Publicidad

Toyota iQ 1.33 VVT-i

Estrena un motor 1.3 de gasolina de 98 CV que le autoriza un dinamismo en carretera de gran utilitario. Y recibe un sistema stop-start para ejemplarizar su filosofía urbana.
-
Toyota iQ 1.33 VVT-i
Esta nueva versión del micro-urbano Toyota iQ no busca ser un deportivo de bolsillo, pero con una relación peso/potencia de 9,5 kg/CV, su dinamismo permite afrontar esas otras tareas que las meramente urbanas. El motor 1.33 (ya conocido en el Yaris y en el Auris) no sólo suma prestaciones, también un mayor agrado de conducción que no sólo agradeceremos en carretera. Sus cuatro cilindros garantizan una finura de funcionamiento que no puede alcanzar el tricilíndrico 1.0 de 68 CV disponible hasta ahora. Asociado, además, a una caja de 6 velocidades con un desarrollo final generoso, los cruceros no "irritan" a los pasajeros. Gira desahogado, si bien es cierto que la 5ª es una marcha que a menudo buscaremos para solventar los obstáculos habituales del tráfico.

Galería relacionada

Toyota iQ 1.33 VVT-i

La suspensión del iQ es cómoda y aun con sus recortadas cotas, este iQ pisa bien asentado y su guiado en carretera no genera dudas. Hemos viajado con él durante un recorrido extraurbano de 100 kilómetros y por su funcionalidad general invita a ser utilizado más allá de la ciudad. De todas formas, Toyota ha preparado una línea de accesorios en la que aparece un kit de muelles más cortos y firmes enfocados a primar la estabilidad general en carretera de un coche que no deja de ser muy corto. En ciudad aporta un sistema stop-start que para el motor en las detenciones absolutas, con lo que en cierta medida compensa la "sobremotorización" de este iQ. De todas formas, como siempre que hemos probado este motor en el Yaris y Auris, su sistema stop-start está muy condicionado a los parámetros que intervienen en su funcionamiento y las paradas del motor no son muy frecuentes. En cualquier caso, seguro que ha servido para homologar a esta versión con 113 g/km de CO2, lo que supone estar exento del impuesto de matriculación. Aun así, no es un coche barato: 15.250 euros en su único acabado disponible. Este iQ es todo un ciudadano "premium" y el equipamiento de serie incluye elementos como la apertura/arranque sin llave, climatizador automático, retrovisores plegables eléctricamente, tapicería mixta con piel, asientos calefactables, 9 airbags, sensores de luz y lluvia, llantas de aleación de 16 pulgadas, Radio CD MP3, etc.

¿Qué opinas del Toyota iQ 1.33 VVT-i? Deja tus comentarios; los más interesantes se publicarán en la revista Autopista. Si lo prefieres, debate esta noticia en nuestros foros.
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.