Gira tu pantalla para ver la web de Autopista

Inicio > Pruebas > 4x4 > Toyota FJ Cruiser

Toyota FJ Cruiser

Uno de los vehículos más deseados por los amantes del todoterreno es el Toyota FJ Cruiser, un auténtico 4x4 para el que hay no pocas preparaciones para mejorar sus cualidades en campo. Os ofrecemos dos ejemplos sobre la misma base, uno de TMD y otro de Plaza Competición.
06/08/2008
Toyota FJ Cruiser
Toyota FJ Cruiser

Ya hemos publicado en estás páginas diversos trabajos del preparador ilerdense TMD. En todos ellos el denominador común que encontramos ha sido el mismo: mostrar unas terminaciones de calidad y trabajos impecablemente ejecutados e incluir soluciones originales y funcionales. El Toyota FJ Cruiser es uno de los todo terreno más deseados del momento. Su fusión entre línea «retro» y moderna con la tecnología del siglo XXI está causando furor. Puede decirse que viene a ser en el mundo del 4x4 lo que representó en turismos en su día el revival del Volkswagen «Escarabajo» o del «Mini» de Rover.

Se ha hecho popular en muy poco tiempo, y prueba de ello es que no es la primera unidad «tuneada» que pasa por estas líneas, pero… paradojas del mundo mercantil, es un modelo que no llega oficialmente a España, y para obtenerlo hay que recurrir a los denominados importadores paralelos. Y ya se sabe, esto significa que, generalmente, los precios se disparan.

Esto no ha sido óbice en este caso, pues su propietario sabía lo que quería –un TT indestructible acondicionado para largas travesías- y estaba dispuesto no sólo a decantarse por este modelo, también a invertir lo que hiciera falta en su preparación. No conocemos las cifras de ésta, pero visto lo visto y los componentes que se le han añadido, el montante de esta muy posible-mente haya superado el importe de la compra. »

Ingredientes básicos en la receta a la hora de preparar un 4x4. En este FJ se ha aplicado a raja tabla. No ha sido fácil acoplar las enormes ruedas en medida 315/75 X 16” y las espectaculares llantas Mickey Thompson. Para acoplar el conjunto hubo que colocar desplazadores, reformar profusamente el interior de los pasos de rueda y prolongar sus aletines hacia fuera. Además hasta hubo que reposicionar alguno de los apoyos en el chasis de la carrocería, puesto que al girar la dirección la goma tocaba en ellos. También se levantó esta última casi 8 cm. Se ha reforzado el conjunto chasis de largueros/carrocería con la adopción de una jaula «antivuelco» que, como se aprecia en las fotos, tiene como particularidad que prácticamente ni se ve ni se nota. Va escondida tras los guarnecidos del techo y montantes de éste; un trabajo de chinos. Sólo se ve alguno de sus tubos en la zona del maletero y al abrir las puertas traseras (estas van contrapeadas como en algunas pick-up, o sea que abren en el sentido de la marcha) en el lugar donde en un coche normal estaría ocupado por el pilar central.

También se han reforzado considerablemente los apoyos de la amortiguación, así como los brazos inferiores del los triángulos de la suspensión delantera, los bajos del coche y los depósitos de combustible, que van protegidos por sendas planchas de aluminio, de 8 mm de pared, que hacen las veces también de patín.

Unas robustas estriberas de tubo de acero ovalizado, que hacen también el papel de calderín para el compresor y, como es tradicional de apoyo para el gato Hi lift, completan el apartado protecciones exteriores.

Oran y OLM son las dos marcas escogidas para mejorar el equipo de suspensión de serie, otro de los pasos ineludibles a la hora de preparar un TT para gran-des travesías extremas. El fabricante/preparador italiano ORAM, especializado en creaciones a la carta, aporta los amortiguadores. Estos, con 6 cm. más de recorrido que los originales, regulables en hidráulico y precarga de muelle, cuentan con botella de gas independiente. Los muelles son los australianos OLM, escogidos específicamente para las características del coche. Su paso de hilo es de 16 mm delante y 17 detrás. En los dos trenes el recorrido útil de la ruedas supera los 35 cm.

Hubo que realizar muchas pruebas, ajustes y calibrar en repetidas ocasiones los muelles. Hay que tener en cuenta que el coche, entre ir cargado de combustible (cerca de 200 kilos de diferencia) a ir vacío, tenía un comportamiento notablemente distinto.

Motor y cambio, este automático, es de estricta serie, lo mismo que los bloqueos. Hay que decir que hemos podido comprobar que, a pesar del incremento en la sección de neumáticos y el peso añadido, el propulsor de gasolina –un V6 de 4.0 l. capaz de suministrar 242 CV y una cifra de par de próxima a los 400 Nm– mueve bien los cerca de 2.300 kilos que pesa ahora el conjunto. Eso sí, en campo, para no castigar al convertidor de la caja automática, hay que ir normalmente con las reductoras insertadas.»

