Publicidad

Seat León 1.4 TSI Stylance

La pregunta del millón: ¿Puede un motor gasolina de nueva generación hacer frente a la hegemonía Diesel y, en concreto, a la de los TDI? Este último TSI de 125 CV del grupo VW, parece que sí. Por suavidad, prestaciones y agrado, sin duda. Por consumos queda a la zaga, pero su menor precio puede llegar a compensarlo.
-
Seat León 1.4 TSI Stylance
Constatada su total superioridad con respecto a cualquier motor gasolina de la misma escala de potencia, es hora de calibrar sus verdaderas aspiraciones comerciales. Y, para ello, nada mejor que comparar su rendimiento -sobre todo en relación a consumos- frente a las tan populares versiones TDI del propio Seat León.

Galería relacionada

Seat Leon TSI II

Ya hemos dicho que su respuesta se asemeja mucho al de un turbodiesel, y nos reafirmamos al cotejar los datos de nuestro Centro Técnico. Al León 1.9 TDI de 105 CV le rebasa en todas sus prestaciones, y más aún cuando éste sólo se vende ya en versión ecológica Ecomotive, con una pérdida notable de agrado de uso por sus largos desarrollos de cambio; por su parte, a la versión más vendida, el 2.0 TDI de 140 CV, le iguala prácticamente en aceleraciones, le supera en recuperaciones y sólo desfallece en los adelantamientos por sus menores cifras de par. A pesar de su contenida cilindrada, este Seat León explota sin compromisos sus 125 CV TSI. Sus prestaciones son similares al contundente TDI 140 CV, con una aceleración inmediata y una buena capacidad de recuperación; una versión gasolina intermedia sorprendentemente rápida. Sin embargo, y si dinámicamente está desde luego a la altura, basta arrancar este TSI para evidenciar sus beneficios. Ya desde el ralentí su rumorosidad es mínima en comparación a los “ruidosos TDI” , con una presión sonora tres veces inferior… y eso que en el León se muestra algo menos refinada que en el Volkswagen Golf, probablemente por un peor trabajo de aislamiento. A ello une una progresividad y un margen de utilización inigualable por los temperamentales Diesel.

Ahora bien, ni la tan publicitada reducción de cilindrada puede hacer frente todavía a la excepcional economía de consumo de los TDI. Y es cierto que se aproxima bastante más, especialmente en su contenida circulación por ciudad, poco más de un litro superior cada 100 kilómetros. Pero, tal y como sucedía en la versión superior TSI de 140 CV, su pequeña cilindrada salta a relucir conforme incrementamos el ritmo de marcha, donde fácilmente nos ubicamos con este TSI por encima de los 9 l/100 km de media en vías rápidas a poco que superemos las velocidades legales. Y no digamos ya si realizamos una conducción deportiva, donde lo dispararemos claramente por encima de los 10 litros. No obstante, si atendemos a su consumo final en un uso mixto, al actual precio de los combustibles y a la gran diferencia de precio de 3.000 euros con el TDI/140, harían falta casi 150.000 km para amortizar la compra del Diesel más demandado, que no encontrará rentabilidad a menos que se efectúen con él más de 20.000 km al año. ¡Vaya logro de este nuevo TSI! Poco más, que ya es mucho, aporta este TSI a un más que probado León. Si acaso, una pérdida de 75 kilos de peso con respecto al mencionado TDI, que no hace sino acrecentar su agilidad en carretera, de absoluta eficacia como ya ha demostrado en todas nuestras comparativas del segmento.

