Publicidad

Volvo XC70 D5

La nueva generación del XC 70 aporta un buen número de interesantes novedades, tanto en seguridad activa y pasiva como en calidad y diseño. Su motor D5 de 185 CV, unido a la caja de cambios automática de 6 velocidades, permite viajar a buen ritmo y con un alto grado de confort.
-
Volvo XC70 D5
El XC 70 no es un todo-terreno, ni siquiera es un SUV —para eso está el XC90— es, simplemente, una berlina con carrocería familiar y tracción total y así hay que juzgarlo.

Galería relacionada

Volvo XC70 D5: exteriores

El comportamiento dinámico en carretera sólo viene marcado por la presencia de esas 2 toneladas de peso, ya que tanto en vías rápidas como en carreteras sinuosas, el Volvo XC70 muestra un comportamiento ágil —para sus dimensiones y peso— que nos permite viajar rápido y que transmite al conductor una buena dosis de seguridad. Por su planteamiento, el XC70 resulta más bien subvirador y la presencia de la tracción total con reparto electrónico de par entre ambos ejes hace que, incluso con el suelo con baja adherencia, el XC70 siga las indicaciones del conductor con facilidad y sin que, en ninguna situación, el tren trasero ponga algo de "alegría". Los neumáticos de perfil algo más alto de lo convencional suponen una mejora, no sólo a la hora de circular por caminos de tierra, sino que en carretera aportan más confort a los ocupantes. La dirección se puede regular en cuanto a su asistencia mediante el menú de configuración del cuadro de instrumentos, con lo que podemos definir este parámetro en relación a nuestra forma de conducir. No se muestra tan directa ni informa con tanta precisión como lo hace, por ejemplo, un BMW, pero mantiene bien informado al conductor y permite una conducción dinámica sin mayor problema.

Además del equipamiento de serie en el que se incluye el ABS y el control de estabilidad como elementos de seguridad más importantes, nuestra unidad venía equipada, entre otros elementos, con el Chasis Activo Four-C que permite seleccionar tres niveles distintos de amortiguación y dirección, el sistema de control de crucero adaptable ACC, el de información de ángulos muertos -BLIS- y el control de descenso de pendientes pronunciadas, con lo que su precio final ascendía casi a los 65.000 euros. — Confort interior
— Equipamiento de seguridad
— Cualidades dinámicas — Sin luces automáticas
— Sujeción lateral
— Sin levas en el volante
Motor estrella
El XC 70 no es un todo-terreno, ni siquiera es un SUV —para eso está el XC90— es, simplemente, una berlina con carrocería familiar y tracción total y así hay que juzgarlo. El comportamiento dinámico en carretera sólo viene marcado por la presencia de esas 2 toneladas de peso, ya que tanto en vías rápidas como en carreteras sinuosas, el Volvo XC70 muestra un comportamiento ágil —para sus dimensiones y peso— que nos permite viajar rápido y que transmite al conductor una buena dosis de seguridad. Por su planteamiento, el XC70 resulta más bien subvirador y la presencia de la tracción total con reparto electrónico de par entre ambos ejes hace que, incluso con el suelo con baja adherencia, el XC70 siga las indicaciones del conductor con facilidad y sin que, en ninguna situación, el tren trasero ponga algo de "alegría". Los neumáticos de perfil algo más alto de lo convencional suponen una mejora, no sólo a la hora de circular por caminos de tierra, sino que en carretera aportan más confort a los ocupantes. La dirección se puede regular en cuanto a su asistencia mediante el menú de configuración del cuadro de instrumentos, con lo que podemos definir este parámetro en relación a nuestra forma de conducir. No se muestra tan directa ni informa con tanta precisión como lo hace, por ejemplo, un BMW, pero mantiene bien informado al conductor y permite una conducción dinámica sin mayor problema.

Además del equipamiento de serie en el que se incluye el ABS y el control de estabilidad como elementos de seguridad más importantes, nuestra unidad venía equipada, entre otros elementos, con el Chasis Activo Four-C que permite seleccionar tres niveles distintos de amortiguación y dirección, el sistema de control de crucero adaptable ACC, el de información de ángulos muertos -BLIS- y el control de descenso de pendientes pronunciadas, con lo que su precio final ascendía casi a los 65.000 euros. — Confort interior
— Equipamiento de seguridad
— Cualidades dinámicas — Sin luces automáticas
— Sujeción lateral
— Sin levas en el volante
Motor estrella

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.