Publicidad

Vespa S 125

Piaggio evoluciona su mito con una nueva versión que nos lleva a finales de los años 60 cuando apareció la Vespa Primavera. La esencia de aquel scooter (faro delantero cuadrado) la adopta este modelo 2007 cuarenta años después con todas las innovaciones tecnológicas de hoy.
-
Vespa S 125
Es difícil que Piaggio pueda sorprendernos con una nueva Vespa, no en vano han salido de la fábrica de Pontedera alrededor de 150 modelos distintos, así es difícil innovar. Entonces, ¿hay algo nuevo en la Vespa S? Sí, quizás su esencia es que se queda entre dos mundos, con todo lo nuevo que equipa la última LX y ese aire clásico que le da su faro cuadrado.
Pero la novedad del faro cuadrado no es la única estéticamente hablando. Cambia el guardabarros, la posición de los retrovisores, el asiento de dos alturas (debajo cabe un casco integral), el frontal y el escudo que incorpora unas guanteras abiertas útiles para llevar algo a mano, pero intenta que no sea de valor porque si se te olvida estará a la vista de cualquiera. También el cuadro de instrumentos se actualiza con un toque clásico y toda la información necesaria: velocímetro, nivel de combustible, reloj digital y los testigos de luz, gasolina, aceite e intermitentes. La Vespa S mantiene la configuración del motor Leader 125 (el habitual de Piaggio para scooter de esta cilindrada), monocilíndrico de 4T, refrigerado por aire. Declara 10,3 CV de potencia máxima y 1 kgm de par. Para las suspensiones esta nueva Vespa no renuncia a otra de sus señas de identidad, su sistema monobrazo delantero y monoamortiguador trasero. El tamaño de la rueda delantera vuelve a tener 11’’ (calzó por primera vez este tamaño en la LX) y 10’’ en la trasera. La vieja fábrica de Pontedera (hoy convertida en museo) nos recibió para la presentación dinámica de las nuevas Vespas S de 125 y 50 cc. Reconozco que tenía en mente un paseo por las calles de Pontedera o, si acaso, un viaje hasta Pisa y allí callejear por la ciudad. Me equivocaba. Piaggio nos tenía preparado un recorrido a través de la Toscana más rural, por carreteras estrechas y paisajes muy vistosos. No hay que olvidar que el hábitat natural de la Vespa S está en la ciudad, pese a todo se portó en carretera. Ronda los 90 km/h de velocidad máxima sin problemas, pese a las vibraciones y la falta de protección por su estrecho frontal y la ausencia de cúpula. Si sus reducidas dimensiones penalizan en carretera, en ciudad su solvencia esta asegurada. La altura del asiento (785 mm) la hace accesible para todos y especialmente recomendable para las chicas. Se mueve entre coches con naturalidad y las salidas, sin ser del todo brillantes, sí son efectivas. Frena con decisión, gracias al disco delantero de 200 mm y el tambor trasero de 110 mm.
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.