Publicidad

Toyota GT86

Ya se aceptan pedidos del Toyota GT86, uno de los coches más esperados de la última década. En un mundo verde, de velocidad limitada y lleno de monovolúmenes, los aficionados a los deportivos agradecemos mucho un coche como este. Así va.
-
Toyota GT86
Antes de saber cómo va el Toyota GT86 tanto en carretera como en circuito, te recomiendo que veas el vídeo que incluimos en este artículo, en el que Toyota nos cuenta toda su filosofía y la técnica empleada, y que te será muy útil para entender su comportamiento y si eres su público objetivo.
Se trata de un coche en el que han primado la ligereza sobre la potencia, es decir, se han propuesto hacer un deportivo lo más económico y razonable posible. Para ello han partido de tres premisas: debía ser divertido (motor delantero y propulsión trasera), atmosférico y con un bajo centro de gravedad que le permitiese, además de efectividad, facilidad de conducción. Te garantizo que lo han conseguido. No me ha parecido un coche radical de suspensiones, por lo que se puede usar perfectamente todos los días. Hay cierta firmeza, pero en ningún caso es molesta. Es cómodo en las plazas delanteras, con unos buenos asientos y todo a mano. Detrás... mejor no sentarse porque salvo niños de corta edad, no cabe nada más. Para salir de un apuro en un trayecto corto entraría una persona adelantando las plazas delanteras, pero es una posición incómoda. Entran dos sillas de niño y, además, trae anclajes Isofix. Admite maniobras urbanas sin mayor problema y lo único que le podrás reprochar es su escasa altura, característica común a cualquier deportivo. Dispone de un buen maletero, de sobra para el equipaje de dos personas, ampliable abatiendo el respaldo trasero, que es de una sola pieza. Tiene el característico sonido a boxer de Subaru, que a unos nos encanta y a otros desagrada. Es cierto que al ralentí no tiene un sonido precioso, pero cuando sube de vueltas transmite deportividad por todas partes. A bajas vueltas no da la impresión de correr. ¡Entrega el par máximo pasadas las 6.000 vueltas! Y eso puede resumirlo todo. Es dulce entregando la potencia y estira hasta poco más de las 7.500 rpm, lo que le asegura una interesante capacidad de tracción que agradeceremos en conducción deportiva. Ofrece su mejor cara en la parte alta del cuentavueltas, con unas 4.000 últimas revoluciones muy interesantes.

Es agradable en carretera, donde incluso hice una media de consumo rondando los 7 l/100 km a velocidades legales. Es un coche muy estable y fácil de llevar. A un ritmo elevado pero no radical te hace disfrutar de la conducción; sientes constantemente lo que estás haciendo, siendo un coche con el que preferirás ir de A a B por carreteras secundarias. En conducción deportiva, puedes incluso poner el control de estabilidad y tracción en modo deportivo, con lo que retrasarás ligeramente su entrada. Si la curva es pronunciada, hay velocidad y eres firme con la dirección, la trasera intentará insinuarse, algo que, en principio, el control de estabilidad resuelve con agrado y eficacia. Todo esto hace del GT86 un Gran Turismo a pequeña escala. Podrás usarlo todos los días, viajando o en las excursiones dominicales, que lo disfrutarás, aunque tiene una cara escondida que sólo podrás sacar a relucir en circuito. Aquí lo mejor es desconectarlo todo y dejar que el autoblocante trabaje con libertad. Frena bien y, si llevas el motor en la zona deportiva, verás que corre mucho. El tacto general es deportivo, con unos pedales bien colocados y con la dureza precisa, y un cambio de recorridos cortos y sensación metálica de coche de carreras. La dirección es rápida, permite entrar en la curva frenando muy tarde y te deja recrearte con el pedal del acelerador... si eres de los que disfruta derrapando. Es neutro a la entrada, durante y, si no te pasas con el gas, a la salida. Resulta una delicia pasar por las curvas rápidas deslizando de las cuatro ruedas sin movimientos raros, como si de un efectivo coche de carreras se tratase. Si eres asiduo a los Track Days, es tu coche.

Todo tiene un precio, y en este caso es de 29.990 euros en la versión manual y de 34.490 euros en la automática (que lleva el cambio del Lexus IS-F). Ya está en fabricación y se admiten pedidos, aunque las primeras unidades no llegan hasta julio de este 2012.
Motor
Tipo: 4 cil. boxer, delantero longitudinal
Potencia máxima: 200 CV CEE a 7.000 rpm
Par máximo: 20,9 mkg CEE entre 6.400 y 6.600 rpm
Transmisión
Propulsión: trasera.
Cambio: manual/automático de 6 relaciones
Neumáticos: 215/45 R17
Coeficiente: Cx 0,27
Dimensiones, peso y capacidades
Largoxanchoxalto: 4,240 x 1,770 x 1,280 m
Batalla y vías: 2,570 y 1,520/1,540 m
Peso oficial: 1.239 (1.262 kg)
Depósito combustible: 50 litros
Maletero: 243 litros
Prestaciones y consumos
Velocidad máxima: 226 (210) km/h
Acel. 0-100 km/h: 7,6 (8,2) s
Consumo urb. / extrurb. / mixto: 10,4/6,4/7,8 (9,6/5,7/7,1) l/100 km
Emisiones CO2: 181 (164) g/km ¿Qué opinas de esta noticia? Debate en los foros con otros aficionados al mundo del motor.
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.