Publicidad

Rallye de Finlandia - sábado: Latvala falla y Ogier acecha

Jari-Matti Latvala (Volkswagen) tendrá que volver a poner toda la carne en el asador mañana si quiere rematar con una victoria lo que parecía una actuación dominante. El finlandés sufrió un percance en el segundo tramo de la sección de la tarde, que dañó los frenos de su Volskwagen Polo. El tiempo perdido en esa especial y en las tres siguientes hizo que Ogier remontara con fuerza, devorando la ventaja de su compañero y dejándola en solo 3.4 segundos al final de la jornada. El día de mañana no estará exento de emociones…
Fernando Albes.

Twitter: @fernandoalbes -

Rallye de Finlandia - sábado: Latvala falla y Ogier acecha

Cuando todo apuntaba a que Jari-Matti Latvala administraría sin problemas el medio minuto de ventaja acumulado antes de que arrancara la sección de la tarde del sábado, el finlandés se encontraba con que el deteriorado estado de los tramos iba a ponerse en su camino hacia el triunfo. Un agujero de grandes proporciones en el segundo tramo del bucle le ocasionaba la rotura de una pinza de frenos y una sangría de segundos que terminaba poniéndole a tiro de piedra para Ogier. Pero el finlandés mantuvo la cabeza fría y logró conservar el liderato. Solo disfruta ahora de 3.4 segundos, pero mañana, con el coche reparado, los dos lucharán por ganar con todas las consecuencias...

 

Latvala arrancaba la tarde cumpliendo su plan de vigilar las prestaciones (e intenciones) de Ogier y Meeke y acomodaba su ritmo al de éstos en Mökiperä-2 (13.84 km), la especial que abría la acción. El finlandés conseguía una renta de 1.2 segundos en la meta sobre Sébastien Ogier, franqueando la barrera simbólica del medio minuto de ventaja, ya que elevaba su renta hasta los 31.1 segundos. Meeke cedía solo dos décimas de segundo con Ogier, lo que le permitía permanecer al acecho de cualquier contratiempo del francés, puesto que solo 13.7 segundos les separaban. La sorprendente exclusión de Ostberg (la FIA detectaba en la asistencia de mitad de jornada que el arco antivuelco de su Citroën DS3 WRC había quedado dañado tras golpear contra una piedra y no le dejaba continuar) dejaba el camino libre a Mikkelsen para afianzarse en una cuarta plaza bastante a buen recaudo ya de las intenciones de Mikko Hirvonen, que estaba 25.2 detrás del noruego.

 

Pero estaba visto que la tranquilidad del líder no podía ser total y en siguiente asalto, Jukojärvi-1 (21.93 km) Latvala golpeaba fuerte en un gran agujero que se había ido haciendo en la pasada anterior y creciendo paulatinamente. No causaba daños estructurales al Polo WRC del líder, pero sí algunos problemas de frenos (la pinza delantera derecha quedaba inoperante), que le hacían levantar hacia el final y le ocasionaban una pérdida de 11.0 segundos con respecto a Ogier, cuyas opciones, dependiendo de los daños del coche de Latvala (quedaban otros tres tramos por disputarse) cobraban nueva vida. Ogier sufría también al pasar por esa zona, aunque él la acometía con algo más de prudencia, lo mismo que Meeke, segundo en la especial, a 3.2 segundos del líder del WRC.

 

Para ponerle pimienta a la carrera Latvala no conseguía nada más que una reparación parcial de su coche antes de Surkee-2 (14.95 km), especial que debía acometer con la pinza delantera derecha inoperativa, al tener que anular la canalización hidráulica que la alimentaba en el enlace anterior. Ogier, al olor de la “sangre” lanzaba un furioso ataque que le permitía recortarle 7.3 segundos a su compañero. Ello significaba que ambos se quedaban a 12.8 segundos a falta de dos especiales para el final del día y, lo mejor para la emoción de la carrera, con el coche de Latvala renqueante… Kris Meeke recibía también indicaciones de Citroën de seguir atacando, por si “pescaba” algo más que su tercer puesto aparentemente asegurado, y marcaba el segundo mejor crono, a 5.1 segundos de Ogier, pero 2.2 mejor que Latvala.

 

Por suerte para Latvala, el siguiente enfrentamiento debía producirse en un tramo corto, Himos-2 (4.45 km). Aun así, se dejaba otros 2.9 segundos a manos de Ogier, cuyas opciones cobraban vida inesperada.

 

En ese contexto, la emoción antes de disputarse Leustu-2 (10.01 km), el último tramo del día, se disparaba, al igual que las apuestas por ver hasta dónde llegaría Ogier recortándole la ventaja a Latvala. Y llegó muy cerca, hasta los 3.4 segundos en los que dejó su déficit, tras arañarle 6.5 en esta especial. Latvala no tenía otras palabras en la meta del tramo que “ahora estoy deseando llegar a la asistencia, que me reparen el coche y que llegue el día de mañana. Ahí nos jugaremos el rallye…”

 

La última jornada del rallye arranca a las 8:15 y el primer tramo cronometrado, Ruuhimäki-1 (6.79 km) se disputará a las 9:25 horas (una menos en la España peninsular).

 

Clasificación general, tras el TC23:

 

1º J.M. Latvala-M. Anttila (VW Polo WRC), 2:40:33.6

2º S. Ogier-J. Ingrassia (Volkswagen Polo WRC), +3.4

3º K. Meeke-P. Nagle (Citroën DS3 WRC), +32.4

4º A. Mikkelsen-O. Floene (Volkswagen Polo WRC), +1:20.8

5º M. Hirvonen-J. Lehtinen (Ford Fiesta RS WRC), +2:14.4

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.