Inicio > Pruebas > 4x4 > SsangYong Kyron 270 Xdi Limited Automático

SsangYong Kyron 270 Xdi Limited Automático

La incorporación del potente motor 270 Xdi y el cambio automático secuencial de cinco velocidades, ambos de origen Mercedes, y unas acertadas mejoras estéticas y de equipamiento, permiten al Kyron escalar muchas posiciones en el ranking comercial. Y lo mejor es que lo hace sin disparar su precio.
21/01/2008
Votar
0 votos

Respecto del primero de ellos, urge revisar los amortiguadores tanto en su calidad, porque se agotan con rapidez en terrenos y pistas bacheados, como en su regulación, ya que resultan excesivamente suaves (sobre todo en extensión) para el peso y las prestaciones del coche.

Debemos reconocer que esta versión se desenvuelve mucho mejor que el Kyron 200 Xdi en pasos técnicos que exigen muy baja velocidad, ya que los mayores bajos de su motor, y las reductoras, lo convierten en mucho más eficaz. En terrenos arenosos su ventaja es también considerable por la misma razón.

Si de lo que hablamos es de los frenos, es verdad que esta variante Limited automática recibe discos ventilados más gordos en el tren trasero, pero la calidad de las pastillas elimina tal ventaja. Así, el tacto del pedal es gomoso y empeora aumentando su recorrido cuando se calientan. También presentan una pobre resistencia a la fatiga, que se materializa en un considerable alargamiento de las frenadas cuando los discos y las pastillas cogen temperatura.

Es más, en esta última situación nos ha vuelto a suceder lo mismo que ya detectamos en el Kyron 200 Xdi: cuando los frenos se calientan mucho, el ABS y el control de estabilidad dejan de funcionar. Menos mal que el correspondiente testigo en el cuadro de instrumentos nos avisa de tal circunstancia.

Evidentemente estas «pegas» influyen en el comportamiento del coche en función del tipo de conducción y carretera por los que nos movamos. En las vías rápidas el coche no presenta vicios raros, aunque sí acusa esa ya comentada blanda amortiguación a la hora de realizar una frenada de emergencia o maniobra evasiva.

Sobre terrenos de firme más roto, la blanda amortiguación hace que se pierda firmeza en los apoyos, si bien la utilización de suspensión trasera independiente hace que la zaga absorba mejor los baches que las variantes de eje rígido. De hecho, las leves «espantadas» de zaga que presentaban aquellos se reducen en una medida importante.

Lo que no ha variado respecto del 200 Xdi es el hecho de que la dirección, con 3,75 vueltas entre topes, sigue resultando algo lenta y además con poco retorno, y el ABS sigue entrando con más rapidez de lo que sería de desear en firmes con baja adherencia y pistas con mucho polvo o grava.

En lo tocante a la habitabilidad, nuestro protagonista mantiene unos altos estándares que ya pudimos apreciar en la versión 200 Xdi.

En esta variante Limited los ocupantes disfrutan de asientos muy cómodos y amplios, aunque con una pobre capacidad de sujeción debido a su tapizado en cuero, y el maletero, con 590 litros haciendo uso de las cinco plazas, es de los más generosos de su categoría. Además, ofrece interesantes detalles como es el receptáculo tabicado dispuesto bajo el piso para albergar pequeña impedimenta, o las redecillas para sujetar el equipaje, y separar el maletero de la zona habitable.

Por lo que se refiere al equipamiento, una ojeada a la lista que lo explicita demuestra que poco más se puede pedir que no traiga ya de serie esta variante tope de gama.

Por otro lado, el reposicionamiento de algunos mandos facilita aún más la labor de conducción, mientras que el correcto acabado y la imagen de los materiales utilizados para decorar el interior del coche potencian la sensación de agrado de quien viaja en su interior.

No obstante, este Kyron presenta también algunos detalles que le restan refinamiento. Así, el motor resultaba muy ruidoso en aceleración, el control de la velocidad de crucero «de serie en esta versión» tironeaba de modo apreciable cuando debía mantener la velocidad en una bajada larga, y el coche sigue teniendo algunos problemas con las altas temperaturas, como quedó patente en el hecho de que el control de la velocidad de crucero dejó de funcionar de modo temporal, posiblemente debido a un mal contacto por dilatación.

Motor
Dos características destacadas del motor 270 son su agrado de funcionamiento y su buena capacidad de recuperación desde pocas revoluciones.
Capacidades TT
Su arquitectura, muy de todoterreno, hace que el Kyron presente la mejor movilidad de entre los SUV de su categoría en uso campero.
Equipamiento
Un vistazo a todo lo que este acabado incorpora de serie coloca al Kyron 270 Xdi como uno de los modelos mejor equipados de su segmento.

