Publicidad

Toyota Verso

Toyota acorta el nombre de su monovolumen más popular, el Corolla Verso, y lo deja sólo en Verso, renovándolo por completo y mejorando su comportamiento, para aproximarlo al de una berlina. Se empieza a vender a finales de abril por un precio base de 20.900 euros.
-
Toyota Verso
La gama mecánica del Verso se compone de 4 motores, dos de ellos gasolina y dos Diesel, sobre cuyas características se aplica el concepto “Optimal Drive” de Toyota, que optimiza el consumo y el comportamiento con vistas a un máximo aprovechamiento de la mecánica con el mínimo impacto ambiental posible. Se trata de disminuir pesos de componentes, eliminar fricciones mecánicas y conseguir una máxima eficiencia de la combustión, todo ello con la restricción de consumos –y por tanto de emisiones- como meta.

Galería relacionada

Toyota Verso, al detalle.

Los dos motores de gasolina del Verso son, por un lado, el 1.6 de 132 CV de potencia y 160 Nm de par, que consume 6,7 l/100 km y cuyas emisiones de CO2 son de 158 g/km y, por otro, el 1.8 de 147 CV de potencia y un par de 180 Nm que consume 6,9 l/100km y emite 162 g de CO2 por kilómetro recorrido.

Si se prefiere tecnología Diesel, el Verso se puede adquirir con el motor 2.0 de 126 CV y 310 Nm de par (el que previsiblemente concentrará una mayor parte de la demanda) que presenta consumos medios de 5,4 l/100 km y emisiones de CO2 de 140 g/km. La segunda posibilidad Diesel es un 2,2 de 150 CV con tecnología D-CAT (incorpora filtro de partículas Diesel y filtro de reducción del NOx), con 340 Nm de par, que consume 6,8 l/100km y emite 178 g de CO2 por kilómetro. Se combinan con caja manual de 6 velocidades o con una nueva transmisión automática AutoDrive S también de 6 marchas, que permite un modo de conducción normal y otro para conducción deportiva o, si el conductor lo prefiere, un modo de manejo secuencial bien con la propia palanca de cambio, bien con las levas en el volante. El esquema de suspensiones, revisado frente al anterior modelo, el Corolla Verso, sigue siendo de MacPherson delante y eje torsional trasero con estabilizadora. En él han trabajado los departamentos de ingeniería de Toyota para poder dar ese comportamiento de berlina con el que quieren satisfacer al cliente que busca en un monovolumen algo más que espacio y versatilidad: una conducción placentera y, si es posible, divertida. En la prueba de conducción que acabamos de realizar a bordo del nuevo Verso (versión 2.0 de 126 CV), la impresión a bordo es de máximo confort. Se agradece la inclinación de la instrumentación hacia el conductor (mejor ergonomía) y el nuevo sistema de dirección eléctrica activa que corrige y elimina las vibraciones del volante resulta efectivo sobre firmes rizados. En autopista se aprovechan al máximo las condiciones de baja sonoridad y de confort de conducción y, en trazados de curvas, la mayor rigidez del chasis y las suspensiones afinan el paso por curva y proporcionan una conducción hilada y sin sobresaltos. Grandes emociones no han de buscarse, pero sí una sensación de control de vehículo que para la mayor parte de los conductores llegar a equivaler al placer de conducción tipo berlina que pretende Toyota.

