Publicidad

Volkswagen Cross Polo

Quinta generación del VW Polo y, tras el lanzamiento de las variantes BlueMotion y GTI, turno ahora para la versión Cross Polo. Una imagen más aventurera, mayor altura de carrocería y un equipamiento más amplio son, nuevamente, sus señas de identidad. Más estética que versatilidad con un sobrecoste aproximado de 2.000 € frente al Polo equivalente. Llegará en septiembre con motores Diesel y gasolina de 70 a 105 CV.
-
Volkswagen Cross Polo
Avalado por un inesperado éxito comercial, Volkswagen confía una generación más en su llamativa variante Cross Polo. Sus orígenes se remontan a 2003, año en el que una serie especial del utilitario personalizada en imagen y equipamiento, conocida entonces como Soho, triplicó sus previsiones de venta. Ante tal demanda, pronto se convirtió en modelo de serie adoptando el apellido Cross. Incluso poco después aterrizaron los Cross Golf y Cross Touran, aunque este último nunca se comercializó en España.

Galería relacionada

VW Cross Polo 2010

Ahora, cuando todavía no hace un año de su lanzamiento al mercado, el nuevo VW Polo estrena su versión más campera. Y lo hace profundizando en sus raíces. Disponible sólo en carrocería de 5 puertas, el gran utilitario alemán (galardonado como Coche del Año en Europa) pasa por chapa y pintura.

Sin duda, el apartado más llamativo del nuevo VW Cross Polo es su poderío visual. Muy atractiva, esta variante estrena nuevos faldones perimetrales, estriberas laterales, unas exclusivas llantas de 17 pulgadas, retrovisores cromados, una paleta de colores muy juvenil (con dos tonos exclusivos: Naranja magma y Beige tierra metálico) y unas barras de techo que, además de decorativas, permiten fijar maletero de techo y sistemas portadores de hasta 75 kg de peso. Además, los paneles de los pilares central y trasero, y los marcos de las ventanas, llegan en color negro brillante. Una imagen, sin duda, de lo más seductora. Por dentro, la personalización del VW Cross Polo tiene continuidad. Sin embargo, más que apostar por la aventura y la robustez, la deportividad es aquí la que manda. Y, si no, al tiempo: nueva tapicería bicolor, asientos deportivos, pedales con aspecto de aluminio o volante de cuero perforado. Todo ello en combinación con el salpicadero acolchado de las versiones superiores del VW Polo, que confiere una calidad percibida difícil de igualar en el segmento. No faltan tampoco detalles funcionales, como cajones bajo los asientos delanteros, una capacidad de carga de 280 litros capaz de ampliarse hasta 952 abatiendo la fila trasera o un maletero también con anillas de fijación y ganchos para bolsas. Hasta aquí, todo referente a elementos ornamentales. Y es que poco más añaden las versiones Cross Polo frente a sus hermanos de gama. Porque cierto que una carrocería con 15 mm más de altura libre aporta algo más de versatilidad, pero ni sus neumáticos (unos deportivos 215/40 R17), ni la ausencia de tracción total (sólo delantera), aconsejan al VW Cross Polo salir del asfalto. Tampoco ofrece duros protectores de bajos, ya que, en su lugar, las cubiertas de plástico que monta son muy débiles para circular fuera de asfalto aunque ideales para proteger de los habituales roces y arañazos urbanos. Es más, esta nueva generación ni siquiera cuenta con su anterior tren de rodaje reforzado con muelles más largos y firmes, ni con desarrollos de cambio modificados.

Y es que, tanto en comportamiento como en gama, el Cross Polo es un VW Polo más. En carretera, su mayor altura no se traduce en más balanceo de carrocería, y sigue siendo tan cómodo, seguro y preciso de conducción como siempre. Incluso comparte las mismas mecánicas, con tres propulsores de gasolina y otros tres Diesel formando la oferta. Sólo el consumo, debido a la peor aerodinámica, empeora entre 0,1 y 0,2 l/100 km de media. En gasolina, el nuevo VW Cross Polo abre la gama con un 1.2 de 70 CV, al que por encima sigue el conocido 1.4 de 85 CV. Como versión superior, aparece ahora el nuevo 1.2 TSI, con turbo e inyección directa, capaz de desarrollar 105 CV. Acelera de 0 a 100 km/h en 9,9 segundos con un reducido consumo de sólo 5,5 l/100 km. La oferta Diesel, por su parte, queda enfocada en tres propulsores TDI de 1,6 litros de cilindrada y tres niveles de potencia: 75, 90 y 105 CV. Y todos con un mismo consumo: 4,3 l/100 km de media. La oferta intermedia, igual que las dos variantes superiores de gasolina, puede montar opcionalmente el sofisticado cambio automático DSG de doble embrague y 7 velocidades. Aunque no añada en la práctica mayor versatilidad de uso, el VW Cross Polo, junto a una imagen más atractiva, propone un superior equipamiento de serie. Ahora, junto a todo lo mencionado anteriormente, viene de fábrica con climatizador, radio CD 510 con pantalla táctil y conexión Media-In, pantalla multifunción con indicador de control de presión de neumáticos o sensor de lluvia. El nuevo VW Cross Polo llegará al mercado español en septiembre. Todavía no hay precios oficiales, pero fuentes de VW nos confirman que tendrá un sobrecoste aproximado de 2.000 euros sobre las versiones equivalentes del Polo. Es decir, la gama podría partir de unos 15.500 euros para la versión 1.2 de 70 CV.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.