Publicidad

Subaru Trezia

Con el Trezia, Subaru no pretende olvidarse de sus excelentes berlinas, ni de la deportividad de sus versiones más radicales, ni tampoco de sus dos señas de identidad que conjuga los motores bóxer y la tracción total. Pese a ello, el mercado manda y con este pequeño monovolumen, Subaru pretende ofrecer un automóvil eminentemente urbano, pero con un marcado carácter familiar.
-
Subaru Trezia
Los planes iniciales de Subaru marcaban la pasaba primavera como el inicio de la comercialización del nuevo Trezia. Sin embargo, el terremoto y el posterior tsunami en tierras japonesas retrasaron este proyecto de lanzamiento. La espera ya ha terminado y el Trezia desembarca en el continente europeo como un pequeño monovolumen con sus propias señas de identidad.
El Subaru Trezia llega con unas expectativas de venta razonables y con el difícil objetivo de competir contra los Kia Venga, Honda Jazz o Toyota Urban Cruiser, por citar sólo algunos de los modelos más representativos. Para definirlo, nada mejor que sus dimensiones y su oferta de motores. El Subaru Trezia se sitúa por debajo de los 4 metros de longitud, de ahí su enfoque ciudadano, y cuenta con dos propulsores: un gasolina 1.3i y un Diesel 1.4D, aunque quizá a más de un lector le aporte luz si hablamos de que el gasolina es un 1.33 y al turbodiésel hay quien le denomina 1.4 D-4D. Sí, son mecánicas de Toyota, puesto que en el fondo el Trezia no es otra cosa que un Verso S, que no se venderá en España, con sello e imagen de Subaru —marca perteneciente al gigante japonés—. De ahí que el pilar C, forma de las ventanas, incluso el propio lateral del Trezia muestre claras señas de identidad. La impresión inicial a bordo del Subaru Trezia es de mucho espacio, quizá por la gran cota de cabeza que hace que ni siquiera superando los 1,90 m de estatura y en la posición más elevada del asiento se corre riesgo de rozar el techo. Incluso aparenta ser más grande de lo que en realidad es, con una posición muy dominante del tráfico al ir sentado bastante alto. Subaru anuncia que la altura del asiento es líder en su categoría, con 610 mm sobre el suelo, lo que unido a unas puertas que se abren hasta casi 90º, hará muy sencillo tanto el acceso como la salida e incluso el accionamiento de una silla infantil. Las múltiples regulaciones de asiento y volante facilitarán encontrar la postura de conducción, aunque requerirá algún periodo de adaptación, lo mismo que el tacto de la dirección.

Respecto al maletero, un doble fondo permitiría aumentar los 336 litros que la marca declara en la configuración normal hasta los 393 -430 aprovechando el hueco de la rueda de repuesto. Para abatir los asientos, un simple toque permite tumbar hacia adelante el respaldo, partido asimétricamente 60/40% aunque, si no queremos que haya un escalón, habremos de colocar la bandeja inferior en su posición más alta. Aparentemente la calidad de realización en el habitáculo del Subaru Trezia es impecable, con unos materiales de aspecto sólido, duros al tacto incluso en las versiones más equipadas, que llevan la parte superior del salpicadero en piel contrastando con el plástico de guanteras. Ya a la venta, la gama del Subaru Trezia es bastante sencilla. Así, el motor de gasolina se ofrecerá exclusivamente en el acabado Advance, que pese a su modestia tiene aire acondicionado, ESP, llantas de aleación y un completo surtido de airbags -incluido de rodilla para conductor-. Los turbodiésel por su parte, son siempre Limited. Sólo se podrá elegir entre cambio automático -de embrague robotizado y levas en el volante-, o cambio manual, siempre de seis marchas que equipa sensor de luces, el espectacular techo solar de 1,25 m de longitud, climatizador, Bluetooth y cámara de visión trasera.