El Corolla Verso llega a España a finales de abril. Si te gusta el cambio automático (AutoDrive S), las primeras unidades se entregarán después del verano. El Verso se comercializa en tres acabados (Live, Active y Advance) y sus precios van de 20.900 (1.6 gasolina acabado Live) a 30.400 euros (2.2 Diesel con cambio AutoDrive S) en configuración de 7 plazas (700 euros menos si prefieres sólo 5 asientos).
Más espacio, más confort
La gama mecánica del Verso se compone de 4 motores, dos de ellos gasolina y dos Diesel, sobre cuyas características se aplica el concepto “Optimal Drive” de Toyota, que optimiza el consumo y el comportamiento con vistas a un máximo aprovechamiento de la mecánica con el mínimo impacto ambiental posible. Se trata de disminuir pesos de componentes, eliminar fricciones mecánicas y conseguir una máxima eficiencia de la combustión, todo ello con la restricción de consumos –y por tanto de emisiones- como meta. Los dos motores de gasolina del Verso son, por un lado, el 1.6 de 132 CV de potencia y 160 Nm de par, que consume 6,7 l/100 km y cuyas emisiones de CO2 son de 158 g/km y, por otro, el 1.8 de 147 CV de potencia y un par de 180 Nm que consume 6,9 l/100km y emite 162 g de CO2 por kilómetro recorrido.

Si se prefiere tecnología Diesel, el Verso se puede adquirir con el motor 2.0 de 126 CV y 310 Nm de par (el que previsiblemente concentrará una mayor parte de la demanda) que presenta consumos medios de 5,4 l/100 km y emisiones de CO2 de 140 g/km. La segunda posibilidad Diesel es un 2,2 de 150 CV con tecnología D-CAT (incorpora filtro de partículas Diesel y filtro de reducción del NOx), con 340 Nm de par, que consume 6,8 l/100km y emite 178 g de CO2 por kilómetro. Se combinan con caja manual de 6 velocidades o con una nueva transmisión automática AutoDrive S también de 6 marchas, que permite un modo de conducción normal y otro para conducción deportiva o, si el conductor lo prefiere, un modo de manejo secuencial bien con la propia palanca de cambio, bien con las levas en el volante. El esquema de suspensiones, revisado frente al anterior modelo, el Corolla Verso, sigue siendo de MacPherson delante y eje torsional trasero con estabilizadora. En él han trabajado los departamentos de ingeniería de Toyota para poder dar ese comportamiento de berlina con el que quieren satisfacer al cliente que busca en un monovolumen algo más que espacio y versatilidad: una conducción placentera y, si es posible, divertida. En la prueba de conducción que acabamos de realizar a bordo del nuevo Verso (versión 2.0 de 126 CV), la impresión a bordo es de máximo confort. Se agradece la inclinación de la instrumentación hacia el conductor (mejor ergonomía) y el nuevo sistema de dirección eléctrica activa que corrige y elimina las vibraciones del volante resulta efectivo sobre firmes rizados. En autopista se aprovechan al máximo las condiciones de baja sonoridad y de confort de conducción y, en trazados de curvas, la mayor rigidez del chasis y las suspensiones afinan el paso por curva y proporcionan una conducción hilada y sin sobresaltos. Grandes emociones no han de buscarse, pero sí una sensación de control de vehículo que para la mayor parte de los conductores llegar a equivaler al placer de conducción tipo berlina que pretende Toyota.

El Corolla Verso llega a España a finales de abril. Si te gusta el cambio automático (AutoDrive S), las primeras unidades se entregarán después del verano. El Verso se comercializa en tres acabados (Live, Active y Advance) y sus precios van de 20.900 (1.6 gasolina acabado Live) a 30.400 euros (2.2 Diesel con cambio AutoDrive S) en configuración de 7 plazas (700 euros menos si prefieres sólo 5 asientos).
Más espacio, más confort
La gama mecánica del Verso se compone de 4 motores, dos de ellos gasolina y dos Diesel, sobre cuyas características se aplica el concepto “Optimal Drive” de Toyota, que optimiza el consumo y el comportamiento con vistas a un máximo aprovechamiento de la mecánica con el mínimo impacto ambiental posible. Se trata de disminuir pesos de componentes, eliminar fricciones mecánicas y conseguir una máxima eficiencia de la combustión, todo ello con la restricción de consumos –y por tanto de emisiones- como meta. Los dos motores de gasolina del Verso son, por un lado, el 1.6 de 132 CV de potencia y 160 Nm de par, que consume 6,7 l/100 km y cuyas emisiones de CO2 son de 158 g/km y, por otro, el 1.8 de 147 CV de potencia y un par de 180 Nm que consume 6,9 l/100km y emite 162 g de CO2 por kilómetro recorrido.

