Publicidad

Toyota Prius +: ecología multiplicada por siete

Hasta la fecha, tener familia numerosa era incompatible con ser ecológico. No había a la venta en el mercado español un híbrido que te proporcionara siete plazas o que con una configuración de cinco tuviera tanta capacidad de maletero, 784 litros, como este Prius +.
-
Toyota Prius +: ecología multiplicada por siete

Que puedas llevar a tu pareja, a los niños, a tus padres y a la suegra, si se tercia o si no hay más remedio, con el añadido de estar conduciendo un vehículo respetuoso con el medio ambiente, es el mayor atractivo de este Prius +, aunque no el único.

Galería relacionada

Toyota Prius+ el contacto 2012

No te engañes, el Prius + no es una versión 'larga' del Prius convencional. El diseño, aunque respetando el ADN del híbrido de Toyota, tiene su propia personalidad frontal, con un capó más marcado y ciertas diferencias específicas que sólo el ojo entrenado podrá desentrañar. Detrás, el diseño se vuelve marcadamente monovolumen, como no podía ser de otra manera.   

Las grandes diferencias, no obstante, las encontramos en el interior. El Prius Plus luce aquí un renovado aspecto, con una palanca de cambios de menor tamaño, que abandona la zona entre asientos y se sitúa sobre la consola central, y una reorganización de los mandos para diferenciar los que se refieren a la conducción de los que controlan el confort o el entretenimiento en el habitáculo.

Todo queda más a mano, la verdad, aunque nos hubiera gustado que esta ‘revolución’ en el cuadro viniera acompañada de la eliminación del freno de pie: pensamos que una solución mejor era posible. En cuanto a acabado, mejor impresión que en el Prius convencional: se perciben perfeccionados ajustes y calidades superiores, aunque algún plástico, sobre todo los que imitan las terminaciones metalizadas, podrían mejorarse.

Es dentro donde también encontramos la nueva estructura de asientos, ahora con tres filas en una configuración (2+3+2). La segunda fila de asientos es deslizante, divisible y abatible, al igual que la tercera, cuyos asientos también pueden dividirse 50-50. Esta modularidad, junto con el incremento de dimensiones exteriores (+135 mm de largo, +30 mm de ancho, +85 mm de alto y +80 mm más de batalla) e interiores (la marca declara 75 mm más de altura y +59 mm de espacio para los hombros, entre otras) derivan en unas cotas interiores más desahogadas y configurables respecto a las necesidades de cada uno (con un maletero que varía entre los 232 litros -7 plazas desplegadas-, los 784 -5 plazas- o los 1.750 –con la segunda y tercera fila de asientos abatida-.

Otro de los grandes atractivos del Prius + es su economía de uso. Toyota puede vanagloriarse de ofrecer el monovolumen que menos consume del mercado. Declara en el ciclo mixto 4,1 litros a los 100 km, una cifra a la que sólo se acercan el Renault Grand Scénic 1.6 dCi de 130 CV con 4,4 l/100 km, el Opel Zafira Tourer 2.0 CDTI con Start Stop y 130 CV con 4,5 l/100 km o el Mazda CX-5 (que no es estrictamente un monovolumen, aunque podemos utilizarlo como tal) en la versión 2.2D de 150 CV también con 4,5 l/100 km.

En este sentido, también es muy valorable el tema de las emisiones. La versión familiar del Prius emite 96 g/km de CO2, lo que le permite estar exento del pago del Impuesto de Matriculación.

Al volante, las sensaciones son muy similares a las de un Prius convencional. No es un coche que emocione al volante ni por comportamiento ni por prestaciones. En el primer apartado, cumple al ser un monovolumen cómodo de suspensiones, ideal para viajes largos, donde el paso de los kilómetros no hará mella sobre nosotros. En zonas viradas, nos encontramos con la inclinación de la carrocería esperada en este tipo de vehículos no siendo de los que marquen diferencias en este apartado por su dinamismo (a pesar de la introducción de una nueva suspensión que reduce el cabeceo de la carrocería). Prestacionalmente, se echa de menos algún caballo en adelantamientos, en los que el motor se muestra más ruidoso de lo esperado. En resumen, un automóvil cumplidor para el que necesita un vehículo que le transporte a él y a los suyos y no valore la emoción de la conducción.

Cierto es que tiene una recompensa intangible como la de 'cumplir' con el medio ambiente. Nos permite contemplar constantemente si conducimos de manera ‘eco’ o, si, sin embargo, nos pasamos pisando con el acelerador.

Al igual que el Prius, cuenta con tres modos de conducción. El modo ‘eco’ maximiza nuestra el ahorro de combustible y nos obliga a ser más perseverantes con el pedal del acelerador en determinadas situaciones (incorporaciones, rebasamientos); el modo ‘power’, al contrario, se centra en priorizar las prestaciones frente al ahorro de combustible; finalmente, el modo ‘EV’ nos permite circular únicamente con el motor eléctrico, aunque en determinadas situaciones: a baja velocidad y durante un número limitado de kilómetros. Lo bueno de este modo es que, aunque podemos seleccionarlo manualmente, es el propio coche el que lo activa sin que nosotros actuemos, eligiendo la situación más propicia.

