Publicidad

Volkswagen Scirocco y sus rivales

Con los precios de combustibles actuales y las nuevas generaciones de motores gasolina ¿todavía piensas que compensa comprarse un motor Diesel? En esta comparativa enfrentamos, envueltos en carrocerías coupé, al mejor motor de gasolina de su categoría, el 1.4 TSI del VW Scirocco, contra tres de los mejores Diesel.
-
Volkswagen Scirocco y sus rivales
Antes de comenzar este test de pequeños coupés lo teníamos bastante claro; el BMW 120d Coupé tiene un motor magnífico, probablemente con el mejor equilibrio entre potencia, consumo, confort y deportividad del mercado, y si a esto sumamos que va montado sobre un bastidor de mostrada calidad y eficacia, aun después de analizar habitabilidad y precio… ¿qué podrían hacer ante esto sus rivales?
Por parte de Mercedes hay que enfrentarlo con el “recién llegado” CLC 220 CDI, un modelo que hereda virtudes y defectos del anterior C Sportcoupe, puesto que, a pesar de los 1.100 nuevos componentes que anuncia el fabricante, se trata del mismo modelo con una revisión hacia la deportividad y nuevo nombre. No es un mal coche, pero el simple hecho de ser más veterano que el BMW ya hace que en muchos aspectos esté, a priori, por detrás de él.

El tercero viene de parte de Volvo y su C30 D5. El sueco, aunque rival por carrocería, estética, calidad o posicionamiento de marca, en términos de eficacia o mecánica, que no precio, pertenece a otra liga y, si bien es una opción muy interesante para el que no busque deportividad, no está al nivel de eficacia del BMW. Para el cuarto rival hemos “experimentado” al incluirlo con motor de gasolina; en el último test del nuevo Golf lo comparamos con dos motores de gasolina y Diesel y, como viene mostrándose en los últimos tiempos, resultaba más rentable optar por el motor de gasolina, toda una satisfacción para los que apreciamos esta tecnología. La explicación es clara, la nueva generación de motores de gasolina tecnológicamente no tienen nada que envidiar a los Diesel, puesto que al incorporar la inyección directa y el turbo, con similar potencia, igualan las prestaciones o el comportamiento mecánico, y sólo hay diferencias de consumo y precio. Ante dos coches iguales parece que la cosa está clara pero ¿qué ocurre con marcas diferentes? En estas condiciones el Scirocco 1.4 TSI era el candidato perfecto. Veamos qué ocurre.
Comportamiento: ¿BMW o Volkswagen?
Cuatro de los mejores motores
Gasolina o diesel: duda resuelta
Antes de comenzar este test de pequeños coupés lo teníamos bastante claro; el BMW 120d Coupé tiene un motor magnífico, probablemente con el mejor equilibrio entre potencia, consumo, confort y deportividad del mercado, y si a esto sumamos que va montado sobre un bastidor de mostrada calidad y eficacia, aun después de analizar habitabilidad y precio… ¿qué podrían hacer ante esto sus rivales? Por parte de Mercedes hay que enfrentarlo con el “recién llegado” CLC 220 CDI, un modelo que hereda virtudes y defectos del anterior C Sportcoupe, puesto que, a pesar de los 1.100 nuevos componentes que anuncia el fabricante, se trata del mismo modelo con una revisión hacia la deportividad y nuevo nombre. No es un mal coche, pero el simple hecho de ser más veterano que el BMW ya hace que en muchos aspectos esté, a priori, por detrás de él.