Si se prefiere tecnología Diesel, el Verso se puede adquirir con el motor 2.0 de 126 CV y 310 Nm de par (el que previsiblemente concentrará una mayor parte de la demanda) que presenta consumos medios de 5,4 l/100 km y emisiones de CO2 de 140 g/km. La segunda posibilidad Diesel es un 2,2 de 150 CV con tecnología D-CAT (incorpora filtro de partículas Diesel y filtro de reducción del NOx), con 340 Nm de par, que consume 6,8 l/100km y emite 178 g de CO2 por kilómetro. Se combinan con caja manual de 6 velocidades o con una nueva transmisión automática AutoDrive S también de 6 marchas, que permite un modo de conducción normal y otro para conducción deportiva o, si el conductor lo prefiere, un modo de manejo secuencial bien con la propia palanca de cambio, bien con las levas en el volante. El esquema de suspensiones, revisado frente al anterior modelo, el Corolla Verso, sigue siendo de MacPherson delante y eje torsional trasero con estabilizadora. En él han trabajado los departamentos de ingeniería de Toyota para poder dar ese comportamiento de berlina con el que quieren satisfacer al cliente que busca en un monovolumen algo más que espacio y versatilidad: una conducción placentera y, si es posible, divertida. En la prueba de conducción que acabamos de realizar a bordo del nuevo Verso (versión 2.0 de 126 CV), la impresión a bordo es de máximo confort. Se agradece la inclinación de la instrumentación hacia el conductor (mejor ergonomía) y el nuevo sistema de dirección eléctrica activa que corrige y elimina las vibraciones del volante resulta efectivo sobre firmes rizados. En autopista se aprovechan al máximo las condiciones de baja sonoridad y de confort de conducción y, en trazados de curvas, la mayor rigidez del chasis y las suspensiones afinan el paso por curva y proporcionan una conducción hilada y sin sobresaltos. Grandes emociones no han de buscarse, pero sí una sensación de control de vehículo que para la mayor parte de los conductores llegar a equivaler al placer de conducción tipo berlina que pretende Toyota.

El Corolla Verso llega a España a finales de abril. Si te gusta el cambio automático (AutoDrive S), las primeras unidades se entregarán después del verano. El Verso se comercializa en tres acabados (Live, Active y Advance) y sus precios van de 20.900 (1.6 gasolina acabado Live) a 30.400 euros (2.2 Diesel con cambio AutoDrive S) en configuración de 7 plazas (700 euros menos si prefieres sólo 5 asientos).
Más espacio, más confort
La gama mecánica del Verso se compone de 4 motores, dos de ellos gasolina y dos Diesel, sobre cuyas características se aplica el concepto “Optimal Drive” de Toyota, que optimiza el consumo y el comportamiento con vistas a un máximo aprovechamiento de la mecánica con el mínimo impacto ambiental posible. Se trata de disminuir pesos de componentes, eliminar fricciones mecánicas y conseguir una máxima eficiencia de la combustión, todo ello con la restricción de consumos –y por tanto de emisiones- como meta. Los dos motores de gasolina del Verso son, por un lado, el 1.6 de 132 CV de potencia y 160 Nm de par, que consume 6,7 l/100 km y cuyas emisiones de CO2 son de 158 g/km y, por otro, el 1.8 de 147 CV de potencia y un par de 180 Nm que consume 6,9 l/100km y emite 162 g de CO2 por kilómetro recorrido.

