Publicidad

Rallye de Australia (viernes) – Ogier pone tierra de por medio

Sébastien Ogier fue el dominador absoluto de la primera jornada realmente competitiva del Rallye de Australia, después de las dos pasadas a la anecdótica superespecial que iniciaron la carrera ayer. Esta madrugada, hora española, protagonizó una autoritaria demostración de poderío y se anotó siete victorias parciales de ocho posibles en toda la etapa, finalizando el día con todo muy bien encaminado para su objetivo de celebrar su primer título de Campeón del Mundo de Rallyes. Los Citroën de Mikko Hirvonen y Kris Meeke marchan a una distancia ya ciertamente notable, pensando más en preservar las opciones de su marca en Constructores que en ninguna otra cosa.
Fernando Albes.

Twitter: @fernandoalbes -

Rallye de Australia (viernes) – Ogier pone tierra de por medio

La primera especial de la jornada, Tuckers Nob-1 (8,44 km) traía consigo el primer scratch del día para Sébastien Ogier. El piloto de Volkswagen aprovechaba su retrasada posición en el orden de salida, noveno, para imponerse en una especial muy deslizante y llega de grava y piedras, donde Mikko Hirvonen y su Citroën DS3 WRC eran segundos, a 2.9 del francés, completando Kris Meeke con el otro Citroën oficial la tripleta de cabeza. Ogier pasaba así a ocupar la cabeza de la carrera, desbancando a su compañero Mikkelsen, que era quinto aquí y cedía 4.9 con Ogier. Peor le iba al otro piloto de VW, Latvala, que hacía un trompo y se dejaba ya 17.2 segundos, bajando al séptimo puesto de la general. Latvala era el único de los pilotos implicados en la lucha por la victoria que decidía salir con dos ruedas de recambio, mientras sus rivales portaban una. Todos, eso sí, recurrían a las Michelin Latitude Cross H2, de compuesto duro.

 

Bellingen-1 (10,72 km) era la siguiente propuesta crono del itinerario competitivo. Allí Ogier volvía a imponerse, esta vez con medio segundo sobre un inspirado Kris Meeke, que declaraba rodar muy a gusto con el DS3  WRC, con el que batía por nada menos que 4.7 segundos a su compañero Mikko Hirvonen. Las posiciones retrasadas en el orden de partida volvían a revelarse decisivas en esta ocasión y Latvala volvía a ceder mucho terreno, 12.7, lo que le impedía franquear la séptima plaza de la general.

 

Sébastien Ogier redondeaba la sección matinal con un nuevo triunfo parcial en Newry-1 (24,91 km), donde Mikko Hirvonen era segundo, a solo medio segundo, y Kris Meeke cedía 3.9 con su compañero tras golpear contra una piedra, afortunadamente sin romper nada. Neuville, Ostberg y Novikov colocaban sus Ford Fiesta a continuación, los tres quejándose de que, sin haber hecho tests y con los reglajes de Finlandia, poco podían hacer en un terreno con mucha grava y piedra sueltas. Peor aún le iba a Latvala, séptimo en el tramo y octavo en la general. El finlandés declaraba en la meta del tramo que “para ganar aquí había que empezar a hacerlo en el tramo de calificación de ayer, cosa que yo no hice…”

 

Tras la pausa de mitad de jornada, la acción se reemprendía con una nueva vuelta a los tres tramos de la sección matinal. Ogier retomaba las cosas donde las dejaba antes de mediodía y volvía a firmar un mejor tiempo, el cuarto consecutivo del día. Mikko Hirvonen se situaba a 2.7 y, más importante, batía a Kris Meeke por 6 décimas, lo que servía para adelantar a su compañero por 4 décimas en la general. Ambos ocupaban el segundo y tercer puesto, justo por delante de Neuville, tercero aquí.

 

Un nuevo scratch de Ogier en Bellingen-II servía para que el de Volkswagen estirara su ventaja al frente de la carrera hasta 13.1 respecto a Mikko Hirvonen, que aquí volvia a ser segundo. El finlandés estaba fuerte y le endosaba casi tres segundos a Meeke aquí, lo que servía para distanciarse ligeramente de él en la pelea por el segundo puesto, situándose ahora 3.2 por delante. Neuville, Latvala y Mikkelsen batían también al británico en esta especial.

 

En lo que a tramos propiamente dichos (a falta de las dos pasadas por la superespecial), la jornada ponía su punto final con un nuevo scratch de Ogier en el octavo de la carrera, sexto triunfo parcial de seis posibles, con Ogier a 2.8 segundos e Hirvonen a 5.3. El finlandés de Citroën se afianzaba en la segunda posición, ya que Meeke volvía a ceder terreno, esta vez 4.3 segundos con su compañero. Además, veía de nuevo cómo Neuville aumentaba el ritmo y le batía por cerca de siete segundos, situándose a 7 por detrás en la cuarta plaza, poniendo en su punto de mira apartar a Meeke del podio…

 

Como era de prever, la superespecial de Coffs (1,6 km) no acarreaba sobresalto alguno en el curso de los acontecimientos, anotántose Ogier y Latvala la victoria en las dos pasadas, respectivamente.

 

La etapa de mañana comprende seis especiales, incluyendo dos nuevas pasadas por el tramo superespecial de Coffs, totalizando132 km contra el crono. A las 00:00 en la España peninsular (8:00 locales) parte el primer participante.

 

Clasificación tras 10 tramos:

 

1º S. Ogier-J. Ingrassia (Volkswagen Polo WRC), 58:46.6

2º M. Hirvonen-J. Lehtinen (Citroën DS3 WRC), +20.0

3º T. Neuville-N. Gilsoul (Ford Fiesta WRC), +38.1

4º K. Meeke-C. Pattersson (Citroën DS3 WRC), +38.6

5º J.M. Latvala-M. Anttila (Volkswagen Polo WRC), +58.2

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.