Publicidad

Toyota Avensis AutoDrive S

Apenas un par de meses después de la renovación del Avensis, Toyota aporta nuevos argumentos a su berlina media con la incorporación de una nueva caja de cambios automática, denominada AutoDrive S, para el Diesel 2.2 D-CAT de 150 CV.
-
Toyota Avensis AutoDrive S
Años atrás, el porcentaje de cambios automáticos que se vendían en nuestro país era marginal. Ahora, cuantitativamente tampoco suponen demasiado, cualitativamente sí… y en tiempo de crisis, cualquier comprador es bueno.
Eso es lo que han pensado los responsables de Toyota al lanzar la nueva caja de cambios automática AutoDrive S, asociada, únicamente, a su Diesel 2.2 D-CAT de 150 CV. Este cambio, de seis relaciones y con convertidor de par, cumple una doble función: satisfacer a un tipo de cliente que va en ascenso –conductor que busca la comodidad de marcha y no valora en exceso la diversión al volante- y la de ampliar la oferta de la gama Avensis.

Los argumentos, a priori, parecen contundentes. Se trata de una caja de cambios que tiene lo mejor de los dos mundos. Funciona de una manera manual, con toques en la palanca de cambios o en las levas del volante, o de una forma totalmente automática, caso en el que puedes olvidarte de cambiar y concentrarte sólo en la conducción. Hasta aquí, el cambio de Toyota no aporta nada diferente a lo que ofrecen otras cajas de la competencia. Lo verdaderamente novedoso son los ‘extras’ con los que cuenta: función Sport –para una conducción más deportiva-, control AI Shift –que optimiza el patrón de cambio según las condiciones de la vía y la intención del conductor-y una respuesta más rápida en la subida y la bajada de marchas (0,4 y 0,5 s, respectivamente). Además, permite el bloqueo de las marchas, como, por ejemplo, a la hora de afrontar un adelantamiento, y te avisa, a través de la iluminación de un botón ‘Eco’ en el salpicadero, si estás realizando una conducción eficiente. Esta es la teoría, pero vamos a los números que son los que, finalmente, van a condicionar nuestra compra.

La inclusión de la caja AutoDrive S supone un sobreprecio de 2.100 euros respecto a la misma versión con caja de cambios manual –se vende desde el acabado más humilde- y aporta peores datos de consumo –entre 0,6 y 1,2 litros más, según el ciclo- y de emisiones -169 frente a 147 gramos de C02 por km. Aquí radica el punto clave de la decisión de compra: ¿compensan estos contras el plus de confort del cambio automático? Tuya es la decisión. Al volante, las sensaciones son más que buenas, tanto si optamos por olvidarnos de la palanca de cambios como si queremos tomar el control y realizar nosotros mismos el cambio de marchas. Al contrario que con otras cajas de cambio automáticas, no se observa una falta de par en este 2.2 D-CAT de 150 CV en determinadas situaciones, como adelantamientos o incorporaciones. La combinación de un motor bastante silencioso con un cambio muy suave –nada de brusquedades en el salto de marchas-, hacen que este Avensis sea una de las berlinas más confortables del segmento, rivalizando incluso con modelos algo más Premium.

Los precios de la nueva gama Avensis AutoDrive S son los siguientes:

Sedán
— 2.2 D-4D 150 CV Active AutoDrive S: 29.050 €
— 2.2 D-4D 150 CV Advance AutoDrive S: 29.800 €
— 2.2 D-4D 150 CV Executive AutoDrive S: 31.950 €

Cross Sport
— 2.2 D-4D 150 CV Active AutoDrive S: 30.050 €
— 2.2 D-4D 150 CV Advance AutoDrive S: 30.900 €
— 2.2 D-4D 150 CV Executive AutoDrive S: 33.150 €
Toyota ha aprovechado para presentar el denominado ‘Safety Pack’, un paquete de equipamiento de seguridad de alta tecnología heredado de Lexus, la marca de lujo de Toyota.

