Publicidad

VW Passat 1.6 TDi vs Volvo S60 Drive

Los Diesel de pequeña cilindrada han llegado para quedarse hasta en las berlinas porque permiten gastar poco, muy poco y, consecuentemente, sus emisiones y costes son muy reducidos. Y los que los usan no están condenados a ser torpes o demasiado lentos. Son una apuesta por la eficiencia y, esencialmente, por el sentido común.
-
VW Passat 1.6 TDi vs Volvo S60 Drive

Imagínate un coche con el que las visitas a las estaciones de servicio se conviertan en un acontecimiento excepcional... si la parada es para repostar combustible. Imagina que, además, en esa berlina el coste en carburante de 1.000 kilómetros no supere en mucho los 70 euros —sí, has leído bien, a razón de unos 7 céntimos por kilómetro— o que, sin pagar por adquirirla mucho más que por otros coches, te permita disfrutar de calidades y tecnologías embarcadas —también de la imagen— propia de un modelo premium. Imagina, incluso, que esa berlina esté preparada para hacer frente los viajes más largos de mejor manera que muchas otras propuestas que puedas encontrar en el mercado. Pues bien, llegados aquí deja de imaginar y empieza a plantearte que tendrás que volver a la realidad y prepárate para una cuidadosa elección, porque nuestros protagonistas no van a poner a su rival las cosas fáciles.

En un lado, el Passat; en el otro, el S60. En esta ocasión, ambos con apellidos que los hacen un especiales respecto a otras versiones de los modelos que comparten con ellos la gama: BlueMotion Tecnology para acompañar al 1.6 TDI de 105 CV en el caso del Volkswagen, un marchamo que no deja lugar a dudas sobre la preparación específica de este Passat para gastar poco; Drive para el Volvo, denominación que camufla que lo que lleva bajo el capó este sueco es, como en el caso del alemán, otro 1.6 turbodiésel. Este es el desarrollo conjunto de Ford-PSA: sí, el Volvo, pese a ya no tener ya nada que ver con Ford, echa mano para sus Drive —para la mayoría de los coches de esta familia, no para los XC60 y XC70 Drive, quienes usan el 2.4 de Volvo de 163 CV—, de un motor ‘prestado’ y que, entre los coches de tamaño semejante, también encontramos en el Mondeo, C5 o 508.

En ambos casos se trata de ejemplos perfectos de ‘downsizing’, por aquello de montar motores de muy baja cilindrada, si bien lo suyo no es de récord: por ahí andan los 1.5 dCi de Renault, éstos sí los Diesel más pequeños que pueden encontrarse en berlinas y que la francesa emplea en el Fluence y Laguna.

Pero volvamos a los protagonistas que, tal como prometen con sus especiales denominaciones, consiguen el propósito de conseguir unos consumos realmente bajos. En el caso del Volkswagen, con ese propósito y además de usar un motor pequeño, se echa mano de algunas preparaciones específicas más ligadas a ese sello, como neumáticos 205/55 R16, el sistema Start & Stop que apaga el motor en las paradas prolongadas y lo rearranca cuando empezamos a levantar el pie del embrague y un alternador que sólo se conecta cuando no se está acelerando. Son recursos ligados al término BlueMotion Techonology y que, en el caso del Passat, se usan en todas las versiones Diesel, sin importar su potencia.

A diferencia de los Jetta y Golf con el paquete de recursos BlueMotion Technology, con los que también comparte el 1.6 TDI, el Passat tiene una caja de cambios manual diferente: de seis velocidades, en lugar de con sólo cinco, igual que también ocurre en el Touran BlueMotion Technology. Esa transmisión cuenta con unos desarrollos que, a nuestro criterio, son extremadamente largos, pues son como los del mismo Passat con el 2.0 TDI de 140 CV —y sensiblemente más par motor—.

Comparativamente, los del Volvo son más juicioso y, por extensión, condicionan menos los desarrollos de todas las demás marchas a la baja, aunque sin duda también que el S60 vaya más corto —y el motor se revolucione más para una velocidad dada— suma centímetros cúbicos de gasóleo una vez que salimos a carretera.

