Publicidad

Volkswagen Phaeton

Aunque se especuló mucho sobre si Volkswagen no daría otra oportunidad a su 'modelo estrella', el Phaeton, lo cierto es que la marca alemana lo tiene claro: hay mercado para este vehículo aunque éste no sea ni el europeo ni el americano. Próximo destino: China.
-
Volkswagen Phaeton

Todo el mundo lo dice, el mercado asiático y, sobre todo, el de China, va a ser el próximo destino de muchos de los modelos de lujo que, hoy en día, recorren nuestras europeas carreteras. Las cifras de ventas de este tipo de automóviles van siendo fieles testigos de que los estadistas que lanzan estos mensajes no están muy equivocados.

El Volkswagen Phaeton es uno de los modelos que quiere participar activamente en estas estadísticas y ser motivo de deseo de la nueva clase social adinerada de China. Para ello, nada mejor que darle una nueva juventud a este modelo que se presentó en el mercado en el año 2002 y que, ahora, recibe una actualización estética y una mejora en su equipamiento de confort y seguridad.

En su línea exterior, se han modificado el capó, los faros delanteros, los antiniebla y la parrilla, ahora cromada. En su parte trasera nos encontramos con unos grupos ópticos de nuevo diseño y, por supuesto, la tecnología de luces de LED se incorpora a esta nueva edición del Volkswagen Phaeton.

Contrariamente a lo que sucede con los nuevos diseños de Volkswagen, la calandra del Phaeton no está realizada en negro brillante, sino que se ha diseñado en cromado para, según dicen los responsables de diseño de la marca, acentuar el carácter de exclusividad de este modelo.

Los faros antiniebla se han integrados en el nuevo paragolpes delantero y reciben un diseño alargado y delimitado por una franja cromada. Los faros Bi-xenon también reciben un rediseño e incorporan luces de LED para las luces de giro, así como una tira en la parte baja del faro que hace las funciones de ‘luz de día’.

Los grupos ópticos traseros también se suman a la tecnología LED, lo que le permite hacer una forma distinta a lo visto hasta ahora en el Phaeton. Eso sí, los intermitentes traseros se han quedado reducidos a una tira fina y estrecha que, de día, no resulta todo lo visible que sería deseable, algo que también sucede con la luz de marcha atrás que, si bien no está pensada para alumbrar el camino, sí que es cierto que se echa en falta algo más de luminosidad en zonas poco iluminadas.

El interior del Volkswagen Phaeton sigue siendo una especie de ‘apartamento rodante’. Los asientos delanteros son auténticos butacones. En las plazas traseras, si nos decidimos por los dos asientos individuales en lugar de la normal banqueta corrida, tendremos un habitáculo espacioso, cómodo y sumamente confortable para cada uno de los ocupantes.

Desde la primera vez que la vimos no encontramos una respuesta y seguimos sin entender muy bien cuál es la misión del ‘pegote’ que supone la pantalla de climatización para las plazas traseras y que está ubicada justo al lado de los respaldos de las plazas delanteras. No nos parece estéticamente atractiva, no tendría por qué ser tan grande y, puestos a poner algo de ese tamaño, no estaría de más haber pensado en una pantalla TFT para ver la TV o un vídeo.

Por lo demás, el Volkswagen Phaeton es un digno representante del segmento de los modelos de lujo con todo derecho. Que el logo VW de su frontal y trasera no se corresponden con lo que se espera de un ‘coche del pueblo’, puede, pero como escaparate tecnológico de lo que es capaz de hacer una marca comoVolkswagen, no tiene ningún ‘pero’ que ponerle.

Dentro del equipamiento de tecnología con el que se puede equipar al Phaeton, destaca la presencia del ACC –Control de crucero activo- que permite mantenerla velocidad y la distancia con respecto al coche que nos precede y que, incluso, llega a detener por completo el coche si el vehículo que va delante de nosotros lo hace. Otro elemento de nuevo cuño es el DLA –luces automáticas- que hacen de forma completamente autónoma del conductor el trabajo de cambiar la luz de carretera por la de cruce cuando detecta la presencia de un coche por delante del nuestro, tanto si va en nuestro sentido de la marcha, como si viene de frente.

El sistema de navegación tiene la posibilidad de incorporar un disco duro de 30 Gb con los datos de Google Maps que se cargan a través del teléfono móvil. La visualización es similar a la que conocemos cuando accedemos a este sistema desde nuestro ordenador personal. Junto con este nuevo navegador, elVolkswagen Phaeton dispone de un sistema de reconocimiento de señales que nos indica en todo momento la velocidad máxima a la que está permitido circular por la vía por la que vamos y que tiene como principal novedad el hecho de que, además de reconocer este tipo de señales, también avisa de indicaciones como ‘en caso de lluvia’, ‘permitido de tal a tal hora’ y, lo que es más importante, detecta y reconoce las señales de prohibición del adelantamiento.

El Volkswagen Phaeton se presenta con la gama mecánica ya conocida hasta ahora, tres motores de gasolina y un turbodiésel. Éste último es la versión más demandada en nuestro mercado y se trata del motor V6 TDI de 3 litros de cilindrada y 240 CV de potencia, revisado y que ahora anuncia un consumo medio de 0,5 litros menor que en la anterior edición -8,5 frente a 9 l/100 km- y unas emisiones de CO2 de 224 g/km. En cuanto a los gasolina, el Phaeton se puede elegir, en la versión de entrada a la gama, con el motor V6 FSi de inyección directa, 3,6 litros de cilindrada y 280 CV de potencia; justo por encima de este se encuentra el motor V8 de 4,2 litros 335 CV de potencia y, como máximo exponente de la gama Phaeton, el refinado motor W12 de 450 CV de potencia.

En cuanto a su comportamiento dinámico, el Volkswagen Phaeton sigue siendo una auténtica ‘máquina’ para viajar de forma rápida, segura y, sobre todo cómoda, por todo tipo de carreteras. Evidentemente, las autopistas son su mejor terreno, pero el Phaeton no tiene nada en contra de las carreteras viradas. Su suspensión neumática y la presencia de la tracción total le permiten superar con nota este apartado en todo tipo de trazados. Para disfrutar de su conducción y poder ir rápidos por las zonas menos adecuadas para el Phaeton sólo hay que tener en cuenta las inercias que provocan sus más de 2 toneladas de peso. Si asumimos esto, el Phaeton nos permitirá rodar rápido por zonas de montaña y carreteras estrechas.

El lanzamiento del nuevo Volkswagen Phaeton comenzará en este mes en algunos países de Europa, en agosto llegará a China y en nuestro mercado tendremos que esperar hasta después del verano, en septiembre. Todavía no hay precios oficiales declarados.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.