El tercero viene de parte de Volvo y su C30 D5. El sueco, aunque rival por carrocería, estética, calidad o posicionamiento de marca, en términos de eficacia o mecánica, que no precio, pertenece a otra liga y, si bien es una opción muy interesante para el que no busque deportividad, no está al nivel de eficacia del BMW. Para el cuarto rival hemos “experimentado” al incluirlo con motor de gasolina; en el último test del nuevo Golf lo comparamos con dos motores de gasolina y Diesel y, como viene mostrándose en los últimos tiempos, resultaba más rentable optar por el motor de gasolina, toda una satisfacción para los que apreciamos esta tecnología. La explicación es clara, la nueva generación de motores de gasolina tecnológicamente no tienen nada que envidiar a los Diesel, puesto que al incorporar la inyección directa y el turbo, con similar potencia, igualan las prestaciones o el comportamiento mecánico, y sólo hay diferencias de consumo y precio. Ante dos coches iguales parece que la cosa está clara pero ¿qué ocurre con marcas diferentes? En estas condiciones el Scirocco 1.4 TSI era el candidato perfecto. Veamos qué ocurre.
Comportamiento: ¿BMW o Volkswagen?
Cuatro de los mejores motores
Gasolina o diesel: duda resuelta
Antes de comenzar este test de pequeños coupés lo teníamos bastante claro; el BMW 120d Coupé tiene un motor magnífico, probablemente con el mejor equilibrio entre potencia, consumo, confort y deportividad del mercado, y si a esto sumamos que va montado sobre un bastidor de mostrada calidad y eficacia, aun después de analizar habitabilidad y precio… ¿qué podrían hacer ante esto sus rivales? Por parte de Mercedes hay que enfrentarlo con el “recién llegado” CLC 220 CDI, un modelo que hereda virtudes y defectos del anterior C Sportcoupe, puesto que, a pesar de los 1.100 nuevos componentes que anuncia el fabricante, se trata del mismo modelo con una revisión hacia la deportividad y nuevo nombre. No es un mal coche, pero el simple hecho de ser más veterano que el BMW ya hace que en muchos aspectos esté, a priori, por detrás de él.

El tercero viene de parte de Volvo y su C30 D5. El sueco, aunque rival por carrocería, estética, calidad o posicionamiento de marca, en términos de eficacia o mecánica, que no precio, pertenece a otra liga y, si bien es una opción muy interesante para el que no busque deportividad, no está al nivel de eficacia del BMW. Para el cuarto rival hemos “experimentado” al incluirlo con motor de gasolina; en el último test del nuevo Golf lo comparamos con dos motores de gasolina y Diesel y, como viene mostrándose en los últimos tiempos, resultaba más rentable optar por el motor de gasolina, toda una satisfacción para los que apreciamos esta tecnología. La explicación es clara, la nueva generación de motores de gasolina tecnológicamente no tienen nada que envidiar a los Diesel, puesto que al incorporar la inyección directa y el turbo, con similar potencia, igualan las prestaciones o el comportamiento mecánico, y sólo hay diferencias de consumo y precio. Ante dos coches iguales parece que la cosa está clara pero ¿qué ocurre con marcas diferentes? En estas condiciones el Scirocco 1.4 TSI era el candidato perfecto. Veamos qué ocurre.
Comportamiento: ¿BMW o Volkswagen?
Cuatro de los mejores motores
Gasolina o diesel: duda resuelta
Antes de comenzar este test de pequeños coupés lo teníamos bastante claro; el BMW 120d Coupé tiene un motor magnífico, probablemente con el mejor equilibrio entre potencia, consumo, confort y deportividad del mercado, y si a esto sumamos que va montado sobre un bastidor de mostrada calidad y eficacia, aun después de analizar habitabilidad y precio… ¿qué podrían hacer ante esto sus rivales? Por parte de Mercedes hay que enfrentarlo con el “recién llegado” CLC 220 CDI, un modelo que hereda virtudes y defectos del anterior C Sportcoupe, puesto que, a pesar de los 1.100 nuevos componentes que anuncia el fabricante, se trata del mismo modelo con una revisión hacia la deportividad y nuevo nombre. No es un mal coche, pero el simple hecho de ser más veterano que el BMW ya hace que en muchos aspectos esté, a priori, por detrás de él.

