Publicidad

Volvo V70 D5 Summun

La gama S60 y V70 alcanzó su mayoría de edad hace ya bastante tiempo. Su configuración se ha visto hace poco modificada, mejorando en pequeños detalles diferentes aspectos que no hacen sino optimizar un producto que siempre ha sido muy satisfactorio.
-
Volvo V70 D5 Summun
Si exteriormente los cambios en el diseño y en los contornos de la carrocería son bastante continuistas, la configuración del coche muestra, sin embargo, evoluciones mucho más profundas que afectan al plano dinámico, pero que sobre todo lo hacen en lo que se refiere a seguridad, tanto activa como pasiva. Cierto es que muchos de estos elementos, así como alguno de confort, están relegados a la lista de opciones, lo que puede elevar la factura de manera notable como ocurre en nuestra unidad de pruebas —ver precio de la unidad probada—, pero no es menos cierto que el grado de seguridad que es capaz de proporcionar el V70 con todos los elementos disponibles es de los más altos del mercado.

Galería relacionada

Volvo V70 D5: detalles

En el plano dinámico la base de partida, con mayor batalla y vías, propicia ya en sí misma un mayor aplomo del coche que se ve optimizado por la incorporación del chasis activo Four C de amortiguación variable que se encarga de controlar las oscilaciones y la inclinación de la carrocería con eficacia en todo momento y que dispone de tres grados de firmeza seleccionables por el conductor. El sistema de advertencia de colisión dispone de un sensor de radar que avisa al conductor ante la presencia de un obstáculo o de otro vehículo con una luz roja que se ilumina en el salpicadero acompañada de una señal acústica. Si, a pesar del aviso, no se produce una reacción por parte del conductor, el sistema prepara los frenos aproximando las pastillas y activa el sistema de ayuda a la frenada de emergencia para reducir el tiempo de reacción y la distancia de frenada desde el momento en el que el conductor active el freno. También dispone de unos testigos que se iluminan cuando algún vehículo se acerca por los ángulos muertos de visión posteriores, lo que evita posibles incidentes por cambios de carril interrumpiendo la trayectoria del otro vehículo. El control de velocidad con el radar de alcance permite al conductor establecer diferentes grados de distancia de seguridad. El sistema presenta, no sólo una mayor seguridad, sino que contribuye a reducir la fatiga al volante en largas distancias.

En seguridad pasiva se han introducido también mejoras sobre todo en cuanto a impactos laterales, con airbags de cortina 60 mm más largos para mejorar la protección a los más pequeños y airbags laterales con dos superfi cies de inflado independientes que permiten una presión mayor a la altura de las caderas, zona más resistente a los impactos que el pecho. En la práctica el aumento del peso es el único efecto colateral negativo. En el caso de nuestra unidad, equipada con prácticamente todo lo posible, la báscula ha arrojado 1.867 kg, una cifra respetable y que se va 200 kg por encima de la cifra que pesó la versión precedente. Realmente entendemos que vale la pena. Las prestaciones no experimentan mermas al disponer ahora de 185 CV, lo que combinado con la caja de cambios Geartronic de seis marchas proporciona un grado de dinamismo más que suficiente. Lo que sí se resienten son los consumos que acusan el sobrepeso con un incremento medio de medio litro cada 100 km, perfectamente asumible. El V70 se muestra como un coche con el que apetece afrontar largos recorridos. Su autonomía, superior a los 800 km, su confort de marcha y el agrado de conducción que ofrece, unido a la practicidad de su carrocería break hace que los viajes familiares sean siempre en “primera clase”.
LO MEJOR
LO PEOR

– Confort de marcha
– Comportamiento
– Prestaciones

– Consumos sensibles
– Rueda de repuesto de emergencia
– Guantera pequeña

Si exteriormente los cambios en el diseño y en los contornos de la carrocería son bastante continuistas, la configuración del coche muestra, sin embargo, evoluciones mucho más profundas que afectan al plano dinámico, pero que sobre todo lo hacen en lo que se refiere a seguridad, tanto activa como pasiva. Cierto es que muchos de estos elementos, así como alguno de confort, están relegados a la lista de opciones, lo que puede elevar la factura de manera notable como ocurre en nuestra unidad de pruebas —ver precio de la unidad probada—, pero no es menos cierto que el grado de seguridad que es capaz de proporcionar el V70 con todos los elementos disponibles es de los más altos del mercado. En el plano dinámico la base de partida, con mayor batalla y vías, propicia ya en sí misma un mayor aplomo del coche que se ve optimizado por la incorporación del chasis activo Four C de amortiguación variable que se encarga de controlar las oscilaciones y la inclinación de la carrocería con eficacia en todo momento y que dispone de tres grados de firmeza seleccionables por el conductor. El sistema de advertencia de colisión dispone de un sensor de radar que avisa al conductor ante la presencia de un obstáculo o de otro vehículo con una luz roja que se ilumina en el salpicadero acompañada de una señal acústica. Si, a pesar del aviso, no se produce una reacción por parte del conductor, el sistema prepara los frenos aproximando las pastillas y activa el sistema de ayuda a la frenada de emergencia para reducir el tiempo de reacción y la distancia de frenada desde el momento en el que el conductor active el freno. También dispone de unos testigos que se iluminan cuando algún vehículo se acerca por los ángulos muertos de visión posteriores, lo que evita posibles incidentes por cambios de carril interrumpiendo la trayectoria del otro vehículo. El control de velocidad con el radar de alcance permite al conductor establecer diferentes grados de distancia de seguridad. El sistema presenta, no sólo una mayor seguridad, sino que contribuye a reducir la fatiga al volante en largas distancias.

En seguridad pasiva se han introducido también mejoras sobre todo en cuanto a impactos laterales, con airbags de cortina 60 mm más largos para mejorar la protección a los más pequeños y airbags laterales con dos superfi cies de inflado independientes que permiten una presión mayor a la altura de las caderas, zona más resistente a los impactos que el pecho. En la práctica el aumento del peso es el único efecto colateral negativo. En el caso de nuestra unidad, equipada con prácticamente todo lo posible, la báscula ha arrojado 1.867 kg, una cifra respetable y que se va 200 kg por encima de la cifra que pesó la versión precedente. Realmente entendemos que vale la pena. Las prestaciones no experimentan mermas al disponer ahora de 185 CV, lo que combinado con la caja de cambios Geartronic de seis marchas proporciona un grado de dinamismo más que suficiente. Lo que sí se resienten son los consumos que acusan el sobrepeso con un incremento medio de medio litro cada 100 km, perfectamente asumible. El V70 se muestra como un coche con el que apetece afrontar largos recorridos. Su autonomía, superior a los 800 km, su confort de marcha y el agrado de conducción que ofrece, unido a la practicidad de su carrocería break hace que los viajes familiares sean siempre en “primera clase”.
LO MEJOR
LO PEOR

– Confort de marcha
– Comportamiento
– Prestaciones

– Consumos sensibles
– Rueda de repuesto de emergencia
– Guantera pequeña

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.