores de la presencia de hielo en la carretera. El resultado es más seguridad y una mayor visibilidad. También han creado el primer sendero ciclista que emite luz en la histórica ruta Van Gogh en Nuenen, en los Países Bajos.

Directamente del sol

Carreteras solares

Las carreteras inteligentes y las calles pueden reconvertirse en generadores de energía eléctrica también a partir de la energía solar. El proyecto Wattway es un claro ejemplo. Esta iniciativa tiene como objetivo demostrar que la energía solar captada por una carretera puede ser aprovechada para ser utilizada para las señales de tráfico o las estaciones de recarga. Para ello han recubierto con 2.880 paneles fotovoltaicos (2.800 m2, aproximadamente) un kilómetro de la carretera RD5 en un pequeño pueblo de Francia. Los paneles están fabricados con una resina con base de silicio que capta la energía solar al tiempo que es suficientemente resistente como para que los vehículos pasen por encima sin dañarlos.

En Holanda también aprovechan la energía del sol, pero en este caso para los carriles bici. No es casualidad, ya que en este país existen más de 400 kilómetros de estas vías solamente en la ciudad de Ámsterdam. Además, son un terreno perfecto para experimentar con paneles solares diferentes a los que estamos acostumbrados a ver. También están encastrados en el pavimento y diseñados para soportar el tráfico de centenares de bicicletas al día. Unos 70 Khw anuales se llegan a generar en solo un metro cuadrado de pavimento realizado con paneles solares.

Asfalto autorreparable

Asfalto autorreparable

El mantenimiento de nuestras carreteras cuesta mucho dinero. Y la reparación del asfalto dañado es una de las partidas más importantes de estos presupuestos. Por eso, de un tiempo a esta parte, han surgido varios proyectos encaminados a conseguir carreteras que tengan la capacidad de repararse por sí solas. El Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial, con la colaboración de Acciona, busca la forma de introducir en las mezclas asfálticas cápsulas contenedoras de sustancias rejuvenecedoras del asfalto. También Repsol está desarrollando asfaltos inteligentes y plásticos con la capacidad de curarse por sí solos.

Sin embargo, el caso más llamativo es el de la Universidad de Delft, en los Países Bajos, que ha desarrollado un sistema que, con la introducción en la mezcla asfáltica de pequeñas fibras de acero, puede proporcionar al asfalto la capacidad de ser conductiva, lo que implica que, con la ayuda de una máquina de inducción, se calienten las fibras y se funda el asfalto, de forma que se puedan rellenar las posibles grietas aparecidas.

La carretera electrificada

Carreteras del futuro

Por vía aérea… pero también terrestre. Al igual que un Scalextric, Alstom y Volvo trabajan desde hace años en un sistema de dos líneas de alimentación en el asfalto a las que se conectaría el vehículo para recibir la electricidad. Este proyecto se enmarca dentro del proyecto Electric Road Systems que inició la Agencia de Energía Sueca.

Existe un prototipo en una pista de pruebas del grupo Volvo en Suecia. El sistema de electrificación ha sido implementado por Alstom, incluyendo los segmentos conductores que están incrustados en el asfalto.

También te puede interesar

Carreteras en mal estado: éstas son las partes del coche que más sufren

Cortes en carretera estatal o de peaje: derechos, cómo y a quién reclamar

Los próximos años serán toda una sucesión de innovaciones tecnológicas en las que las energías limpias y respetuosas con el medioambiente serán las protagonistas. Y, en este sentido, las calzadas son un elemento perfecto para implementar soluciones inteligentes que contribuyan a una ciudad más sostenible y eficiente. No en vano, muchas de ellas suman millones de metros cuadrados de superficie.