El tercero viene de parte de Volvo y su C30 D5. El sueco, aunque rival por carrocería, estética, calidad o posicionamiento de marca, en términos de eficacia o mecánica, que no precio, pertenece a otra liga y, si bien es una opción muy interesante para el que no busque deportividad, no está al nivel de eficacia del BMW. Para el cuarto rival hemos “experimentado” al incluirlo con motor de gasolina; en el último test del nuevo Golf lo comparamos con dos motores de gasolina y Diesel y, como viene mostrándose en los últimos tiempos, resultaba más rentable optar por el motor de gasolina, toda una satisfacción para los que apreciamos esta tecnología. La explicación es clara, la nueva generación de motores de gasolina tecnológicamente no tienen nada que envidiar a los Diesel, puesto que al incorporar la inyección directa y el turbo, con similar potencia, igualan las prestaciones o el comportamiento mecánico, y sólo hay diferencias de consumo y precio. Ante dos coches iguales parece que la cosa está clara pero ¿qué ocurre con marcas diferentes? En estas condiciones el Scirocco 1.4 TSI era el candidato perfecto. Veamos qué ocurre.
Comportamiento: ¿BMW o Volkswagen?
Cuatro de los mejores motores
Gasolina o diesel: duda resuelta
Antes de comenzar este test de pequeños coupés lo teníamos bastante claro; el BMW 120d Coupé tiene un motor magnífico, probablemente con el mejor equilibrio entre potencia, consumo, confort y deportividad del mercado, y si a esto sumamos que va montado sobre un bastidor de mostrada calidad y eficacia, aun después de analizar habitabilidad y precio… ¿qué podrían hacer ante esto sus rivales? Por parte de Mercedes hay que enfrentarlo con el “recién llegado” CLC 220 CDI, un modelo que hereda virtudes y defectos del anterior C Sportcoupe, puesto que, a pesar de los 1.100 nuevos componentes que anuncia el fabricante, se trata del mismo modelo con una revisión hacia la deportividad y nuevo nombre. No es un mal coche, pero el simple hecho de ser más veterano que el BMW ya hace que en muchos aspectos esté, a priori, por detrás de él.

El tercero viene de parte de Volvo y su C30 D5. El sueco, aunque rival por carrocería, estética, calidad o posicionamiento de marca, en términos de eficacia o mecánica, que no precio, pertenece a otra liga y, si bien es una opción muy interesante para el que no busque deportividad, no está al nivel de eficacia del BMW. Para el cuarto rival hemos “experimentado” al incluirlo con motor de gasolina; en el último test del nuevo Golf lo comparamos con dos motores de gasolina y Diesel y, como viene mostrándose en los últimos tiempos, resultaba más rentable optar por el motor de gasolina, toda una satisfacción para los que apreciamos esta tecnología. La explicación es clara, la nueva generación de motores de gasolina tecnológicamente no tienen nada que envidiar a los Diesel, puesto que al incorporar la inyección directa y el turbo, con similar potencia, igualan las prestaciones o el comportamiento mecánico, y sólo hay diferencias de consumo y precio. Ante dos coches iguales parece que la cosa está clara pero ¿qué ocurre con marcas diferentes? En estas condiciones el Scirocco 1.4 TSI era el candidato perfecto. Veamos qué ocurre.
Comportamiento: ¿BMW o Volkswagen?
Cuatro de los mejores motores
Gasolina o diesel: duda resuelta
Antes de comenzar este test de pequeños coupés lo teníamos bastante claro; el BMW 120d Coupé tiene un motor magnífico, probablemente con el mejor equilibrio entre potencia, consumo, confort y deportividad del mercado, y si a esto sumamos que va montado sobre un bastidor de mostrada calidad y eficacia, aun después de analizar habitabilidad y precio… ¿qué podrían hacer ante esto sus rivales? Por parte de Mercedes hay que enfrentarlo con el “recién llegado” CLC 220 CDI, un modelo que hereda virtudes y defectos del anterior C Sportcoupe, puesto que, a pesar de los 1.100 nuevos componentes que anuncia el fabricante, se trata del mismo modelo con una revisión hacia la deportividad y nuevo nombre. No es un mal coche, pero el simple hecho de ser más veterano que el BMW ya hace que en muchos aspectos esté, a priori, por detrás de él.

El tercero viene de parte de Volvo y su C30 D5. El sueco, aunque rival por carrocería, estética, calidad o posicionamiento de marca, en términos de eficacia o mecánica, que no precio, pertenece a otra liga y, si bien es una opción muy interesante para el que no busque deportividad, no está al nivel de eficacia del BMW. Para el cuarto rival hemos “experimentado” al incluirlo con motor de gasolina; en el último test del nuevo Golf lo comparamos con dos motores de gasolina y Diesel y, como viene mostrándose en los últimos tiempos, resultaba más rentable optar por el motor de gasolina, toda una satisfacción para los que apreciamos esta tecnología. La explicación es clara, la nueva generación de motores de gasolina tecnológicamente no tienen nada que envidiar a los Diesel, puesto que al incorporar la inyección directa y el turbo, con similar potencia, igualan las prestaciones o el comportamiento mecánico, y sólo hay diferencias de consumo y precio. Ante dos coches iguales parece que la cosa está clara pero ¿qué ocurre con marcas diferentes? En estas condiciones el Scirocco 1.4 TSI era el candidato perfecto. Veamos qué ocurre.
Comportamiento: ¿BMW o Volkswagen?
Cuatro de los mejores motores
Gasolina o diesel: duda resuelta
Antes de comenzar este test de pequeños coupés lo teníamos bastante claro; el BMW 120d Coupé tiene un motor magnífico, probablemente con el mejor equilibrio entre potencia, consumo, confort y deportividad del mercado, y si a esto sumamos que va montado sobre un bastidor de mostrada calidad y eficacia, aun después de analizar habitabilidad y precio… ¿qué podrían hacer ante esto sus rivales? Por parte de Mercedes hay que enfrentarlo con el “recién llegado” CLC 220 CDI, un modelo que hereda virtudes y defectos del anterior C Sportcoupe, puesto que, a pesar de los 1.100 nuevos componentes que anuncia el fabricante, se trata del mismo modelo con una revisión hacia la deportividad y nuevo nombre. No es un mal coche, pero el simple hecho de ser más veterano que el BMW ya hace que en muchos aspectos esté, a priori, por detrás de él.

