Publicidad

Volkswagen Golf Cabrio 1.4 TSi

El sol ya empieza a caer, la temperatura aún es buena y la compañía... también. Puede que, en el fondo, tenga todavía un componente de capricho, pero hoy se ha trabajado más que nunca por una relación duradera para todo el año. Y parece que promete. Una década más tarde, el Volkswagen Golf se desmelena de nuevo.
-
Volkswagen Golf Cabrio 1.4 TSi

Y es que a ese buen aislamiento del Golf Cabrio contribuye también su extremadamente silencioso motor de gasolina. Teniendo en cuenta el habitual uso de un descapotable y sus condicionantes, recomendable frente al Diesel 1.6 TDI, aunque este llegue con paquete BlueMotion y Stop/Start y rebaje mucho los consumos. Pero la finura y respuesta de su 1.4 TSI de 160 CV sobrealimentado por compresor (para apoyar a bajo régimen) y turbo (a medios y altos regímenes), y su cambio manual de 6 relaciones, es inigualable. Y aumenta más el placer.

Galería relacionada

Volkswagen Golf Cabrio 1.4 TSi

Quizás, quien no busque el extra de buenas prestaciones que aporta este 1.4 TSI, pueda conformarse por debajo con el 1.2 TSI de 105 CV y sólo turbo, también impecable de funcionamiento y 4.000 euros más barato. Apostaríamos a él. Pero este 1.4 es muy bueno, con una entrega de fuerza muy efectiva desde antes de 1.500 rpm (a lo Diesel) y estirada hasta 6.500 rpm. Sólo algún leve retardo rondando las 3.000 rpm por la transición entre compresor y turbo enturbia casi inapreciablemente un cóctel muy bueno.

Como también bueno es el comportamiento de un VW Golf Cabrio que, con refuerzos estructurales en bajos, laterales puertas y largueros, consigue una gran rigidez en movimiento sin generar crujidos o grandes flexiones. No llega a ser un Golf puro, tardando más en encontrar el buen apoyo, con un subviraje más rápido y movimientos de carrocería inevitablemente algo más acusados en el bache y en fuertes frenadas. Hay que apuntar que pesa también casi 100 kg más. Sin embargo, va muy bien, apenas balancea una vez asentado y la dirección tiene un tacto muy bueno. Eso sí, los frenos ponen interrogantes por leve contundencia (también en sus versiones TDI) y, descapotados, las ventanas traseras subidas vibran en firme irregular. Les falta sujeción.

Diseño 100% Golf
No hemos entrado mucho en interior por falta de novedad, prácticamente calcado en su imagen al agradable Golf... y a un VW Eos del que toma hasta su actuador de capota. Sus 2+2 plazas son nuevamente utilizables, mejor en todas sus cotas no sólo que un más largo VW Eos, sino también que sus rivales, suficiente a pesar de la limitación frente a un Golf 5 puertas.

Cierra el conjunto un buen equipamiento de serie (como en los VW Touareg o Phaeton sólo hay un acabado, y el resto son paquetes opcionales), sin alardes pero con todo lo necesario. ¿Y el precio? Pues casi 29.000 euros por primera vez competitivos frente a cabrios compactos generalistas, aunque también 4.000 euros más caro que el más práctico VW Golf del que deriva. Lo dicho, sigue siendo un capricho, pero... ¡qué agradable capricho!

- Gran capota: rápida y efectiva
- Refinamiento mecánico
- Comportamiento - Frenos
- Boca de maletero
- Paravientos opcional
Una historia de éxito

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.