Un bastidor de referencia, una dirección rápida y precisa, un buen tacto de cambio y una cómoda postura de conducción son más que suficientes credenciales: aplomado como pocos en carretera y ágil como casi ninguno en el paso por curva, obedeciendo sin rechistar a las coordenadas marcadas por su eficaz eje delantero. Para su moderna tecnología y buen equipamiento, el León TSI ofrece un precio muy ajustado frente a sus rivales. Su consumo puede restar competitividad al circular mayoritariamente en autopista superando las velocidades legales. En cambio, para un uso mixto del coche, la rentabilidad parece segura. Y más teniendo en cuenta su eficaz rendimiento. Destacar también que con la última reorganización de gama, el acabado Sport-Up ya sólo puede combinarse con las versiones de más de 140 CV; pero poco importa. Este Seat León, en acabado Stylance, ofrece ya un completo equipamiento (con 8 airbags, climatizador bizona, control de tracción y estabilidad, control presión de neumáticos y de crucero, y ordenador de viaje de serie, entre otros elementos) unos asientos con suficiente sujeción lateral y unas suspensiones más comprometidas con el confort, sin renunciar a una buena efectividad dinámica. Además, ofrece ahora en opción un nuevo navegador con pantalla táctil, que resulta más moderno e intuitivo, incluye disco duro de 30 Gb y cartografía en DVD. Y encima por 1.438 euros, 1.000 € menos que el anterior sistema de orientación por satélite. — Respuesta del motor
— Sonoridad y consumos en ciudad
— Comportamiento dinámico
— Consumos a alta velocidad
— Visibilidad lateral
— Rueda de repuesto de emergencia
El elegido
Constatada su total superioridad con respecto a cualquier motor gasolina de la misma escala de potencia, es hora de calibrar sus verdaderas aspiraciones comerciales. Y, para ello, nada mejor que comparar su rendimiento -sobre todo en relación a consumos- frente a las tan populares versiones TDI del propio Seat León. Ya hemos dicho que su respuesta se asemeja mucho al de un turbodiesel, y nos reafirmamos al cotejar los datos de nuestro Centro Técnico. Al León 1.9 TDI de 105 CV le rebasa en todas sus prestaciones, y más aún cuando éste sólo se vende ya en versión ecológica Ecomotive, con una pérdida notable de agrado de uso por sus largos desarrollos de cambio; por su parte, a la versión más vendida, el 2.0 TDI de 140 CV, le iguala prácticamente en aceleraciones, le supera en recuperaciones y sólo desfallece en los adelantamientos por sus menores cifras de par. A pesar de su contenida cilindrada, este Seat León explota sin compromisos sus 125 CV TSI. Sus prestaciones son similares al contundente TDI 140 CV, con una aceleración inmediata y una buena capacidad de recuperación; una versión gasolina intermedia sorprendentemente rápida. Sin embargo, y si dinámicamente está desde luego a la altura, basta arrancar este TSI para evidenciar sus beneficios. Ya desde el ralentí su rumorosidad es mínima en comparación a los “ruidosos TDI” , con una presión sonora tres veces inferior… y eso que en el León se muestra algo menos refinada que en el Volkswagen Golf, probablemente por un peor trabajo de aislamiento. A ello une una progresividad y un margen de utilización inigualable por los temperamentales Diesel.

Ahora bien, ni la tan publicitada reducción de cilindrada puede hacer frente todavía a la excepcional economía de consumo de los TDI. Y es cierto que se aproxima bastante más, especialmente en su contenida circulación por ciudad, poco más de un litro superior cada 100 kilómetros. Pero, tal y como sucedía en la versión superior TSI de 140 CV, su pequeña cilindrada salta a relucir conforme incrementamos el ritmo de marcha, donde fácilmente nos ubicamos con este TSI por encima de los 9 l/100 km de media en vías rápidas a poco que superemos las velocidades legales. Y no digamos ya si realizamos una conducción deportiva, donde lo dispararemos claramente por encima de los 10 litros. No obstante, si atendemos a su consumo final en un uso mixto, al actual precio de los combustibles y a la gran diferencia de precio de 3.000 euros con el TDI/140, harían falta casi 150.000 km para amortizar la compra del Diesel más demandado, que no encontrará rentabilidad a menos que se efectúen con él más de 20.000 km al año. ¡Vaya logro de este nuevo TSI! Poco más, que ya es mucho, aporta este TSI a un más que probado León. Si acaso, una pérdida de 75 kilos de peso con respecto al mencionado TDI, que no hace sino acrecentar su agilidad en carretera, de absoluta eficacia como ya ha demostrado en todas nuestras comparativas del segmento.

Un bastidor de referencia, una dirección rápida y precisa, un buen tacto de cambio y una cómoda postura de conducción son más que suficientes credenciales: aplomado como pocos en carretera y ágil como casi ninguno en el paso por curva, obedeciendo sin rechistar a las coordenadas marcadas por su eficaz eje delantero. Para su moderna tecnología y buen equipamiento, el León TSI ofrece un precio muy ajustado frente a sus rivales. Su consumo puede restar competitividad al circular mayoritariamente en autopista superando las velocidades legales. En cambio, para un uso mixto del coche, la rentabilidad parece segura. Y más teniendo en cuenta su eficaz rendimiento. Destacar también que con la última reorganización de gama, el acabado Sport-Up ya sólo puede combinarse con las versiones de más de 140 CV; pero poco importa. Este Seat León, en acabado Stylance, ofrece ya un completo equipamiento (con 8 airbags, climatizador bizona, control de tracción y estabilidad, control presión de neumáticos y de crucero, y ordenador de viaje de serie, entre otros elementos) unos asientos con suficiente sujeción lateral y unas suspensiones más comprometidas con el confort, sin renunciar a una buena efectividad dinámica. Además, ofrece ahora en opción un nuevo navegador con pantalla táctil, que resulta más moderno e intuitivo, incluye disco duro de 30 Gb y cartografía en DVD. Y encima por 1.438 euros, 1.000 € menos que el anterior sistema de orientación por satélite. — Respuesta del motor
— Sonoridad y consumos en ciudad
— Comportamiento dinámico
— Consumos a alta velocidad
— Visibilidad lateral
— Rueda de repuesto de emergencia
El elegido
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.