Disponible únicamente para el acabado Executive, el más alto de la gama, incorpora control de crucero adaptativo –que permite automáticamente mantener una distancia de seguridad con el vehículo que nos precede-, sistema de precolisión –prepara cinturones de seguridad y frenos ante un inminente choque-, sistema de mantenimiento de la trayectoria y de aviso de cambio involuntario de carril –emite una advertencia sonora y aplican una fuerza correctora sobre el volante para mantener el vehículo en nuestro carril-. Este pack tiene un precio de 2.400 euros Años atrás, el porcentaje de cambios automáticos que se vendían en nuestro país era marginal. Ahora, cuantitativamente tampoco suponen demasiado, cualitativamente sí… y en tiempo de crisis, cualquier comprador es bueno. Eso es lo que han pensado los responsables de Toyota al lanzar la nueva caja de cambios automática AutoDrive S, asociada, únicamente, a su Diesel 2.2 D-CAT de 150 CV. Este cambio, de seis relaciones y con convertidor de par, cumple una doble función: satisfacer a un tipo de cliente que va en ascenso –conductor que busca la comodidad de marcha y no valora en exceso la diversión al volante- y la de ampliar la oferta de la gama Avensis.

Los argumentos, a priori, parecen contundentes. Se trata de una caja de cambios que tiene lo mejor de los dos mundos. Funciona de una manera manual, con toques en la palanca de cambios o en las levas del volante, o de una forma totalmente automática, caso en el que puedes olvidarte de cambiar y concentrarte sólo en la conducción. Hasta aquí, el cambio de Toyota no aporta nada diferente a lo que ofrecen otras cajas de la competencia. Lo verdaderamente novedoso son los ‘extras’ con los que cuenta: función Sport –para una conducción más deportiva-, control AI Shift –que optimiza el patrón de cambio según las condiciones de la vía y la intención del conductor-y una respuesta más rápida en la subida y la bajada de marchas (0,4 y 0,5 s, respectivamente). Además, permite el bloqueo de las marchas, como, por ejemplo, a la hora de afrontar un adelantamiento, y te avisa, a través de la iluminación de un botón ‘Eco’ en el salpicadero, si estás realizando una conducción eficiente. Esta es la teoría, pero vamos a los números que son los que, finalmente, van a condicionar nuestra compra.

La inclusión de la caja AutoDrive S supone un sobreprecio de 2.100 euros respecto a la misma versión con caja de cambios manual –se vende desde el acabado más humilde- y aporta peores datos de consumo –entre 0,6 y 1,2 litros más, según el ciclo- y de emisiones -169 frente a 147 gramos de C02 por km. Aquí radica el punto clave de la decisión de compra: ¿compensan estos contras el plus de confort del cambio automático? Tuya es la decisión. Al volante, las sensaciones son más que buenas, tanto si optamos por olvidarnos de la palanca de cambios como si queremos tomar el control y realizar nosotros mismos el cambio de marchas. Al contrario que con otras cajas de cambio automáticas, no se observa una falta de par en este 2.2 D-CAT de 150 CV en determinadas situaciones, como adelantamientos o incorporaciones. La combinación de un motor bastante silencioso con un cambio muy suave –nada de brusquedades en el salto de marchas-, hacen que este Avensis sea una de las berlinas más confortables del segmento, rivalizando incluso con modelos algo más Premium.

Los precios de la nueva gama Avensis AutoDrive S son los siguientes:

Sedán
— 2.2 D-4D 150 CV Active AutoDrive S: 29.050 €
— 2.2 D-4D 150 CV Advance AutoDrive S: 29.800 €
— 2.2 D-4D 150 CV Executive AutoDrive S: 31.950 €

Cross Sport
— 2.2 D-4D 150 CV Active AutoDrive S: 30.050 €
— 2.2 D-4D 150 CV Advance AutoDrive S: 30.900 €
— 2.2 D-4D 150 CV Executive AutoDrive S: 33.150 €
Toyota ha aprovechado para presentar el denominado ‘Safety Pack’, un paquete de equipamiento de seguridad de alta tecnología heredado de Lexus, la marca de lujo de Toyota.

