Publicidad

Rallye de Montecarlo 2ª etapa: Loeb, firme al mando de la carrera

Sébastien Loeb se mantiene al frente del Rallye de Montecarlo al término de la segunda etapa. Sobre unos tramos sumamente complicados por la abundante nieve y por las numerosas placas de hielo, el francés de Citroën mantuvo a raya a su compatriota Sébastien Ogier (Volkswagen), incrementando ligeramente la ventaja acumulada en la jornada inicial en los seis tramos que componían la segunda etapa. Dani Sordo, en una actuación muy buena en su debut con el Citroën DS3 subió al tercer puesto al principio del día y consiguió preservarlo de los ataques del incisivo ruso Evgeny Novikov.
Fernando Albes -
Rallye de Montecarlo 2ª etapa: Loeb, firme al mando de la carrera

La noche del miércoles al jueves infligía un severo castigo a las tres especiales del día, a las que debían completarse dos pasadas. Sobre un asfalto ya muy nevado y helado volvía a caer una nueva nevada, descendiendo las temperaturas en la madrugada hasta valores por debajo de -15º C en algunos puntos. En realidad, eso dibujaba un panorama más cruento para los entusiastas aficionados que seguían el rallye a pie de cuneta que para los pilotos, pues la habitual complicación a la hora de decantarse por una u otra monta de neumáticos quedaba borrada de un plumazo en esta ocasión: había que partir al primer bucle con seis cubiertas “winter” con clavos y reglajes cien por cien de nieve. Y así lo hicieron todos los equipos.

 

Eso sí, la capa de nieve fresca caída durante la noche no dejaba de ser una preocupación para los pilotos que abrían la carrera, ya que, al igual que suele suceder en los rallyes de tierra, su condición de “barredores” les podía pasar una costosa factura, ya que la teoría apuntaba a que con el paso de los coches la nieve suelta quedaría pulverizada y los clavos de los coches de más atrás morderían el hielo para avanzar con menos problemas de motricidad. Así fue en la práctica y, aunque Sébastien Loeb fue el más perjudicado por ser el primero en el orden de salida todo el día, lo cierto es que sus rivales directos estaban colocados tras él, por lo que nadie pudo aprovecharse de la situación como hubiera ocurrido si esas mismas condiciones se llegan a dar en la primera jornada, sin que Loeb estuviera ya más de un minuto por delante. Parte del interés de la jornada residía en saber cómo administrarían los equipos los 20 neumáticos con clavos que cada piloto tenía asignados, porque si las condiciones “invitaban” a utilizarlos constantemente, siempre quedaba el riesgo de tener que enfrentarse a la noche del Turini, el sábado, sin cubiertas de clavos en buen estado. Y todos sabían que un Turini muy nevado sin ruedas de clavos podía ser un auténtico infierno… La estrategia en esa materia, por tanto, cobraba de repente un papel más relevante de lo que hubiera tenido con un rallye con una climatología más bernigna.

 Primer tramo

La primera especial, Labatie d’Andaure-Lalouvesc (19,08 km) , era tal vez la que menos nieve suelta tenía en superficie, algo que aprovechaba Sébastien Ogier para anotarse el mejor tiempo absoluto, pese a partir segundo. Tras él, a 2,9 segundos, se ubicaba el ruso Evgeny Novikov, que sacaba un buen partido a su posición de salida (sexto) y aprovechaba bien su apuesta por montar cubiertas de clavos a estrenar. Pese a abrir carrera, Loeb solo perdía 5,4 segundos con respecto a Ogier, aunque en su rostro comenzaba a instalarse la preocupación por lo que pudiera pasar en los siguientes tramos, donde había más nieve y, por tanto, más tiempo que perder. Dani Sordo firmaba el cuarto mejor tiempo, cada vez más adaptado al Citroen DS3 y ganando confianza a pasos agigantados. El cántabro, aprovechando las discretas prestaciones de Mikko Hirvonen en el arranque de la etapa (el finlandés era 8º, a 20” del scratch), se colocaba a solo 4” por detrás del finlandés, al que claramente situaba ya en su punto de mira para asaltar un puesto en el podio.

 Segundo tramo

Las complicadas condiciones de la segunda especial, St Bonnet-St Julien Molhesabate-St Bonnet (25,45 km) , confirmaron los temores de Loeb, que únicamente podía ser sexto y perdía 20” con respecto al nuevo mejor registro de Novikov. Por fortuna para Loeb, Sébastien Ogier hacía un trompo al tocar un talud interior con el morro de su Polo y solo podía firmar el octavo mejor tiempo de la especial, perdiendo 4” más con Loeb. Novikov encabezaba un triplete Ford, con Mads Ostberg y Juho Hanninen pegados a su estela y haciendo buena la teoría de que salir detrás iba a ser ciertamente beneficioso en donde hubiera más nieve. Sordo, quinto tras Latvala, adelantaba ya en este tramo a Hirvonen, que seguía sin encontrar un buen feeling y que perdía algunos clavos de sus cubiertas usadas en este tramo.

