Publicidad

Cinco preguntas que tenías sobre Tesla (y te respondemos)

La explosión comunicativa del Tesla Model 3 ha despertado el interés general por un modelo y una marca que trasciende ya al hecho de tratarse de un coche eléctrico. Pero, ¿tiene futuro Tesla?
J.C. Payo -
Cinco preguntas que tenías sobre Tesla (y te respondemos)

Hasta esos amigos que creíamos que no tenían interés por los coches nos han preguntado por "esa marca de coches eléctricos Tesla", o si de verdad "ya se podrían comprar coches eléctricos que sean como los coches de ahora". Con toda una gama ya de modelos, aquí van cinco preguntas para ayudar a poner perspectiva al revolucionario fenómeno Tesla.

¿Es tan asequible el Tesla Model 3?

Mediáticamente la presentación del nuevo Model 3 de Tesla ha sido un increíble éxito. Nadie le puede reprochar a Elon Musk, cofundador de la marca y jefe de Diseño, que no sepa hacer las cosas para captar la mayor atención posible. Los fieles de Tesla, ávidos de vanguardismo automovilístico, cada vez son más, como lo demuestran las 276.000 peticiones en firme en sólo tres días para este Tesla Model 3 dejando una señal de 1.000 dólares para estar bien posicionados en la lista de espera –se puede recuperar en caso de anulación de la reserva-.

Largas colas ante las puertas de Tesla en todo el mundo

Todos estos futuros aspirantes a clientes pugnan por un coche eléctrico con precio atractivo, 35.000 dólares o 30.700 de nuestros euros, que quiere competir de tú a tú con berlinas más prestigiosas (los Audi A4 empiezan en 33.000 euros, los Mercedes Clase C casi en 36.000 y los BMW Serie 3 en 32.600…) y con el plus de ser, en palabras de Musk, “un coche muy equipado", ya con guiños a automatismos de conducción y con posibilidad de carga en supercargadores –opcional en el Tesla Model S cuando se lanzó-. Lo que no está claro es si para el Tesla Model 3 esta recarga ultrarrápida será gratuita, como sí se anunció para los todos propietarios del Tesla Model S. Como en sus hermanos de gama, este Tesla 3 tendrá maletero delante y detrás, algo de lo que sus competidores no podrán presumir, igual que un 0-100 km/h en menos de 6 segundos en unas variantes menos prestacionales –cifras para modelos de combustión de más de 250 CV- cuya autonomía arranca en 346 km. Propulsión trasera de serie para el Tesla Model 3, que podrá ampliarse a tracción a las cuatro ruedas con un sobreprecio inferior a los 5.000 dólares -afirmó Musk en un tuit- que es lo que supone esta variante mecánica también en el Model S. Este Model 3, en definitiva, no es barato, pero sí contará ya con un precio en línea con rivales de lujo en tamaño y prestación.

Presentación del Tesla Model 3

¿Es Tesla una alternativa real al coche Premium?

Si lo que buscas es un coche impecable de realización en materia de ajustes y calidades, de diseño, de envejecimiento de materiales, fiable… el Tesla Model S todavía peca de problemas de juventud. Y hablamos de una Tesla con coches todavía de un rango mucho más selectivo que el futuro Model 3, como el mismo Model S o el recién llegado Model X y que, según ránkings de fiabilidad estadounidenses, está muy lejos aún de los mejores. Eso sí, esos mismo estándares de calidad mantenidos ahora en un coche de perfil más popular, como el Model E, sí puede mejorar la percepción general del Tesla.

¿Podrá Tesla suministrar 500.000 unidades en 2020?

Medio millón sería la capacidad plena de la planta californiana de Tesla en Fremont (las baterías se producen en Nevada), una fábrica que cuando estaba en manos de Toyota y General Motors producía 6.000 vehículos por semana. De momento Tesla anuncia así una inversión de 1.600 millones de dólares para aumentar la capacidad de producción a partir de finales de 2017 –fecha a la que habrá que esperar para tener el Tesla Model 3-, cuando hoy en día solo se pueden realizar 100.000 coches anuales a plena producción y el año pasado ha vendido 50.580 coches, de gama alta, recordemos. Multiplicar por 10 su volumen de producción pues, y por lo tanto de ventas en cinco años, es un reto quizás demasiado ambicioso. Incluso si se consigue, se abre entonces otra duda: ¿seguirá habiendo clientela suficiente como parece sugerir este exitoso arranque del Tesla Model 3?

¿Es Tesla una burbuja financiera como decían?