Si se prefiere tecnología Diesel, el Verso se puede adquirir con el motor 2.0 de 126 CV y 310 Nm de par (el que previsiblemente concentrará una mayor parte de la demanda) que presenta consumos medios de 5,4 l/100 km y emisiones de CO2 de 140 g/km. La segunda posibilidad Diesel es un 2,2 de 150 CV con tecnología D-CAT (incorpora filtro de partículas Diesel y filtro de reducción del NOx), con 340 Nm de par, que consume 6,8 l/100km y emite 178 g de CO2 por kilómetro. Se combinan con caja manual de 6 velocidades o con una nueva transmisión automática AutoDrive S también de 6 marchas, que permite un modo de conducción normal y otro para conducción deportiva o, si el conductor lo prefiere, un modo de manejo secuencial bien con la propia palanca de cambio, bien con las levas en el volante. El esquema de suspensiones, revisado frente al anterior modelo, el Corolla Verso, sigue siendo de MacPherson delante y eje torsional trasero con estabilizadora. En él han trabajado los departamentos de ingeniería de Toyota para poder dar ese comportamiento de berlina con el que quieren satisfacer al cliente que busca en un monovolumen algo más que espacio y versatilidad: una conducción placentera y, si es posible, divertida. En la prueba de conducción que acabamos de realizar a bordo del nuevo Verso (versión 2.0 de 126 CV), la impresión a bordo es de máximo confort. Se agradece la inclinación de la instrumentación hacia el conductor (mejor ergonomía) y el nuevo sistema de dirección eléctrica activa que corrige y elimina las vibraciones del volante resulta efectivo sobre firmes rizados. En autopista se aprovechan al máximo las condiciones de baja sonoridad y de confort de conducción y, en trazados de curvas, la mayor rigidez del chasis y las suspensiones afinan el paso por curva y proporcionan una conducción hilada y sin sobresaltos. Grandes emociones no han de buscarse, pero sí una sensación de control de vehículo que para la mayor parte de los conductores llegar a equivaler al placer de conducción tipo berlina que pretende Toyota.

El Corolla Verso llega a España a finales de abril. Si te gusta el cambio automático (AutoDrive S), las primeras unidades se entregarán después del verano. El Verso se comercializa en tres acabados (Live, Active y Advance) y sus precios van de 20.900 (1.6 gasolina acabado Live) a 30.400 euros (2.2 Diesel con cambio AutoDrive S) en configuración de 7 plazas (700 euros menos si prefieres sólo 5 asientos).
Más espacio, más confort
La gama mecánica del Verso se compone de 4 motores, dos de ellos gasolina y dos Diesel, sobre cuyas características se aplica el concepto “Optimal Drive” de Toyota, que optimiza el consumo y el comportamiento con vistas a un máximo aprovechamiento de la mecánica con el mínimo impacto ambiental posible. Se trata de disminuir pesos de componentes, eliminar fricciones mecánicas y conseguir una máxima eficiencia de la combustión, todo ello con la restricción de consumos –y por tanto de emisiones- como meta. Los dos motores de gasolina del Verso son, por un lado, el 1.6 de 132 CV de potencia y 160 Nm de par, que consume 6,7 l/100 km y cuyas emisiones de CO2 son de 158 g/km y, por otro, el 1.8 de 147 CV de potencia y un par de 180 Nm que consume 6,9 l/100km y emite 162 g de CO2 por kilómetro recorrido.