Es curioso, pero un apartado tan importante como éste, que nos puede sacar de meternos en «fregaos» de esos en los que por muy preparado que este el coche no nos sacaría ni una grúa, no siempre se cuida o se invierte en la misma proporción, como por ejemplo hacemos en suspensiones.

No es el caso de este FJ. Se ha invertido en la misma proporción que el resto de la preparación. Lleva instalado un excelente equipo de navegación –un tablet PC suministrado por Top Nav– que consta de una pantalla táctil TFC de 10,2 pulgadas con la «CPU» separada e instalada bajo el asiento del copiloto. En el momento de la prueba la cartografía disponible era de toda Europa, Marruecos, Túnez y Mauritania. Un trip complementaba a este equipo. Además, por si se necesitara «resetear» o añadir algún dato, en la guantera encontramos un teclado de ordenador de silicona, enrollable, resistente al polvo.»

Para hacer más placenteras las excursiones se ha optado por sacrificar uno de los asientos de la banqueta trasera, pese a lo que se mantienen útiles 4 plazas en el coche. En su lugar va una enorme nevera Engel de 41 l con congelador y aún queda amplio hueco para las bolsas de equipaje, cajas de víveres y recambio, así como el gato Hi lif –con soporte específico sobre las barras de la jaula a su paso por el maletero-, las planchas de desatasco y el extintor. En el maletero encontramos también enchufes de red a 220 V y tomas de corriente de 12 v.»

Pues como indicábamos en las primeras líneas, todo lo se le ha añadido al coche es verdaderamente efectivo y funcional, además de bonito y bien hecho. Vamos, que no ocurre como en algunas preparaciones, en las que la mitad de las cosas instaladas ornamentan más que ayudan.

El incremento en alturay lo que mejoran los ángulos de entrada y salida, a merced de los recortados paragolpes, ha mejora-do notablemente su ya de por si buena capacidad trialera. Y por lo que pudimos ver y sentir también en pistas, aun estando éstas muy rotas y yendo a buen ritmo, el comportamiento era superior al del coche estando de serie. Se apreciaba que balanceaba muy poco la carrocería y que el coche no perdía trayectoria aún pasando rápidos por roderas profundas. Sólo se veía frenado en esos pasos estrechos en donde su importante anchura de vías aconsejaba maniobrar.

Sobre asfalto también daban muy buen juego las cubiertas Goodyear escogidas. Eso sí, el notable incremento de huella de éstas, unido a lo que alargan el desarrollo y el peso que representa este conjunto con los separadores, contribuía a que el consumo de combustible se disparara. Claro que, como en el del precio de la preparación, ya metidos en «fregaos» eso es un dato irrelevante.

Toyota FJ Cruiser Plaza Competición
Ficha técnica

Ya hemos publicado en estás páginas diversos trabajos del preparador ilerdense TMD. En todos ellos el denominador común que encontramos ha sido el mismo: mostrar unas terminaciones de calidad y trabajos impecablemente ejecutados e incluir soluciones originales y funcionales. El Toyota FJ Cruiser es uno de los todo terreno más deseados del momento. Su fusión entre línea «retro» y moderna con la tecnología del siglo XXI está causando furor. Puede decirse que viene a ser en el mundo del 4x4 lo que representó en turismos en su día el revival del Volkswagen «Escarabajo» o del «Mini» de Rover.

Se ha hecho popular en muy poco tiempo, y prueba de ello es que no es la primera unidad «tuneada» que pasa por estas líneas, pero… paradojas del mundo mercantil, es un modelo que no llega oficialmente a España, y para obtenerlo hay que recurrir a los denominados importadores paralelos. Y ya se sabe, esto significa que, generalmente, los precios se disparan.

Esto no ha sido óbice en este caso, pues su propietario sabía lo que quería –un TT indestructible acondicionado para largas travesías- y estaba dispuesto no sólo a decantarse por este modelo, también a invertir lo que hiciera falta en su preparación. No conocemos las cifras de ésta, pero visto lo visto y los componentes que se le han añadido, el montante de esta muy posible-mente haya superado el importe de la compra. »

Ingredientes básicos en la receta a la hora de preparar un 4x4. En este FJ se ha aplicado a raja tabla. No ha sido fácil acoplar las enormes ruedas en medida 315/75 X 16” y las espectaculares llantas Mickey Thompson. Para acoplar el conjunto hubo que colocar desplazadores, reformar profusamente el interior de los pasos de rueda y prolongar sus aletines hacia fuera. Además hasta hubo que reposicionar alguno de los apoyos en el chasis de la carrocería, puesto que al girar la dirección la goma tocaba en ellos. También se levantó esta última casi 8 cm. Se ha reforzado el conjunto chasis de largueros/carrocería con la adopción de una jaula «antivuelco» que, como se aprecia en las fotos, tiene como particularidad que prácticamente ni se ve ni se nota. Va escondida tras los guarnecidos del techo y montantes de éste; un trabajo de chinos. Sólo se ve alguno de sus tubos en la zona del maletero y al abrir las puertas traseras (estas van contrapeadas como en algunas pick-up, o sea que abren en el sentido de la marcha) en el lugar donde en un coche normal estaría ocupado por el pilar central.

