Publicidad

Rallye de Australia - final: Ogier y Volkswagen, campeones

Sébastien Ogier es ya matemáticamente Campeón del Mundo de Rallyes, título que consigue por tercera vez consecutiva tras imponerse en el Rallye de Australia. Supone su séptimo triunfo en diez carreras este año y le permite ingresar en el exclusivo club de campeones con más de dos títulos en la historia del WRC, en el que únicamente figuraban hasta hoy Sébastien Loeb (9), Juha Kankkunen y Tommi Makinen (4 cada uno).
@fernandoalbes -
Rallye de Australia - final: Ogier y Volkswagen, campeones

Sébastien Ogier (Volkswagen Polo WRC) protagonizó un apabullante final de rallye en Australia, imponéndose en los siete últimos tramos de la carrera. Tras un difícil arranque el viernes, en el que se vio retrasado en el primer bucle por la siempre ingrata tarea de tener que “barrer” la pista por su condición de líder del campeonato. Llegó a ir octavo, pero desde entonces fue recuperando y primero subió al cuarto puesto y desde ahí continuó implacablemente hasta la cabeza de la prueba, terminando con 12.3 segundos de ventaja sobre su compañero Jari-Matti Latvala y con 20.3 sobre el piloto de Citroën Kris Meeke. “Es una temporada magnífica, la mejor que he hecho hasta la fecha. Sin errores y con buenas prestaciones en muchos rallyes, como ha sucedido aquí. Este es el rallye más complicado si tienes que abrir carrera y aun así conseguimos ganar. Es la manera perfecta de alcanzar el tercer título”.

Volkswagen firmó el doblete gracias a Latvala, lo que significa también un nuevo título de Constructores para la marca alemana. No estuvo exento de emoción hasta el final el desenlace de la carrera para ellos, ya que el coche de Latvala sufría la rotura de la correa del alternador justo antes del último tramo. Por suerte, el finlandés la sustituyó a tiempo por otra de recambio que llevaba en el coche y completó esa última especial, el Power Stage, sin mayores problemas, consiguiendo el segundo mejor crono, tras Ogier, y los dos puntos adicionales correspondientes.

Kris Meeke (Citroën), reconocía haberse visto incapaz de seguir el ritmo de los Volkswagen en la última jornada, cuando se invertía el orden de salida y se configuraba a la inversa de la clasificación provisional al término de la etapa del sábado. Partía líder, con tres décimas de segundo de ventaja sobre Ogier, tras aprovechar bien su retrasada posición de partida el viernes y el sábado. Pero rápidamente se dio cuenta de que los cinco asaltos contra el crono del domingo iban a ser una muralla difícil de franquear y prácticamente daba por hecho que incluso Mikkelsen le apartaría del tercer escalón del podio. Por fortuna para él, el noruego penalizaba un minuto en la entrada de la asistencia de mitad de jornada, lo que le acarreaba una penalización de diez segundos. Ello significaba que Meeke conservaba la tercera plaza, pus finalizaba 5.9 segundos delante de Mikkelsen.

La quinta plaza era para el ídolo local, Hayden Paddon (Hyundai i20 WRC). Paddon terminaba a 16.5 segundos de Mikkelsen en una carrera que no empezaba al ritmo esperado para él por algunos problemas de puesta a punto. Una vez solucionados el sábado, las cosas mejoraban, permitiéndole mezclarse, incluso, en la pelea por el mando del rallye en el primer bucle del sábado.

Ott Tanak era sexto, después de verse retrasado el viernes por diferentes problemas y rezando para que los ruidos que emitía la transmisión de su Ford Fiesta en los tramos del domingo no le dejaran a pie de cuneta. El estonio precedía en la llegada al dúo de Hyundai encabezado por Thierry Neuville y completado por Dani Sordo. El belga no estuvo, de nuevo, particularmente brillante en esta ocasión y se hubiera visto claramente superado por Sordo, de no haberse hundido el español en el primer bucle del sábado, cuando un problema en los frenos de su i20 WRC hacía que perdiera mucho tiempo, sobre todo en el tramo de Nambucca (50 km), y toda opción a algo importante. Curiosamente, esta era la primera vez que Sordo competía sobre los tramos del Rallye de Australia con sede en Coffs Harbour, lo que había llevado a Hyundai a nominar a puntos de Constructores a Paddon en detrimento del español. Sin embargo, Sordo partía sumamente motivado y se encontraba a gusto desde el arranque. Ello, combinado con su buena posición de partida del viernes y con el hecho de que los tramos de ese día eran nuevos para casi todos, catapultó al español a un sorprendente liderato de la carrera, forjado tras imponerse en las tres primeras especiales.

El undécimo rallye del WRC será el Tour de Córcega (1-4 de octubre).

Clasificación (después de 12 tramos):

1º S. Ogier-J. Ingrassia (Volkswagen Polo WRC), 2:59:16.4

2º J.M. Latvala-M. Anttila (Volkswagen Polo WRC), a 12.3

3º K. Meeke-P. Nagle (Citroën DS3 WRC), a 32.6

4º A. Mikkelsen-O. Floene (Volkswagen Polo WRC), a 38.5

5º H. Paddon-J. Kennard (Hyundai i20 WRC), a 55.0

Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.