Disponible únicamente para el acabado Executive, el más alto de la gama, incorpora control de crucero adaptativo –que permite automáticamente mantener una distancia de seguridad con el vehículo que nos precede-, sistema de precolisión –prepara cinturones de seguridad y frenos ante un inminente choque-, sistema de mantenimiento de la trayectoria y de aviso de cambio involuntario de carril –emite una advertencia sonora y aplican una fuerza correctora sobre el volante para mantener el vehículo en nuestro carril-. Este pack tiene un precio de 2.400 euros Años atrás, el porcentaje de cambios automáticos que se vendían en nuestro país era marginal. Ahora, cuantitativamente tampoco suponen demasiado, cualitativamente sí… y en tiempo de crisis, cualquier comprador es bueno. Eso es lo que han pensado los responsables de Toyota al lanzar la nueva caja de cambios automática AutoDrive S, asociada, únicamente, a su Diesel 2.2 D-CAT de 150 CV. Este cambio, de seis relaciones y con convertidor de par, cumple una doble función: satisfacer a un tipo de cliente que va en ascenso –conductor que busca la comodidad de marcha y no valora en exceso la diversión al volante- y la de ampliar la oferta de la gama Avensis.

Los argumentos, a priori, parecen contundentes. Se trata de una caja de cambios que tiene lo mejor de los dos mundos. Funciona de una manera manual, con toques en la palanca de cambios o en las levas del volante, o de una forma totalmente automática, caso en el que puedes olvidarte de cambiar y concentrarte sólo en la conducción. Hasta aquí, el cambio de Toyota no aporta nada diferente a lo que ofrecen otras cajas de la competencia. Lo verdaderamente novedoso son los ‘extras’ con los que cuenta: función Sport –para una conducción más deportiva-, control AI Shift –que optimiza el patrón de cambio según las condiciones de la vía y la intención del conductor-y una respuesta más rápida en la subida y la bajada de marchas (0,4 y 0,5 s, respectivamente). Además, permite el bloqueo de las marchas, como, por ejemplo, a la hora de afrontar un adelantamiento, y te avisa, a través de la iluminación de un botón ‘Eco’ en el salpicadero, si estás realizando una conducción eficiente. Esta es la teoría, pero vamos a los números que son los que, finalmente, van a condicionar nuestra compra.

La inclusión de la caja AutoDrive S supone un sobreprecio de 2.100 euros respecto a la misma versión con caja de cambios manual –se vende desde el acabado más humilde- y aporta peores datos de consumo –entre 0,6 y 1,2 litros más, según el ciclo- y de emisiones -169 frente a 147 gramos de C02 por km. Aquí radica el punto clave de la decisión de compra: ¿compensan estos contras el plus de confort del cambio automático? Tuya es la decisión. Al volante, las sensaciones son más que buenas, tanto si optamos por olvidarnos de la palanca de cambios como si queremos tomar el control y realizar nosotros mismos el cambio de marchas. Al contrario que con otras cajas de cambio automáticas, no se observa una falta de par en este 2.2 D-CAT de 150 CV en determinadas situaciones, como adelantamientos o incorporaciones. La combinación de un motor bastante silencioso con un cambio muy suave –nada de brusquedades en el salto de marchas-, hacen que este Avensis sea una de las berlinas más confortables del segmento, rivalizando incluso con modelos algo más Premium.

Los precios de la nueva gama Avensis AutoDrive S son los siguientes:

Sedán
— 2.2 D-4D 150 CV Active AutoDrive S: 29.050 €
— 2.2 D-4D 150 CV Advance AutoDrive S: 29.800 €
— 2.2 D-4D 150 CV Executive AutoDrive S: 31.950 €

Cross Sport
— 2.2 D-4D 150 CV Active AutoDrive S: 30.050 €
— 2.2 D-4D 150 CV Advance AutoDrive S: 30.900 €
— 2.2 D-4D 150 CV Executive AutoDrive S: 33.150 €
Toyota ha aprovechado para presentar el denominado ‘Safety Pack’, un paquete de equipamiento de seguridad de alta tecnología heredado de Lexus, la marca de lujo de Toyota.

