Publicidad

Volkswagen Golf Advance 1.6 TDI 105 CV DPF CR

El nuevo motor 1.6 TDi de 105 CV ha sustituido en la gama Golf al 2.0 TDi de 110 CV. El resultado global es bueno porque el compacto de Volkswagen siempre es una referencia y se ha reducido el consumo, pero las prestaciones no pasan de ser suficientes.
-
Volkswagen Golf Advance 1.6 TDI 105 CV DPF CR
Se acabaron los tiempos en que un motor nuevo superaba las prestaciones del anterior gastando más o menos lo mismo. El 1.6 TDi-105 es un ejemplo de que la eficiencia energética es el objetivo prioritario. Antes de empezar, hay que recordar que, con el Plan 2000E y la actual promoción de Volkswagen incluidos, el Volkswagen Golf 1.6 TDi 105 Advance se queda en 17.500 euros. Una buena rebaja que permite al VW Golf pelear en mejores condiciones frente a la competencia. Como decíamos, el 1.6 TDi de 105 CV toma el relevo del 2.0 TDi de 110 CV, que también tenía common-rail y filtro de partículas. Oficialmente no cambian ni el consumo ni las emisiones (119 g/km de CO2). Es decir, que no se trata del VW Golf Bluemotion que, con este mismo 1.6 TDi-105, va a emitir 99 g/km gracias a los sistemas start&stop y de recuperación de energía en las frenadas.

Dejando a un lado el motor y sus resultados, que luego comentaremos, las diferencias entre el VW Golf 1.6 TDi-105 y el 2.0 TDi-110 se centran en un leve aumento de la desmultiplicación de la dirección, el tamaño de los frenos delanteros que tienen 8 mm más de diámetro y una estabilizadora trasera menos gruesa. Con respecto a la unidad que probamos hace aproximadamente un año, hay que matizar que se trataba de un VW Golf 2.0 TDi-110 Sport, mientras que ahora tenemos un VW Golf 1.6 TDi-105 Advance, por lo que las ruedas no son las mismas. El tipo de neumático sigue siendo de los llamados «ecológicos», pero el 2.0 TDi-110 calzaba unos 205/55 sobre llanta de 6,5x16 pulgadas, mientras que ahora se utilizan unos 195/65 en llanta de 6x15. El hecho de aumentar el perfil y contar con menor anchura y garganta se nota en forma de un claro flaneo y deriva de los neumáticos, aunque sigue siendo un coche de comportamiento noble, preciso y predecible en todo momento. También hay que matizar que frena peor y que la dirección transmite menos tacto. Esto último no es preocupante en un coche de bastidor ejemplar, pero que ronde los 80 metros para detenerse completamente desde 140 km/h no es para presumir. El motor 1.6 TDi-105 es suave y estira hasta bastante más allá de las 4.400 vueltas, aunque no merezca la pena exprimirlo tanto. Los largos desarrollos perjudican el resultado global. El consumo obtenido es realmente muy bajo, menor que el del 2.0 TDi-110 e incluso que el de un BMW 116d. También la sonoridad es virtud, pues el 1.6 TDi resulta realmente silencioso, el mejor de la clase sin duda. Hace menos ruido que el 2.0 TDi y nada que ver con el 1.9 TDi-105 que ahora por comparación parece una cafetera. No sucede lo mismo si comparamos las prestaciones o el empuje y el carácter del 1.6 TDi con el 2.0 TDi. A pesar de tener unos desarrollos incluso más largos, con este último se podía llanear en quinta a menos de 100 km/h con mayor desahogo de lo que ahora permite el 1.6 TDi. Para moverse en el abanico de 80 a 120 km/h, este nuevo VW Golf requiere mover el cambio —no sólo cuarta, también tercera— para que no baje de 2.000 rpm. Y si echamos una ojeada a las aceleraciones, también el 2.0 TDi-110 era más contundente. De hecho, el control de tracción rara vez tiene que actuar en el VW Golf 1.6 TDi, salvo que nos busquemos complicaciones sobre superficie deslizante en marchas cortas. Al final, tenemos que el VW Golf 1.6 TDi es un coche adecuado para conducir a ritmo tranquilo o viajar a ritmos legales buscando siempre una conducción eficiente. En esas condiciones, es muy agradable y no olvidemos se estamos en todo un VW Golf. Ahora bien, no tiene la contundente respuesta a medio régimen de un turbodiésel para, pongamos por caso, cambiarnos rápidamente de carril en ciudad o aprovechar un carril de aceleración en autopista.

Habrá que ver cómo casa este motor 1.6 TDi de 105 CV con el cambio DSG de 7 velocidades —está justo en el límite de par que soporta, 250 Nm ó 25,5 mkg— porque todo indica que será un matrimonio feliz por tan sólo 1.640 euros más. Ahí sí que tiene ventaja el nuevo 1.6 TDi sobre el antiguo 2.0 TDi, porque la opción del DSG en este último era bastante más cara (2.500 euros). En resumidas cuentas, el Volkswagen Golf 1.6 TDi 105 gasta un poco menos que el Volkswagen Golf 2.0 TDi-110 y, oferta incluida, es más barato. A cambio, el VW Golf 1.6 TDi-105 requiere un manejo más vivo del cambio si queremos mantener el ritmo, pero no echaremos de menos la suavidad de funcionamiento o el agrado de uso de los TDi common-rail de VW. - Consumo
- Comportamiento
- Sonoridad - Recuperaciones y adelantamiento
- Frenada mejorable
- Sólo cinco marchas
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.