Si se prefiere tecnología Diesel, el Verso se puede adquirir con el motor 2.0 de 126 CV y 310 Nm de par (el que previsiblemente concentrará una mayor parte de la demanda) que presenta consumos medios de 5,4 l/100 km y emisiones de CO2 de 140 g/km. La segunda posibilidad Diesel es un 2,2 de 150 CV con tecnología D-CAT (incorpora filtro de partículas Diesel y filtro de reducción del NOx), con 340 Nm de par, que consume 6,8 l/100km y emite 178 g de CO2 por kilómetro. Se combinan con caja manual de 6 velocidades o con una nueva transmisión automática AutoDrive S también de 6 marchas, que permite un modo de conducción normal y otro para conducción deportiva o, si el conductor lo prefiere, un modo de manejo secuencial bien con la propia palanca de cambio, bien con las levas en el volante. El esquema de suspensiones, revisado frente al anterior modelo, el Corolla Verso, sigue siendo de MacPherson delante y eje torsional trasero con estabilizadora. En él han trabajado los departamentos de ingeniería de Toyota para poder dar ese comportamiento de berlina con el que quieren satisfacer al cliente que busca en un monovolumen algo más que espacio y versatilidad: una conducción placentera y, si es posible, divertida. En la prueba de conducción que acabamos de realizar a bordo del nuevo Verso (versión 2.0 de 126 CV), la impresión a bordo es de máximo confort. Se agradece la inclinación de la instrumentación hacia el conductor (mejor ergonomía) y el nuevo sistema de dirección eléctrica activa que corrige y elimina las vibraciones del volante resulta efectivo sobre firmes rizados. En autopista se aprovechan al máximo las condiciones de baja sonoridad y de confort de conducción y, en trazados de curvas, la mayor rigidez del chasis y las suspensiones afinan el paso por curva y proporcionan una conducción hilada y sin sobresaltos. Grandes emociones no han de buscarse, pero sí una sensación de control de vehículo que para la mayor parte de los conductores llegar a equivaler al placer de conducción tipo berlina que pretende Toyota.

El Corolla Verso llega a España a finales de abril. Si te gusta el cambio automático (AutoDrive S), las primeras unidades se entregarán después del verano. El Verso se comercializa en tres acabados (Live, Active y Advance) y sus precios van de 20.900 (1.6 gasolina acabado Live) a 30.400 euros (2.2 Diesel con cambio AutoDrive S) en configuración de 7 plazas (700 euros menos si prefieres sólo 5 asientos).
Más espacio, más confort
La gama mecánica del Verso se compone de 4 motores, dos de ellos gasolina y dos Diesel, sobre cuyas características se aplica el concepto “Optimal Drive” de Toyota, que optimiza el consumo y el comportamiento con vistas a un máximo aprovechamiento de la mecánica con el mínimo impacto ambiental posible. Se trata de disminuir pesos de componentes, eliminar fricciones mecánicas y conseguir una máxima eficiencia de la combustión, todo ello con la restricción de consumos –y por tanto de emisiones- como meta. Los dos motores de gasolina del Verso son, por un lado, el 1.6 de 132 CV de potencia y 160 Nm de par, que consume 6,7 l/100 km y cuyas emisiones de CO2 son de 158 g/km y, por otro, el 1.8 de 147 CV de potencia y un par de 180 Nm que consume 6,9 l/100km y emite 162 g de CO2 por kilómetro recorrido.

Si se prefiere tecnología Diesel, el Verso se puede adquirir con el motor 2.0 de 126 CV y 310 Nm de par (el que previsiblemente concentrará una mayor parte de la demanda) que presenta consumos medios de 5,4 l/100 km y emisiones de CO2 de 140 g/km. La segunda posibilidad Diesel es un 2,2 de 150 CV con tecnología D-CAT (incorpora filtro de partículas Diesel y filtro de reducción del NOx), con 340 Nm de par, que consume 6,8 l/100km y emite 178 g de CO2 por kilómetro. Se combinan con caja manual de 6 velocidades o con una nueva transmisión automática AutoDrive S también de 6 marchas, que permite un modo de conducción normal y otro para conducción deportiva o, si el conductor lo prefiere, un modo de manejo secuencial bien con la propia palanca de cambio, bien con las levas en el volante. El esquema de suspensiones, revisado frente al anterior modelo, el Corolla Verso, sigue siendo de MacPherson delante y eje torsional trasero con estabilizadora. En él han trabajado los departamentos de ingeniería de Toyota para poder dar ese comportamiento de berlina con el que quieren satisfacer al cliente que busca en un monovolumen algo más que espacio y versatilidad: una conducción placentera y, si es posible, divertida. En la prueba de conducción que acabamos de realizar a bordo del nuevo Verso (versión 2.0 de 126 CV), la impresión a bordo es de máximo confort. Se agradece la inclinación de la instrumentación hacia el conductor (mejor ergonomía) y el nuevo sistema de dirección eléctrica activa que corrige y elimina las vibraciones del volante resulta efectivo sobre firmes rizados. En autopista se aprovechan al máximo las condiciones de baja sonoridad y de confort de conducción y, en trazados de curvas, la mayor rigidez del chasis y las suspensiones afinan el paso por curva y proporcionan una conducción hilada y sin sobresaltos. Grandes emociones no han de buscarse, pero sí una sensación de control de vehículo que para la mayor parte de los conductores llegar a equivaler al placer de conducción tipo berlina que pretende Toyota.