Frenos
La calidad del material de las pastillas es baja y su rendimiento pobre, penalizando mucho al coche en este apartado.
Gestión del cambio
En el modo automático la gestión del cambio es excesivamente lenta, tanto a la hora de multiplicar marchas, como a la de reducirlas.
Amortiguación
El bastidor y el alegre motor del Kyron merecen una amortiguación mejor y con una regulación más ajustada a las prestaciones.

Más vigoroso

Respecto del primero de ellos, urge revisar los amortiguadores tanto en su calidad, porque se agotan con rapidez en terrenos y pistas bacheados, como en su regulación, ya que resultan excesivamente suaves (sobre todo en extensión) para el peso y las prestaciones del coche.

Debemos reconocer que esta versión se desenvuelve mucho mejor que el Kyron 200 Xdi en pasos técnicos que exigen muy baja velocidad, ya que los mayores bajos de su motor, y las reductoras, lo convierten en mucho más eficaz. En terrenos arenosos su ventaja es también considerable por la misma razón.

Si de lo que hablamos es de los frenos, es verdad que esta variante Limited automática recibe discos ventilados más gordos en el tren trasero, pero la calidad de las pastillas elimina tal ventaja. Así, el tacto del pedal es gomoso y empeora aumentando su recorrido cuando se calientan. También presentan una pobre resistencia a la fatiga, que se materializa en un considerable alargamiento de las frenadas cuando los discos y las pastillas cogen temperatura.

Es más, en esta última situación nos ha vuelto a suceder lo mismo que ya detectamos en el Kyron 200 Xdi: cuando los frenos se calientan mucho, el ABS y el control de estabilidad dejan de funcionar. Menos mal que el correspondiente testigo en el cuadro de instrumentos nos avisa de tal circunstancia.

Evidentemente estas «pegas» influyen en el comportamiento del coche en función del tipo de conducción y carretera por los que nos movamos. En las vías rápidas el coche no presenta vicios raros, aunque sí acusa esa ya comentada blanda amortiguación a la hora de realizar una frenada de emergencia o maniobra evasiva.

Sobre terrenos de firme más roto, la blanda amortiguación hace que se pierda firmeza en los apoyos, si bien la utilización de suspensión trasera independiente hace que la zaga absorba mejor los baches que las variantes de eje rígido. De hecho, las leves «espantadas» de zaga que presentaban aquellos se reducen en una medida importante.

Lo que no ha variado respecto del 200 Xdi es el hecho de que la dirección, con 3,75 vueltas entre topes, sigue resultando algo lenta y además con poco retorno, y el ABS sigue entrando con más rapidez de lo que sería de desear en firmes con baja adherencia y pistas con mucho polvo o grava.

En lo tocante a la habitabilidad, nuestro protagonista mantiene unos altos estándares que ya pudimos apreciar en la versión 200 Xdi.

En esta variante Limited los ocupantes disfrutan de asientos muy cómodos y amplios, aunque con una pobre capacidad de sujeción debido a su tapizado en cuero, y el maletero, con 590 litros haciendo uso de las cinco plazas, es de los más generosos de su categoría. Además, ofrece interesantes detalles como es el receptáculo tabicado dispuesto bajo el piso para albergar pequeña impedimenta, o las redecillas para sujetar el equipaje, y separar el maletero de la zona habitable.

Por lo que se refiere al equipamiento, una ojeada a la lista que lo explicita demuestra que poco más se puede pedir que no traiga ya de serie esta variante tope de gama.

Por otro lado, el reposicionamiento de algunos mandos facilita aún más la labor de conducción, mientras que el correcto acabado y la imagen de los materiales utilizados para decorar el interior del coche potencian la sensación de agrado de quien viaja en su interior.

No obstante, este Kyron presenta también algunos detalles que le restan refinamiento. Así, el motor resultaba muy ruidoso en aceleración, el control de la velocidad de crucero «de serie en esta versión» tironeaba de modo apreciable cuando debía mantener la velocidad en una bajada larga, y el coche sigue teniendo algunos problemas con las altas temperaturas, como quedó patente en el hecho de que el control de la velocidad de crucero dejó de funcionar de modo temporal, posiblemente debido a un mal contacto por dilatación.

Motor
Dos características destacadas del motor 270 son su agrado de funcionamiento y su buena capacidad de recuperación desde pocas revoluciones.
Capacidades TT
Su arquitectura, muy de todoterreno, hace que el Kyron presente la mejor movilidad de entre los SUV de su categoría en uso campero.
Equipamiento
Un vistazo a todo lo que este acabado incorpora de serie coloca al Kyron 270 Xdi como uno de los modelos mejor equipados de su segmento.

Frenos
La calidad del material de las pastillas es baja y su rendimiento pobre, penalizando mucho al coche en este apartado.
Gestión del cambio
En el modo automático la gestión del cambio es excesivamente lenta, tanto a la hora de multiplicar marchas, como a la de reducirlas.
Amortiguación
El bastidor y el alegre motor del Kyron merecen una amortiguación mejor y con una regulación más ajustada a las prestaciones.

Más vigoroso

Galería fotográfica

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.