La vuelta del trolebús

Trolebús

¿Os acordáis de los trolebuses? ¿Por qué no hacer lo mismo con los camiones? Esto permitiría que recorrieran distancias más largas por autopista, de manera silenciosa y con cero emisiones. Pues dicho y hecho. El proyecto se denomina eHighway y ya existe una ruta real, de momento de dos kilómetros, sometida a pruebas. Se encuentra en Suecia, al norte de Estocolmo, y lleva en marcha desde junio de 2016. En una zona de la autopista, camiones de Scania pueden circular en modo completamente eléctrico. Detrás de este proyecto se encuentran el fabricante sueco de camiones y Siemens, y calculan que podrían reducir las emisiones entre un 80 y un 90 por ciento.

Cuando el vehículo entra en la carretera electrificada puede desplegar su pantógrafo, que al elevarse hace contacto con el cable que porta la electricidad. A partir de aquí el camión en este caso puede circular con la energía eléctrica que recibe. Aunque no parece la mejor solución para un turismo, sí lo es para vehículos de gran envergadura y con altura, como camiones o autobuses.

Y de Suecia a España, porque precisamente en nuestro país, más concretamente en Barcelona, Endesa puso en marcha a finales de 2016 una iniciativa muy similar a la de las eHighway. La línea H16 de la Ciudad Condal cuenta con el primer punto de carga ultrarrápida por pantógrafo de España para autobuses eléctricos. Son necesarios dos elementos, por un lado el cargador, un pilar de cinco metros de altura aproximadamente, y por otro el pantógrafo, similar a un brazo mecánico y que está ubicado en el techo del autobús.

Carga inalámbrica de energía eléctrica al circular

Carga inalámbrica del coche

Publicidad

Algún día podrás recargar tu coche eléctrico simplemente mientras circulas por un tramo de carretera capaz de transmitir electricidad al vehículo. Versalles, en París, fue el escenario hace unos meses de la primera demostración de esta tecnología de carga dinámica. En el proyecto, denominado Fabric, trabajan conjuntamente Renault y las compañías tecnológicas Qualcomm Technologies y Vedecom. Las dos primeras se han encargado de instalar en la pista los primeros elementos del sistema de carga. Por su parte, Renault, también con la ayuda de Vedecom, ha realizado la parte de la instalación que va en el automóvil, concretamente en dos Renault Kangoo Z.E.

Fabric es un proyecto de 9 millones de euros que está siendo financiado en parte por la Unión Europea. Lleva en marcha desde principios de 2014 y se mantendrá en funcionamiento hasta diciembre de este año. Se centra en la sostenibilidad socio-ambiental y la viabilidad tecnológica y económica de la carga inalámbrica de vehículos eléctricos.

Ilumíname el camino

Ilumíname el camino

En Noruega han incluido en un tramo de nueve kilómetros de carretera un sistema que consigue disminuir el gasto energético y económico sin comprometer la seguridad de los conductores. Y los resultados no han tardado en llegar porque sólo en una semana consiguieron ahorrar 2.100 kilowatios/hora.

Con esta tecnología, en condiciones normales, las farolas de la carretera funcionan solamente a un 20 por ciento de su capacidad máxima. Sin embargo, y por medio de radares, el sistema implantado es capaz de detectar el movimiento de coches y peatones, elevando al máximo la potencia de las farolas que preceden al vehículo para así iluminar mejor la zona de la carretera que tiene por delante. Una vez ha pasado el vehículo, las farolas vuelven a su posición normal de ahorro de energía.

El único inconveniente de este invento es la cantidad de radares que tienen que ser instalados. En total, en nueve kilómetros, han sido necesarios 220 para hacer funcionar 115 farolas. Sus responsables, sin embargo, aseguran que en cuatro años y medio el sistema estará amortizado.