El Prius + está ya a la venta con tres niveles de equipamiento disponibles: Eco, Advance y Executive y unos precios de 27.200, 29.200 y 33.700 euros, respectivamente.

Que puedas llevar a tu pareja, a los niños, a tus padres y a la suegra, si se tercia o si no hay más remedio, con el añadido de estar conduciendo un vehículo respetuoso con el medio ambiente, es el mayor atractivo de este Prius +, aunque no el único.

No te engañes, el Prius + no es una versión 'larga' del Prius convencional. El diseño, aunque respetando el ADN del híbrido de Toyota, tiene su propia personalidad frontal, con un capó más marcado y ciertas diferencias específicas que sólo el ojo entrenado podrá desentrañar. Detrás, el diseño se vuelve marcadamente monovolumen, como no podía ser de otra manera.   

Las grandes diferencias, no obstante, las encontramos en el interior. El Prius Plus luce aquí un renovado aspecto, con una palanca de cambios de menor tamaño, que abandona la zona entre asientos y se sitúa sobre la consola central, y una reorganización de los mandos para diferenciar los que se refieren a la conducción de los que controlan el confort o el entretenimiento en el habitáculo.

Todo queda más a mano, la verdad, aunque nos hubiera gustado que esta ‘revolución’ en el cuadro viniera acompañada de la eliminación del freno de pie: pensamos que una solución mejor era posible. En cuanto a acabado, mejor impresión que en el Prius convencional: se perciben perfeccionados ajustes y calidades superiores, aunque algún plástico, sobre todo los que imitan las terminaciones metalizadas, podrían mejorarse.

Es dentro donde también encontramos la nueva estructura de asientos, ahora con tres filas en una configuración (2+3+2). La segunda fila de asientos es deslizante, divisible y abatible, al igual que la tercera, cuyos asientos también pueden dividirse 50-50. Esta modularidad, junto con el incremento de dimensiones exteriores (+135 mm de largo, +30 mm de ancho, +85 mm de alto y +80 mm más de batalla) e interiores (la marca declara 75 mm más de altura y +59 mm de espacio para los hombros, entre otras) derivan en unas cotas interiores más desahogadas y configurables respecto a las necesidades de cada uno (con un maletero que varía entre los 232 litros -7 plazas desplegadas-, los 784 -5 plazas- o los 1.750 –con la segunda y tercera fila de asientos abatida-.

Otro de los grandes atractivos del Prius + es su economía de uso. Toyota puede vanagloriarse de ofrecer el monovolumen que menos consume del mercado. Declara en el ciclo mixto 4,1 litros a los 100 km, una cifra a la que sólo se acercan el Renault Grand Scénic 1.6 dCi de 130 CV con 4,4 l/100 km, el Opel Zafira Tourer 2.0 CDTI con Start Stop y 130 CV con 4,5 l/100 km o el Mazda CX-5 (que no es estrictamente un monovolumen, aunque podemos utilizarlo como tal) en la versión 2.2D de 150 CV también con 4,5 l/100 km.

En este sentido, también es muy valorable el tema de las emisiones. La versión familiar del Prius emite 96 g/km de CO2, lo que le permite estar exento del pago del Impuesto de Matriculación.

Al volante, las sensaciones son muy similares a las de un Prius convencional. No es un coche que emocione al volante ni por comportamiento ni por prestaciones. En el primer apartado, cumple al ser un monovolumen cómodo de suspensiones, ideal para viajes largos, donde el paso de los kilómetros no hará mella sobre nosotros. En zonas viradas, nos encontramos con la inclinación de la carrocería esperada en este tipo de vehículos no siendo de los que marquen diferencias en este apartado por su dinamismo (a pesar de la introducción de una nueva suspensión que reduce el cabeceo de la carrocería). Prestacionalmente, se echa de menos algún caballo en adelantamientos, en los que el motor se muestra más ruidoso de lo esperado. En resumen, un automóvil cumplidor para el que necesita un vehículo que le transporte a él y a los suyos y no valore la emoción de la conducción.

Cierto es que tiene una recompensa intangible como la de 'cumplir' con el medio ambiente. Nos permite contemplar constantemente si conducimos de manera ‘eco’ o, si, sin embargo, nos pasamos pisando con el acelerador.

Al igual que el Prius, cuenta con tres modos de conducción. El modo ‘eco’ maximiza nuestra el ahorro de combustible y nos obliga a ser más perseverantes con el pedal del acelerador en determinadas situaciones (incorporaciones, rebasamientos); el modo ‘power’, al contrario, se centra en priorizar las prestaciones frente al ahorro de combustible; finalmente, el modo ‘EV’ nos permite circular únicamente con el motor eléctrico, aunque en determinadas situaciones: a baja velocidad y durante un número limitado de kilómetros. Lo bueno de este modo es que, aunque podemos seleccionarlo manualmente, es el propio coche el que lo activa sin que nosotros actuemos, eligiendo la situación más propicia.