Con estas relaciones en la caja de cambios, más la mejor disposición del motor 1.6 del Volvo en prácticamente todo momento —entre las 1.100 y las 2.000 rpm, la zona en la que los indicadores de cambio de marcha de ambos recomiendan mayoritariamente moverse, el motor del sueco parece siempre mucho más enérgico y, hasta las 3.500 es siempre más elástico—, el S60 parece tener una respuesta al acelerador más rápida. Es sólo una sensación que no refrendan los números si nos ceñimos a las aceleraciones, prácticamente idénticas en ambos modelos a tenor de que también lo son sus relaciones entre peso y potencia, motricidad en el momento de arrancada o facilidad de manejo de la caja de cambios; pero que se convierte en una aplastante realidad si consideramos las prestaciones en las que tienen un papel determinante los desarrollos y su combinación con la fuerza del motor a muy bajo régimen.

Así, las recuperaciones del Passat 1.6 TDI son lentas, con mucho, de las más parsimoniosas que pueden encontrarse entre las berlinas que menos consumen y, por comparación —igual que en términos absolutos—, el Volvo parece mucho mejor predispuesto a mantener marchas largas, por lo que resulta más agradable en esas situaciones. Así las cosas, para obtener reacciones rápidas del Passat, compensa echar mano a la palanca del cambio, de buen manejo y tacto algo metálico, si bien no resulta tan suave y precisa como la del S60.

En el Drive, los recursos a los que Volvo recurre más allá de a un Diesel pequeño para minimizar el consumo son semejantes a los del Volkswagen: un sistema Start/Stop, que resulta muy útil para rebajar el gasto en tráfico urbano, y un alternador ‘inteligente’. Como en el Passat no hay modificaciones en el chasis para mejorar la aerodinámica respecto a otras versiones.

De los dos sistemas de parada del motor y rearranque automático nos quedamos con el del Volvo. Puede que, a tenor de las cifras de consumo urbano que consigue el Passat, el beneficio de éste para el conductor del Volkswagen sea mayor, pero el del S60 se nos antoja no sólo más espontáneo a activarse —parece hacerlo con más frecuencia en circunstancias de tráfico parecidas—, sino que las arrancadas son más suaves que las del TDI.

Lo novedoso en el caso del Volvo es que en la pantalla situada en el salpicadero no sólo podemos ver si está activo o no este sistema, sino averiguar los motivos por los que, estando operativo, no funciona. No hemos visto ningún otro coche en el mercado en el que se ofrezca al conductor la explicación de su inhibición y que pueden ser —como en todos los coches con este sistema—, de lo más variado. Allí puede leerse que el Start Stop no se activa bien porque el conductor no tiene el cinturón puesto, bien porque el motor no ha alcanzado la temperatura mínima de funcionamiento. O por los motivos más habituales en nuestro verano: porque es necesario mantener el Diesel activo para mantener el confort climático del habitáculo o porque la temperatura exterior es excesivamente alta. Además, en esa pantalla y a través del pulsado de la tecla ‘My Car’, el Volvo ofrece un tutorial —’Guía para conducción ECO’— sobre cómo conducir para minimizar el consumo.

La adaptación del Volvo a la ciudad va un poco más allá que la del Passat, pues si bien ambos pueden contar con un auténtico arsenal de sensores que faciliten las tareas de aparcamiento o hasta cámaras de marcha atrás —todo es cuestión de lo que queramos pagar en extras y que en el S60 pueden merecer más la pena por su peor visibilidad hacia atrás—, en el caso del S60 se va más allá al disponer, de serie, de algunos sistemas que facilitan la conducción en territorio urbano. Es el caso del City Safety o del IDIS, que igual que otros S60 este Drive incorpora como equipamiento estándar. Si el primero puede evitar o mitigar alcances a baja velocidad —hasta 30  km/h— gracias a los sensores que se incorporan junto al retrovisor y que lo frenan automáticamente —a fe que con rotundidad—, en el caso del IDIS su tarea es retrasar, por ejemplo, la entrada de una llamada a través del teléfono integrado si el sistema detecta que, en ese momento, el conductor requiere poner toda su atención en la actividad que está realizando: teniendo en cuenta el movimiento del volante y los intermitentes, por ejemplo, puede decidir que el conductor está girando y esperar unos instantes para dar curso a la llamada antes que entretenerlo. En estas aportaciones puede encontrarse buena parte del precio extra que el S60 Drive cuesta respecto al Passat 1.6 TDI BlueMotion Techonology.