Esto es un negocio, hablemos de dinero. Tesla tiene que trabajar y mucho con proveedores para el suministro de piezas, pero también en materia de precios de componentes para que las cuentas comiencen a salirle, todo ello mientras optimiza procesos y, sobre todo, intenta vender sus coches globalmente. Imitando -aquí sí- a Ferrari y a otras marcas hiperpremium, como gesto a sus clientes anteriores priorizará las primeras unidades a usuarios de la marca con sus Model S o Model X. También es clave en el futuro cumplir con plazos preestablecidos cara a inversores y en esto, precisamente, no destaca Tesla: su Model X ha llegado con 18 meses de retraso y sólo ha sido comercializado en versiones altas de gama con facturas en el entorno de 130.000 dólares. Así incide más ya en intentar generar beneficio que imagen de marca –algo que no es del agrado de Musk-, aunque finalmente las cuentas digan que Tesla ha perdido hasta la fecha 18.500 dólares por vehículo.

Tesla Model X

 

También tiene Tesla el problema de la volatilidad accionarial al ser una empresa joven –para lo bueno y lo malo- y, por ejemplo, aunque su cotización bursátil media de los últimos tiempos se sitúa en 250 dólares por acción, hace apenas dos meses estaba en 150 dólares y ahora su nivel se sitúa en 225 dólares. Con el Tesla Model S y el Model X, su camino empresarial no tiene recorrido a largo plazo y este Model 3 necesita ser obligatoriamente un coche que dé crédito y rentabilidad a unas inversiones que arrancaron en 2003. Si el Model 3 da pruebas de madurez de marca y llega a una clientela más numerosa… hay alguna posibilidad, aunque en estos momentos la debilidad del precio del petróleo juegue en su contra, lo mismo que los tiempos de recarga actuales –no hablamos de supercargadores-, o unos precios al alza de ciertos elementos como el litio con la generalización de coches híbridos, plug-in y eléctricos puros.

¿Sobreviría Tesla sin el Tesla Model 3?

El Tesla Model S tardó en concebirse y producirse tres años -todo un récord- y presume de una electrificación con autonomía suficiente y actualizaciones posibles a distancia. Era un modelo rupturista e innovador. Ahora ha llegado un Tesla Model X más convencional por mucho que se le dote de unas efectistas, más que efectivas, puertas con apertura en ala de gaviota –poco prácticas en aparcamientos con techo o con coches al lado-. Tesla ha buscado el coche fácil, el coche del segmento de moda, pero que choca con el paradigma de eficiencia y respeto medioambiental por su voluminosidad y peso –monta una tonelada de baterías, lo que le resta sentido-. El Tesla Model X ya no es un coche disruptivo, es más "marketiniano", cargado de gadgets que suben la factura del modelo. Así Tesla ha entrado en el mundo de la vulnerabilidad hacia lo superfluo. Dice Tesla que ha aprendido de los errores de desarrollo del Model X y ha corregido el tiro implicando más a su departamento financiero, el de producción y compras cara a optimizar y rentabilizar este Model 3, aunque habrá que ver si respeta los plazos acordados. ¿Lanzará Tesla primero el Model 3 con acabados altos buscando liquidez o jugará la baza de la difusión masiva a través de precios seductores que atraigan nuevos clientes de otras parcelas automovilísticas? ¿Tendrá una red lo suficientemente potente para la venta y postventa de medio millón de coches al año? ¿Y esta red será rentable para los inversores – Tesla anuncia que no va a desarrollar una red propia- en una concesión, con modelos cuyo mantenimiento es reducido frente a modelos convencionales? En el mejor de los casos los analistas no ven rentabilidad en la marca antes de 2019 –el coste de lanzamiento del Model 3 en 2018 y una obligatoria renovación del Model S antes del fin de la década pesan finacieramente- por mucho que cada año Elon Musk anuncie que el año siguiente será el del espaldarazo. Los inversores de momento han sido clementes y los clientes han aceptado la seducción de los modelos con los ojos cerrados. Con números en la mano, la salud de Tesla no parece la mejor en estos momentos: veremos a medio plazo…

Te puede interesar:

El fenómeno Tesla: el Apple de los coches

El Tesla S más rápido (con permiso del P90)

El Audi Q6 eléctrico se fabricará en Bruselas

Tesla Model S vs Mercedes CLS AMG: carrera de aceleración

 

 

 

Te recomendamos

Mucho antes de que se inventara el distintivo ecológico oficial, siete millones de L...

Si el nuevo BMW Serie 5 ya ha sorprendido por refinamiento, tecnología y tacto de con...

ALD cumple 25 años consolidada como una de las compañías líderes del sector tanto en ...

Se dice que está en tu mano ahorrar, o en tu pie derecho, pero puedes conseguir que e...

Si el automóvil europeo presume de emplear la tecnología más avanzada, en la localida...

10 semanas de entrenamiento para que consigas completar una competición de larga dist...

Comenta el artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.