Publicidad

Skoda Superb, un paso adelante

La nueva generación del Skoda Superb destaca por su amplio y cuidado espacio interior, por un diseño exterior más elegante y moderno y por un completo equipamiento. Entre sus peculiaridades, hay que mencionar el sistema Twin-door de apertura variable del maletero. La oferta mecánica estará compuesta por seis motores, tres de gasolina y otros Diesel, aunque en el momento de su comercialización –en el mes de junio-, sólo estarán disponibles tres propulsores-.
-
Skoda Superb, un paso adelante

La oferta mecánica del nuevo Skoda Superb estará compuesta por un total de seis motores, tres de gasolina y tres Diesel, aunque en el inicio de su comercialización (próximo mes de junio), sólo se ofrecerán tres propulsores: el 1.9 TDI de 105 CV, el 2.0 TDI de 140 CV (disponible con caja de cambios manual de seis velocidades y con la automática DSG de seis marchas) y el gasolina 1.8 TSI de 160 CV.

El motor de acceso a la gama Diesel del Superb es el conocido propulsor del grupo Volkswagen-Audi 1.9 TDI con inyector-bomba, de cuatro cilindros y una potencia de 105 CV. Esta mecánica está asociada a una caja de cambios manual de cinco velocidades y ofrece un consumo reducido de combustible de 5,7 l/100 km.

El siguiente escalón en los motores Diesel es el 2.0 TDI de 140 CV, dotado de filtro antipartículas y que puede ir asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades o a una automática DSG de seis relaciones. En la cima de los motores impulsados por gasóleo, nos encontramos con el 2.0 TDI de 170 CV dotado de sistema de inyección por common-rail, en lugar del sistema de inyector-bomba. Este motor se comercializará después del verano (septiembre o octubre). Podrá ir asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades o a la automática DSG también de seis relaciones. Asimismo, este propulsor 2.0 de 170 CV tendrá tracción permanente a las cuatro ruedas con embrague Haldex

.

Galería relacionada

skodasuperb

La oferta mecánica del Skoda Superb tendrá una versión respetuosa con el medio ambiente denominada GreenLine. Utilizará como base el motor 1.9 TDI de 105 CV y un desarrollo final de transmisión más largo. Según los primeros datos técnicos, tendrá un consumo medio de 5,1 l/100 km y unas emisiones de 136 g/km de CO2. Se incorporará a la gama en septiembre u octubre.

Por su parte, en la oferta de gasolina se ofrecen tres motores: el 1.4 TSI de 125 CV, el 1.8 TSI de 160 CV y el 3.6 FSI V6 de 260 CV, dotados todos ellos con inyección directa. En el mes de junio, sólo estará disponible en nuestro mercado el 1.8 TSI de 160 CV; después del verano, se añadirán el 1.4 TSI y el 3.6 FSI V6. Este último motor, al igual que el 2.0 TDI de 170 CV, tendrá tracción permanente a las cuatro ruedas con embrague Haldex de cuarta generación.

Durante la presentación dinámica del nuevo Skoda Superb, sólo tuvimos la ocasión de probar la versión 1.4 TSI de 125 CV asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades. Como conclusión, nos quedamos con su gran suavidad de marcha y con una entrega de fuerza constante y lineal desde bajos regímenes (a partir de unas 1.500-1.700 rpm) .

A pesar de sus generosas dimensiones exteriores (una longitud de 4,83 m) y un peso de 1.425 kg. (en el caso de este motor 1.4 TSI), nos sorprendió su agilidad en zonas viradas. La carrocería en carreteras con muchas curvas se balancea muy poco.

Esta nueva generación del Superb utiliza en parte de su chasis módulos de los bastidores del Octavia (que a su vez utiliza se basa en la estructura del Golf) y el Passat. En el eje delantero se utiliza un sistema de suspensiones McPherson, mientras que las suspensiones traseras tienen un sistema multibrazo. Por su parte, la nueva dirección electromecánica es sumamente precisa.

A modo de conclusión, el nuevo Skoda Superb es un vehículo pensado para disfrutar de los viajes de forma cómoda. Tiene un buen ramillete de argumentos a su favor, siendo el amplio espacio interior y el notable salto de calidad en el ajuste de los materiales del habitáculo sus principales exponentes.
Un salto de calidad

La oferta mecánica del nuevo Skoda Superb estará compuesta por un total de seis motores, tres de gasolina y tres Diesel, aunque en el inicio de su comercialización (próximo mes de junio), sólo se ofrecerán tres propulsores: el 1.9 TDI de 105 CV, el 2.0 TDI de 140 CV (disponible con caja de cambios manual de seis velocidades y con la automática DSG de seis marchas) y el gasolina 1.8 TSI de 160 CV.

El motor de acceso a la gama Diesel del Superb es el conocido propulsor del grupo Volkswagen-Audi 1.9 TDI con inyector-bomba, de cuatro cilindros y una potencia de 105 CV. Esta mecánica está asociada a una caja de cambios manual de cinco velocidades y ofrece un consumo reducido de combustible de 5,7 l/100 km.