Imagínate un coche con el que las visitas a las estaciones de servicio se conviertan en un acontecimiento excepcional... si la parada es para repostar combustible. Imagina que, además, en esa berlina el coste en carburante de 1.000 kilómetros no supere en mucho los 70 euros —sí, has leído bien, a razón de unos 7 céntimos por kilómetro— o que, sin pagar por adquirirla mucho más que por otros coches, te permita disfrutar de calidades y tecnologías embarcadas —también de la imagen— propia de un modelo premium. Imagina, incluso, que esa berlina esté preparada para hacer frente los viajes más largos de mejor manera que muchas otras propuestas que puedas encontrar en el mercado. Pues bien, llegados aquí deja de imaginar y empieza a plantearte que tendrás que volver a la realidad y prepárate para una cuidadosa elección, porque nuestros protagonistas no van a poner a su rival las cosas fáciles.

En un lado, el Passat; en el otro, el S60. En esta ocasión, ambos con apellidos que los hacen un especiales respecto a otras versiones de los modelos que comparten con ellos la gama: BlueMotion Tecnology para acompañar al 1.6 TDI de 105 CV en el caso del Volkswagen, un marchamo que no deja lugar a dudas sobre la preparación específica de este Passat para gastar poco; Drive para el Volvo, denominación que camufla que lo que lleva bajo el capó este sueco es, como en el caso del alemán, otro 1.6 turbodiésel. Este es el desarrollo conjunto de Ford-PSA: sí, el Volvo, pese a ya no tener ya nada que ver con Ford, echa mano para sus Drive —para la mayoría de los coches de esta familia, no para los XC60 y XC70 Drive, quienes usan el 2.4 de Volvo de 163 CV—, de un motor ‘prestado’ y que, entre los coches de tamaño semejante, también encontramos en el Mondeo, C5 o 508.

En ambos casos se trata de ejemplos perfectos de ‘downsizing’, por aquello de montar motores de muy baja cilindrada, si bien lo suyo no es de récord: por ahí andan los 1.5 dCi de Renault, éstos sí los Diesel más pequeños que pueden encontrarse en berlinas y que la francesa emplea en el Fluence y Laguna.

Pero volvamos a los protagonistas que, tal como prometen con sus especiales denominaciones, consiguen el propósito de conseguir unos consumos realmente bajos. En el caso del Volkswagen, con ese propósito y además de usar un motor pequeño, se echa mano de algunas preparaciones específicas más ligadas a ese sello, como neumáticos 205/55 R16, el sistema Start & Stop que apaga el motor en las paradas prolongadas y lo rearranca cuando empezamos a levantar el pie del embrague y un alternador que sólo se conecta cuando no se está acelerando. Son recursos ligados al término BlueMotion Techonology y que, en el caso del Passat, se usan en todas las versiones Diesel, sin importar su potencia.

A diferencia de los Jetta y Golf con el paquete de recursos BlueMotion Technology, con los que también comparte el 1.6 TDI, el Passat tiene una caja de cambios manual diferente: de seis velocidades, en lugar de con sólo cinco, igual que también ocurre en el Touran BlueMotion Technology. Esa transmisión cuenta con unos desarrollos que, a nuestro criterio, son extremadamente largos, pues son como los del mismo Passat con el 2.0 TDI de 140 CV —y sensiblemente más par motor—.

Comparativamente, los del Volvo son más juicioso y, por extensión, condicionan menos los desarrollos de todas las demás marchas a la baja, aunque sin duda también que el S60 vaya más corto —y el motor se revolucione más para una velocidad dada— suma centímetros cúbicos de gasóleo una vez que salimos a carretera.