El tercero viene de parte de Volvo y su C30 D5. El sueco, aunque rival por carrocería, estética, calidad o posicionamiento de marca, en términos de eficacia o mecánica, que no precio, pertenece a otra liga y, si bien es una opción muy interesante para el que no busque deportividad, no está al nivel de eficacia del BMW. Para el cuarto rival hemos “experimentado” al incluirlo con motor de gasolina; en el último test del nuevo Golf lo comparamos con dos motores de gasolina y Diesel y, como viene mostrándose en los últimos tiempos, resultaba más rentable optar por el motor de gasolina, toda una satisfacción para los que apreciamos esta tecnología. La explicación es clara, la nueva generación de motores de gasolina tecnológicamente no tienen nada que envidiar a los Diesel, puesto que al incorporar la inyección directa y el turbo, con similar potencia, igualan las prestaciones o el comportamiento mecánico, y sólo hay diferencias de consumo y precio. Ante dos coches iguales parece que la cosa está clara pero ¿qué ocurre con marcas diferentes? En estas condiciones el Scirocco 1.4 TSI era el candidato perfecto. Veamos qué ocurre.
Comportamiento: ¿BMW o Volkswagen?
Cuatro de los mejores motores
Gasolina o diesel: duda resuelta
Antes de comenzar este test de pequeños coupés lo teníamos bastante claro; el BMW 120d Coupé tiene un motor magnífico, probablemente con el mejor equilibrio entre potencia, consumo, confort y deportividad del mercado, y si a esto sumamos que va montado sobre un bastidor de mostrada calidad y eficacia, aun después de analizar habitabilidad y precio… ¿qué podrían hacer ante esto sus rivales? Por parte de Mercedes hay que enfrentarlo con el “recién llegado” CLC 220 CDI, un modelo que hereda virtudes y defectos del anterior C Sportcoupe, puesto que, a pesar de los 1.100 nuevos componentes que anuncia el fabricante, se trata del mismo modelo con una revisión hacia la deportividad y nuevo nombre. No es un mal coche, pero el simple hecho de ser más veterano que el BMW ya hace que en muchos aspectos esté, a priori, por detrás de él.

El tercero viene de parte de Volvo y su C30 D5. El sueco, aunque rival por carrocería, estética, calidad o posicionamiento de marca, en términos de eficacia o mecánica, que no precio, pertenece a otra liga y, si bien es una opción muy interesante para el que no busque deportividad, no está al nivel de eficacia del BMW. Para el cuarto rival hemos “experimentado” al incluirlo con motor de gasolina; en el último test del nuevo Golf lo comparamos con dos motores de gasolina y Diesel y, como viene mostrándose en los últimos tiempos, resultaba más rentable optar por el motor de gasolina, toda una satisfacción para los que apreciamos esta tecnología. La explicación es clara, la nueva generación de motores de gasolina tecnológicamente no tienen nada que envidiar a los Diesel, puesto que al incorporar la inyección directa y el turbo, con similar potencia, igualan las prestaciones o el comportamiento mecánico, y sólo hay diferencias de consumo y precio. Ante dos coches iguales parece que la cosa está clara pero ¿qué ocurre con marcas diferentes? En estas condiciones el Scirocco 1.4 TSI era el candidato perfecto. Veamos qué ocurre.
Comportamiento: ¿BMW o Volkswagen?
Cuatro de los mejores motores
Gasolina o diesel: duda resuelta
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.