Publicidad

Skoda Vision X: así es el SUV híbrido de tres energías que llegará en 2019

El Skoda Vision X es una de las novedades destacadas del segmento de los SUV en el Salón de Ginebra 2018. Este concept es todo un pionero para Skoda al replantear nuevas alternativas de propulsión, entre las que destaca su sistema triplemente híbrido.
E.A. / Autopista.es -
Skoda Vision X: así es el SUV híbrido de tres energías que llegará en 2019

La novedad principal de Skoda en el Salón de Ginebra 2018 corresponde al prototipo Vision X. Este SUV futurista es el antecedente del SUV pequeño previsto para 2019, y el aspecto exterior que vemos (exceptuando las enormes ruedas de 20”) es muy próximo a la versión de serie del “primo” del Seat Arona y VW T-Cross; lo que ilustra una conveniente diferenciación estética respecto a ellos.

Skoda Vision XLas dimensiones exteriores anunciadas para el Skoda Vision X son de 4,25 m de longitud, por 1,80 m de ancho y 1,50 m de alto.  El Vision X también anuncia un nuevo camino de estilo de la marca que el diseñador Olivier Stefani define, entre otros rasgos, como inspirado en objetos de cristal de Bohemia y en el arte urbano. Los intermitentes delanteros secuenciales van por encima de los faros de tipo led, y el ‘power dome’ del capó se combina con la parrilla vítrea protuberante. Un detalle que podría pasar a la serie si la atractiva zaga del prototipo tiene aceptación popular, es sustituir el habitual logo trasero por la palabra ‘skoda’.

Skoda Vision X: híbrido con tres energías

El Skoda Vision X es, también, toda una declaración de intenciones respecto a posibles modalidades de impulsión que posibiliten las ambiciosas metas progresivamente obligatorias en materia de emisiones corporativas de CO2. El Vision X, con motor térmico 1.5 (130 CV) de gasolina y gas natural comprimido GNC, dispone de implantación eléctrica (batería) de 48 voltios, lo que posibilita la micro-hibridación de un alternador/motor de arranque delantero que transmite su impulsión por correa.

La transmisión delantera del Skoda Vision X incluye un cambio automático DSG. Y los dos depósitos de CNG, atrás del todo y bajo los asientos traseros, totalizan 14,4 kg de gas. Su autonomía total se calcula en unos 650 km. En el eje trasero, dispone de un motor eléctrico de 20 kW (27 CV) que equipa su propia transmisión con desmultiplicación automática, lo que multiplica la fuerza de impulsión de su par de 70 Nm. Este motor, además de mover el coche desde parado y, si conviene, colaborar en la aceleración máxima (en formato 4x4), también recupera energía eléctrica en retenciones, como todo híbrido que se precie.

Skoda Vision XSegún las primeras informaciones, el Skoda Vision X podría acelerar de 0 a 100 km/h en 9,3 segundos, con una velocidad máxima de 200 km/h. Las pequeñas baterías de iones de litio permiten una autonomía de 2 km en modo eléctrico puro. Pero la moderación de emisiones (y de coste de su limpio combustible) la pone su funcionamiento híbrido al uso, especialmente en ciudad. Sus emisiones medias de CO2 se calculan en unos 89 g/km.

Skoda Superb híbrido plug-in, en 2019

Las nuevas y eficientes apuestas de Skoda en el futuro también quedarán plasmadas con un prometedor Superb híbrido enchufable en 2019, con motor térmico de gasolina -será el primer Skoda de esta modalidad-, una punta de iceberg que antecederá al primer eléctrico puro, ya con baterías de 80 kW/h de capacidad que auguran autonomías de unos 500 km. Sus emisiones de homologación podrían ser de 31 g/km de CO2.

También te puede interesar

Skoda Kodiaq 2018: nuevos Scout y Sportline, ya a la venta

Skoda gana la carrera espacial a Tesla y llega a Marte

Skoda Vision XLas dimensiones exteriores anunciadas para el Skoda Vision X son de 4,25 m de longitud, por 1,80 m de ancho y 1,50 m de alto.  El Vision X también anuncia un nuevo camino de estilo de la marca que el diseñador Olivier Stefani define, entre otros rasgos, como inspirado en objetos de cristal de Bohemia y en el arte urbano. Los intermitentes delanteros secuenciales van por encima de los faros de tipo led, y el ‘power dome’ del capó se combina con la parrilla vítrea protuberante. Un detalle que podría pasar a la serie si la atractiva zaga del prototipo tiene aceptación popular, es sustituir el habitual logo trasero por la palabra ‘skoda’.

Skoda Vision X: híbrido con tres energías

El Skoda Vision X es, también, toda una declaración de intenciones respecto a posibles modalidades de impulsión que posibiliten las ambiciosas metas progresivamente obligatorias en materia de emisiones corporativas de CO2. El Vision X, con motor térmico 1.5 (130 CV) de gasolina y gas natural comprimido GNC, dispone de implantación eléctrica (batería) de 48 voltios, lo que posibilita la micro-hibridación de un alternador/motor de arranque delantero que transmite su impulsión por correa.

Publicidad

La transmisión delantera del Skoda Vision X incluye un cambio automático DSG. Y los dos depósitos de CNG, atrás del todo y bajo los asientos traseros, totalizan 14,4 kg de gas. Su autonomía total se calcula en unos 650 km. En el eje trasero, dispone de un motor eléctrico de 20 kW (27 CV) que equipa su propia transmisión con desmultiplicación automática, lo que multiplica la fuerza de impulsión de su par de 70 Nm. Este motor, además de mover el coche desde parado y, si conviene, colaborar en la aceleración máxima (en formato 4x4), también recupera energía eléctrica en retenciones, como todo híbrido que se precie.

Skoda Vision XSegún las primeras informaciones, el Skoda Vision X podría acelerar de 0 a 100 km/h en 9,3 segundos, con una velocidad máxima de 200 km/h. Las pequeñas baterías de iones de litio permiten una autonomía de 2 km en modo eléctrico puro. Pero la moderación de emisiones (y de coste de su limpio combustible) la pone su funcionamiento híbrido al uso, especialmente en ciudad. Sus emisiones medias de CO2 se calculan en unos 89 g/km.

Skoda Superb híbrido plug-in, en 2019

Las nuevas y eficientes apuestas de Skoda en el futuro también quedarán plasmadas con un prometedor Superb híbrido enchufable en 2019, con motor térmico de gasolina -será el primer Skoda de esta modalidad-, una punta de iceberg que antecederá al primer eléctrico puro, ya con baterías de 80 kW/h de capacidad que auguran autonomías de unos 500 km. Sus emisiones de homologación podrían ser de 31 g/km de CO2.

También te puede interesar

Skoda Kodiaq 2018: nuevos Scout y Sportline, ya a la venta

Skoda gana la carrera espacial a Tesla y llega a Marte

Publicidad
Te recomendamos

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El día 30 de junio te esperamos en Ávila para recorrer 700 km con tu moto, siguiendo ...

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.