Con estas relaciones en la caja de cambios, más la mejor disposición del motor 1.6 del Volvo en prácticamente todo momento —entre las 1.100 y las 2.000 rpm, la zona en la que los indicadores de cambio de marcha de ambos recomiendan mayoritariamente moverse, el motor del sueco parece siempre mucho más enérgico y, hasta las 3.500 es siempre más elástico—, el S60 parece tener una respuesta al acelerador más rápida. Es sólo una sensación que no refrendan los números si nos ceñimos a las aceleraciones, prácticamente idénticas en ambos modelos a tenor de que también lo son sus relaciones entre peso y potencia, motricidad en el momento de arrancada o facilidad de manejo de la caja de cambios; pero que se convierte en una aplastante realidad si consideramos las prestaciones en las que tienen un papel determinante los desarrollos y su combinación con la fuerza del motor a muy bajo régimen.

Así, las recuperaciones del Passat 1.6 TDI son lentas, con mucho, de las más parsimoniosas que pueden encontrarse entre las berlinas que menos consumen y, por comparación —igual que en términos absolutos—, el Volvo parece mucho mejor predispuesto a mantener marchas largas, por lo que resulta más agradable en esas situaciones. Así las cosas, para obtener reacciones rápidas del Passat, compensa echar mano a la palanca del cambio, de buen manejo y tacto algo metálico, si bien no resulta tan suave y precisa como la del S60.

En el Drive, los recursos a los que Volvo recurre más allá de a un Diesel pequeño para minimizar el consumo son semejantes a los del Volkswagen: un sistema Start/Stop, que resulta muy útil para rebajar el gasto en tráfico urbano, y un alternador ‘inteligente’. Como en el Passat no hay modificaciones en el chasis para mejorar la aerodinámica respecto a otras versiones.

De los dos sistemas de parada del motor y rearranque automático nos quedamos con el del Volvo. Puede que, a tenor de las cifras de consumo urbano que consigue el Passat, el beneficio de éste para el conductor del Volkswagen sea mayor, pero el del S60 se nos antoja no sólo más espontáneo a activarse —parece hacerlo con más frecuencia en circunstancias de tráfico parecidas—, sino que las arrancadas son más suaves que las del TDI.

Lo novedoso en el caso del Volvo es que en la pantalla situada en el salpicadero no sólo podemos ver si está activo o no este sistema, sino averiguar los motivos por los que, estando operativo, no funciona. No hemos visto ningún otro coche en el mercado en el que se ofrezca al conductor la explicación de su inhibición y que pueden ser —como en todos los coches con este sistema—, de lo más variado. Allí puede leerse que el Start Stop no se activa bien porque el conductor no tiene el cinturón puesto, bien porque el motor no ha alcanzado la temperatura mínima de funcionamiento. O por los motivos más habituales en nuestro verano: porque es necesario mantener el Diesel activo para mantener el confort climático del habitáculo o porque la temperatura exterior es excesivamente alta. Además, en esa pantalla y a través del pulsado de la tecla ‘My Car’, el Volvo ofrece un tutorial —’Guía para conducción ECO’— sobre cómo conducir para minimizar el consumo.

La adaptación del Volvo a la ciudad va un poco más allá que la del Passat, pues si bien ambos pueden contar con un auténtico arsenal de sensores que faciliten las tareas de aparcamiento o hasta cámaras de marcha atrás —todo es cuestión de lo que queramos pagar en extras y que en el S60 pueden merecer más la pena por su peor visibilidad hacia atrás—, en el caso del S60 se va más allá al disponer, de serie, de algunos sistemas que facilitan la conducción en territorio urbano. Es el caso del City Safety o del IDIS, que igual que otros S60 este Drive incorpora como equipamiento estándar. Si el primero puede evitar o mitigar alcances a baja velocidad —hasta 30  km/h— gracias a los sensores que se incorporan junto al retrovisor y que lo frenan automáticamente —a fe que con rotundidad—, en el caso del IDIS su tarea es retrasar, por ejemplo, la entrada de una llamada a través del teléfono integrado si el sistema detecta que, en ese momento, el conductor requiere poner toda su atención en la actividad que está realizando: teniendo en cuenta el movimiento del volante y los intermitentes, por ejemplo, puede decidir que el conductor está girando y esperar unos instantes para dar curso a la llamada antes que entretenerlo. En estas aportaciones puede encontrarse buena parte del precio extra que el S60 Drive cuesta respecto al Passat 1.6 TDI BlueMotion Techonology.

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.