También se han reforzado considerablemente los apoyos de la amortiguación, así como los brazos inferiores del los triángulos de la suspensión delantera, los bajos del coche y los depósitos de combustible, que van protegidos por sendas planchas de aluminio, de 8 mm de pared, que hacen las veces también de patín.

Unas robustas estriberas de tubo de acero ovalizado, que hacen también el papel de calderín para el compresor y, como es tradicional de apoyo para el gato Hi lift, completan el apartado protecciones exteriores.

Oran y OLM son las dos marcas escogidas para mejorar el equipo de suspensión de serie, otro de los pasos ineludibles a la hora de preparar un TT para gran-des travesías extremas. El fabricante/preparador italiano ORAM, especializado en creaciones a la carta, aporta los amortiguadores. Estos, con 6 cm. más de recorrido que los originales, regulables en hidráulico y precarga de muelle, cuentan con botella de gas independiente. Los muelles son los australianos OLM, escogidos específicamente para las características del coche. Su paso de hilo es de 16 mm delante y 17 detrás. En los dos trenes el recorrido útil de la ruedas supera los 35 cm.

Hubo que realizar muchas pruebas, ajustes y calibrar en repetidas ocasiones los muelles. Hay que tener en cuenta que el coche, entre ir cargado de combustible (cerca de 200 kilos de diferencia) a ir vacío, tenía un comportamiento notablemente distinto.

Motor y cambio, este automático, es de estricta serie, lo mismo que los bloqueos. Hay que decir que hemos podido comprobar que, a pesar del incremento en la sección de neumáticos y el peso añadido, el propulsor de gasolina –un V6 de 4.0 l. capaz de suministrar 242 CV y una cifra de par de próxima a los 400 Nm– mueve bien los cerca de 2.300 kilos que pesa ahora el conjunto. Eso sí, en campo, para no castigar al convertidor de la caja automática, hay que ir normalmente con las reductoras insertadas.»

Es curioso, pero un apartado tan importante como éste, que nos puede sacar de meternos en «fregaos» de esos en los que por muy preparado que este el coche no nos sacaría ni una grúa, no siempre se cuida o se invierte en la misma proporción, como por ejemplo hacemos en suspensiones.

No es el caso de este FJ. Se ha invertido en la misma proporción que el resto de la preparación. Lleva instalado un excelente equipo de navegación –un tablet PC suministrado por Top Nav– que consta de una pantalla táctil TFC de 10,2 pulgadas con la «CPU» separada e instalada bajo el asiento del copiloto. En el momento de la prueba la cartografía disponible era de toda Europa, Marruecos, Túnez y Mauritania. Un trip complementaba a este equipo. Además, por si se necesitara «resetear» o añadir algún dato, en la guantera encontramos un teclado de ordenador de silicona, enrollable, resistente al polvo.»

Para hacer más placenteras las excursiones se ha optado por sacrificar uno de los asientos de la banqueta trasera, pese a lo que se mantienen útiles 4 plazas en el coche. En su lugar va una enorme nevera Engel de 41 l con congelador y aún queda amplio hueco para las bolsas de equipaje, cajas de víveres y recambio, así como el gato Hi lif –con soporte específico sobre las barras de la jaula a su paso por el maletero-, las planchas de desatasco y el extintor. En el maletero encontramos también enchufes de red a 220 V y tomas de corriente de 12 v.»

Pues como indicábamos en las primeras líneas, todo lo se le ha añadido al coche es verdaderamente efectivo y funcional, además de bonito y bien hecho. Vamos, que no ocurre como en algunas preparaciones, en las que la mitad de las cosas instaladas ornamentan más que ayudan.

El incremento en alturay lo que mejoran los ángulos de entrada y salida, a merced de los recortados paragolpes, ha mejora-do notablemente su ya de por si buena capacidad trialera. Y por lo que pudimos ver y sentir también en pistas, aun estando éstas muy rotas y yendo a buen ritmo, el comportamiento era superior al del coche estando de serie. Se apreciaba que balanceaba muy poco la carrocería y que el coche no perdía trayectoria aún pasando rápidos por roderas profundas. Sólo se veía frenado en esos pasos estrechos en donde su importante anchura de vías aconsejaba maniobrar.

Sobre asfalto también daban muy buen juego las cubiertas Goodyear escogidas. Eso sí, el notable incremento de huella de éstas, unido a lo que alargan el desarrollo y el peso que representa este conjunto con los separadores, contribuía a que el consumo de combustible se disparara. Claro que, como en el del precio de la preparación, ya metidos en «fregaos» eso es un dato irrelevante.

Toyota FJ Cruiser Plaza Competición
Ficha técnica

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.