Publicidad

Smart Forfour ED: probamos el Smart de cuatro plazas y... eléctrico

El Smart eléctrico llega en su cuarta generación también para la carrocería Forfour. Más práctico, flexible, más coche y casi con la misma autonomía.
Miguel García Puente.

Twitter: @Miguelgpuente -

Smart Forfour ED: probamos el Smart de cuatro plazas y... eléctrico

Después de tres generaciones de Smart eléctricos -a menudo limitadas a mercados muy concretos- la cuarta generación de Smart eléctrico debuta en la carrocería Forfour. Ofrece, como indica su nombre, cuatro plazas, gracias  a una plataforma alargada de un Smart Fortwo, con dos asientos adicionales. La parte posterior del Smart Forfour puede adoptar dos configuraciones, la más práctica de las cuales ofrece unas banquetas reversibles, de manera que pueden servir de plataforma de carga para ampliar el maletero.

Los asientos traseros del Smart Forfour eléctrico son más cómodos de lo que podrían parecer

A pesar de su estética sucinta, los asientos traseros ofrecen mejor confort de lo que podrías pensar, aunque con las dimensiones reducidas del Smart Forfour (3,5 metros de longitud), no puedes esperar el confort de una berlina, aunque solo sea por la postura. Las banquetas delanteras dejarían bastante hueco para los pies de los ocupantes traseros de no ser porque las baterías que van bajo ellas reclaman parte del espacio. En todo caso, nada dramático salvo que lo compares con las magníficas plazas delanteras: están muy bien cuidadas, son idénticas a las del Smart Fortwo y no te sientes apretado. La presentación y la calidad de materiales son mejores de lo que puedes esperar para un coche ciudadano. Cierto es que una cosa son las dimensiones escuetas del Smart y otra que Daimler quiera descuidar ciertos aspectos de rigor, a pesar de la presentación desenfadada.

El Smart Forfour eléctrico es un buen rodador

Mientras que el Smart Fortwo ED que pudimos conducir el mismo día nos pareció que habían intentado dulcificar sus reacciones, en el Smart Forfour ED parece que no han querido perder la agilidad proverbial de los Smart.

Hemos conducido los dos formatos de coche eléctrico de Smart 

Saca partido de su estabilidad natural si sales a carretera, algo que hace muy bien, gracias a unas aceleraciones muy razonables. La velocidad máxima está limitada a 130 km/h para no agotar los tres módulos de su batería de litio en pocos kilómetros, pero hasta 100 km/h la respuesta al acelerador es muy digna, sobre todo instantánea. Todo ello rodeado en un ambiente silencioso, en el que no destacan ni la rodadura, ni la aerodinámica, ni por supuesto, el motor eléctrico. Se deja notar el esfuerzo realizado en conseguir que al acelerar a bajas velocidades no se escuche el agudo sonido de la electrónica encargada de "ondular" la corriente continua de la batería. Los demás ruidos, a medida que se gana velocidad, se encargan de enmascararlo y nos llevan envueltos en un destacable silencio. En teoría, hay para disfrutar de esto durante 155 kilómetros que declara de autonomía. Se pierden cinco kilómetros de autonomía respecto al Smart Fortwo, la compacta carrocería biplaza que es 115 kilos más ligera. El motor eléctrico es idéntico al que incorpora el Smart Fortwo ED, de 60 kilovatios, equivalentes a 81 caballos, pero con una respuesta mucho más instantánea que la que obtendrías en un motor de combustión convencional.

Un tacto de freno cada vez más "natural" a cada generación de eléctrico que hacen, una dirección ligera, que no ofrece mucha información, pero más que suficiente para hacer incursiones a la carretera, más una buena calidad de filtrado salvo en grandes baches, consiguen un buen rodar, muy mejorado respecto a anteriores generaciones de Smart. La posibilidad de un rico equipamiento (hay tres niveles de acabado, passion, prime y proxy), la pantalla multimedia táctil central de buen tamaño (7 pulgadas) y claros gráficos o  el cuadro de instrumentos con una pantalla multifunción en color, configuran un ambiente de urbanita lujoso. El precio no se conocerá hasta el 10 de marzo en España, pero rondarán los 23.000 euros antes de que se apliquen algún tipo de ayudas a coches eléctricos. Se desvelará entonces también la oferta de los tres distintos niveles de equipamiento que existen, passión, prime y proxy. 

También te puede interesar

Nissan apostará por los eléctricos de autonomía extendida

China quiere revolucionar los coches eléctricos baratos

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.