El Prius + está ya a la venta con tres niveles de equipamiento disponibles: Eco, Advance y Executive y unos precios de 27.200, 29.200 y 33.700 euros, respectivamente.

Que puedas llevar a tu pareja, a los niños, a tus padres y a la suegra, si se tercia o si no hay más remedio, con el añadido de estar conduciendo un vehículo respetuoso con el medio ambiente, es el mayor atractivo de este Prius +, aunque no el único.

No te engañes, el Prius + no es una versión 'larga' del Prius convencional. El diseño, aunque respetando el ADN del híbrido de Toyota, tiene su propia personalidad frontal, con un capó más marcado y ciertas diferencias específicas que sólo el ojo entrenado podrá desentrañar. Detrás, el diseño se vuelve marcadamente monovolumen, como no podía ser de otra manera.   

Las grandes diferencias, no obstante, las encontramos en el interior. El Prius Plus luce aquí un renovado aspecto, con una palanca de cambios de menor tamaño, que abandona la zona entre asientos y se sitúa sobre la consola central, y una reorganización de los mandos para diferenciar los que se refieren a la conducción de los que controlan el confort o el entretenimiento en el habitáculo.

Todo queda más a mano, la verdad, aunque nos hubiera gustado que esta ‘revolución’ en el cuadro viniera acompañada de la eliminación del freno de pie: pensamos que una solución mejor era posible. En cuanto a acabado, mejor impresión que en el Prius convencional: se perciben perfeccionados ajustes y calidades superiores, aunque algún plástico, sobre todo los que imitan las terminaciones metalizadas, podrían mejorarse.

Es dentro donde también encontramos la nueva estructura de asientos, ahora con tres filas en una configuración (2+3+2). La segunda fila de asientos es deslizante, divisible y abatible, al igual que la tercera, cuyos asientos también pueden dividirse 50-50. Esta modularidad, junto con el incremento de dimensiones exteriores (+135 mm de largo, +30 mm de ancho, +85 mm de alto y +80 mm más de batalla) e interiores (la marca declara 75 mm más de altura y +59 mm de espacio para los hombros, entre otras) derivan en unas cotas interiores más desahogadas y configurables respecto a las necesidades de cada uno (con un maletero que varía entre los 232 litros -7 plazas desplegadas-, los 784 -5 plazas- o los 1.750 –con la segunda y tercera fila de asientos abatida-.

Otro de los grandes atractivos del Prius + es su economía de uso. Toyota puede vanagloriarse de ofrecer el monovolumen que menos consume del mercado. Declara en el ciclo mixto 4,1 litros a los 100 km, una cifra a la que sólo se acercan el Renault Grand Scénic 1.6 dCi de 130 CV con 4,4 l/100 km, el Opel Zafira Tourer 2.0 CDTI con Start Stop y 130 CV con 4,5 l/100 km o el Mazda CX-5 (que no es estrictamente un monovolumen, aunque podemos utilizarlo como tal) en la versión 2.2D de 150 CV también con 4,5 l/100 km.

En este sentido, también es muy valorable el tema de las emisiones. La versión familiar del Prius emite 96 g/km de CO2, lo que le permite estar exento del pago del Impuesto de Matriculación.

Al volante, las sensaciones son muy similares a las de un Prius convencional. No es un coche que emocione al volante ni por comportamiento ni por prestaciones. En el primer apartado, cumple al ser un monovolumen cómodo de suspensiones, ideal para viajes largos, donde el paso de los kilómetros no hará mella sobre nosotros. En zonas viradas, nos encontramos con la inclinación de la carrocería esperada en este tipo de vehículos no siendo de los que marquen diferencias en este apartado por su dinamismo (a pesar de la introducción de una nueva suspensión que reduce el cabeceo de la carrocería). Prestacionalmente, se echa de menos algún caballo en adelantamientos, en los que el motor se muestra más ruidoso de lo esperado. En resumen, un automóvil cumplidor para el que necesita un vehículo que le transporte a él y a los suyos y no valore la emoción de la conducción.

Cierto es que tiene una recompensa intangible como la de 'cumplir' con el medio ambiente. Nos permite contemplar constantemente si conducimos de manera ‘eco’ o, si, sin embargo, nos pasamos pisando con el acelerador.

Al igual que el Prius, cuenta con tres modos de conducción. El modo ‘eco’ maximiza nuestra el ahorro de combustible y nos obliga a ser más perseverantes con el pedal del acelerador en determinadas situaciones (incorporaciones, rebasamientos); el modo ‘power’, al contrario, se centra en priorizar las prestaciones frente al ahorro de combustible; finalmente, el modo ‘EV’ nos permite circular únicamente con el motor eléctrico, aunque en determinadas situaciones: a baja velocidad y durante un número limitado de kilómetros. Lo bueno de este modo es que, aunque podemos seleccionarlo manualmente, es el propio coche el que lo activa sin que nosotros actuemos, eligiendo la situación más propicia.

El Prius + está ya a la venta con tres niveles de equipamiento disponibles: Eco, Advance y Executive y unos precios de 27.200, 29.200 y 33.700 euros, respectivamente.

Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.