Publicidad

Seat Ibiza 1.4 TDI, la importancia del bajo consumo

Gastar lo menos posible es la principal razón de existir de este Seat Ibiza que, además, ha incorporado mejoras en conectividad y mantiene su ágil comportamiento.
Óscar Díaz / Fotos: Israel Gardyn. -
Seat Ibiza 1.4 TDI, la importancia del bajo consumo

Quien busque un Seat Ibiza nuevo en su estructura, desde el primero hasta el último tornillo, no lo va a encontrar en la actualización que este pequeño urbano recibió antes de verano. Y es que, la puesta al día que recibió poco antes de verano no pasa de discreta en lo estético aunque sí vio cómo se mejoraban todos los aspectos relacionados con la conectividad y ayudas a la conducción. Además daban paso a una nueva gama de motores, con menor consumo, y cumplidores con la normativa de emisiones Euro 6. Entre éstos destaca el TDI 1.4 de tres cilindros, probado en su versión de 90 CV por el ahorro de precio que supone y porque de él se espera que concentre la mayor parte de las ventas a clientes particulares.

Este motor  del Seat Ibiza sustituye al 1.6 de cuatro cilindros y, como aquel, está disponible en dos variantes de 90 y 105 CV. También es capaz de conseguir unos consumos realmente reducidos. Gasta casi 0,5 l/100 km menos que aquel y, a poco cuidadosos que seamos con el acelerador vamos a poder ver menos de 5 l/100 en el ordenador de a bordo. Además, se caracteriza por una curva de par bastante plana, con muy buen rendimiento entre las 1.500 y las 2.750 rpm y por perder energía relativamente pronto, apenas pasadas las 3.500, lo que traducido al uso real supone un comportamiento bastante rutero y agradable a medio régimen. En su uso diario destaca más por su capacidad rutera para mantener el ritmo de marcha que por su facilidad en la arrancada. Esto se explica porque a bajo régimen adolece de alguna falta de energía y no se ve ayudado por un cambio de sólo cinco marchas y relaciones bastante abiertas que podría llegar a atragantársele si al subir marchas el régimen de giro quedara demasiado bajo. Pese a todo, gasta bastante menos en ciudad que su antecesor y ofrece una mejor capacidad para que aquel para adelantar en carretera de doble sentido sin bajar marchas.

 

Seat Ibiza, avanzando al ritmo de la sociedad

Seat Ibiza 1.4 TDI de 90 CV

Su chasis sigue mostrándose ágil y preciso, con una respuesta rápida de la dirección, una amortiguación que tira a firme y un tacto de freno suave que, a pesar de todo, permite administrar la parada con facilidad  en unas distancias mejores que la media de sus rivales ante una frenada al límite.

Más novedosa resulta la incorporación de toda una serie de tecnologías de comunicación que ponen al Seat Ibiza en la mente de los más jóvenes, preocupados por mantenerse en todo momento conectados. Así, se ha mejorado el control por voz e incorporado posibilidades adicionales de conexión que replicarían el Smartphone en la pantalla central permitiendo acceder a determinadas aplicaciones, compatibles con la seguridad en la conducción. Este tipo de conexión, además, permitiría evitar tener que almacenar los datos de la agenda en un dispositivo físico del coche, contribuyendo a la privacidad del conductor.

En idéntica clave debemos situar el aviso de fatiga de conductor que, mediante sensores que registran el movimiento del volante detectaría el momento en que la atención bajase por efecto de la monotonía de la conducción, momento en que emitiría una señal visual recomendando una detención. Es de planteamiento conservador ya que frecuentemente sus avisos coinciden con las dos horas de conducción, pero no cabe duda de que supone un avance en seguridad.

Al margen, el sistema de asistencia al arranque en pendiente puede eliminar estrés a los menos avezados a la hora de pasar el pie derecho del freno al acelerador cuando se está soltando del embargue ya que los frenos mantendrían la presión sobre las pinzas durante unos segundos evitando un retroceso indeseado.

El precio de este Seat Ibiza 1.4 TDI es atractivo, lo mismo que las posibilidades de personalización que ofrece tanto en cuanto a estética como en un equipamiento opcional. Se corre el riesgo, sin embargo, de encarecerlo hasta llegar a cotas próximas a las de un compacto en el caso de ser configurado al gusto de un consumidor que, de este modo, vería como aumenta su complicidad con el vehículo.

 

También te puede interesae

Seat Ibiza 1.0 TSI 110 FR, pequeño matón

Las 25 soluciones tecnológicas del nuevo Seat Ibiza

Seat Ibiza Cupra 2016, emoción deportiva

El nuevo Seat Ibiza 2015 ya tiene precios

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.