Publicidad

VW Sedric: el coche completamente autónomo, sin volante ni pedales

El Sedric es el primer concept-car del Grupo Volkswagen con Nivel 5 de conducción autónoma, lo que significa que no lleva volante ni otros mandos. Entren y tomen sus asientos.
-
VW Sedric: el coche completamente autónomo, sin volante ni pedales

El Sedric es el primer concept-car del Grupo Volkswagen, fruto de un proyecto de futuro, en el que se han aplicado todas las ideas que definirán a los coches (y ciudades) del mañana. Presentado como prinmicia mundial en el Salón de Ginebra 2017, Es la primera semilla de atrevidas y visionarias ideas que dan por sentado que el papel de conductor desaparecerá. El Sedric tiene el nivel máximo (5) de conducción autónoma, lo que significa que no necesita de un conductor físico para su manejo y por tanto no cuenta con volante ni otros mandos para su conducción.

Lejos de complejidades y sofisticaciones, Volkswagen dice que el Sedric también busca la democratización del coche autónomo del futuro, accesible y sencillo para todos... y así seguir siendo el coche -autónomo- del pueblo.

VW Sedric

El Sedric llegará a tu punto de encuentro a la hora previamente indicada tras llamarle desde tu smartphone. Te reconocerá como tu propietario o usuario y se abrirán las puertas. Dentro te encuentras 4 asientos, enfrentados dos a dos, una configuración que crea un ambiente de bienestar y total desvinculación con la responsabilidad de conducir. Te subirás y hablarás con él, como lo harías con un asistente personal, sobre tu punto de destino, el estado del tráfico o la hora de llegada. Depositarás en el Sedric la confianza de recoger a tus hijos para llevarlos al colegio, retirar la compra que previamente has hecho en una gran superficie, acercar a tu compañero de trabajo a su casa o que te deje en el lugar acordado y el coche busque posteriormente aparcamiento, todo a través de un sencillo manejo, desde un simple botón del coche, por control de voz o una aplicación desde tu smarphone.

El Volkswagen Sedric podrá circular sin ocupantes y se prestaría como coche de flotas, de uso público o compartido, un planteamiento que los ideólogos más visionarios piensan que así sería el coche del mañana, pero el Sedric también se podría comprar como coche particular... quizá sin importar la edad u otros condicionantes.

También te puede interesar:

Salón de Ginebra 2017

Todos los VW del futuro

Volkswagen I.D. Buzz, el Bulli de siglo XXI

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.