Publicidad

Rolls Royce Phantom 102 EX eléctrico

A lo grande, como solo ellos saben hacer las cosas, Rolls Royce ha convertido un Phantom V12 de gasolina y 6,75 litros de cilindrada en un vehículo movido por energía eléctrica y con "0" emisiones. Hemos experimentado lo que se siente yendo en su interior
-
Rolls Royce Phantom 102 EX eléctrico

Si sentarse en un Rolls Royce es de por sí interesante, hacerlo a los mandos de este Phantom 102 EX ha resultado toda una experiencia atrayendo todas las miradas de los transeúntes. Se trata de un modelo experimental, porque tal y como nos cuentan, en vez de hacer un prototipo de arcilla, pensaron cambiar la tecnología térmica por la eléctrica en un modelo real. Y dicho y hecho. "Sacaron" el V12 de 6,75 litros y la caja de cambios de 6 velocidades y lo sustituyeron por una batería de litio ion (de aleación Niquel Manganeso Cobalto) y dos motores montados en la parte trasera del chasis, bajo los asientos. Estos dos potentes propulsores, de 145kW cada uno "made by UQM", a la altura de lo que se puede esperar en un Rolls Royce, están conectados a una transmisión de una sola velocidad con diferencial integrado. Este prototipo rodante, tiene como objetivo testar a sus clientes y, sobre todo, demostrar que ellos también pueden fabricar un eléctrico. 

Algunas diferencias

Al realizarse sobre un Phantom, por fuera "casi" nada nos hace pensar que estamos ante un modelo diferente a los demás, decimos "casi" porque la pintura empleada, Atlántico Chrome, es algo especial. Compuesta de nanopartículas de cerámica y aplicada en dieciséis capas con el objetivo de conseguir un aspecto de humedad al vehículo que varía con los cambios de luz.

Nada más abrir el coche nos llama la atención el nuevo suelo, ahora de cuero y, sobre todo, el diseño de la consola central y diversos revestimientos interiores en donde se ha sustituido la clásica madera por la fibra de carbono, de estética discutible. Aquí lo analógico, al menos en apariencia, se impone a lo digital. Diversos detalles nos ponen en la pista de que estamos en un coche eléctrico. Así, el indicador de combustible ha sido reemplazado por un indicador de carga de la batería.

 

Dos modos de conducción

Al arrancar este Rolls Royce Pahntom 102 EX, mediante el botón correspondiente comprobamos que apenas hace ruido, sólo un leve, levísimo, silbido. Destaca la posición de conducción, especialmente cómoda, no podía ser de otra manera, desde donde tenemos una razonable visión del "Espíritu del Éxtasis", -que celebra su centenario en 2011 y que adopta el color azul cuando está en marcha-, que marca el final del eterno capó del Phantom. Y creerme si os digo que maniobrar con un Rolls por algunas calles estrechas de Madrid no es lo más cómodo.

Como la mayoría de los eléctricos, este Phantom dispone de dos modos de conducción, la normal, y la denominada L. En el primer caso, las frenadas y aceleraciones son mucho más progresivas y la respuesta del pedal de acelerador es más inmediata. En la segunda, la L, -que aparece en el panel-, viajamos recuperando energía en las frenadas y bajadas, de forma que el pedal del acelerador se endurece y nos da la impresión de que retiene. 

Carga por inducción

Se estima que la batería de este Phantom EE es la más grande del mundo para un automóvil de pasajeros, un dato que no sorprende, por otro lado, con un pico de corriente de 850A, a 338V DC. Su capacidad total es de 71 kWh. Para su carga se emplean 8 horas si es trifásica, la que llamamos "carga rápida", o 20 horas si es la normal. Un dato, su autonomía da para 200 kilómetros, según estima la marca, aunque uno de los ingenieros de desarrollo nos comentó que, en las pruebas que han realizado en los alrededores de Munich, han alcanzado los 180.

Uno de los aspectos más reseñables de la tecnología presentada por Rolls Royce es la posibilidad de recargar el coche por inducción, como pudimos comprobar in situ. Una placa instalada debajo de la batería del Phantom y una plataforma de transferencia que ofrece una potente fuente de alimentación consiguen recargarle al 90 por ciento  y es tolerante a la desalineación del estacionamiento. Es decir no tiene que colocarse el vehículo al milímetro. 

Situación motor:

Trasera
Potencia máxima: 145 kw cada uno/ 290 kW (394 CV) en total
Par máximo: 83,3 mkg
Situación batería: Trasera central
Tipo batería: Ion litio (Niquel manganeso cobalto)
Capacidad batería: 71 kW
Neumáticos: Del. 255/50 R21/ Tras. 285/45 R21
Llantas: Del 8x21 /Tras.9,5 x21
Nº de plazas: 4/5
Peso oficial: 2.720
Largo x ancho x alto: 5.840x1.990x1.638
Velocidad máx: 160 km/h (limitada)
Acel. 0-100 km/h: Menos de 8 sg
Autonomía: 200 km
Tiempo de recarga: 20 horas (3kWh)/8 horas trifásico
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.