Publicidad

Volkswagen Golf 1.4 TSI DSG

La nueva caja de cambios DSG de 7 velocidades desarrollada para motores “pequeños” hace mejor a esta versión “downsizing” 1.4 TSI de 122 CV, tanto como para plantear esta sofisticada versión de tintes deportivos, o por el simple hecho de conducir una combinación mecánica muy gratificante.
-
Volkswagen Golf 1.4 TSI DSG
Contra la apabullante corriente Diesel y los tradicionales motores de gasolina, una nueva generación de pequeños propulsores de gasolina sobrealimentados están apareciendo con el objetivo de ofrecer un tipo de motor que combine la suavidad y sonoridad de funcionamiento de uno de gasolina, con la respuesta y economía de consumo de un turbodiesel. Son los denominados motores downsizing (de poca cilindrada para contener consumos y sobrealimentación para recuperar prestación) y, entre ellos, Volkswagen ha sido una de las marcas más madrugadoras en ofrecer su línea de motores TSI. Esta versión 1.4 de 122 CV es el exponente básico de una gama que ofrece por arriba dos variantes más, de 140 y 170 CV, éstas con una compleja sobrealimentación doble (compresor y turbo), que no parece mejorar sustancialmente lo que un buen y simplificado sistema monoturbo puede ofrecer. Este tipo de motores, incluso adoptando sistemas de inyección directa como en los revolucionarios turbodiesel, no han sido la panacea esperada (su publicidad televisiva resultaba un tanto exagerada), en el sentido que a igualdad de prestaciones un moderno motor turbodiesel sigue siendo inabordable en consumos. Pero el cerco se ha estrechado y quizás para muchos lo suficiente para que les compense sentir las cualidades de un fino, silencioso y solvente motor de gasolina. En su día comparamos un Volkswagen Golf TSI 122 CV con un TDI 140 CV y frente a los 8,0 l/100km de consumo medio medido por nuestro Centro Técnico en la versión de gasolina, el Diesel se quedó en 6,6 litros. A pesar, también, de unas mejores prestaciones del Diesel, el agrado general del TSI con sus buenas prestaciones y equilibrados consumos nos hizo dudar sobre qué motorización elegir. Ahora, con esta nueva caja de cambios DSG, Volkswagen ofrece afinar aún más el consumo (anuncian hasta un 12 por ciento en según que circunstancias) y agrado de este 1.4 TSI. Y no vale decir que lo mismo supondría en la versión 2.0 TDI, porque esta caja DSG de 7 velocidades es un desarrollo exprofeso para motores de hasta 25,5 mkg, y por tanto sólo estaría disponible en el futuro en el 1.9 TDI de 105 CV.

Las entrañas de este DSG de 7 velocidades difieren bastante de la de 6. Como resumen, lo más significativo es que cambia los dos embragues multidisco en baño de aceite por dos monodisco en seco. Por aquí viene una ventaja y es la ausencia de mantenimiento, que si no recordamos mal, el DSG de 6 velocidades exige cambiar los 6,5 litros de aceite que almacena dentro de su carcasa cada 30.000 kilómetros. En este sentido, el DSG de 7 velocidades es tan simple como un cambio manual tradicional y tan resolutivo como el DSG originario. La adopción de una 7ª marcha ha servido también para recalcular los desarrollos de las demás marchas. Ahora no sólo hay más desarrollo para bajar el régimen de giro del motor en autopista (a 120 km/h gira a 2.600 rpm leídas), también una 1ª más corta que favorece el inicio de marcha. El resultado en este Volkswagen Golf 1.4 TSI es sorprendentemente bueno. El motor es muy silencioso y el empuje desde el mismo inicio de marcha es muy consistente. Resulta evidente que es un motor turbo, con un empuje tan fácil y natural desde bajas vueltas que no se corresponde con su cilindrada. Es muy suave y progresivo, sin ningún atisbo de radicalidad ni retraso en su respuesta y con 7 marchas, los saltos se estrechan y por la increíble rapidez con que se solapan, no hay pérdidas y la aceleración resulta excelente. En este sentido es una delicia sentir cómo va engranando marchas a la velocidad de la luz. En autopista engrana con relativa rapidez la 7ª para bajar el régimen de giro (y los consumos), pero en reaceleraciones normales encontramos suficiente respuesta en el motor 1.4 TSI para que no entre en una secuencia de reducciones. En mayores demandas de aceleración las reducciones son igualmente rapidísimas y enseguida encontramos una aceleración muy buena.

