Publicidad

Volkswagen Polo GTI, sigue siendo el coche rey

Para muchos, la última generación del VW Polo GTI era el mejor exponente en la actualidad del espíritu deportivo que acompaña a las siglas GTI en la marca germana. Con su última actualización, el utilitario deportivo alemán sube todavía más escalones en su excelencia, ahora con 192 CV de potencia y con la posibilidad de asociarlo con el cambio manual de seis velocidades.
Adrián Lois.

Twitter: @loisSr_motor -

Volkswagen Polo GTI, sigue siendo el coche rey

El 'restyling' que ha recibido este año la quinta generación del Volkswagen Polo tiene ahora su respuesta en la versión GTI, que iniciará su comercialización en España en febrero del año próximo, aprovechando además todo el arsenal tecnológico del renovado utilitario. Con las versiones R WRC del Polo ya agotadas (220 CV y una puesta a punto más radical), el Polo GTi volverá a ser el máximo exponente de deportividad en la gama del utilitario alemán, y lo hace siendo más GTI que nunca: con más potencia, más par (en la versión manual), un chasis más afinado y deportivo, y por primera vez para el Polo GTI, amortiguadores electrónicos.

El secreto de esta mayor deportividad reside, por encima del resto, en el botón Sport de la consola central y en lo que encierra detrás, el exclusivo 'Sport Performance Kit': dirección más rápida y algo más 'dura', suspensiones con un tarado más firme, sonido deportivo se acentúa (qué bien suena) y la respuesta del acelerador es mayor. Este kit  vendrá sin coste con el paquete de lanzamiento del Polo GTI, y después de manera opcional en la gama de equipamiento un pack imprescindible (415 euros), para sacar mayor partido a la nueva mecánica.

Volkswagen Polo GTI

Aunque se trate de una actualización, los cambios mecánicos en el nuevo Volkswagen Polo GTI son importantes. Se pasa de un 1.4 TSI al nuevo 1.8 TSI de inyección directa-indirecta, de los 180 a los 192 CV y, en el caso de la versión manual, de los 25,5 mkg de par (igual que en el nuevo con DSG) a los 32,6 mkg. Se trata de la misma serie que da vida al motor, por ejemplo, el Golf GTI o al Audi Q3, pero optimizado, reducido en cilindrada y aligerado para el nuevo Polo. De hecho, Volkswagen ha logrado incluso que el nuevo 1.8 TSI sea más ligero que el 'viejo' de 1,4 litros.

Visualmente, el VW Polo GTI viene, como es habitual, diferenciado de sus hermanos de gama. Comenzando por la altura de carrocería, 10 y 15 mm reducida delante y detrás, y continuando por las tomas de aire delanteras más grandes, llantas de aleación de 17 pulgadas de diseño específico y terminando por los emblemas GTI. Por primera vez, además, el Polo GTI cuenta con la posibilidad de incluir faros completos de LED.

Volkswagen Polo GTI

Manual o automático, ¿con cuál me quedo?

Antes de nada, debes saber que la diferencia de par entre ambas versiones es importante (debido a las limitaciones de la propia caja automática de doble embrague DSG). Eso sí, la entrega de estas fuerzas (también de la potencia) son diferentes: la versión manual entrega sus 32,6 mkg desde las1.450 rpm hasta las 4.200 rpm, mientras que con el DSG, sus 25,5 mkg se estiran desde casi el ralentí, 1.250 rpm, hasta las 5.300 rpm. En cambio, el pico de potencia lo encuentras antes en la versión manual (4.200 rpm) que en el automático (5.400 rpm).

Al final, las diferencias pueden ser casi imperceptibles en conducción diaria. Sin embargo, si vas a meter el coche en circuito o eres de los que gusta divertirse en carreteras reviradas, el DSG te dará mucho más juego y encontrarás mayor respuesta a bajas revoluciones. En ciudad es también la opción más agradable de llevar y con la que consigues consumos más reducidos (homologa 5,6 l/100 km). Y no es que la versión manual sea incómoda, al revés. El tacto de la palanca de cambios es excelente, con recorridos cortos y precisos, y la postura de conducción es perfecta para poder cambiar de marcha sin recurrir a posturas extrañas.

Elijamos la versión que elijamos, tendremos un VW Polo GTI muy ágil, deportivo y muy, muy rápido. La nueva mecánica de 1,8 litros y sus 192 CV le van como anillo al dedo a las dimensiones compactas del utilitario alemán, que en ningún caso sacrifica confort de marcha. Está perfectamente equilibrado y es muy fácil de llevar, incluso en circuito y cuando pulses el botón Sport y entonces te dispongas a volar.

Volkswagen Polo GTI

La nueva dirección electromecánica es otro de sus puntos clave, aportando mayor precisión en la entrada en la curva y, acompañando al bloqueo de diferencial electrónico XDS+. Balanceos en los cambios de apoyo y subviraje no aparecen ni aunque intentemos 'sacarlo de sus casillas'. En circuito, además, tenemos la opción de quitar completamente las ayudas electrónicas o bien de elegir un modo especial 'Sport' del control de estabilidad (ESC), que retrasa hasta el último momento la entrada del control de tracción.

Con las dos variantes del Volkswagen Polo GTI te divertirás mucho seguro y, además, la diferencia de precio es prácticamente mínima: 22.850 euros con cambio manual y 24.420 euros con el automático, si bien el primero no puede acogerse al Plan PIVE. Las dos son considerablemente más baratas que el modelo que se comercializa en la actualidad: 3.000 euros menos con el cambio manual y 1.420 euros menos en su versión DSG.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.