Disponible únicamente para el acabado Executive, el más alto de la gama, incorpora control de crucero adaptativo –que permite automáticamente mantener una distancia de seguridad con el vehículo que nos precede-, sistema de precolisión –prepara cinturones de seguridad y frenos ante un inminente choque-, sistema de mantenimiento de la trayectoria y de aviso de cambio involuntario de carril –emite una advertencia sonora y aplican una fuerza correctora sobre el volante para mantener el vehículo en nuestro carril-. Este pack tiene un precio de 2.400 euros Años atrás, el porcentaje de cambios automáticos que se vendían en nuestro país era marginal. Ahora, cuantitativamente tampoco suponen demasiado, cualitativamente sí… y en tiempo de crisis, cualquier comprador es bueno. Eso es lo que han pensado los responsables de Toyota al lanzar la nueva caja de cambios automática AutoDrive S, asociada, únicamente, a su Diesel 2.2 D-CAT de 150 CV. Este cambio, de seis relaciones y con convertidor de par, cumple una doble función: satisfacer a un tipo de cliente que va en ascenso –conductor que busca la comodidad de marcha y no valora en exceso la diversión al volante- y la de ampliar la oferta de la gama Avensis.

Los argumentos, a priori, parecen contundentes. Se trata de una caja de cambios que tiene lo mejor de los dos mundos. Funciona de una manera manual, con toques en la palanca de cambios o en las levas del volante, o de una forma totalmente automática, caso en el que puedes olvidarte de cambiar y concentrarte sólo en la conducción. Hasta aquí, el cambio de Toyota no aporta nada diferente a lo que ofrecen otras cajas de la competencia. Lo verdaderamente novedoso son los ‘extras’ con los que cuenta: función Sport –para una conducción más deportiva-, control AI Shift –que optimiza el patrón de cambio según las condiciones de la vía y la intención del conductor-y una respuesta más rápida en la subida y la bajada de marchas (0,4 y 0,5 s, respectivamente). Además, permite el bloqueo de las marchas, como, por ejemplo, a la hora de afrontar un adelantamiento, y te avisa, a través de la iluminación de un botón ‘Eco’ en el salpicadero, si estás realizando una conducción eficiente. Esta es la teoría, pero vamos a los números que son los que, finalmente, van a condicionar nuestra compra.

La inclusión de la caja AutoDrive S supone un sobreprecio de 2.100 euros respecto a la misma versión con caja de cambios manual –se vende desde el acabado más humilde- y aporta peores datos de consumo –entre 0,6 y 1,2 litros más, según el ciclo- y de emisiones -169 frente a 147 gramos de C02 por km. Aquí radica el punto clave de la decisión de compra: ¿compensan estos contras el plus de confort del cambio automático? Tuya es la decisión. Al volante, las sensaciones son más que buenas, tanto si optamos por olvidarnos de la palanca de cambios como si queremos tomar el control y realizar nosotros mismos el cambio de marchas. Al contrario que con otras cajas de cambio automáticas, no se observa una falta de par en este 2.2 D-CAT de 150 CV en determinadas situaciones, como adelantamientos o incorporaciones. La combinación de un motor bastante silencioso con un cambio muy suave –nada de brusquedades en el salto de marchas-, hacen que este Avensis sea una de las berlinas más confortables del segmento, rivalizando incluso con modelos algo más Premium.

Los precios de la nueva gama Avensis AutoDrive S son los siguientes:

Sedán
— 2.2 D-4D 150 CV Active AutoDrive S: 29.050 €
— 2.2 D-4D 150 CV Advance AutoDrive S: 29.800 €
— 2.2 D-4D 150 CV Executive AutoDrive S: 31.950 €

Cross Sport
— 2.2 D-4D 150 CV Active AutoDrive S: 30.050 €
— 2.2 D-4D 150 CV Advance AutoDrive S: 30.900 €
— 2.2 D-4D 150 CV Executive AutoDrive S: 33.150 €
Toyota ha aprovechado para presentar el denominado ‘Safety Pack’, un paquete de equipamiento de seguridad de alta tecnología heredado de Lexus, la marca de lujo de Toyota.

Disponible únicamente para el acabado Executive, el más alto de la gama, incorpora control de crucero adaptativo –que permite automáticamente mantener una distancia de seguridad con el vehículo que nos precede-, sistema de precolisión –prepara cinturones de seguridad y frenos ante un inminente choque-, sistema de mantenimiento de la trayectoria y de aviso de cambio involuntario de carril –emite una advertencia sonora y aplican una fuerza correctora sobre el volante para mantener el vehículo en nuestro carril-. Este pack tiene un precio de 2.400 euros
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.