El Corolla Verso llega a España a finales de abril. Si te gusta el cambio automático (AutoDrive S), las primeras unidades se entregarán después del verano. El Verso se comercializa en tres acabados (Live, Active y Advance) y sus precios van de 20.900 (1.6 gasolina acabado Live) a 30.400 euros (2.2 Diesel con cambio AutoDrive S) en configuración de 7 plazas (700 euros menos si prefieres sólo 5 asientos).
Más espacio, más confort
La gama mecánica del Verso se compone de 4 motores, dos de ellos gasolina y dos Diesel, sobre cuyas características se aplica el concepto “Optimal Drive” de Toyota, que optimiza el consumo y el comportamiento con vistas a un máximo aprovechamiento de la mecánica con el mínimo impacto ambiental posible. Se trata de disminuir pesos de componentes, eliminar fricciones mecánicas y conseguir una máxima eficiencia de la combustión, todo ello con la restricción de consumos –y por tanto de emisiones- como meta. Los dos motores de gasolina del Verso son, por un lado, el 1.6 de 132 CV de potencia y 160 Nm de par, que consume 6,7 l/100 km y cuyas emisiones de CO2 son de 158 g/km y, por otro, el 1.8 de 147 CV de potencia y un par de 180 Nm que consume 6,9 l/100km y emite 162 g de CO2 por kilómetro recorrido.

Si se prefiere tecnología Diesel, el Verso se puede adquirir con el motor 2.0 de 126 CV y 310 Nm de par (el que previsiblemente concentrará una mayor parte de la demanda) que presenta consumos medios de 5,4 l/100 km y emisiones de CO2 de 140 g/km. La segunda posibilidad Diesel es un 2,2 de 150 CV con tecnología D-CAT (incorpora filtro de partículas Diesel y filtro de reducción del NOx), con 340 Nm de par, que consume 6,8 l/100km y emite 178 g de CO2 por kilómetro. Se combinan con caja manual de 6 velocidades o con una nueva transmisión automática AutoDrive S también de 6 marchas, que permite un modo de conducción normal y otro para conducción deportiva o, si el conductor lo prefiere, un modo de manejo secuencial bien con la propia palanca de cambio, bien con las levas en el volante. El esquema de suspensiones, revisado frente al anterior modelo, el Corolla Verso, sigue siendo de MacPherson delante y eje torsional trasero con estabilizadora. En él han trabajado los departamentos de ingeniería de Toyota para poder dar ese comportamiento de berlina con el que quieren satisfacer al cliente que busca en un monovolumen algo más que espacio y versatilidad: una conducción placentera y, si es posible, divertida. En la prueba de conducción que acabamos de realizar a bordo del nuevo Verso (versión 2.0 de 126 CV), la impresión a bordo es de máximo confort. Se agradece la inclinación de la instrumentación hacia el conductor (mejor ergonomía) y el nuevo sistema de dirección eléctrica activa que corrige y elimina las vibraciones del volante resulta efectivo sobre firmes rizados. En autopista se aprovechan al máximo las condiciones de baja sonoridad y de confort de conducción y, en trazados de curvas, la mayor rigidez del chasis y las suspensiones afinan el paso por curva y proporcionan una conducción hilada y sin sobresaltos. Grandes emociones no han de buscarse, pero sí una sensación de control de vehículo que para la mayor parte de los conductores llegar a equivaler al placer de conducción tipo berlina que pretende Toyota.