Este último es con el que tuvo la toma de contacto inicial, y del que en próximas semanas daremos exhaustiva información. Destaca por encima de todo por su bajo consumo en carretera, gracias a una 6ª de casi 60 km/h, con el que se puede flirtear con cruceros de velocidad mantenida por encima de lo legal y consumos de menos de 5 l/100 km. Su capacidad dinámica es modesta, con una curva de par aparentemente muy plana que podría tirar de los desarrollos incluso a 1.500 rpm. la suavidad de funcionamiento es alta, aunque a gran velocidad -que es capaz- se vuelve ruidoso, sin perder, eso sí, un guiado bastante preciso, con un buen confort lineal. No es la carretera abierta, sin embargo, su propósito principal. Antes bien, es un coche ciudadano y como tal debemos encuadrarlo, valorando su capacidad de carga, aparente solidez y buena capacidad de maniobra.
Trezia 1.3i L Advance: 17.100 euros
Trezia 1.4d Limited: 19.500 euros
Trezia 1.4D Limited: 21.490 euros Los planes iniciales de Subaru marcaban la pasaba primavera como el inicio de la comercialización del nuevo Trezia. Sin embargo, el terremoto y el posterior tsunami en tierras japonesas retrasaron este proyecto de lanzamiento. La espera ya ha terminado y el Trezia desembarca en el continente europeo como un pequeño monovolumen con sus propias señas de identidad. El Subaru Trezia llega con unas expectativas de venta razonables y con el difícil objetivo de competir contra los Kia Venga, Honda Jazz o Toyota Urban Cruiser, por citar sólo algunos de los modelos más representativos. Para definirlo, nada mejor que sus dimensiones y su oferta de motores. El Subaru Trezia se sitúa por debajo de los 4 metros de longitud, de ahí su enfoque ciudadano, y cuenta con dos propulsores: un gasolina 1.3i y un Diesel 1.4D, aunque quizá a más de un lector le aporte luz si hablamos de que el gasolina es un 1.33 y al turbodiésel hay quien le denomina 1.4 D-4D. Sí, son mecánicas de Toyota, puesto que en el fondo el Trezia no es otra cosa que un Verso S, que no se venderá en España, con sello e imagen de Subaru —marca perteneciente al gigante japonés—. De ahí que el pilar C, forma de las ventanas, incluso el propio lateral del Trezia muestre claras señas de identidad. La impresión inicial a bordo del Subaru Trezia es de mucho espacio, quizá por la gran cota de cabeza que hace que ni siquiera superando los 1,90 m de estatura y en la posición más elevada del asiento se corre riesgo de rozar el techo. Incluso aparenta ser más grande de lo que en realidad es, con una posición muy dominante del tráfico al ir sentado bastante alto. Subaru anuncia que la altura del asiento es líder en su categoría, con 610 mm sobre el suelo, lo que unido a unas puertas que se abren hasta casi 90º, hará muy sencillo tanto el acceso como la salida e incluso el accionamiento de una silla infantil. Las múltiples regulaciones de asiento y volante facilitarán encontrar la postura de conducción, aunque requerirá algún periodo de adaptación, lo mismo que el tacto de la dirección.

Respecto al maletero, un doble fondo permitiría aumentar los 336 litros que la marca declara en la configuración normal hasta los 393 -430 aprovechando el hueco de la rueda de repuesto. Para abatir los asientos, un simple toque permite tumbar hacia adelante el respaldo, partido asimétricamente 60/40% aunque, si no queremos que haya un escalón, habremos de colocar la bandeja inferior en su posición más alta. Aparentemente la calidad de realización en el habitáculo del Subaru Trezia es impecable, con unos materiales de aspecto sólido, duros al tacto incluso en las versiones más equipadas, que llevan la parte superior del salpicadero en piel contrastando con el plástico de guanteras. Ya a la venta, la gama del Subaru Trezia es bastante sencilla. Así, el motor de gasolina se ofrecerá exclusivamente en el acabado Advance, que pese a su modestia tiene aire acondicionado, ESP, llantas de aleación y un completo surtido de airbags -incluido de rodilla para conductor-. Los turbodiésel por su parte, son siempre Limited. Sólo se podrá elegir entre cambio automático -de embrague robotizado y levas en el volante-, o cambio manual, siempre de seis marchas que equipa sensor de luces, el espectacular techo solar de 1,25 m de longitud, climatizador, Bluetooth y cámara de visión trasera.

Este último es con el que tuvo la toma de contacto inicial, y del que en próximas semanas daremos exhaustiva información. Destaca por encima de todo por su bajo consumo en carretera, gracias a una 6ª de casi 60 km/h, con el que se puede flirtear con cruceros de velocidad mantenida por encima de lo legal y consumos de menos de 5 l/100 km. Su capacidad dinámica es modesta, con una curva de par aparentemente muy plana que podría tirar de los desarrollos incluso a 1.500 rpm. la suavidad de funcionamiento es alta, aunque a gran velocidad -que es capaz- se vuelve ruidoso, sin perder, eso sí, un guiado bastante preciso, con un buen confort lineal. No es la carretera abierta, sin embargo, su propósito principal. Antes bien, es un coche ciudadano y como tal debemos encuadrarlo, valorando su capacidad de carga, aparente solidez y buena capacidad de maniobra.
Trezia 1.3i L Advance: 17.100 euros
Trezia 1.4d Limited: 19.500 euros
Trezia 1.4D Limited: 21.490 euros
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.