Publicidad

Suzuki Swift Sport

Pequeño, ágil, sensitivo. Una auténtica lección básica para conductores amantes de la deportividad. Así es el Suzuki Swift Sport. Con él, aprenderán los conocimientos esenciales que, más adelante, les harán disfrutar de coches más potentes y delicados.
-
Suzuki Swift Sport
El C2 es un coche con tacto “macho” frente al más “femenino” C3 y por ello es el más indicado para realizar una versión deportiva. Como el Suzuki, su habitáculo sólo acoge a cuatro ocupantes, aunque el espacio es aún un poco más recortado que en el modelo japonés. El bastidor es excelente, demostrando una agilidad casi impar. Por el contrario, las prestaciones también se quedan un punto por detrás mientras que su equipamiento es algo más completo.

Galería relacionada

SuzukiSwiftSport_ext

El Fiesta ST es un tremendo rival para todos aquéllos que se mueven superando por poco la frontera de los 15.000 euros. Sus 150 CV no tienen rival y las prestaciones que generan son claramente superiores a las de sus competidores, bastante más de lo que las cifras oficiales dejan entrever. Tiene la ventaja de que está homologado para cinco plazas y su conducta, siendo deportiva, no es tan radical como la del Suzuki. Además, posee una superior habitabilidad. Este Peugeot podría ser el representante de una gran cantidad de polivalentes —Clio, Polo, etc.— que poseen mecánicas superiores a 100 CV pero menos radicalizados en su bastidor, para ofertar un superior confort sin, tampoco, ceder en demasía su eficacia en ruta. El 207 es claramente más grande, aunque sus plazas traseras no aprovechan el volumen general, siendo escasas. Las prestaciones son claramente inferiores, así como la frenada, pero todo trata de compensarse con un precio muy competitivo, si bien éste es a costa de un equipamiento parco. El C2 es un coche con tacto “macho” frente al más “femenino” C3 y por ello es el más indicado para realizar una versión deportiva. Como el Suzuki, su habitáculo sólo acoge a cuatro ocupantes, aunque el espacio es aún un poco más recortado que en el modelo japonés. El bastidor es excelente, demostrando una agilidad casi impar. Por el contrario, las prestaciones también se quedan un punto por detrás mientras que su equipamiento es algo más completo. El Fiesta ST es un tremendo rival para todos aquéllos que se mueven superando por poco la frontera de los 15.000 euros. Sus 150 CV no tienen rival y las prestaciones que generan son claramente superiores a las de sus competidores, bastante más de lo que las cifras oficiales dejan entrever. Tiene la ventaja de que está homologado para cinco plazas y su conducta, siendo deportiva, no es tan radical como la del Suzuki. Además, posee una superior habitabilidad. Este Peugeot podría ser el representante de una gran cantidad de polivalentes —Clio, Polo, etc.— que poseen mecánicas superiores a 100 CV pero menos radicalizados en su bastidor, para ofertar un superior confort sin, tampoco, ceder en demasía su eficacia en ruta. El 207 es claramente más grande, aunque sus plazas traseras no aprovechan el volumen general, siendo escasas. Las prestaciones son claramente inferiores, así como la frenada, pero todo trata de compensarse con un precio muy competitivo, si bien éste es a costa de un equipamiento parco. El C2 es un coche con tacto “macho” frente al más “femenino” C3 y por ello es el más indicado para realizar una versión deportiva. Como el Suzuki, su habitáculo sólo acoge a cuatro ocupantes, aunque el espacio es aún un poco más recortado que en el modelo japonés. El bastidor es excelente, demostrando una agilidad casi impar. Por el contrario, las prestaciones también se quedan un punto por detrás mientras que su equipamiento es algo más completo. El Fiesta ST es un tremendo rival para todos aquéllos que se mueven superando por poco la frontera de los 15.000 euros. Sus 150 CV no tienen rival y las prestaciones que generan son claramente superiores a las de sus competidores, bastante más de lo que las cifras oficiales dejan entrever. Tiene la ventaja de que está homologado para cinco plazas y su conducta, siendo deportiva, no es tan radical como la del Suzuki. Además, posee una superior habitabilidad. Este Peugeot podría ser el representante de una gran cantidad de polivalentes —Clio, Polo, etc.— que poseen mecánicas superiores a 100 CV pero menos radicalizados en su bastidor, para ofertar un superior confort sin, tampoco, ceder en demasía su eficacia en ruta. El 207 es claramente más grande, aunque sus plazas traseras no aprovechan el volumen general, siendo escasas. Las prestaciones son claramente inferiores, así como la frenada, pero todo trata de compensarse con un precio muy competitivo, si bien éste es a costa de un equipamiento parco.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.