El Corolla Verso llega a España a finales de abril. Si te gusta el cambio automático (AutoDrive S), las primeras unidades se entregarán después del verano. El Verso se comercializa en tres acabados (Live, Active y Advance) y sus precios van de 20.900 (1.6 gasolina acabado Live) a 30.400 euros (2.2 Diesel con cambio AutoDrive S) en configuración de 7 plazas (700 euros menos si prefieres sólo 5 asientos).
Más espacio, más confort
La gama mecánica del Verso se compone de 4 motores, dos de ellos gasolina y dos Diesel, sobre cuyas características se aplica el concepto “Optimal Drive” de Toyota, que optimiza el consumo y el comportamiento con vistas a un máximo aprovechamiento de la mecánica con el mínimo impacto ambiental posible. Se trata de disminuir pesos de componentes, eliminar fricciones mecánicas y conseguir una máxima eficiencia de la combustión, todo ello con la restricción de consumos –y por tanto de emisiones- como meta. Los dos motores de gasolina del Verso son, por un lado, el 1.6 de 132 CV de potencia y 160 Nm de par, que consume 6,7 l/100 km y cuyas emisiones de CO2 son de 158 g/km y, por otro, el 1.8 de 147 CV de potencia y un par de 180 Nm que consume 6,9 l/100km y emite 162 g de CO2 por kilómetro recorrido.

Si se prefiere tecnología Diesel, el Verso se puede adquirir con el motor 2.0 de 126 CV y 310 Nm de par (el que previsiblemente concentrará una mayor parte de la demanda) que presenta consumos medios de 5,4 l/100 km y emisiones de CO2 de 140 g/km. La segunda posibilidad Diesel es un 2,2 de 150 CV con tecnología D-CAT (incorpora filtro de partículas Diesel y filtro de reducción del NOx), con 340 Nm de par, que consume 6,8 l/100km y emite 178 g de CO2 por kilómetro. Se combinan con caja manual de 6 velocidades o con una nueva transmisión automática AutoDrive S también de 6 marchas, que permite un modo de conducción normal y otro para conducción deportiva o, si el conductor lo prefiere, un modo de manejo secuencial bien con la propia palanca de cambio, bien con las levas en el volante. El esquema de suspensiones, revisado frente al anterior modelo, el Corolla Verso, sigue siendo de MacPherson delante y eje torsional trasero con estabilizadora. En él han trabajado los departamentos de ingeniería de Toyota para poder dar ese comportamiento de berlina con el que quieren satisfacer al cliente que busca en un monovolumen algo más que espacio y versatilidad: una conducción placentera y, si es posible, divertida. En la prueba de conducción que acabamos de realizar a bordo del nuevo Verso (versión 2.0 de 126 CV), la impresión a bordo es de máximo confort. Se agradece la inclinación de la instrumentación hacia el conductor (mejor ergonomía) y el nuevo sistema de dirección eléctrica activa que corrige y elimina las vibraciones del volante resulta efectivo sobre firmes rizados. En autopista se aprovechan al máximo las condiciones de baja sonoridad y de confort de conducción y, en trazados de curvas, la mayor rigidez del chasis y las suspensiones afinan el paso por curva y proporcionan una conducción hilada y sin sobresaltos. Grandes emociones no han de buscarse, pero sí una sensación de control de vehículo que para la mayor parte de los conductores llegar a equivaler al placer de conducción tipo berlina que pretende Toyota.

El Corolla Verso llega a España a finales de abril. Si te gusta el cambio automático (AutoDrive S), las primeras unidades se entregarán después del verano. El Verso se comercializa en tres acabados (Live, Active y Advance) y sus precios van de 20.900 (1.6 gasolina acabado Live) a 30.400 euros (2.2 Diesel con cambio AutoDrive S) en configuración de 7 plazas (700 euros menos si prefieres sólo 5 asientos).
Más espacio, más confort
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.