El siguiente escalón en los motores Diesel es el 2.0 TDI de 140 CV, dotado de filtro antipartículas y que puede ir asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades o a una automática DSG de seis relaciones. En la cima de los motores impulsados por gasóleo, nos encontramos con el 2.0 TDI de 170 CV dotado de sistema de inyección por common-rail, en lugar del sistema de inyector-bomba. Este motor se comercializará después del verano (septiembre o octubre). Podrá ir asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades o a la automática DSG también de seis relaciones. Asimismo, este propulsor 2.0 de 170 CV tendrá tracción permanente a las cuatro ruedas con embrague Haldex

. La oferta mecánica del Skoda Superb tendrá una versión respetuosa con el medio ambiente denominada GreenLine. Utilizará como base el motor 1.9 TDI de 105 CV y un desarrollo final de transmisión más largo. Según los primeros datos técnicos, tendrá un consumo medio de 5,1 l/100 km y unas emisiones de 136 g/km de CO2. Se incorporará a la gama en septiembre u octubre.

Por su parte, en la oferta de gasolina se ofrecen tres motores: el 1.4 TSI de 125 CV, el 1.8 TSI de 160 CV y el 3.6 FSI V6 de 260 CV, dotados todos ellos con inyección directa. En el mes de junio, sólo estará disponible en nuestro mercado el 1.8 TSI de 160 CV; después del verano, se añadirán el 1.4 TSI y el 3.6 FSI V6. Este último motor, al igual que el 2.0 TDI de 170 CV, tendrá tracción permanente a las cuatro ruedas con embrague Haldex de cuarta generación.

Durante la presentación dinámica del nuevo Skoda Superb, sólo tuvimos la ocasión de probar la versión 1.4 TSI de 125 CV asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades. Como conclusión, nos quedamos con su gran suavidad de marcha y con una entrega de fuerza constante y lineal desde bajos regímenes (a partir de unas 1.500-1.700 rpm) .

A pesar de sus generosas dimensiones exteriores (una longitud de 4,83 m) y un peso de 1.425 kg. (en el caso de este motor 1.4 TSI), nos sorprendió su agilidad en zonas viradas. La carrocería en carreteras con muchas curvas se balancea muy poco.

Esta nueva generación del Superb utiliza en parte de su chasis módulos de los bastidores del Octavia (que a su vez utiliza se basa en la estructura del Golf) y el Passat. En el eje delantero se utiliza un sistema de suspensiones McPherson, mientras que las suspensiones traseras tienen un sistema multibrazo. Por su parte, la nueva dirección electromecánica es sumamente precisa.

A modo de conclusión, el nuevo Skoda Superb es un vehículo pensado para disfrutar de los viajes de forma cómoda. Tiene un buen ramillete de argumentos a su favor, siendo el amplio espacio interior y el notable salto de calidad en el ajuste de los materiales del habitáculo sus principales exponentes.
Un salto de calidad

La oferta mecánica del nuevo Skoda Superb estará compuesta por un total de seis motores, tres de gasolina y tres Diesel, aunque en el inicio de su comercialización (próximo mes de junio), sólo se ofrecerán tres propulsores: el 1.9 TDI de 105 CV, el 2.0 TDI de 140 CV (disponible con caja de cambios manual de seis velocidades y con la automática DSG de seis marchas) y el gasolina 1.8 TSI de 160 CV.

El motor de acceso a la gama Diesel del Superb es el conocido propulsor del grupo Volkswagen-Audi 1.9 TDI con inyector-bomba, de cuatro cilindros y una potencia de 105 CV. Esta mecánica está asociada a una caja de cambios manual de cinco velocidades y ofrece un consumo reducido de combustible de 5,7 l/100 km.

El siguiente escalón en los motores Diesel es el 2.0 TDI de 140 CV, dotado de filtro antipartículas y que puede ir asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades o a una automática DSG de seis relaciones. En la cima de los motores impulsados por gasóleo, nos encontramos con el 2.0 TDI de 170 CV dotado de sistema de inyección por common-rail, en lugar del sistema de inyector-bomba. Este motor se comercializará después del verano (septiembre o octubre). Podrá ir asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades o a la automática DSG también de seis relaciones. Asimismo, este propulsor 2.0 de 170 CV tendrá tracción permanente a las cuatro ruedas con embrague Haldex

. La oferta mecánica del Skoda Superb tendrá una versión respetuosa con el medio ambiente denominada GreenLine. Utilizará como base el motor 1.9 TDI de 105 CV y un desarrollo final de transmisión más largo. Según los primeros datos técnicos, tendrá un consumo medio de 5,1 l/100 km y unas emisiones de 136 g/km de CO2. Se incorporará a la gama en septiembre u octubre.

Por su parte, en la oferta de gasolina se ofrecen tres motores: el 1.4 TSI de 125 CV, el 1.8 TSI de 160 CV y el 3.6 FSI V6 de 260 CV, dotados todos ellos con inyección directa. En el mes de junio, sólo estará disponible en nuestro mercado el 1.8 TSI de 160 CV; después del verano, se añadirán el 1.4 TSI y el 3.6 FSI V6. Este último motor, al igual que el 2.0 TDI de 170 CV, tendrá tracción permanente a las cuatro ruedas con embrague Haldex de cuarta generación.