Pilotando
Contra la apabullante corriente Diesel y los tradicionales motores de gasolina, una nueva generación de pequeños propulsores de gasolina sobrealimentados están apareciendo con el objetivo de ofrecer un tipo de motor que combine la suavidad y sonoridad de funcionamiento de uno de gasolina, con la respuesta y economía de consumo de un turbodiesel. Son los denominados motores downsizing (de poca cilindrada para contener consumos y sobrealimentación para recuperar prestación) y, entre ellos, Volkswagen ha sido una de las marcas más madrugadoras en ofrecer su línea de motores TSI. Esta versión 1.4 de 122 CV es el exponente básico de una gama que ofrece por arriba dos variantes más, de 140 y 170 CV, éstas con una compleja sobrealimentación doble (compresor y turbo), que no parece mejorar sustancialmente lo que un buen y simplificado sistema monoturbo puede ofrecer. Este tipo de motores, incluso adoptando sistemas de inyección directa como en los revolucionarios turbodiesel, no han sido la panacea esperada (su publicidad televisiva resultaba un tanto exagerada), en el sentido que a igualdad de prestaciones un moderno motor turbodiesel sigue siendo inabordable en consumos. Pero el cerco se ha estrechado y quizás para muchos lo suficiente para que les compense sentir las cualidades de un fino, silencioso y solvente motor de gasolina. En su día comparamos un Volkswagen Golf TSI 122 CV con un TDI 140 CV y frente a los 8,0 l/100km de consumo medio medido por nuestro Centro Técnico en la versión de gasolina, el Diesel se quedó en 6,6 litros. A pesar, también, de unas mejores prestaciones del Diesel, el agrado general del TSI con sus buenas prestaciones y equilibrados consumos nos hizo dudar sobre qué motorización elegir. Ahora, con esta nueva caja de cambios DSG, Volkswagen ofrece afinar aún más el consumo (anuncian hasta un 12 por ciento en según que circunstancias) y agrado de este 1.4 TSI. Y no vale decir que lo mismo supondría en la versión 2.0 TDI, porque esta caja DSG de 7 velocidades es un desarrollo exprofeso para motores de hasta 25,5 mkg, y por tanto sólo estaría disponible en el futuro en el 1.9 TDI de 105 CV.

Las entrañas de este DSG de 7 velocidades difieren bastante de la de 6. Como resumen, lo más significativo es que cambia los dos embragues multidisco en baño de aceite por dos monodisco en seco. Por aquí viene una ventaja y es la ausencia de mantenimiento, que si no recordamos mal, el DSG de 6 velocidades exige cambiar los 6,5 litros de aceite que almacena dentro de su carcasa cada 30.000 kilómetros. En este sentido, el DSG de 7 velocidades es tan simple como un cambio manual tradicional y tan resolutivo como el DSG originario. La adopción de una 7ª marcha ha servido también para recalcular los desarrollos de las demás marchas. Ahora no sólo hay más desarrollo para bajar el régimen de giro del motor en autopista (a 120 km/h gira a 2.600 rpm leídas), también una 1ª más corta que favorece el inicio de marcha. El resultado en este Volkswagen Golf 1.4 TSI es sorprendentemente bueno. El motor es muy silencioso y el empuje desde el mismo inicio de marcha es muy consistente. Resulta evidente que es un motor turbo, con un empuje tan fácil y natural desde bajas vueltas que no se corresponde con su cilindrada. Es muy suave y progresivo, sin ningún atisbo de radicalidad ni retraso en su respuesta y con 7 marchas, los saltos se estrechan y por la increíble rapidez con que se solapan, no hay pérdidas y la aceleración resulta excelente. En este sentido es una delicia sentir cómo va engranando marchas a la velocidad de la luz. En autopista engrana con relativa rapidez la 7ª para bajar el régimen de giro (y los consumos), pero en reaceleraciones normales encontramos suficiente respuesta en el motor 1.4 TSI para que no entre en una secuencia de reducciones. En mayores demandas de aceleración las reducciones son igualmente rapidísimas y enseguida encontramos una aceleración muy buena.

Pilotando

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.