 Tercer tramo

El bucle matinal se cerraba con el tramo de Lamastre-Gilhoc-Albossiere (21,72 km)), saldado con una nueva victoria parcial de Novikov y su Fiesta, 1,5 segundos más rápido que Sébastien Ogier, 1,6 segundos mejor que su compañero Mads Ostberg y 2,4 segundos mejor que Sébastien Loeb. Diferencias muy escasas en el tramo más complicado del bucle, lleno de hielo y con muchos pretiles y piedras donde dejarse algo más que un puñado de segundos. Latvala y Sordo cerraban el sexteto de cabeza, con el cántabro percatándose ya de que, de seguir a este ritmo, Novikov iba camino de convertirse en una seria amenaza en su lucha por la tercera plaza, ya que el ruso acababa de relegar a Hirvonen a la quinta plaza y se situaba 7,6 segundos por detrás del español. Quedaba por ver si sus prestaciones tenían más que ver con la ventaja de encontrarse la carretera en mejores condiciones o si, por el contrario, el ruso había dado una vuelta de tuerca a su ritmo y estaba en pleno despegue a la caza de Sordo.

 Cuarto tramo

Lo cierto es que algo había de ambas cosas, como se vería a lo largo del segundo bucle del día. En la vuelta a Labatie d’Andaure-Lalouvesc (19,08 km) , Loeb retornaba a lo más alto de la tabla, batiendo por 2,8 segundos a un Dani Sordo muy inspirado en el arranque de la tarde. Ogier encajaba 5,6 segundos a manos del español, aunque eso era poco comparado con el castigo que Sordo le daba a Novikov, que perdía 14” con respecto al piloto de Citroën. El ruso tomaba la decisión de arriesgar y partir de la asistencia con una sola rueda de recambio, lo que le obligaba a adoptar un ritmo mucho más prudente en este primer tramo del bucle, porque su objetivo era atacar a fondo en el siguiente tramo, el más largo.

 Quinto tramo

Dicho y hecho, Novikov se tiraba a muerte en St Bonnet, batiendo por 11” a Sordo y colocándose 11” por detrás del español en la general. El mejor tiempo de esta especial hiper rápida y tremendamente selectiva no lo firmaba, sin embargo, el ruso, sino su compañero Juho Hanninen, que completaba un tramo impecable para firmar la primera victoria parcial de su carrera en el WRC y dejar claro que sus progresos al volante del Fiesta eran mejor que buenos. Tras la pareja de M-Sport-Qatar se situaban los Citroën de Loeb y Sordo en un tramo poco propicio para los Volkswagen de Ogier y Latvala, sexto y octavo, respectivamente. Volkswagen decidía economizar neumáticos, consciente de que solo había 20 de clavos disponibles y quedaba mucho rallye, con lo que Ogier y Latvala se veían afectados por la menor capacidad de tracción de sus Polo WRC con respecto a los Ford, por ejemplo, y a los Citroën.

 Sexto tramo

La especial que cerraba la jornada suponía una nueva victoria parcial de Loeb, medio segundo más rápido que Ogier. Ello implicaba que la jornada se cerraba con el piloto de Citroën conservando el mando de la carrera, con 1’35” sobre su más directo rival y todo a su favor para afrontar la segunda mitad con las máximas garantías. Latvala era tercero, solo una décima más rápido que Dani Sordo, que a su vez le endosaba 4” a Novikov y conseguía finalizar la jornada con 15” sobre él en la general, donde comienza a hacerse fuerte en la tercera plaza. Una ventaja para nada definitiva en este rallye, pero que el español prefería tener a su favor y no al contrario de cara a las dos jornadas restantes.

 

Estas eran las impresiones de Sordo al final del día:

 

El rallye retomará su curso en la jornada del viernes, partiendo por última vez desde Valence a las 7:50 de la mañana, cuando los supervivientes en carrera se dirigirán a disputar las tres especiales de la corta tercera etapa, que está previsto que concluya en Mónaco pasadas las 19:30 horas.

Clasificación de la segunda etapa
1. Loeb / Elena (Citroën DS3 WRC) 3h16’29.1
2. Ogier / Ingrassia (VW Polo R WRC) +1’35.0
3. Sordo / Del Barrio (Citroën DS3 WRC) +2’38.0
4. Novikov / Minor (Ford Fiesta WRC) +2’53.2
5. Hirvonen / Lehtinen (Citroën DS3 WRC) +3’22.7
5. Latvala / Anttila (VW Polo R WRC) +2’32.2
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.