Con pintura térmica

Pinturas térmicas

Publicidad

La carretera N329 en Oss, Holanda, es la primera en el mundo con señales viales que brillan en la oscuridad. Esta rutilante idea es de la firma de diseño Studio Roosegaarde, del diseñador Daan Roosegaarde. Este holandés ha creado un tipo de pintura capaz de retener la luz solar durante el día y utilizar esta energía solar almacenada para brillar o iluminar un tramo de carretera durante toda la noche. De tal forma que, por ejemplo, con temperaturas muy bajas, podría “dibujar” en el asfalto cristales de hielo azules para advertir a los conductores de la presencia de hielo en la carretera. El resultado es más seguridad y una mayor visibilidad. También han creado el primer sendero ciclista que emite luz en la histórica ruta Van Gogh en Nuenen, en los Países Bajos.

Directamente del sol

Carreteras solares

Las carreteras inteligentes y las calles pueden reconvertirse en generadores de energía eléctrica también a partir de la energía solar. El proyecto Wattway es un claro ejemplo. Esta iniciativa tiene como objetivo demostrar que la energía solar captada por una carretera puede ser aprovechada para ser utilizada para las señales de tráfico o las estaciones de recarga. Para ello han recubierto con 2.880 paneles fotovoltaicos (2.800 m2, aproximadamente) un kilómetro de la carretera RD5 en un pequeño pueblo de Francia. Los paneles están fabricados con una resina con base de silicio que capta la energía solar al tiempo que es suficientemente resistente como para que los vehículos pasen por encima sin dañarlos.

En Holanda también aprovechan la energía del sol, pero en este caso para los carriles bici. No es casualidad, ya que en este país existen más de 400 kilómetros de estas vías solamente en la ciudad de Ámsterdam. Además, son un terreno perfecto para experimentar con paneles solares diferentes a los que estamos acostumbrados a ver. También están encastrados en el pavimento y diseñados para soportar el tráfico de centenares de bicicletas al día. Unos 70 Khw anuales se llegan a generar en solo un metro cuadrado de pavimento realizado con paneles solares.

Asfalto autorreparable

Asfalto autorreparable

El mantenimiento de nuestras carreteras cuesta mucho dinero. Y la reparación del asfalto dañado es una de las partidas más importantes de estos presupuestos. Por eso, de un tiempo a esta parte, han surgido varios proyectos encaminados a conseguir carreteras que tengan la capacidad de repararse por sí solas. El Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial, con la colaboración de Acciona, busca la forma de introducir en las mezclas asfálticas cápsulas contenedoras de sustancias rejuvenecedoras del asfalto. También Repsol está desarrollando asfaltos inteligentes y plásticos con la capacidad de curarse por sí solos.

Sin embargo, el caso más llamativo es el de la Universidad de Delft, en los Países Bajos, que ha desarrollado un sistema que, con la introducción en la mezcla asfáltica de pequeñas fibras de acero, puede proporcionar al asfalto la capacidad de ser conductiva, lo que implica que, con la ayuda de una máquina de inducción, se calienten las fibras y se funda el asfalto, de forma que se puedan rellenar las posibles grietas aparecidas.

La carretera electrificada

Carreteras del futuro

Por vía aérea… pero también terrestre. Al igual que un Scalextric, Alstom y Volvo trabajan desde hace años en un sistema de dos líneas de alimentación en el asfalto a las que se conectaría el vehículo para recibir la electricidad. Este proyecto se enmarca dentro del proyecto Electric Road Systems que inició la Agencia de Energía Sueca.

Existe un prototipo en una pista de pruebas del grupo Volvo en Suecia. El sistema de electrificación ha sido implementado por Alstom, incluyendo los segmentos conductores que están incrustados en el asfalto.

También te puede interesar

Carreteras en mal estado: éstas son las partes del coche que más sufren

Cortes en carretera estatal o de peaje: derechos, cómo y a quién reclamar

Publicidad
Te recomendamos

Ya quedan menos de dos semanas para que AutoRacing Madrid abra sus puertas. Atentos a...

El día 30 de junio te esperamos en Ávila para recorrer 700 km con tu moto, siguiendo ...

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.