Durante la presentación dinámica del nuevo Skoda Superb, sólo tuvimos la ocasión de probar la versión 1.4 TSI de 125 CV asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades. Como conclusión, nos quedamos con su gran suavidad de marcha y con una entrega de fuerza constante y lineal desde bajos regímenes (a partir de unas 1.500-1.700 rpm) .

A pesar de sus generosas dimensiones exteriores (una longitud de 4,83 m) y un peso de 1.425 kg. (en el caso de este motor 1.4 TSI), nos sorprendió su agilidad en zonas viradas. La carrocería en carreteras con muchas curvas se balancea muy poco.

Esta nueva generación del Superb utiliza en parte de su chasis módulos de los bastidores del Octavia (que a su vez utiliza se basa en la estructura del Golf) y el Passat. En el eje delantero se utiliza un sistema de suspensiones McPherson, mientras que las suspensiones traseras tienen un sistema multibrazo. Por su parte, la nueva dirección electromecánica es sumamente precisa.

A modo de conclusión, el nuevo Skoda Superb es un vehículo pensado para disfrutar de los viajes de forma cómoda. Tiene un buen ramillete de argumentos a su favor, siendo el amplio espacio interior y el notable salto de calidad en el ajuste de los materiales del habitáculo sus principales exponentes.
Un salto de calidad

La oferta mecánica del nuevo Skoda Superb estará compuesta por un total de seis motores, tres de gasolina y tres Diesel, aunque en el inicio de su comercialización (próximo mes de junio), sólo se ofrecerán tres propulsores: el 1.9 TDI de 105 CV, el 2.0 TDI de 140 CV (disponible con caja de cambios manual de seis velocidades y con la automática DSG de seis marchas) y el gasolina 1.8 TSI de 160 CV.

El motor de acceso a la gama Diesel del Superb es el conocido propulsor del grupo Volkswagen-Audi 1.9 TDI con inyector-bomba, de cuatro cilindros y una potencia de 105 CV. Esta mecánica está asociada a una caja de cambios manual de cinco velocidades y ofrece un consumo reducido de combustible de 5,7 l/100 km.

El siguiente escalón en los motores Diesel es el 2.0 TDI de 140 CV, dotado de filtro antipartículas y que puede ir asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades o a una automática DSG de seis relaciones. En la cima de los motores impulsados por gasóleo, nos encontramos con el 2.0 TDI de 170 CV dotado de sistema de inyección por common-rail, en lugar del sistema de inyector-bomba. Este motor se comercializará después del verano (septiembre o octubre). Podrá ir asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades o a la automática DSG también de seis relaciones. Asimismo, este propulsor 2.0 de 170 CV tendrá tracción permanente a las cuatro ruedas con embrague Haldex

. La oferta mecánica del Skoda Superb tendrá una versión respetuosa con el medio ambiente denominada GreenLine. Utilizará como base el motor 1.9 TDI de 105 CV y un desarrollo final de transmisión más largo. Según los primeros datos técnicos, tendrá un consumo medio de 5,1 l/100 km y unas emisiones de 136 g/km de CO2. Se incorporará a la gama en septiembre u octubre.

Por su parte, en la oferta de gasolina se ofrecen tres motores: el 1.4 TSI de 125 CV, el 1.8 TSI de 160 CV y el 3.6 FSI V6 de 260 CV, dotados todos ellos con inyección directa. En el mes de junio, sólo estará disponible en nuestro mercado el 1.8 TSI de 160 CV; después del verano, se añadirán el 1.4 TSI y el 3.6 FSI V6. Este último motor, al igual que el 2.0 TDI de 170 CV, tendrá tracción permanente a las cuatro ruedas con embrague Haldex de cuarta generación.

Durante la presentación dinámica del nuevo Skoda Superb, sólo tuvimos la ocasión de probar la versión 1.4 TSI de 125 CV asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades. Como conclusión, nos quedamos con su gran suavidad de marcha y con una entrega de fuerza constante y lineal desde bajos regímenes (a partir de unas 1.500-1.700 rpm) .

A pesar de sus generosas dimensiones exteriores (una longitud de 4,83 m) y un peso de 1.425 kg. (en el caso de este motor 1.4 TSI), nos sorprendió su agilidad en zonas viradas. La carrocería en carreteras con muchas curvas se balancea muy poco.

Esta nueva generación del Superb utiliza en parte de su chasis módulos de los bastidores del Octavia (que a su vez utiliza se basa en la estructura del Golf) y el Passat. En el eje delantero se utiliza un sistema de suspensiones McPherson, mientras que las suspensiones traseras tienen un sistema multibrazo. Por su parte, la nueva dirección electromecánica es sumamente precisa.

A modo de conclusión, el nuevo Skoda Superb es un vehículo pensado para disfrutar de los viajes de forma cómoda. Tiene un buen ramillete de argumentos a su favor, siendo el amplio espacio interior y el notable salto de calidad en el ajuste de los materiales del habitáculo sus principales exponentes.
Un salto de calidad

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.